¿Inside Job en el Ayuntamiento de Oviedo?

sanmateo

Por Xoaca Bobela

Inside Job es un interesantísimo documental dedicado a la trama más oculta de la denominada crisis financiera del 2008, cuyas consecuencias vivimos hoy todavía, en un mundo cada vez más inestable, gracias a la proliferación de los más asombrosos negocios sucios en el mercado financiero. En el Ayuntamiento de Oviedo también se hacen trabajitos internos, de mucho menos calado, pero que ilustran cómo se manejan los hilos de las instituciones, al margen del poder político. Un ejemplo muy interesante para demostrara que nunca está todo controlado.

El nuevo presidente de la Sociedad Ovetense de FestejosSOF, Roberto Sánchez Ramos, anunciaba este lunes, en noticia publicada a las 14:00 horas, que recuperará “el modelo histórico de San Mateo” y que empezará por revisar “los 500 o 600 folios de las fiestas” con la intención de cambiar aquellos proyectos “que no estén comprometidos presupuestariamente” y aportar nuevas ideas.

Sánchez Ramos respondía así al clamor general contra la desvergonzada organización de conciertos de pago celebrados en suelo municipal, en una carpa que paga el Ayuntamiento, con un escenario que también paga el Ayuntamiento, con equipos de sonido pagados por el Ayuntamiento y músicos contratados con dinero del Ayuntamiento, cuyos ingresos recauda un promotor privado.

Como todo el mundo sabe, la SOF, temerosos sus dirigentes de que un cambio político impidiese cerrar los contratos de las fiestas de San Mateo, que otros años se cerraban un mes más tarde, adjudicó numerosos contratos artísticos y de toda índole, dentro del periodo de prohibición de todos los contratos que no son de mero trámite.

Tan arriesgada decisión dejó perplejo al personal, y especialmente en los juristas, dado que la SOF, entidad del sector público municipal, tiene una encomienda de gestión del Ayuntamiento que obliga a respetar la normativa pública, y por lo tanto, tiene las mismas obligaciones y limitaciones en materia de contratos que el propio Ayuntamiento. ¿Cómo fue posible que la SOF se extralimitase de manera tan clamorosa?

La SOF, hasta ahora presidida por Belén Fernández Acevedo, esposa de Rodolfo Sánchez, ex jefe de Gabinete del ex alcalde Agustín Iglesias Caunedo, se pasó esa prohibición por el arco de triunfo, y todo hace presumir que se lanzaron por el barranco, aprobándolos ilegalmente, algo que fue claramente denunciado y advertido por los partidos de la oposición, PSOE, Foro e IU.

¿Qué gatos hay encerrados tras tan incomprensible comportamiento? Pocas conclusiones caben al respecto, pero por si hubiese pocos motivos para la sospecha, este mismo lunes, dos horas después de las declaraciones realizadas por el nuevo presidente de la SOF, el servicio municipal de prensa, en el que presta sus servicios el propio Sánchez, lanzaba a bombo y platillo, en redes sociales, la venta de entradas para esos conciertos.

La captura que reproducimos más abajo, procede de la página de Facebook del Ayuntamiento de Oviedo, y en ella (tomada a las 12:00 de hoy martes 30 de junio) se ve cómo se lanza a los cuatro vientos la venta de entradas de unos conciertos como los de la carpa de la Ería, que están en el ojo del huracán. ¿Hacker inside?

sanmateolaería

Las aguas del Caso Musel llegan al PSOE (PP, IU y Foro miran para otro lado)

palao

Por Juan Vega

  • La trama portuaria socialista endosa el muerto del Musel al Gobierno de Areces y su consejo de aministración
  • Sólo Podemos actúa ante los tribunales de Justicia, tras personarse en el asunto, velando por el interés general

Las obras de ampliación de El Musel se iniciaron en 2005, después de no poca polémica sobre la necesidad y ambiciones de una astronómica inversión, cuya utilidad sigue sin atisbarse, a pesar de su ruina. La realidad monda y lironda es que el puerto de Asturias está quebrado y ese muerto no lo resucita ni un milagro, y que hay unos responsables de esa agresión al interés general, que son los miembros de un consejo de administración nombrado por el Gobierno de Vicente Álvarez Areces. Un asunto clave del que nada han querido saber ni el PSOE, ni el PP, ni IU, ni Foro. Sólo Podemos actúa ante los tribunales de Justicia, tras personarse en el asunto. ¡Veamos qué hay detrás y así podremos entender el juego de nuestra clase política, y por qué casi todos miran en otra dirección!

Se habla de los aeropuertos de la burbuja: del de Ciudad Real y de otros muchos, y es cosa aceptada que no sirven para nada. Pero sin embargo, sobre los puertos, con los que ha ocurrido lo mismo que con los aeropuertos, no estamos escandalizados por su loco exceso de capacidad. Y eso que el problema se extendió por toda España, aunque sólo en Asturias se llegó tan lejos. Los puertos, ya se sabe, la Ley del silencio. Que se lo pregunten a Marlon Brando.

