Javifer y su oda al “dolce far niente”, el día en que se anunció el archivo del Caso SEDES

portada2 Por Juan Vega

La realidad está en la calle: se archiva el Caso SEDES, la actuación judicial abierta por la compra de las oficinas del Calatrava, a pesar de que como dijo la lideresa de Somos Oviedo, Ana Taboada (único político asturiano que anuncia un recurso) hay un informe de 300 páginas de la Brigada Anticorrupción, que viene recogido en El Comercio, en el que se pone de manifiesto la gravedad de lo ocurrido. Es conocida de sobra la Doctrina Botín y sus letales efectos sobre la Justicia. Una sociedad abúlica, en la que nada conspira para acabar con la corrupción, explica en buena medida que Sus Señorías sean muy dadas a escurrir el bulto y nadie podrá decir que les falta razón; escuela de calor.

Gabino de Lorenzo escucha a Javifer detrás de Wenceslao, en lo que podría ser un hermoso óleo tenebrista
Gabino de Lorenzo escucha a Javifer detrás de Wenceslao, en lo que podría ser un hermoso óleo tenebrista

Eso es: abulia en la escuela de calor. Los principales responsables de este escándalo eran protagonistas de la toma de posesión de Javier Fernández, Javifer. Allí estaban, como un solo hombre, Gabino de Lorenzo, que dirige las tropas de la Justicia en la Comunidad Autónoma, y Vicente Álvarez Areces, que ve prescribir todas sus responsabilidades en tantos escándalos desde su escaño del Senado, desde donde imparte doctrina a diestro y siniestro. La Fiscalía no ve nada en el caso, no hay acusaciones particulares, e la nave va.

Los responsables del Caso Calatrava se van de rositas a la vista de todos

Areces llega a la toma de posesión de Javifer
Areces llega a la toma de posesión de Javifer

A pesar de la gravedad de lo denunciado en su día en el informe de la Sindicatura, a pesar de que se dice en el propio informe de Anticorrupción, los partidos del arco parlamentario asturiano no se han personado en el caso. La Junta General del Principado no abrió una comisión de investigación, y la propia juez dice que puede haber una montaña de irregularides, pero que de lo actuado no se desprende la existencia de ilícito penal. Si nadie hace nada, el resultado ya está prefigurado: nada. El muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Detrás de esta situación cantada, me parece estar escuchando el abúlico discurso de Javier Fernández ante su no menos abúlica oposición, que parece una auténtica oda política al dolce far niente: “Sé que soy mayor, que curvo los hombros, que tengo el mirar gastado. Pero también sé, y lo prometo, que no engañaré ni proclamaré los milagros imposibles ni vocearé en jarras el desafío teatral del valentón ni exhibiré las habilidades del trilero”. Asturias, una sociedad envejecida y cansada, mira siempre hacia otra parte, para escandalizarse con lo que ocurre en Andalucía o en Palermo. Lo de aquí son cosas de “nuestros hijos de puta”.

Una hermosa película de mafiosos con música de Morricone.

Areces, a la izquierda de Cascos
Areces, a la izquierda de Cascos

La excusatio non petita contenida en un párrafo completo del discurso javierista es una impresionante parábola de nuestra realidad, Javifer, escondido en su despacho, leyendo, mientras el tiempo pasa y los delitos prescriben: “me he acostumbrado a que haya quien piense, y sospecho que son legión, que el que no suministra cabriolas ni fotografías no trabaja. Asumo que puertas adentro del despacho la energía no se destruye ni se transforma en titulares, y aún así les digo que no quiero cambiar. Seguiré leyendo, estudiando y preparándome.”

El cierre de su discurso fue ni pintado para el archivo del caso. Javier saluda a sus dioses lares y se despide prometiendo, nada más y nada menos que lo único que ni está ni se espera: Justicia.

Me atrevo a ver aquí a amigos, muchos amigos, a los que se esconden para no sobresalir, casi incómodos; a la familia que atiende mis palabras y espera que algún día tenga todo el tiempo para ellos; me atrevo incluso a pensar que aquí, de algún modo, también están los padres que me educaron y llenaron de ideas y ambiciones al niño que es hoy, ante ustedes, un viejo conocido. Ellos creían que los políticos deberíamos darle a la gente felicidad. Yo sólo me atrevo a prometerles justicia.

