Carmena y su Web: la polémica más majadera de la historia

esecarmona
Esperanza Aguirre y Antonio Miguel Carmona en el debate más majadero de la historia

Por Juan Vega

Los apocalípticos argumentos manifestados por quienes se muestran contrarios a que el Ayuntamiento de Madrid pueda utilizar un austero blog para colgar en él los desmentidos y rectificaciones que el Gobierno de la Capital de España considere necesarios, son una buena muestra del altísimo nivel de fariseísmo, impostura, desvergüenza y relativismo moral que impregna nuestra vida pública y nuestros medios de comunicación.

Se trata de una campaña veraniega impulsada por el PP, con argumentario salido de la huerta conceptual de Esperanza Aguirre. Impresionantes argumentos repetidos por muchos como papagayos sin pararse a pensar dos segundos. Vienen estos argumentos a resumirse en tres (no he leído ni uno más que no sea variante de ellos):

1º) Los periodistas no tienen por qué ser desmentidos, porque lo que ellos dicen, aunque sean informaciones inexactas, y no meras opiniones siempre respetables, no puede ser contradicho o rectificado, si no es en uso de la ley que regula el derecho de rectificación, pues lo contrario es totalitario, bolivariano, orwelliano, coreano, iraní, etcétera, etcétera.

2º) El blog de Carmena se hace con dinero público y eso es siempre perverso desde la perspectiva del pensamiento único.

3º) Madrid en Versión Original, el blog en el que se cuelgan los desmentidos carece de posibilidad de réplica.

Empezando por el tercer argumento, que ignora que son los medios tradicionales los que habitualmente hacen difícil la réplica, ellos si que tienen fácil replicar la réplica, y tan evidente es esto, que lo que estamos viviendo es una campaña de réplica por parte de los medios, que se han puesto como motos para evitar que el Ayuntamiento de Madrid pueda replicarles utilizando para ello un blog.

El segundo argumento es una majadería inigualable, pues no hay ayuntamiento en España que no destine una importante partida, desde hace mucho tiempo, a invertir dinero público en ganarse, no ya una información favorable, sino la opinión mercenaria, con enormes inyecciones de dinero público en publicidad institucional y todos mantienen con sus presupuestos cuantías muy importantes en sueldos de periodistas que trabajan como jefes de prensa y equipos de redacción para webs municipales. Además, recurrir al derecho a la rectificación que contempla la Ley, es más caro todavía, porque eso lo hace un abogado, y los abogados son más caros que los periodistas.

El primer argumento ya es el colmo, y lo es por dos razones. La primera porque los periodistas, a quienes se presenta como víctimas, no son dueños de sus informaciones y opiniones, ni en el plano legal, ni en el de los hechos, porque salvo contadísimas excepciones trabajan al dictado de lo que manda la empresa periodística, que además, desde el punto de vista de la propiedad intelectual es la dueña de su trabajo. La segunda razón, y la definitiva, es que negarle a Carmena el derecho a colgar la opinión de su gobierno, cuando se trata de desmentir, es negarle su derecho a la libertad de expresión.

Así pues, desmentir, rectificar, aportar la propia visión sobre una información periodística, y hacerlo desde una institución en un sencillo y austero blog, es ejercer el derecho a la libertad de expresión, ahorrar un montón de dinero en abogados necesarios para rectificar las innumerables falsedades que se publican a diario, y eso en nada contradice, reduce ni cuestiona el derecho de las empresas periodísticas a dar información, sea esta veraz, sesgada o simplemente manipuladora.

¡Cómo es posible que todo un país se empocilgue con semejante debate, tan amable para con las bajas pasiones de las empresas periodísticas, y todo el mundo trague, si no estamos encanallados hasta límites insondables!