El caso de El Musel, es de libro, pues el puerto de Asturias, que debería ser el tractor de nuestra recuperación, fue deliberadamente quebrado para convertirse en un enorme puerto carbonero, cuando el carbón ya estaba muerto y enterrado. Fue, eso sí, una mina a cielo abierto para los que con él se forraron. Pero eso es sólo el principio. Un principio del que nadie habla, no se sabe por qué, y eso que se dijo por activa y por pasiva que la regasificara y los ciclos combinados, que junto con el carbón, serían la sustancia del pretexto denominado “polo energético de El Musel“, eran una burda trampa para justificar lo injustificable. Ahí está la regasificadora, sin uso alguno, junto a esa enorme explanada que parece el desierto de Gobi.

El escandaloso Caso Musel empezó a saltar a la palestra cuando Los Verdes, socios de Izquierda Unida, que se habían quedado fuera del Gobierno de Asturias, lanzaron una denuncia en Europa que ponía en evidencia los terribles sobrecostes de la obra y esa inexistente justificación. Los socialistas asturianos que intentaron engañar a la ciudadanía, en un primer momento, contando que el coste se disparaba por problemas derivados del efecto de los temporales sobre las obras, dieron cobertura a una trama de Estado que utilizó como testaferros a su delegación asturiana.

En las elecciones, 2008, IU y Los Verdes formaron gobierno con el PSOE, el chantaje había surtido efecto, pero la denuncia ya era imparable, y finalmente una denuncia ante la OLAF (Oficina Europea contra el Fraude) de Andecha Astur terminó de abrir la caja de los truenos. Típico papelón de IU en la política y un bonito argumento para el Pablo Igesias que dijo lo de “sois precisamente vosotros los responsables de que en este país no cambie nada. Sois unos cenizos”. ¡Si sólo fueran unos cenizos! Que lo explique Gaspar Llamazares, si es que puede explicar cómo es posible que se integrasen en un gobierno al que denunciaron en Europa por sus atrocidades, si no es precisamente porque así les echaban un poco de comer para que se callaran.

La secuencia económica de este escándalo, que intentaron justificar después con un tremendo lío de piedras y canteras, consiste en un incremento inicial de precio de más de 230 millones de euros del que se estaba hablando seis meses después de la licitación de la obra en 500 millones de euros. La ampliación salió al final por más de 700 millones de euros y la UTE reclama en los tribunales otros 350, con lo que finalmente saldría por más de 1.000 millones de euros sobre los 500 de licitación: ¡el doble! Y eso sin entrar en lo que supone para esta quiebra la pérdida de fondos europeos por la evidente corrupción de nuestros dirigentes.

El entonces presidente del puerto, Fernando Menéndez Rexach y el director, José Luis Díaz Rato, que no sólo era director del puerto, sino también de la obra y responsable técnico del sobrecoste, han declarado ya ante los tribunales de Justicia. Ambos lanzan las responsabilidades sobre lo ocurrido en direcciones contrapuestas, repartiéndolas entre el consejo de administración, mayoritariamente nombrado por el Principado de Asturias, y Puertos del Estado, cuyo presidente es nombrado por el Ministerio de Fomento.

Aunque el Estado es titular de las competencias sobre los puertos de interés nacional, ejerce en la práctica una especie de patronazgo o tutela, sobre unas entidades, los puertos, que tienen un estatus autónomo, basado en la autofinanciación, por lo que el Caso Musel esconde, en realidad, la quiebra del mayor puerto de Asturias, formalmente decidida por su consejo de administración, que es el que adjudicó las obras y aprobó los sobrecostes. Un puerto quebrado es inviable, y no puede cumplir con su función, porque al tener que pagar lo que debe con sus propios recursos, se muere. Como cualquier empresa.

Rexach dijo que el consejo de administración, mayoritariamente nombrado por el Gobierno de Vicente Álvarez Areces, avaló todas sus decisiones, es decir, que puso el foco sobre los de aquí, y Díaz Rato aseguró que la orden de que se afrontase el sobrecoste la dio, cinco meses después de iniciar la obra, el secretario de Estado de Tranportes, Fernando Palao, junto con el presidente de Puertos del Estado, Mariano Navas (que como es lógico lo niegan), con lo que el foco se pondría sobre los de allá, el Ministerio de Fomento.