Y el Caso SEDES archivado…

En lo que quedó el apoyo de Foro a Mercedes Fernández

Llamazares

Por Juan Vega

El pintoresco espectáculo organizado en la Junta General del Principado con la segunda ronda dedicada a la investidura presidencial, propiciada por el absurdo voto de Foro Asturias Ciudadanos, FAC, sin contrapartida conocida ni pacto programático alguno, a Mercedes Fernández, ha tocado a su fin, con el balance que ahora salta a la vista, a poco que se contemplen los acontecimientos con la adecuada perspectiva.

“Cherines” se presentó sin convicción, espoleada sin duda por la ruptura de la tradicional entente entre socialistas y populares que dejaba Oviedo para el PP y Asturias para el PSOE, hasta que saltó la sorpresa del voto de Somos Oviedo a Wenceslao López, que desde entonces gobierna en tripartito con Ana Taboada y Roberto Sánchez Ramos.

cherinesEl impensable apoyo gratis total de Cristina Coto a Cherines, a sabiendas de que la jugada sólo serviría para producir una parálisis institucional que nada aportó a la vida pública ni a la democracia en Asturias, le dio a la presidenta del PP una fuerza y un protagonismo del que ésta carecía, tras perder prácticamente su poder territorial municipal tras las últimas elecciones.

Coto demuestra haberse convertido en la repetición en clave de farsa del personaje de Isabel Pérez-Espinosa de un Francisco Álvarez-Cascos, que parece decidido a llevar a los supervivientes de su accidentado viaje de vuelta, a la nave nodriza pepera. Para ello, siguiendo el modelo de Gabino de Lorenzo en su momento, se apartó un poco de la primera línea de la política para ejercer de José Luis Moreno, y así divertirse jugando a las marionetas. De aquella Gabino preparaba su huída a la Delegación del Gobierno. Lo de Cascos está por ver.

Coto, debidamente teledirigida, abrió el paso a la hegemonía de un maltrecho PP sobre el sedicente “centroderecha” asturiano, una vez que la dirección de Foro parece haber renunciado a su origen transversal y regeneracionista, para presentarse como una marca b del PP que pierde de esta manera su viabilidad, al desdibujar su diferencia en el maremagnum de “las derechas” de las que habla la Coto, para indignación de las bases de Foro. Pero no es éste el único efecto.

Cascos y Coto, resentidos con Carmen Moriyón, que les hizo frente en su momento, se lo ponen más cuesta arriba a la alcaldesa de Gijón, que sigue fiel al espíritu fundacional de Foro, a costa de quedarse muy sola, como otros alcaldes y alcaldesas que no parecen compartir este viaje de vuelta al PP de la otrora odiada Cherines, que de encarnar todas las perversidades propias del PPSOE, ha pasado a ser la “alternativa” a Javier Fernández, sin la menor explicación, ni contrapartida alguna que pudiese justificar semejante deserción del discurso que movilizó a más de 170.000 votantes asturianos detrás de Cascos.

El gran pretexto de Coto, que en este asunto ha demostrado por dónde iban realmente las decisiones de Cascos, al anunciar su retirada, era que obligaría a “retratarse” a Izquierda Unida, Podemos y Ciudadanos, y aquí la que se ha “retratado” ha sido Coto, pues su voto incondicionado no ha conseguido otra cosa, además de reforzar a Cherines y su hegemonía entre “los conservadores”, que convertir a Gaspar Llamazares, adversario jurado de Cascos, en el gran protagonista de la situación.

Al final, como ha venido ocurriendo con las jugadas de Cascos que nadie entendía, todo el mundo descubre que detrás de la “genial” ocurrencia de perder casi dos meses enredando, no había nada de nada. Fernández es ahora un poco más débil que antes, eso sí, y por lo tanto está más pillado por Llamazares de lo que estaba, y a merced además, según se vayan barajando cartas, de Podemos y Ciudadanos, con lo que inevitablemente tendrá que volver a hacer manitas a diario, bajo la mesa, con el PP, como ya hizo en la anterior legislatura. Foro, en lo único que gana, es en indignación entre sus bases.