La injustificable ristra de insultos que Cascos dedica a Menéndez por decir una verdad

cascos1
Alberto Menéndez, subdirector de La Nueva España, modera un debate electoral entre Francisco Álvarez-Cascos y Luis Martínez Noval, en las elecciones generales 1989. Eran otros tiempos más relajados, aunque no del todo (foto de Santiago García)

Por Juan Vega

Francisco Álvarez-Cascos estaba acostumbrado a colgarle los marrones al vicesecretario de Comunicación de Foro, es decir, a mí, hasta mi destitución por el procedimiento de borrado de mi nombre en la Web del partido (ya han nombrado sustituto a pesar de que ni siquiera me molesté en responder a las acusaciones que figuran en un pintoresco “pliego de cargos” que me enviaron por e-mail). Es decir, me colocaba a mí la responsabilidad por la llamativa política de relación con los medios, que en realidad lleva él personalmente, para mal y para bien. Y hasta tal punto es así, que buena parte del material escrito dedicado a La Nueva España, que se viene publicando desde hace años en la Web forista, está escrita de su puño y tecla.

Dada la obstinada desmesura en su forma de enfrentarse a la discrepancia, de la que es un buen ejemplo mi destitución fulminante, por el gravísimo pecado de pedir la celebración de congresos tras el desastre electoral que está a la vista de todo aquel que no esté ciego, Cascos convierte en ofensas personales, cosas de las que habla la gente normal, sin mayor problema. Es conocido el conflicto que enfrentó a Cascos con el todopoderoso editor de La Nueva España, José Manuel Vaquero, que ya debería estar superado, porque todos suponíamos que con Vaquero jubilado y Cascos retirado de la Presidencia de Foro, esa guerra eterna llegaría, si no a un armisticio, al menos a un alto el fuego razonable.

Y Cascos reactivó los libelos de la Web de Foro

Pues no es así. Si alguien creía que yo escribía esos apocalípticos libelos, tan fuera de lugar, aunque sea por una mera cuestión de formas, de eso que solemos denominar educación, queda claro que no es así, ya que a pesar de mi borrado estalinista del who is who del partido, la Web de Foro Asturias ha reactivado, providencialmente para mí, esa horrible sección denominada Las mentiras de La Nueva España, con lo que me hace un favor librándome de tan incómoda sospecha. Y ello, a pesar de la fracasada reunión -él personalmente se encargó de que fracasase- que conseguí que me autorizara a mantener el pasado 10 de marzo con la cúpula del diario y Cristina Coto, que tres días después sería designada presidenta de Foro por la gracia -nunca mejor dicho- de Cascos.

albertomenendezHace una semana, se publicaba en esa sección de la Web de Foro, que unos días antes había vuelto a la carga tras estar paralizada desde hacía un mes, un artículo titulado “Cencerradas con papel y boli“, en el que se decía lo siguiente: “La columna estercolero de  Alberto Menéndez, el director fáctico de La Nueva España, gran víctima de Vaquero, plumífero oficial de Cherines, pelota compulsivo de Javier Fernández y guripa de José Manuel Piñeiro, es un regocijo para los seguidores del pornopanfleto catalán y antiasturiano confeccionado en Oviedo”.

La terrible acusación de Alberto Menéndez

¿Qué terrible acusación lanzó Menéndez en su columna que desató la airada desmesura del secretario general Cascos, dejando un día más en evidencia a la presidenta virtual de Foro, incapaz de impedir que bajo su responsabilidad se publique una vomitada así contra el subdirector de La Nueva España? Según el propio autor de la columna, Menéndez sostenía que “de nuevo Cascos se ha convertido ahora en protagonista en la Junta General”. ¡Esta es muy gorda, señoras y señores!

¿Así se pone Cascos con Menéndez por tan poca cosa? ¿Por qué decía esto Menéndez? Pues muy sencillo, lo decía por algo que nadie duda en Asturias, y es que Cascos, a pesar de su aparente retirada, es el verdadero responsable de que Foro y su presidenta, Coto, hayan apoyado a Mercedes Fernández, “Cherines”, como candidata a la Presidencia del Principado. Y por si alguien tiene alguna duda, intenta justificar la decisión en el resto del texto:

Javier Fernández da mucho de sí, si se contara la verdad. Pero a La Nueva España y a su director fáctico Alberto Menéndez, la verdad se les atraganta. No nos cuentan que con 14 escaños, Javier Fernández no quiere trabajar. Esto es lo que pasa en la Junta General del Principado. No le gusta eso del gobierno, los programas, el parlamento, las negociaciones, los acuerdos, los pactos, las votaciones. ¡Qué cosa más latosa! Por eso, Alberto Menéndez está molesto porque ahora se nota que a Javier Fernández no le gusta trabajar.