Parece una declaración perfectamente coordinada para que las responsabilidades, al repartirse entre aquí y allá, se queden en ninguna parte y volver loco a Su Señoría, que es lo que evidentemente pretenden ahora que ya no cuela ni lo de las galernas ni lo de las canteras, pero en realidad, a poco que se vea de quiénes estamos hablando, comprobaremos que se trata de una misma trama, organizada por el Partido Socialista, con un equipo en el que todos eran socios y colaboradores, y para ello basta recordar que Palao, antes que secretario de Estado, fue presidente, precisamente, del Puerto de Gijón.

Lo contaba así, el 3 de noviembre del 2007, Manuel Castro, en La Nueva España, en un artículo titulado “Palao, maestre portuario“, con el que fue presidente del Puerto de Gijón primero, y secretario de Estado después, como actor principal, en el que queda en evidencia que todos los protagonistas de la historia, los de aquí y los de allá, forman parte del mismo patio de monipodio, la misma trama. La Nueva España, por razones que ni se nos escapan, ni se nos dejan de escapar, ya no lo cuenta, pero para eso está la fiel hemeroteca. Por su interés, y para que conste la historia, reproducimos ese artículo, para que no desaparezca de la Red. Es de suponer que Su Señoría habrá recibido copia:

El PSOE está hasta las cejas en el Caso Musel, pero está siendo cubierto por el PP, IU y Foro
El PSOE está hasta las cejas en el Caso Musel, pero está siendo cubierto por el PP, IU y Foro

Palao Maestre Portuario

Publicado el 03-11-2007, por Manuel Castro, en La nueva España

Contempla el Diccionario para maestre tres acepciones: superior de una orden militar; hombre a quien antiguamente correspondía el gobierno económico de las naves mercantes, y, en tercer lugar, maestro o doctor. En sentido figurado, las tres sirven para definir al secretario de Estado de Transportes, Luis Fernando Palao Taboada. Palao es la cabeza visible de un clan de técnicos ligados al PSOE que controla el sistema portuario español; es la persona que tendrá que ajustar las exigencias económicas de las empresas que amplían El Musel con las ayudas de la Unión Europea y la disposición de fondos públicos, y, en tercer lugar, es un experto gestor cuyo conocimiento del mundo del transporte pocos discuten.

Nacido en Orense en 1942, Palao es del tipo de personas a las que les gusta decir lo que piensan, aunque a otros se les atragante. Lo hizo durante los nueve meses que fue presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, entre agosto de 2003 y su nombramiento como secretario de Estado de Transportes, en marzo de 2004. Durante cuatro de esos nueve meses bregó con los estibadores de El Musel en una dura huelga por su exclusión de EBHISA. Hizo lo que ningún otro presidente portuario se había atrevido a hacer enfrentándose a un gremio que hasta entonces controlaba los muelles.

Durante toda esta semana se ha vivido un revuelo político en Asturias a raíz de unas declaraciones suyas, que realizó en Gijón el lunes de la semana pasada, admitiendo un sobrecoste de unos 232 millones de euros en las obras de ampliación de El Musel. Con esas palabras, Palao destapó la olla que en sigilo se cocinaba en los despachos de la Autoridad Portuaria: su actual presidente, Fernando Menéndez Rexach, afirmaba en marzo de 2006 que se mantenían los plazos y presupuestos de la obra, en un momento en el que ya se estaba negociando la modificación del presupuesto, que entonces ya superaba los 100 millones de euros, tal como publicaba LA NUEVA ESPAÑA.

El lunes de la semana pasada, a la vez que admitía el sobrecoste, Palao anunció que la financiación del mismo está garantizada. Que esto sea así dependerá en gran parte de sus gestiones.

Fernando Palao es ingeniero de caminos, canales y puertos, con la especialidad en construcción y explotación de puertos. También es graduado universitario en dirección de empresas. Durante los catorce años de Gobierno de Felipe González fue director general de Puertos y presidente de Puertos del Estado (cuando se creó el organismo). Fue el único alto cargo, junto con el entonces secretario de Transportes, Manuel Panadero, que permaneció en su puesto durante toda la etapa de Felipe González. Ha sido desde siempre asesor del PSOE en el Congreso y el Senado de todos los asuntos relativos a los puertos.

Llegó al Gobierno de González después de haber sido directivo de compañías como Repsol Petroleo, ITP (Ingeniería y Telemática Portuaria), Carboex, Compañía Trasatlántica Española e Intecsa. También trabajó como ingeniero en la Autoridad Portuaria de Tenerife entre 1967 y 1971.

Tras la derrota del PSOE en 1996, Palao pasó al sector privado y trabajó para el despacho del catedrático de Derecho de la Universidad Complutense Francisco Jiménez-Cisneros Cid. Jiménez-Cisneros fue precisamente quien en 1992 elaboró la ley de Puertos junto con otro catedrático de la Complutense: Ángel Menéndez Rexach, hermano del sucesor de Palao al frente de El Musel.