Gracia Noriega: una interesante reflexión sobre La Iliada para entender el horror de la política asturiana

gracia

Interesante reflexión de Ignacio Gracia Noriega, en su habitual artículo en La Nueva España, que se detiene en La Iliada, en su serie sobre los clásicos de la literatura, titulado “La primera epopoya”.

Todo el mundo leyó o escuchó algo sobre La Iliada, pero no todos la leyeron, y pocos lectores se quedaron con una secuencia de lo que ocurrió en Troya, más de un milenio antes de Cristo.

Los aqueos habían acudido a aquella ciudad situada en un punto en el que se confunden Europa y Asia, junto con una coalición de reinos griegos, a rescatar a Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta, bajo el mando de su hermano Agamenón.

Allí llevaban los griegos diez años, ante los muros de Troya, sin conseguir conquistar la ciudad. Ni adelante ni atrás, todo se encontraba paralizado.

El certero diagnóstico de Gracia sobre la exasperante situación:

“la soberbia le impedía a Agamenón admitir que la diplomacia forma parte de las virtudes del mando”.

Esta atinada reflexión, que vale para Agamenón, allá en los albores de la literatura universal y de la historia, sirve también para tantos personajes que hacen menos llevadero nuestro presente, que no merece la pena ni citarlos.

Carmena y su Web: la polémica más majadera de la historia

esecarmona
Esperanza Aguirre y Antonio Miguel Carmona en el debate más majadero de la historia

Por Juan Vega

Los apocalípticos argumentos manifestados por quienes se muestran contrarios a que el Ayuntamiento de Madrid pueda utilizar un austero blog para colgar en él los desmentidos y rectificaciones que el Gobierno de la Capital de España considere necesarios, son una buena muestra del altísimo nivel de fariseísmo, impostura, desvergüenza y relativismo moral que impregna nuestra vida pública y nuestros medios de comunicación.

Se trata de una campaña veraniega impulsada por el PP, con argumentario salido de la huerta conceptual de Esperanza Aguirre. Impresionantes argumentos repetidos por muchos como papagayos sin pararse a pensar dos segundos. Vienen estos argumentos a resumirse en tres (no he leído ni uno más que no sea variante de ellos):

1º) Los periodistas no tienen por qué ser desmentidos, porque lo que ellos dicen, aunque sean informaciones inexactas, y no meras opiniones siempre respetables, no puede ser contradicho o rectificado, si no es en uso de la ley que regula el derecho de rectificación, pues lo contrario es totalitario, bolivariano, orwelliano, coreano, iraní, etcétera, etcétera.

2º) El blog de Carmena se hace con dinero público y eso es siempre perverso desde la perspectiva del pensamiento único.

3º) Madrid en Versión Original, el blog en el que se cuelgan los desmentidos carece de posibilidad de réplica.

Empezando por el tercer argumento, que ignora que son los medios tradicionales los que habitualmente hacen difícil la réplica, ellos si que tienen fácil replicar la réplica, y tan evidente es esto, que lo que estamos viviendo es una campaña de réplica por parte de los medios, que se han puesto como motos para evitar que el Ayuntamiento de Madrid pueda replicarles utilizando para ello un blog.

El segundo argumento es una majadería inigualable, pues no hay ayuntamiento en España que no destine una importante partida, desde hace mucho tiempo, a invertir dinero público en ganarse, no ya una información favorable, sino la opinión mercenaria, con enormes inyecciones de dinero público en publicidad institucional y todos mantienen con sus presupuestos cuantías muy importantes en sueldos de periodistas que trabajan como jefes de prensa y equipos de redacción para webs municipales. Además, recurrir al derecho a la rectificación que contempla la Ley, es más caro todavía, porque eso lo hace un abogado, y los abogados son más caros que los periodistas.

El primer argumento ya es el colmo, y lo es por dos razones. La primera porque los periodistas, a quienes se presenta como víctimas, no son dueños de sus informaciones y opiniones, ni en el plano legal, ni en el de los hechos, porque salvo contadísimas excepciones trabajan al dictado de lo que manda la empresa periodística, que además, desde el punto de vista de la propiedad intelectual es la dueña de su trabajo. La segunda razón, y la definitiva, es que negarle a Carmena el derecho a colgar la opinión de su gobierno, cuando se trata de desmentir, es negarle su derecho a la libertad de expresión.