cascos-menendez-noval¡Por Dios Cascos! Llamas “pelota”, “guripa” y todo eso a Menéndez, dices que su columna es un “estercolero”, y vuelves otra vez con lo del “pornopanfleto catalán y antiasturiano” porque según tú tenían que decir que Javier Fernández es un hombre al que no le gusta el esfuerzo  de negociar, acordar y pactar, y para demostrar eso mandas a Cristina que vote a favor de Cherines, sin ninguna reunión, sin ninguna negociación, sin acuerdo ni pacto alguno, con lo que conseguiste única y exclusivamente dar la triste imagen de que Foro entregó la cuchara al PP, pusiste a Fernández en manos de Gaspar Llamazares, y lanzas esa catarata de insultos porque Menéndez te retrata como protagonista de tan peregrina decisión?

Menéndez se limita a constatar algo que sabe todo el mundo

Cascos: ¿tú crees que alguien duda que lo que dice Menéndez en esa columna no es más que la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad? ¿te fuiste o te quedaste haciendo como que te ibas? ¿Te quedaste y haces como que te fuiste? ¿Qué c… de culpa tiene Menéndez de que seas tú el que  no se aclara si va, viene y no se detiene? La apertura de mi expediente de expulsión la ordenaste tú, sin venir a cuento, a pesar de que eso es una competencia de Cristina y no tuya, así que ¿quién diablos puede pensar que a Cristina se le haya ocurrido apoyar a Cherines y no a ti?

Cascos: ¡serénate por favor y deja de escribir y publicar esos escritos tan agresivos y desagradables en la Web de Foro! Soy el primero que no duda en llamar al pan, pan, y al vino, vino, porque creo que la verdad es muy sana, pero no me parece ni medio normal ponerse a insultar a lo loco, a quien sea, por decir algo que es evidente y que todos sabemos: que por mucho que hayas montado ese paripé de que te ibas, pero sólo un poco, sigues siendo quien toma todas las decisiones en Foro

La Concejalía de Comunicación y nuestros amigos de Calvo Sotelo

rudolfwences
Rodolfo Sánchez pone la oreja, mientras Wenceslao López cuchichea con Ana Taboada, en el Pleno de Investidura en el que se le acabó lo que se daba

Por Xoaca Bobela

A La Nueva España no parece hacerle ninguna ilusión que Rodolfo Sánchez, ex jefe de gabinete de Agustín Iglesias Caunedo -que ejerció estos últimos años de alcalde a la sombra y presidente consorte de la SOF-, imputado en el Caso ASAC a cuenta de la escandalosa contratación “a dedo” de los periodistas de la Alcaldía de Oviedo, y metido en todos los berenjenales habidos y por haber, como Marea y Pokemon -cuya implicación quedó acreditada en sede judicial tras sus inútiles acciones judiciales contra Juan Vega-, se quede sin el control de la publicidad institucional.

La administración de la publicidad institucional, con montajes como el de Vivir Oviedo y el Ovetense del Año, un mero ejemplo en un río de contratos “a dedo” al límite de la legalidad, de 18.000 en 18.000 euros, fue la base de la licencia para matar que como 007 disfrutó Rodolfo con el PP, pero también de los poderes de un diario acostumbrado a convertir la vida política en permanente publirreportaje, siempre que un abundante chorro de grasa facilite el esfuerzo de los engranajes, en una relación en la que se perdió toda mesura y cualquier apariencia de imparcialidad.

En Calvo Sotelo hay nervios, porque saben que en cualquier caso se ha desmoronado un modelo de tan largo recorrido y está por ver qué pasa ahora, y por eso cuelan este martes una morcillita de lo más sabroso, en medio de una página 3 de escándalo, con reflejo en Primera, dedicada a “tocar los cataplines”, al sacar una merdé de la grúa fuera de contexto como si se tratase de una novedad, consecuencia de lo que ya se atreven a intentar presentar como “desgobierno”, como si nos enterásemos ahora que ya no está el responsable de la situación al frente del Ayuntamiento.

contraordenAsí, en medio de la marranada periodídstica que es esta memorable página tres de apertura de la sección de Oviedo -el jabugo periodístico- aparece este bonito párrafo de un artículo expresivamente titulado “Somos, PSOE e IU, dilatan su acuerdo para formar el gobierno local“, con el que intentan desestabilizar la formación del tripartito carbayón, metiendo prisa para la distribución de las áreas y concejalías de Gobierno:

Somos ya ha manifestado en otros encuentros su intención de hacerse con la (concejalía) de comunicación, de la que dependerían servicios como la oficina de transparencia, el departamento de prensa, los distritos y la oficina de atención al ciudadano.

somosLa normativa vigente prevé un mes de plazo para la formación de la Junta de Gobierno, y desde el diario que parece haber perdido la Alcaldía más que el propio Caunedo, intentan crear un clima de histeria, porque de momento los tres partidos que respaldaron la investidura del nuevo alcalde se hayan tomado una semana para negociar y estudiar el nuevo organigrama, aprovechando la natural perplejidad que causa entre los funcionarios un relevo total, tras un cuarto de siglo de gabinismo, que mantiene los armarios llenos de esqueletos y las alfombras cubriendo toneladas de polvo.

Cómo no puede ser menos, y en medio de tanta agitación de las columnas del templo, LNE enviaba el recadito a los miembros de la coalición Somos-PSOE-IU, para que algo tan importante como “lo suyo” no caiga en manos “irresponsables”, después de estos años en unas manos tan “responsables” como las de Rodolfo, que ya les vende que él conoce bien a Wenceslao López de sus tiempos de corresponsal en La Voz de Asturias, y toda la plantilla municipal se hace lenguas sobre la forma en que hace la corte, cuando no la pelota más descarada, al nuevo alcalde.

Foro tiene que explicar el gran balance de su esfuerzo regenerador

FRANCISCO ÁLVAREZ-CASCOS

Por Juan Vega

Los partidos políticos deben hacer siempre balance de sus resultados y más ante los procesos electorales. La ejecutoria de Foro está sometida a una brutal manipulación mediática. Valorar adecuadamente el verdadero resultado del esfuerzo transversal -ni derecha ni izquierda- de las gentes de Foro durante este tiempo, es un acto de justicia histórica, siempre empañado por la mezquindad ambiente y los intereses que se esconden detrás de la mixtificación de lo que han sido estos cuatro años.

Foro resquebrajó el bipartidismo astur por delante de la crisis de la partitocracia española, chocando con un muro: la conjunción entre populares y socialistas, que en Asturias se plasmaba en el reparto mafioso territorial entre la capital, Oviedo, y el resto del Principado. El PSOE en la Presidencia y en la Junta, y el PP en el Ayuntamiento de la capital, con Cajastur como fuente de financiación y La Nueva España como cronista oficial del régimen, constituían, junto con el coro formado por FADE, UGT y CCOO, la sustancia de ese muro.

El Musel, el nuevo HUCA, el Niemeyer, la TPA, Sedes y el Calatrava, los chiringuitos institucionales, los contratos con fondos mineros y la gestión delictiva de una administración podrida por los contratos de muebles, suministros de oficina y las prácticas corruptas de la trama jamonera, son los ejemplos palmarios de las Asturias y su régimen, contra el que Foro se estrelló con el Gobierno de Francisco Álvarez-Cascos, que supo incorporar a la vida política del Principado el rechazo del bipartidismo y el anhelo de regeneración.

Se acercan las elecciones autonómicas y municipales y Asturias se enfrenta a ese proceso con la irrupción en nuestra vida política de un enjambre de fuerzas políticas que con singular retraso chocan contra el bipartidismo español y traen en su programa algunos mensajes similares al proyecto con el que Foro rompió ese bloque cerrado en Asturias, que no están adaptados a nuestra realidad concreta, por su carácter de sucursales sin personalidad.

El PP, encabezado por Mercedes Fernández, pide perdón públicamente por sus errores, pero no concreta cuáles son y cómo van a enmendarlos, puesto que Gabino de Lorenzo sigue siendo la máxima autoridad del Estado en la Comunidad Autónoma, como responsable de las Fuerzas de Seguridad y la administración periférica. Javier Fernández, candidato socialista, es una criatura alimentada a los pechos de José Ángel Fernández Villa. Todo cambió para seguir igual, aunque con notable desgaste del sistema. Ése desgaste es el mayor activo de Foro.