Tras su vuelta a la actividad pública, en agosto de 2003, como presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Fernando Palao propició que el Gobierno del Principado nombrara a Jiménez-Cisneros como uno de sus representantes en el consejo de administración del puerto gijonés. El despacho de Jiménez-Cisneros es uno de los de mayor reconocimiento en España a la hora de elaborar informes y estudios en materia portuaria. La mujer de este abogado, Alicia Paz Antolín, es la actual directora de los Servicios Jurídicos y Dominio Público de Puertos del Estado. Llegó al cargo con el actual presidente de Puertos del Estado, Mariano Navas. Navas fue la mano derecha de Palao durante la etapa de este último como presidente del ente público.

Entre el grupo de gestores socialistas que controlan el sistema portuario español también figura la directora de Sasemar, Pilar Tejo Mora-Granados, que es la esposa del consejero delegado de la consultora Spim, Alfredo Irisarri. Spim es la consultora en la que trabajó Fernando Menéndez Rexach antes de que lo fichara el Gobierno del Principado. El hermano de Alfredo Irisarri, Vicente, es el actual alcalde de Ferrol y fue presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol.

Palao es la cabeza visible de este grupo de gestores expertos en puertos. Entre sus personas de confianza también está el recién nombrado presidente de la Autoridad Portuaria de Avilés, Manuel Docampo. Su nombramiento hizo reverdecer el temor en la ciudad vecina a una fusión de los puertos de Gijón y Avilés. No en vano, fue Palao, durante su etapa al frente de Puertos del Estado, quien promovió la fusión de ambos puertos.

Una polémica, la de la coordinación de ambos puertos, que se quedó en peccata minuta en comparación con el desbarajuste en el proyecto y en el presupuesto de la obra de ampliación. La unión de empresas que ejecuta la obra, liderada por Dragados (grupo ACS), pide más dinero. Sobre la mesa, aumentar un 40% el presupuesto de adjudicación de 579,2 millones de euros. Florentino Pérez puede provocar un socavón de 232 millones de euros en el departamento que dirige Magdalena Álvarez. La ministra andaluza ya está contra las cuerdas por otros agujeros, los de la obra del AVE en Cataluña. En el PSOE hay quien opina que Palao podría ser un buen relevo. Tras las elecciones se verá.

¿Queremos un partido político o una sociedad limitada unipersonal?

cascoscris

Por Juan Vega

Leo en la prensa que “Foro reemplaza a Juan Vega como vicesecetario de comunicación del partido“. No me cabe ninguna duda de que esto es así, y que realmente, como se dice ahí, la Comisión Directiva (extraordinariamente mermada en asistencia), máximo órgano de Foro Asturias, ha nombrado a Pedro Ramos de la Puente vicesecretario de comunicación. En la Web de Foro también lo dice, así que aunque a mí nadie me haya escuchado, comentado, ni comunicado nada, no se trata de una especulación, sino de un hecho consumado.

De la citada noticia se desprende que la presidenta Cristina, ante las preguntas de los periodistas sobre mis alegaciones a este cese “ilegal”, bien descrito en una carta que envié desde este blog, al secretario Cascos, se limitó a decir que “no las conozco”, cosa que es falsa, como todo lo que ha dicho públicamente en este asunto, pues me constan sus constantes llamadas a l@s miembr@s del comité de garantías para interesarse por mi enjuciamiento por delitos de opinión.

Así pues, debe quedar constancia de los detalles de lo ocurrido, ya que como digo, no he sido convocado a la Comisión Directiva, de la que obviamente era miembro, celebrada con escasa asistencia este miércoles 24 de junio, y todo parece indicar, que a pesar de ser preceptivo, la Comisión Directiva no me cesó, antes de nombrar un nuevo vicesecretario. Ahora sí, debo entender que estoy cesado, ilegalmente cesado, pero cesado.

Aunque la dirección de Foro pueda borrar mi nombre de forma tan poco respetable, a mí no puede borrarme, ni voy a darme por borrado, por muchas amenazas que me estén enviando los oligofrénicos de turno (tan zoquetes que se dejan la IP puesta), y claro, nombrar un nuevo vicesecretario de comunicación en un partido político, sin cesar al anterior, es decisión, que aparte de ilegal, es también estúpida, de lo que se deduce que no tiene por qué ser la única, pues quien toma decisiones de esa forma, no suele hacerlo una vez, ni dos, y la cosa acaba convirtiéndose en costumbre.

¿Qué es para el secretario Cascos un vicesecretario de comunicación? Dígámoslo de una vez y con total claridad, ahora que se cumple su sueño de tener un empleado que haga esas funciones: alguien que pone su nombre, su cara y su prestigio personal, grande o pequeño, para que el secretario Cascos haga en realidad lo que a él le apetece: escribir libelos y publicarlos con otros dando la cara por él, como responsables de lo que no lo son.