Así pues, desmentir, rectificar, aportar la propia visión sobre una información periodística, y hacerlo desde una institución en un sencillo y austero blog, es ejercer el derecho a la libertad de expresión, ahorrar un montón de dinero en abogados necesarios para rectificar las innumerables falsedades que se publican a diario, y eso en nada contradice, reduce ni cuestiona el derecho de las empresas periodísticas a dar información, sea esta veraz, sesgada o simplemente manipuladora.

¡Cómo es posible que todo un país se empocilgue con semejante debate, tan amable para con las bajas pasiones de las empresas periodísticas, y todo el mundo trague, si no estamos encanallados hasta límites insondables!

Cascos: ¡respeta las normas de lo que has convertido en tu sociedad limitada unipersonal!

El-Fisgón-libertad-de-expresión

Ana Isabel Martínez Castañón

Instructora de mi expediente disciplinario en el Comité de Garantías Estaturias de Foro Asturias Ciudadanos (FAC)

Estimada señora:

Me remite usted un email, para darme traslado de un pliego de cargos que suscribe como instructora de un expediente disiciplinario manifiestamente ilegal, que me ha sido incoado por el Comité de Garantías Estatutarias de Foro, en el que se dice con total claridad y de forma indiscutible que el secretario general, Francisco Álvarez-Cascos, se ha dirigido a ese Comité, dando traslado de diversas cuestiones relacionadas con actuaciones de mi persona, por si éstas “fueran constitutivas de infracción conforme a lo dispuesto en los Estatutos de Foro Asturias”.

Del propio pliego de cargos citado, se desprende que es el secretario general, y ninguna otra persona, quien ha remitido tales documentos, y además se especifica que lo hizo los pasados 11 y 24 de junio.

Por la presente le comunico, por el mismo procedimiento utilizado por usted para remitirme el citado pliego, que a pesar de que en el momento oportuno rebatiré de forma contundente lo que se aduce en este documento, en su totalidad, de manera pormenorizada, y con las pruebas correspondientes, por ahora ni siquiera entro a calificar ni rebatir su contenido, dado que el expediente incoado es nulo desde el punto de vista procedimental, por haber sido abierto a petición de persona manifiestamente incompetente para ello.

Que el secretario general solicite que se me abra un expediente constituye una flagrante violación de los propios Estatutos de Foro, en cuyo Artículo 27 f) se establece con total claridad que corresponde al presidente, y no al secretario general, “Proceder directamente a la solicitud de apertura de expediente disciplinario”. En los mismos Estatutos no figura competencia alguna, entre las del secretario, que justifique que éste adopte una iniciativa que a todas luces no forma parte de las responsabilidades que tiene encomendadas.

Como es lógico, y sin perjuicio de lo que posteriormente haga en defensa de mis derechos, le traslado estas líneas para que compruebe el grave error que están cometiendo y cese de manera inmediata en la tramitación de ese expediente manifiestamente ilegal.

Sin otro particular, reciba un saludo de Juan Vega

“La banca hizo claudicar a Tsipras”, de Javier Cuartas, en La Nueva España

Alexis Tsipras

Por su especial interés, reproducimos el artículo de Javier Cuartas, La banca hizo claudicar a Tsipras, publicado en diversos medios del Grupo Prensa Ibérica, y entre ellos La Nueva España:

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, claudicó el lunes ante los socios y se comprometió a aplicar medidas de austeridad más duras. Lo hizo para salvar de la quiebra a la banca de su país. En la noche del domingo la delegación griega dijo que estaba “negociando con una pistola en la cabeza”. La pistola era la amenaza de que el BCE dejaría caer a los bancos el lunes. Syriza tuvo la ocasión esa noche de aplicar su tesis suprema: “Basta ya de rescatar a los bancos y no a los ciudadanos”. Pero una cosa son las pancartas y otra estar a los mandos de un país al borde del abismo. Esa noche, Tsipras exigió que no se pusiera fin a la cumbre sin la firma de un compromiso escrito por las partes que permitiera al BCE mantener la respiración asistida a los bancos griegos. El lunes por la mañana declaró que había aceptado “un acuerdo doloroso”, y con el que “no está de acuerdo”, para “evitar el colapso del sector financiero”. El “corralito” –el cierre de oficinas bancarias decidido por Atenas el 29 de junio– tiene el mismo fin: proteger la solvencia bancaria del pánico financiero y de la fuga de depósitos.