Ciudadanos no tiene cara ni programa para Asturias, es puro marketing, y Podemos sólo hace propuestas demagógicas para halagar los oídos de los peor tratados por el sistema, sin que conozcamos todavía sus propuestas de regeneración aplicables a nuestra realidad. Foro vuelve a tener una segunda oportunidad para aplicar su programa, completando el desmantelamiento del régimen.

Para ello sólo tiene que continuar el proceso emprendido con la regeneración política en los ayuntamientos en los que gobierna y la persecución de la corrupción del régimen bipartidista ante los tribunales de Justicia. Y explicarlo mejor, aprovechando la evidente debilidad de los medios que han pagado ya una factura muy cara por su obsesiva manipulación informativa al servicio de un sistema bipartidista que se derrumba, y necesitan también reformar su propia imagen.

La Nueva España cambia la “mancheta” y cierra un ciclo que empezó con el nombramiento de Vaquero por el Gobierno de Felipe González

Antes del 31 de diciembre de 2014

manchetavaqueril

Tras el 31 de diciembre de 2014
manchetasinvaquero

(¡Pulsa en las imágenes para verlas ampliadas!)

El lenguaje de los signos, los gestos y los hechos desnudos es casi siempre más elocuente que mil discursos. La Nueva España, diario del grupo Editorial Prensa Ibérica, EPI, acaba de cambiar, con el año, su mancheta. Aunque el palabro no existe en el repertorio oficial de la lengua española, así se denomina, en argot periodístico, el espacio en el que se dan las claves del poder en un diario. Algo así como la etiqueta en la que se detallan los ingredientes de unas magdalenas o los componentes de un medicamento.

Para entender cómo se toman las decisiones en un medio de comunicación escrito, y su gestión empresarial y periodística, sus filias y sus fobias, su estilo, su saber hacer, calidad, seriedad, credibilidad, y demás circunstancias del caso, hay que empezar por escrutar la mancheta, y luego, por supuesto, ir mucho más allá, a la historia de sus cambios y transformaciones. Los cambios en La Nueva España resultan muy relevantes, ya que estamos ante el final de la carrera de un personaje clave -uno de los más destacados- en la vida pública de la Asturias contemporánea.

José Manuel Vaquero Tresguerrres, acaba de caerse de la mancheta del diario que venia controlando vicariamente, desde su nombramiento como director por Javier Solana Madariaga, ministro de Cultura del Gobierno de Felipe González, que entregó este periódico, mediante subasta, al cuñado de Enrique Sarasola, buen amigo, y “mucho más”, del entonces joven abogado sevillano que ahora forma parte de la plutocracia española y la jet set internacional.

Francisco Javier Moll de Miguel y Arantxa Sarasola, presidente y vicepresidenta del grupo Editorial Prensa Ibérica, y por ende propietarios de LNE, son padres de Aitor Moll Sarasola, que de acuerdo con la lógica de las empresas familiares, se convierte ahora en consejero delegado del conglomerado, y por lo tanto en el primer ejecutivo que controla el periódico con el que se quedaron sus padres en los tiempos en que Felipe González era presidente del Gobierno de España. De ahí la jubilación forzosa de Vaquero: toda una vida, desde la subasta, a los mandos de una máquina de hacer dinero, que se le escapa ahora de las manos, por las leyes inapelables de la sangre.

Pedro de Silva, columnista preferido de Vaquero, fue el presidente del Gobierno de Asturias que dio cobertura a la subasta de LNE, enviando a la puja a su consejero Faustino González Alcalde, a hacer el paripé, en nombre de un grupo asturiano formado por el Gobierno de Asturias, Cajastur e inversores privados, que amagó con una oferta muy limitada. Los beneficios del primer año de explotación fueron superiores al precio de compra con el que se adjudicaron el negocio los Moll-Sarasola, y luego, sólo con las enciclopedias encartadas los domingos como regalo a cuenta de los contribuyentes asturianos -gentileza del inmaculado columnista de Silva-, los beneficios devinieron astronómicos.