El martes 10 de marzo de este año, conseguí sentar en una mesa, en el excelente restaurante trubieco Casa Puyo, a la entonces inminente presidenta de Foro, Cristina Coto, que compartió mantel con la directora de La Nueva España, Ángeles Rivero, y el subdirector, Evelio G. Palacio. La chapucera operación Coto era una oportunidad de oro para frenar aquella lluvia de libelos que se publicaban en la Web de Foro, que a todos nos avergonzaban, firmados algunos con apellidos muy pomposos, otros con firmas extravagantes como “La Curuxa burllona” o “La Curuxina”, y alguno más sin firma siquiera, que aparecían en una asombrosa sección titulada “Las mentiras de La Nueva España“.

libeloscascos
Los libelos de Cascos en la Web de Foro

Así, había logrado aprovechar un hueco abierto en los flancos de la férrea determinación del entonces todavía presidente del partido, Francisco Álvarez-Cascos, obsesionado con la redacción y publicación de aquellas cosas que a nadie interesaban, y que en su delirante fantasía él creía que publicaba en “la Web más leída del Principado de Asturias”, para intentar acabar de una vez por todas con la loca relación entablada con un medio de comunicación con el que llevábamos años en una batalla de tartas indigna de personas adultas.

Fueron 87 € de buen tinto, carne gobernada, repollo relleno y albóndigas de bacalao de excelente factura y mejor digestión, en lo que parecía el mejor paso a dar, para dejar de vivir entre tanto merengue. Calidad y precio. La cosa bien merecía un almuerzo que estaba dispuesto a sufragar de mi propio bolsillo, aunque al final, siendo ya secretario, el secretario Cascos, el inagotable lanzador de tartas, se empeñó en que me reembolsasen esa factura.

El caso es que no había digerido aún todavía las excelentes viandas elaboradas a conciencia por mis buenas amigas de Puyo, cuando el todavía presidente Cascos volvía a lanzar otra de sus infantiles tartas, en ese horror denominado “Las mentiras de La Nueva España”. No había manera de arreglar aquello. Ni aquello, ni lo otro ni lo de más allá. En realidad había logrado convencerle de que nos dejase intentar negociar un armisticio, de manera coyuntural, que sólo duró unas horas. No había nada que hacer. Y luego pasó todo lo que pasó. Terminó de poner ahí a Cristina “a dedo”, puso a Carolina “a dedo”, yo me puse enfermo, y ahora Pedro Ramos y yo somos dos vicesecretarios para una única vicesecretaría. Bueno él, yo no. Yo, afortunadamente, ya no estoy allí.

¡Menudo favor me hicieron en realidad! Como vicesecretario borrado que soy, al fin y a la postre confuso miembro de la dirección de Foro a efectos de la loca derrota que lleva este desarbolado galeón, salta a la vista que desde que dejé de acudir a las directivas por enfermedad, hasta el día de hoy, en el que otro ocupa mi sitio, sin que yo lo dejase formalmente, algunos tomaron unas decisiones que generan graves responsabilidades económicas, y que no son cosa de chiste ni de hacer gracia, pues un partido que estaba ingresando cuantías muy importantes del Ayuntamiento de Oviedo y del Principado de Asturias, en sus cuentas, y que tiene a su vez desproporcionados gastos que atender, contrae responsabilidades que los dirigentes, los que hemos sido “borrados”, y los que no, desconocemos.

No es moco de pavo decidir presentarse a unas elecciones, a cuánto asciende el gasto previsto para ello, analizar las cuentas una vez realizados los esfuerzos electorales, comprobar si se compadecen con los gastos generales de estructura, los gastos particulares de algunos miembros de la dirección y los costes financieros de operaciones que pueden haber sido bien o mal calculadas.

Los miembros de una comisión directiva que son capaces de nombrar un vicesecretario sin cesar al anterior, igual fueron y son capaces también de aprobar gastos electorales y de asumir responsabilidades económicas sin pedir explicaciones. Si algo tengo que agradecer a los escasos dirigentes de Foro que han participado en esta mascarada, es que al menos me dejan limpio de polvo y paja de cualquier responsabilidad futura por los errores cometidos de un tiempo a esta parte, con lo que me pueden estar haciendo un gran servicio en el ámbito personal, aunque no por eso dejaré de adoptar mis propias cautelas y precauciones al respecto.

Los afiliados de Foro, deben decidir si quieren tener un partido político o seguir formando parte de una sociedad limitada unipersonal. Se hace imprescindible un congreso, en el que los afiliados puedan tomar decisiones necesarias y urgentes.