La mayor renuncia de Tsipras fue ésta y no la de haber acatado medidas de austeridad durísimas. Con independencia de que todo esto ya lo sabía desde enero, Tsipras se ampara en el estado de necesidad de un país al borde de la suspensión de pagos y rehén de sus acreedores para justificar el acatamiento de los ajustes a cambio de liquidez. Pero nada le exime de haber protegido a los bancos pudiendo haberlos dejado caer para liberarse precisamente de unas contrapartidas tan severas y para materializar además uno de los principios conceptuales centrales del discurso de Syriza y de las formaciones europeas que le son afines.

En las cumbres del fin de semana y del lunes hubo más desmitificaciones. Rajoy dijo que las medidas exigidas a Grecia son iguales a las que se impusieron a otros países “rescatados” y citó a “Portugal e Irlanda”. Angela Merkel dijo lo mismo pero mencionó a “Portugal y España”. El rescate de 40.000 millones a España no fue sometido a votación del parlamento español en 2012 (sí lo fue en el alemán), pero ahora sí se va a votar en el Congreso la aportación española de 10.000 millones a Grecia. También se cae la tesis de la democracia directa: Syriza ya no va a someter a referéndum los ajustes que le impusieron en Bruselas. El lunes también se derrumbó otro mito simplista: el que afirma que en la UE manda Merkel. De Guindos tenía su apoyo y no fue elegido presidente del Eurogrupo.

La injustificable ristra de insultos que Cascos dedica a Menéndez por decir una verdad

cascos1
Alberto Menéndez, subdirector de La Nueva España, modera un debate electoral entre Francisco Álvarez-Cascos y Luis Martínez Noval, en las elecciones generales 1989. Eran otros tiempos más relajados, aunque no del todo (foto de Santiago García)

Por Juan Vega

Francisco Álvarez-Cascos estaba acostumbrado a colgarle los marrones al vicesecretario de Comunicación de Foro, es decir, a mí, hasta mi destitución por el procedimiento de borrado de mi nombre en la Web del partido (ya han nombrado sustituto a pesar de que ni siquiera me molesté en responder a las acusaciones que figuran en un pintoresco “pliego de cargos” que me enviaron por e-mail). Es decir, me colocaba a mí la responsabilidad por la llamativa política de relación con los medios, que en realidad lleva él personalmente, para mal y para bien. Y hasta tal punto es así, que buena parte del material escrito dedicado a La Nueva España, que se viene publicando desde hace años en la Web forista, está escrita de su puño y tecla.

Dada la obstinada desmesura en su forma de enfrentarse a la discrepancia, de la que es un buen ejemplo mi destitución fulminante, por el gravísimo pecado de pedir la celebración de congresos tras el desastre electoral que está a la vista de todo aquel que no esté ciego, Cascos convierte en ofensas personales, cosas de las que habla la gente normal, sin mayor problema. Es conocido el conflicto que enfrentó a Cascos con el todopoderoso editor de La Nueva España, José Manuel Vaquero, que ya debería estar superado, porque todos suponíamos que con Vaquero jubilado y Cascos retirado de la Presidencia de Foro, esa guerra eterna llegaría, si no a un armisticio, al menos a un alto el fuego razonable.

Y Cascos reactivó los libelos de la Web de Foro

Pues no es así. Si alguien creía que yo escribía esos apocalípticos libelos, tan fuera de lugar, aunque sea por una mera cuestión de formas, de eso que solemos denominar educación, queda claro que no es así, ya que a pesar de mi borrado estalinista del who is who del partido, la Web de Foro Asturias ha reactivado, providencialmente para mí, esa horrible sección denominada Las mentiras de La Nueva España, con lo que me hace un favor librándome de tan incómoda sospecha. Y ello, a pesar de la fracasada reunión -él personalmente se encargó de que fracasase- que conseguí que me autorizara a mantener el pasado 10 de marzo con la cúpula del diario y Cristina Coto, que tres días después sería designada presidenta de Foro por la gracia -nunca mejor dicho- de Cascos.