Vaquero, que como vimos alcanzó la plenitud profesional con la privatización de LNE en tiempos del financiador de enciclopedias de regalo de Silva, que puso su periódico a vivir, aunque un poco más joven, ya que nació en 1946, es en realidad un personaje clave de la generación de Vicente Álvarez Areces o Gabino de Lorenzo, los dos nacidos en el mismo año, 1943, con los que compartió la pasión por el poder y la falta de límites. Periodistas y cargos públicos, forman parte de dos escalones diferentes de la política. Son entes parasitarios entre sí. El mismo año 83 en que Felipe nombró director a Vaquero, también nombró a Areces director provincial de Educación. Estaban condenados a entenderse una vez retirado de Silva de la primera línea.

Vaquero pilló la burbuja con Areces y Gabino -el más joven en política de los tres- a los que puso de acuerdo en proyectos tan maravillosos para el interés particular como el Calatrava o el HUCA, con los que se metió al empresariado emergente en el bolsillo, y supo abrazarse a Manuel Menéndez para consagrar un modelo de negocio, en el que con la financiación de Cajastur, del Gobierno de Asturias y del Ayuntamiento de Oviedo, LNE se convirtió en una vorágine publica y privada, plataforma desde la que se consolidaron las grandes fortunas que protagonizaron la actualidad de los años de la burbuja, y están en la raíz de nuestra catástrofe del presente.

Ahora, el grupo EPI, al borrar a Vaquero de la mancheta, se borra a si mismo, tal y como se puede comprobar en las imágenes que aportamos, y dejan sola ante el peligro a la directora Ángeles Rivero, y al escuálido equipo a su cargo, casi todos ellos destrozados por su prosaica tarea como amanuenses vaqueriles. Un diario respetable debe estar dirigido por alguien que en vez de dedicarse a los negocios, se dedique a escribir, que se moje.

Vaquero,  que leyó su tesis doctoral en el año 2000 sobre las excelencias del diario que él mismo dirigía, ante un tribunal del que formaba parte Gustavo Bueno Martínez, definía con su trabajo de “investigación”, en doblelenguaje orwelliano, la terrible máquina en la que convirtió ese periódico tras su nombramiento por Felipe González y su privatización en manos de los parientes de su empresario de cámara:

La tesis analiza principalmente el nuevo tratamiento informativo dado al periódico por Editorial Prensa Asturiana por medio del estudio de la publicación en el periodo comprendido entre 1984 y 1994 y llega a la conclusión de que las claves de la recuperación están en aplicar una óptica netamente asturiana, de separar nítidamente la información de la opinión de ofrecer una información de calidad, libre e independiente, de reflejar fielmente el pluralismo social, de fomentarla libertad de opinión en sus páginas y de servir a los intereses generales de Asturias.

Vaquero, en su tardía y tópica tesis, nos dice de qué presumía ya entonces, y por lo tanto, de qué carecía cada vez con más fuerza su periódico, un medio en el que la información de calidad, la separación de ésta y de la opinión, el pluralismo y la libertad de opinión brillaban por su ausencia, casi tanto, como la defensa de los intereses generales de Asturias, y ahora deja atrás un equipo rector y una redacción destrozada, desnortada y perdida para la causa de la credibilidad y  la solvencia intelectual.

La desapareción de los responsables de EPI, la empresa de la mancheta de LNE para dejar solos a los responsables periodísticos, se percibe, perfectamente, en el producto final que se publica desde el primer día de enero: en él se palpa la inseguridad y la falta de una línea que sustituya al modelo paranoico obsesivo impuesto por el ahora cesante José Manuel Vaquero.

No es fácil desandar un camino andado, cuando el viaje a los infiernos deja chamuscados a los forzados excursionistas que se han pasado unos años en un auténtico averno periodístico, en el que quien no estaba con Vaquero y sus obsesiones, manías y fijaciones , estaba contra él, y se veía pasaportado rumbo a la nada.

mollsarasolas
Los Moll, Javier Moll de Miguel, y su esposa Arantxa Sarasola, presidente y vicepresidenta de Editorial Prensa Ibérica, acompañando al profesor Matías Díaz Padrón en el año 2012; con ellos José Luis Rodríguez Artime, Guillermo García-Alcalde y José Manuel Vaquero, los tres de la cúpula de EPI

La Nueva España, rémora de Asturias, pieza de un emporio empresarial catalán, detrás de todos nuestros fracasos

moll1
Javier Moll de Miguel, presidente del Instituto de Empresa Familiar y Prensa Ibérica

El Caso Musel, la gestión del Niemeyer o el Caso Calatrava, son algunos de los más inconcebibles protagonistas de nuestra historia contemporánea, que nunca hubieran sido posibles, sin la protección que el diario La Nueva España fue dispensando a los gestores socialistas -y sus socios del PP- de tan delirantes actuaciones. Cuando un periódico pierde toda relación con la tierra de la que obtiene su financiación, y sirve a intereses indiscernibles, lejanos y de difícil localización, ocurren estas cosas.