La Concejalía de Comunicación y nuestros amigos de Calvo Sotelo

rudolfwences
Rodolfo Sánchez pone la oreja, mientras Wenceslao López cuchichea con Ana Taboada, en el Pleno de Investidura en el que se le acabó lo que se daba

Por Xoaca Bobela

A La Nueva España no parece hacerle ninguna ilusión que Rodolfo Sánchez, ex jefe de gabinete de Agustín Iglesias Caunedo -que ejerció estos últimos años de alcalde a la sombra y presidente consorte de la SOF-, imputado en el Caso ASAC a cuenta de la escandalosa contratación “a dedo” de los periodistas de la Alcaldía de Oviedo, y metido en todos los berenjenales habidos y por haber, como Marea y Pokemon -cuya implicación quedó acreditada en sede judicial tras sus inútiles acciones judiciales contra Juan Vega-, se quede sin el control de la publicidad institucional.

La administración de la publicidad institucional, con montajes como el de Vivir Oviedo y el Ovetense del Año, un mero ejemplo en un río de contratos “a dedo” al límite de la legalidad, de 18.000 en 18.000 euros, fue la base de la licencia para matar que como 007 disfrutó Rodolfo con el PP, pero también de los poderes de un diario acostumbrado a convertir la vida política en permanente publirreportaje, siempre que un abundante chorro de grasa facilite el esfuerzo de los engranajes, en una relación en la que se perdió toda mesura y cualquier apariencia de imparcialidad.

En Calvo Sotelo hay nervios, porque saben que en cualquier caso se ha desmoronado un modelo de tan largo recorrido y está por ver qué pasa ahora, y por eso cuelan este martes una morcillita de lo más sabroso, en medio de una página 3 de escándalo, con reflejo en Primera, dedicada a “tocar los cataplines”, al sacar una merdé de la grúa fuera de contexto como si se tratase de una novedad, consecuencia de lo que ya se atreven a intentar presentar como “desgobierno”, como si nos enterásemos ahora que ya no está el responsable de la situación al frente del Ayuntamiento.

contraordenAsí, en medio de la marranada periodídstica que es esta memorable página tres de apertura de la sección de Oviedo -el jabugo periodístico- aparece este bonito párrafo de un artículo expresivamente titulado “Somos, PSOE e IU, dilatan su acuerdo para formar el gobierno local“, con el que intentan desestabilizar la formación del tripartito carbayón, metiendo prisa para la distribución de las áreas y concejalías de Gobierno:

Somos ya ha manifestado en otros encuentros su intención de hacerse con la (concejalía) de comunicación, de la que dependerían servicios como la oficina de transparencia, el departamento de prensa, los distritos y la oficina de atención al ciudadano.

somosLa normativa vigente prevé un mes de plazo para la formación de la Junta de Gobierno, y desde el diario que parece haber perdido la Alcaldía más que el propio Caunedo, intentan crear un clima de histeria, porque de momento los tres partidos que respaldaron la investidura del nuevo alcalde se hayan tomado una semana para negociar y estudiar el nuevo organigrama, aprovechando la natural perplejidad que causa entre los funcionarios un relevo total, tras un cuarto de siglo de gabinismo, que mantiene los armarios llenos de esqueletos y las alfombras cubriendo toneladas de polvo.

Cómo no puede ser menos, y en medio de tanta agitación de las columnas del templo, LNE enviaba el recadito a los miembros de la coalición Somos-PSOE-IU, para que algo tan importante como “lo suyo” no caiga en manos “irresponsables”, después de estos años en unas manos tan “responsables” como las de Rodolfo, que ya les vende que él conoce bien a Wenceslao López de sus tiempos de corresponsal en La Voz de Asturias, y toda la plantilla municipal se hace lenguas sobre la forma en que hace la corte, cuando no la pelota más descarada, al nuevo alcalde.

La actitud de los grupos de la Junta ante su propio chollete, retrata a los partidos asturianos

casta

Por Juan Vega

El acuerdo cerrado hoy en la mesa de la Junta General del Principado, al que parecen prestar conformidad cinco de los seis grupos (PSOE, PP, IU, Foro y Ciudadanos), mantendrá el gasto pactado la pasada legislatura, que forma parte de los Presupuestos del Legislativo Asturiano. Sólo Podemos se opuso al acuerdo, proponiendo una rebaja sustancial de los gastos básicamente dedicados a la financiación de nuestros profesionales de la política y sus aparatos.

Sobre un presupuesto global de 13,1 millones para este año, la Junta destina 2,7 millones a la financiación directa de los partidos a través de las famosas asignaciones, otros 2,3 millones van para los sueldos de los diputados, y además destinan 1,8 para personal de gabinete, en realidad funcionarios de los partidos políticos.

Se trata de una clara desviación de fondos, en un parlamento que apenas aprueba leyes, y cuyas actuaciones en los asuntos más graves y que más preocupan a los ciudadanos, a través de comisiones de investigación, se convirtieron en memorables fiascos.

