Indemnización de 90.000 € a una paciente que estuvo a punto de morir por los errores del médico de Proaza

Durante ocho años la mujer acudió al médico de Proaza con dolor abdominal

El Servicio de Salud del Principado deberá indemnizar a una paciente con 90.000 euros por una defectuosa asistencia sanitaria. La mujer acudió, durante ocho años, decenas de ocasiones al médico de cabeceza de Proaza con dolor abdominal sin que este diera con el problema hasta que su salud empeoró y acabó siendo intervenida de urgencia en el HUCA de pancreatitis aguda.

La paciente acudió a su médico de cabecera del centro de salud de Proaza con el mismo problema, un dolor abdominal en banda que se fue agravando con el paso del tiempo y complicando con vómitos y diarreas. En ningún momento el facultativo ordenó las pruebas que hubieran detectado la enfermedad, según la sentencia, una pancreatitis.

En octubre de 2009 la mujer se desmayó y ya en urgencias del HUCA fue intervenida. LLegaron a informar a la familia de que posiblemente moriría en la operación, pero no fue así. Llegaron otras cinco intervenciones más y varios meses en la UVI. Sobrevivió pero le quedaron numerosas lesiones.

La letrada asegura que esta sentencia es un logro aunque pedían una indemnización de 300.000 euros porque pleitear contra la administración es difícil y caro. La sentencia aún puede ser recurrida por el SESPA.

Anuncios

Dolores Gallego, “Loli”, gana el primer premio de fotografía Forest Europe

bosque niebla
Dolores Gallego, Loli, vecina de Proaza, mujer de gran actividad en la vida comunitaria de la localidad, que tuvo una destacada vida política como concejal independiente, ha ganado el primer premio de fotografía convocado por Forest Europe, en el concurso Show your Forest, en la categoría medioambiental.
La foto, del mes de febrero, se realizó en el bosque de Caldiellos, entre Proacina y Bandujo, parroquias del concejo de Proaza.

TRAGSA se va de rositas y deja la carretera a Proacina y Bandujo hundiéndose

La empresa pública TRAGSA, adjudicataria de la pista a los pastos de Bandujo, realizó las obras utilizando camiones de superior tonelaje al permitido.

Ese abuso de los límites de la carretera que sube de Proaza a Bandujo y Proacina, ha venido produciendo graves daños en la misma, perfectamente visibles y conocidos de los vecinos, que por cierto denuncian la desaparición de la señal que limitaba el tonelaje máximo de la carretera.

Los vecinos de Proacina y Bandujo recogieron firmas solicitando al alcalde, Ramón Fernández, que inicie una demanda contra TRAGSA, dado que para el Ayuntamiento de Proaza la reparación, si la carretera se viene abajo, resultará económicamente inasumible.

El Ayuntamiento de Proaza se negó a demandar a TRAGSA, y ni siquiera hizo las reparaciones que prometió para evitar que los daños sigan aumentando.

El día en que Bandujo y Proacina queden incomunicadas por los daños causados por TRAGSA en esta carretera, todo Proaza será testigo de los graves perjuicios que habrá causado a los vecinos la desidia municipal.

Hace dos años que Bandujo ye BIC, y todavía no sabemos que ye eso

Ignacio Tuñón García, trabajador de montajes en el paro, vecino de Bandujo y número cinco de la lista de Foro Asturias, hizo este jueves un balance de la situación en la que se encuentra su pueblo. Ignacio, que vive en el barrio de La Molina, tiene dificultades para dar la vuelta con el coche, y allí, una ambulancia entra con dificultades. Ignacio, que está convencido de conseguir un cambio para sus vecinos, se pregunta qué aportó la declaración de Bandujo como Bien de Interés Cultural, (BIC):

Hace dos años que Bandujo ye BIC, y todavía no sabemos qué ye eso.

Hace mucho que se habla de la existencia, en la Consejería de Cultura del Principado de Asturias, de un plan integral para Bandujo, un ARI o Área de Rehabilitación Integrada, que al parecer incluiría fondos para soterrar los cables, adecentar caminos, reparar hórreos y paneras, facilitar accesos y convertir el pueblo en lo que legalmente es, un “conjunto histórico”, pero de ese plan integral, aparte de palabras, nadie supo nunca nada.