La historia de La Nueva España, es el compendio de una crónica asombrosa de la Asturias contemporánea. Asturias, y su catástrofe económica y social, no podrían explicarse sin la nefasta influencia de este diario, siempre al servicio de esos intereses lejanos que se cuecen en Barcelona, en manos de un empresario que nunca sintió la menor simpatía práctica por esta tierra, ni quiso identificarse con nada real en el Principado, una chincheta más en el mapamundi de sus siderales intereses.

De publicación del SOMA-UGT en tiempos de la República bajo la protección de Manuel Llaneza -La Nueva España empezó a publicarse el 15 de octubre de 1936 en las instalaciones del diario socialista Avance en la calle Asturias de Oviedo-, pasó a diario del Movimiento Nacional de Francisco Franco, para ser privatizado -en un apasionante episodio en el que contó con el apoyo de conspicuos socialistas asturianos- en manos de Javier Moll de Miguel, hoy presidente del Instituto de Empresa Familiar, que inició su andadura, desde la nada, a la sombra más íntima del socialismo rampante en tiempos del Felipismo, para presidir hoy el más influyente conglomerado empresarial español, tradicionalmente ligado a Cataluña.

Moll, Natural de Zaragoza, donde nació en 1950, ha desarrollado toda su carrera fuera de su patria chica y optó por hacerse catalán de adopción, al terminar por asentar la sede de su emporio en Barcelona. Abogado de formación, empezó de la nada como comercial de una entidad bancaria en San Sebastián, donde conoció a Arantxa Sarasola, hermana del influyente Enrique Sarasola, estrecho amigo de Felipe González. A partir de ahí comenzó su fortuna y asombroso ascenso. El quiera ver que vea.

En diciembre de 1978, Moll compró Editorial Prensa Canaria, que formará lo que más adelante sería el grupo Prensa Ibérica. La creación del grupo no llegó hasta 1984, cuando Moll adquirió en Asturias La Nueva España, el Levante-EMV de Valencia e Información de Alicante en la subasta de los Medios de Comunicación Social del Estado, holding público del Movimiento que desguazó Felipe González. A partir de ahí, el grupo de prensa liga cada vez más sólidamente su linea editorial a los intereses del Partido Socialista y sus socios ocasionales, con el que sin duda concierta buena parte de sus políticas de empresa.

En la década de los noventa, Javier Moll expandió su organización hasta las Islas Baleares con el Diario de Ibiza y el Diario de Mallorca, además de contar con cabeceras en Murcia y en Zamora. La entrada en Cataluña fue tardía pero claramente orientada a hacerse querer por el catalanismo rampante, ya que en 1996 compró el histórico Diari de Girona, heredero del Diario de Gerona de avisos y noticias, fundado en 1889 por la familia Masó y editado hasta el año 1936. En 2006 se hizo con el también catalán Regió 7, además de varias televisiones y radios, y dos semanarios. Su vocación catalana quedaba firmemente asentada.

La sede social de Editorial Prensa Ibérica se encuentra en el número 463 de la avenida Diagonal de Barcelona, aunque su presidente viene pasando buena parte de su tiempo en Australia, donde controla la compañía Euro Pacific Holding con intereses en diferentes ámbitos empresariales, como el inmobiliario, pero sobre todo los medios de comunicación. Hoy, Javier Moll, preside un espectacular grupo empresarial, el IEF, tradicionalmente vinculado al gran empresariado catalán, que asocia a casi un centenar de empresas que facturan 160.000 millones de euros al año y suponen un 27%  del producto interior bruto (PIB) nacional.