Sólo Podemos propuso reducir el número de asesores de 47 a 36, la asignación económica de los partidos en un 50 por ciento, así como limitar a tres veces el salario mínimo (1.950 euros) el sueldo de los 45 diputados lo que, según esta formación, generaría un ahorro anual de 2,4 millones de euros.

En una comunidad en la que estamos viviendo con estupefacción lo ocurrido en el Puerto de Gijón o en el Calatrava, escándalos de enorme magnitud, en los que se han dilapidado cifras de vértigo en casos flagrantes de corrupción política, el chollo de la Junta General no deja de ser el “chocolate del loro”, pero si se tiene en cuenta que sólo Podemos se ha personado en esos dos escándalos, para perseguir la delincuencia política, resulta difícil sostener que no se han formado dos bloques: el de los que amparan la corrupción y el de los que la persiguen.

Y ahí es donde la tesis que defiende la necesidad de estos fondos para asegurar la existencia de los partidos, pierde su consistencia para convertirse en pura demagogia. En esta vida no hay más cera que la que arde: unos partidos que no defienden el interés general no pueden justificar la financiación que reciben de los ciudadanos, y ese interés no sólo se defiende en un órgano como la Junta, cuya actividad tiene un alcande real bastante limitado, también en los Tribunales de Justicia.

Si nuestros partidos hiciesen su trabajo, nadie estaría discutiendo ahora sus retribuciones, pero ante su inacción, la propuesta de Podemos los retrata y los deja en evidencia.

Francisco Álvarez-Cascos: “Cristina Coto en esta campaña ha conseguido sacar lo mejor de Foro”

CASCOS   OVIEDO MARIO ROJAS 17-06-15
Para Cascos los excelentes resultados de Gijón, Ribadesella, Salas, Amieva y otros, no merecen un esfuerzo de reflexión ante el fracaso de Asturias, Oviedo o Avilés

Por Juan Vega

Balance electoral de Foro en una entrevista concedida a El Comercio por el secretario general, Francisco Álvarez Cascos: “Cristina Coto en esta campaña ha conseguido sacar lo mejor de Foro y en ese sentido no hay ninguna conciencia de fracaso”. Y añade: “Si hubo críticas, fueron en voz baja. A mí no me han llegado”.

La culpa de los pésimos resultados de Foro en el ámbito regional, en Oviedo o en Avilés, según Cascos, es de los medios de comunicación: “Nadie ha visto a Foro en un telediario”, porque, según el secretario Cascos, nos encontramos con un escenario “artificiosamente creado de elecciones generales en el que, los medios de comunicación, hablaban de Rajoy, de Pedro Sánchez, de Iglesias y de Rivera. Y en ese escenario los candidatos autonómicos estaban desaparecidos”.

No parece que el éxito de Foro en Gijón, Ribadesella, Salas, Amieva y otros concejos, que tampoco salieron en los telediarios, merezca una reflexión, por contraposición al papel jugado por la dirección regional, allí donde los candidatos fueron elegidos mediante procedimientos escasamente democráticos.

La culpa es de los telediarios, donde salió bien, nada hay que decir, y donde salió mal, el escenario artificioso se encargó de todo. La autocrítica no existe.

La farsa de Abilio y Javifer: “fuimos tontos por confiar en Fernández”, dice Serafín

abilio

Por Juan Vega

Lo de la Confederación Asturiana de la Construcción, y su asamblea anual,  tiene un cierto parecido con el Festival de Teatro Romano de Mérida, que este año celebrará su sexagésimo sexta edición, y como siempre habrá en él, un hueco para la farsa, que no es un género, sino uno de los más interesantes fenómenos teatrales, un agujero negro por el que la realidad llega al escenario, y del escenario se escapa, por el foro, hacia las escenas propias de la vida más auténtica. En realidad la CAC es Asturias en estado puro. Mentiras clamorosas que se hacen verdad a través de pintorescas ceremonias que se suceden año tras año. Los políticos las compran, los medios las repiten, y nadie habla de lo evidente. Aquí no hay ningún negro, como el de la historia del infante don Juan Manuel que, al carecer de honra, por ser hijo de padre desconocido, le diga al rey que va desnudo.

Veo en la prensa de este sábado, la crónica de la edición anual de la farsa de Serafín Abilio, con el que Mérida perdió un gran actor para una gloriosa puesta en escena de Las ranas de Aristófanes. Y un recuerdo me viene a la cabeza: el 16 de diciembre de 2011 acudí, como viceconsejero de Infraestructuras del Gobierno del entonces presidente de Asturias, convertido hoy, como consecuencia de sus pecados, en el “secretario Cascos”, a una asamblea de la patronal de la construcción, eternamente presidida por Abilio, en el Marieva Palace. Sustituía en el encargo, a la por entonces consejera de Fomento del Gobierno de Foro, Isabel Marqués, que me pidió por favor, como otras veces, que apartase de ella aquel cáliz, puesto que la mujer tenía muchas ocupaciones que atender, y no tenía ganas de ir a recibir los guantazos abilianos. La verdad es que nunca hice ascos a los marrones.