albertomenendezHace una semana, se publicaba en esa sección de la Web de Foro, que unos días antes había vuelto a la carga tras estar paralizada desde hacía un mes, un artículo titulado “Cencerradas con papel y boli“, en el que se decía lo siguiente: “La columna estercolero de  Alberto Menéndez, el director fáctico de La Nueva España, gran víctima de Vaquero, plumífero oficial de Cherines, pelota compulsivo de Javier Fernández y guripa de José Manuel Piñeiro, es un regocijo para los seguidores del pornopanfleto catalán y antiasturiano confeccionado en Oviedo”.

La terrible acusación de Alberto Menéndez

¿Qué terrible acusación lanzó Menéndez en su columna que desató la airada desmesura del secretario general Cascos, dejando un día más en evidencia a la presidenta virtual de Foro, incapaz de impedir que bajo su responsabilidad se publique una vomitada así contra el subdirector de La Nueva España? Según el propio autor de la columna, Menéndez sostenía que “de nuevo Cascos se ha convertido ahora en protagonista en la Junta General”. ¡Esta es muy gorda, señoras y señores!

¿Así se pone Cascos con Menéndez por tan poca cosa? ¿Por qué decía esto Menéndez? Pues muy sencillo, lo decía por algo que nadie duda en Asturias, y es que Cascos, a pesar de su aparente retirada, es el verdadero responsable de que Foro y su presidenta, Coto, hayan apoyado a Mercedes Fernández, “Cherines”, como candidata a la Presidencia del Principado. Y por si alguien tiene alguna duda, intenta justificar la decisión en el resto del texto:

Javier Fernández da mucho de sí, si se contara la verdad. Pero a La Nueva España y a su director fáctico Alberto Menéndez, la verdad se les atraganta. No nos cuentan que con 14 escaños, Javier Fernández no quiere trabajar. Esto es lo que pasa en la Junta General del Principado. No le gusta eso del gobierno, los programas, el parlamento, las negociaciones, los acuerdos, los pactos, las votaciones. ¡Qué cosa más latosa! Por eso, Alberto Menéndez está molesto porque ahora se nota que a Javier Fernández no le gusta trabajar.

cascos-menendez-noval¡Por Dios Cascos! Llamas “pelota”, “guripa” y todo eso a Menéndez, dices que su columna es un “estercolero”, y vuelves otra vez con lo del “pornopanfleto catalán y antiasturiano” porque según tú tenían que decir que Javier Fernández es un hombre al que no le gusta el esfuerzo  de negociar, acordar y pactar, y para demostrar eso mandas a Cristina que vote a favor de Cherines, sin ninguna reunión, sin ninguna negociación, sin acuerdo ni pacto alguno, con lo que conseguiste única y exclusivamente dar la triste imagen de que Foro entregó la cuchara al PP, pusiste a Fernández en manos de Gaspar Llamazares, y lanzas esa catarata de insultos porque Menéndez te retrata como protagonista de tan peregrina decisión?

Menéndez se limita a constatar algo que sabe todo el mundo

Cascos: ¿tú crees que alguien duda que lo que dice Menéndez en esa columna no es más que la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad? ¿te fuiste o te quedaste haciendo como que te ibas? ¿Te quedaste y haces como que te fuiste? ¿Qué c… de culpa tiene Menéndez de que seas tú el que  no se aclara si va, viene y no se detiene? La apertura de mi expediente de expulsión la ordenaste tú, sin venir a cuento, a pesar de que eso es una competencia de Cristina y no tuya, así que ¿quién diablos puede pensar que a Cristina se le haya ocurrido apoyar a Cherines y no a ti?

Cascos: ¡serénate por favor y deja de escribir y publicar esos escritos tan agresivos y desagradables en la Web de Foro! Soy el primero que no duda en llamar al pan, pan, y al vino, vino, porque creo que la verdad es muy sana, pero no me parece ni medio normal ponerse a insultar a lo loco, a quien sea, por decir algo que es evidente y que todos sabemos: que por mucho que hayas montado ese paripé de que te ibas, pero sólo un poco, sigues siendo quien toma todas las decisiones en Foro