A nadie puede extrañar que el lacayuno comportamiento de los políticos asturianos hacia los intereses de Moll, ante el que todos ellos se hincan de rodillas, bajo el impacto de los latigazos que les propina su capataz José Manuel Vaquero, nos haya conducido hacia el destino trágico que hoy se nos revela con toda su carga de amenaza para nuestro futuro, y que el odio a Francisco Álvarez-Cascos y lo que representa Foro, con su orgullosa insumisión hacia esta máquina recaudatoria catalana, sea ya la principal seña de identidad de este periódico convertido hoy en la caricatura de un medio de comunicación libre, y en un triste negociete que basa su modelo recaudatorio en una obsesión patológica contra Cascos, Foro, y los intereses de Asturias.

El PPSOE sanciona en TVE al periodista Xuan Cándano por publicar información que no gustó a UGT Asturias

candanogotor

Por Blogsfero

Al PPSOE, y sus amplios tentáculos establecidos en decenios de poder absoluto armónicamente repartido entre el hoy delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, y el hoy senador, Vicente Álvarez Areces –que contemplan desde sus blindados destinos el paso del tiempo liberador de cualquier imputación-, se resiste a morir, cuando no se renueva, en las ocultas negociaciones que se están produciendo entre Javier Fernández y Agustín Iglesias Caunedo, visibles en los acuerdos para la subida del precio de los autobuses en Oviedo, los impuestos en Avilés y en Oviedo y las tarifas en COGERSA.

Esas negociaciones en el seno del eterno bloque formado por el alfa y el omega de la decrépita política astur, el PPSOE, que ya avanzan un pacto presupuestario para Oviedo y para Asturias, con la abstención en la capital del PSOE, y la del PP en el Principado, tienen otros derroteros, como es la sanción impuesta en TVE al periodista Xuan Cándano, que desarrolla su trabajo profesional en el Centro Territorial de San Esteban de las Cruces.

La sanción de Cándano ha sido impuesta por los directivos del PP en TVE, a propuesta de la UGT controlada por el “javierista” Justo Rodríguez Braga. El delegado Gabino, y la presidenta del PP, Mercedes Fernández, han sido sin duda “consultados” al respecto, y con las negociaciones abiertas entre Fernández y Caunedo, que encontraron un primer gran acuerdo para la financiación de la incineradora que se está contratando otra vez desde la más turbia de las ilegalidades, es el momento de los entendimientos; desgraciadamente para Xuan Cándano, al que han cogido en medio.

Cándano, que además de currante de RTVE es editor independiente, había publicado en el número 28 de la revista Atlántica XXII diversas informaciones sobre las sentencias judiciales que derribaron el ERE que UGT aplicó a su propia plantilla y que condenaron a Braga por amenazas al presidente del comité de empresa, así como denuncias por despilfarro, represión sindical, y supuestos pagos en dinero negro, y otros asuntos que no dejan en buen lugar a los dirigentes del sindicato que tradicionalmente ha venido apoyando a los gobiernos socialistas de Asturias, en esos espectáculos mediáticos conocidos como “concertación”, en los que se reparte dinero a raudales.

La sanción, de 20 días de empleo y sueldo, decidida por el director de Relaciones Laborales de TVE, un machaca del PP, da la razón a la denuncia de la sección sindical de UGT en TVE-Asturias por una supuesta incompatibilidad de Cándano, de hace 23 años. La denuncia alude a que el periodista fue el responsable de una productora de televisión entre los años 1990 y 1996 cuando disfrutaba de una excedencia en TVE. Coincidiendo con su regreso a esa empresa pública en 1996 la productora Bocamar dejó de tener actividad, situación que persiste a día de hoy. ¡De puñetera vergüenza, vamos!

Cándano ha recibido hasta ahora muestras de solidaridad de dos partidos políticos con representación parlamentaria, Foro Asturias e Izquierda Unida, y de sindicatos independientes, como USO y la Corriente Sindical de Izquierdas. Desde Foro Proaza pedimos la pública solidaridad de todos los ciudadanos de Asturias con Xuan Cándano, en apoyo a su labor como editor, se esté o no conforme con ella, pues la libertad de expresión debe estar por encima de cualquier otra consideración, cuando los comportamientos mafiosos del PPSOE vuelven a enseñar su peor cara, una vez que los socialistas han vuelto a recuperar el eterno poder que vienen disfrutando desde hace decenios en Asturias, gracias al  impagable apoyo del PP.