Llovía a cántaros. La entrada estaba empapada y como habían puesto unas losas relucientes, hice aquaplaning y me fui al suelo con toda mi humanidad. Magnífica premonición, y a la vez una buena entrada en materia. Ya sabíamos como iba a ir aquello. La gabardina de rigor echa unos zorros. Cadera dolorida. Humedad. Nada comparado con lo que me esperaba dentro.

Allí estaban Severino García Vigón -hoy apartado de la casta por armar líos con el butano-, y el inevitable Abilio, esperándome con su impostada voz de bajo, para sentarme en un escenario, y así, cómoda y cobardemente situados en una posición de prevalencia total, uno a cada lado, jugando en casa, y sintiéndose fuertes en su caverna, empezaron a justificar su existencia, como de costumbre, lanzándose sobre la víctima propiciatoria que se proponían sacrificar, como furias, reprochándome -a mí que llevaba años clamando contra la burbuja-, en un tono tabernario, soez y torpe, que el Gobierno del hoy secretario Cascos, no fuera a invertir en nuevas autovías, lo que les había prometido el incomensurable -y no por gordo, gordos allí estábamos todos- Vicente Álvarez Areces y su loco, loco, loco gobierno.

javiferAbilio, como buen farsante, es un clásico de la Asturias muerta y enterrada. Simulador profesional, el presidente de la patronal del ladrillo vive de organizar todos los años la misma astracanada, que no se creen ni él ni los afiliados de su patronal, que entienden que tenerle ladrando ahí es útil, y así, él justifica ante los patronos el precario mantenimiento de sus tarjetillas, que junto con los ruinosos gajes de la Fundación Laboral de la Construcción, le darán cada vez menos bolilla en medio del apocalipsis hormigonero. “Algo hay que hacer”, dicen.

Siempre lo mismo. Cansino como nadie, Abilio utiliza año tras año la engañifa de los acuerdos “de concertación” que vinieron firmando, legislatura a legislatura, gobierno, patronal y sindicatos, y en ésa su asamblea anual, saca pecho y pega unas voces reclamando lo que todo el mundo sabe que no existe, porque los compromisos de los que suelen hablar en esos aquelarres, nunca estuvieron en los presupuestos. Increíble pero cierto.

Así es Asturias. Aquí pueden firmarse compromisos de inversiones inexistentes, que carecen de fondos para ser ejecutadas, y que por lo tanto, ya se sabe, desde que se firman, que nunca se van a ejecutar. Pero cada uno juega su papel en esa farsa: las ranas croando, el presidente del Principado presidiendo el Principado, el presidente de los promotores entreteniendo a su patronal, los secretarios de los sindicatos enrollan de mala manera a sus afiliados, todos firman y se afirman sobre papeles cargados de mentiras. Empiezan la legislatura juntos, tutti quanti, vendiendo la moto, y llegan a la siguiente temporada, reprochándose los supuestos incumplimientos de lo que nunca existió.

De esa manera justifican todos su papel y su nómina, claro. “Fuimos tontos” dijo ayer Abilio, en la última edición de este eterno espectáculo que nunca cesa, parte esencial de su eterna farsa, pues si ahora puede reprochar a Javier sus “incumplimientos”, es porque el de la mansión de Somió, una vez más, junto con Abilio, los sindicatos, la prensa y su propio gobierno, accedió a firmar unos acuerdos imposibles, ya que todos ellos sabían que, como sucedió en todos los acuerdos anteriores, no había fondos para ejecutarlos.

Eso, en una administración seria, es un delito. Aquí, en cambio, es el pan nuestro de cada día. Vean lo que decía, no hace tanto, sobre este camelo, Javifer, el asombroso personaje que nos gobierna:

Frente a los que critican estos acuerdos de concertación social, Javier Fernández ha dicho que se equivocan y se dejan llevar por “prejuicios” porque la concertación “no sustituye al Gobierno ni adormece a la patronal ni doblega a los sindicatos”. Considera el presidente asturiano que un acuerdo como el AEPA debería servir de “ejemplo” para el Gobierno de España.

Es un pacto contra la resignación“, decía Javifer sobre el llamado AEPA, es decir, el camelo que sustituyó al ACEBA, y a tantas otras engañifas anteriormente firmadas. Abilio y Javifer, subidos en el mismo escenario, siguen haciendo estas payasadas, mientras ponen caras de ser personas muy serias que hacen cosas “muy importantes”, con muchas declaraciones altisonantes, para hacer creer a los incautos que ellos son gente “mde nivel”. ¡Menuda panda!