Esto dijo en La Nueva España, el alcalde socialista Ramón Fernández, cuando se hizo la declaración:

El regidor proacín también habló de los pros y los contras que traerá la declaración de BIC. En este sentido, apuntó que habrá más restricciones urbanísticas, pero también más ayuda e inversión para mantener y mejorar el pueblo medieval y su entorno.

Bandujo, la aldea medieval mejor conservada de Asturias

La aldea de Bandujo es sin duda el más importante conjunto histórico y monumental, de carácter medieval, que se conserva en el centro de Asturias. Y esto es así, tanto por su excepcional conservación sin graves alteraciones, como por la suma de elementos arquitectónicos y de construcciones auxiliares, que forman una asombrosa agrupación. La magnífica torre defensiva es sin duda la estrella, al ser la mejor conservada de Asturias, pero también su variado caserío con varias viviendas señoriales, su iglesia medieval de Santa María, el cementerio o el impresionante conjunto de hórreos paneras y molinos.

Bandujo está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico (Decreto 10/2010, de 27 de enero, publicado en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, BOPA, de 8 de febrero de 2010).

La aldea de Bandujo aparece documentada ya a finales del siglo VIII y comienzos del IX, con términos como villa o lugar, cuando ya estaba plenamente desarrollada, vinculada a la sociedad feudal.

Bandujo es un modelo de núcleo que ha podido preservar sus componentes básicos durante siglos. De hecho, algunos aspectos propios del mundo contemporáneo, como la electricidad, el agua corriente o las carreteras modernas, no hacen su aparición hasta los años 80 del siglo XX.

En la Alta Edad Media (siglos VIII-XI) encontramos una primera villa de Vandugio, con poblamiento en ladera con dedicación agraria y la explotación de los pastos de altura en la braña de Atambo. Ésta es la única fase que no ha dejado huella física directa, con la excepción de una red caminera, una percepción del espacio productivo y una territorialidad aldeana que va a mantenerse en el futuro. El poblamiento se inició en el entorno de la iglesia de Santa María, La población servil dependía del obispo Gladila.

En la Baja Edad Media (siglos XII-XV), el desarrollo de la aldea en varios núcleos, comienza a concretarse con la presencia de una nueva barriada en el Toral. Es el momento en que se construye una nueva iglesia, en el tránsito entre los siglos XII al XIII, asociada al poder señorial de San Salvador de Oviedo y su red de parroquias.

La huella de San Salvador se manifiesta también en el papel de Bandujo como centro gestor de los bienes capitulares asignados a la yuguería de la Trigal y el granero a ella adscrito. De esa época son los Álvarez de Banduxu, que construyen como símbolo de su poderío una torre de planta circular, existente al menos en el siglo XIV. Esta torre es el testimonio de otro barrio, el del Palacio.

Durante el siglo XVIII se completan los barrios actuales, el Campal, La Molina, El Taranu, El Conventu. Familias como los Miranda o los Tuñón levantaron casonas como la de Muñiz, La Pandiella o el Palacio de los Miranda, y edificaron grandes paneras destinadas a acoger sus cosechas.

El siglo XVIII se mantiene fosilizado en el pueblo que alcanza nuestros días. Durante los siglos XIX y XX Banduxu preserva todo ese universo y se transforma en una aldea dormida. Hoy todo este periplo histórico puede contemplarse allí.

El conjunto de Bandujo, integrado por los distintos barrios que están ahí desde la Edad Media y que conforman el pueblo: El Taranu, Palacio, Entelailesia, El Campal, El Real, La Campa, El Toral, El Barreiro y La Molina, es sin duda el mayor atractivo de Proaza, y uno de los más relevantes destinos turísticos de los Valles del Oso, está necesitado de una decidida actuación de la administración, que ponga en valor su impresionante potencial, como fin de trayecto de un itinerario de montaña en el que se encuentran los miradores más adecuados para el avistamiento de osos y animales salvajes.