Rodolfo Sánchez dice que él no es “Rodolfa”

rodolfo sanchez
Rodolfo Sánchez Farpón paseando con Agustín Iglesias Caunedo, del que fue Jefe de Gabinete durante la anterior legislatura

Foro Proaza

“Rodolfa” es la firma con la que una persona anónima encabeza en Foro Proaza numerosos comentarios favorables a Agustín Iglesias Caunedo y a Santiago Rodríguez-Alverú, editor de Vivir Oviedo y promotor de la Plataforma de Apoyo a los Premios Princesa de Asturias y su fundación. Los comentarios de “Rodolfa”, suelen ser contrarios a los miembros de los tres partidos que gobiernan en coalición en el Ayuntamiento de la Capital. “Rodolfa” acostumbra a terminar sus escritos pidiendo la dimisión de Roberto Sánchez Ramos y Ana Taboada, con la exclamación “¡Rivi y Taboada dimisión!”

Rodolfo Sánchez Farpón, ex jefe de gabinete de Agustín Iglesias Caunedo, prestó servicios como jefe de prensa de Gabino de Lorenzo durante unos años, hasta que éste mismo lo apartó, por lo que se buscó un hueco junto a Graciano García, hoy director emérito de la Fundación Princesa de Asturias, en Ediciones Nóbel. Años después, el mismo Gabino convocó una plaza de jefe de prensa a la que se presentó Rodolfo Sánchez, con el que había uelto a amigarse, para lo que el hoy delegado del Gobierno formó un tribunal ad hoc presidido por Alfonso Román, nutrido con una curiosa nómina de personajes, lo que permitió a Sánchez empezar a considerarse funcionario público, después de una dilatada carrera como profesional del segundo escalón de la política.

Sánchez ha remitido a Juan Vega, administrador de esta página en ratos libres, un correo electrónico, en el que parece pretender (invocando la normativa del derecho de rectificación sin respetar los plazos legales que establece la misma, y lo que es más llamativo, sin aclarar en qué ha sido aludido), que se ponga de manifiesto que él no es quien firma los comentarios favorables a Caunedo, remitidos con el pseudónimo “Rodolfa”.

Gustosamente lo hacemos, pese a la dificultad de la empresa, y proclamamos eso que nos pide que proclamemos: que Rodolfo Sánchez quiere dejar constancia pública de que él no es quien está detrás del pseudónimo “Rodolfa”, algo a nuestro juicio innecesario, pues hemos repasado todos sus comentarios, y quien firma como “Rodolfa” nunca dijo ser Rodolfo Sánchez. Resulta fácil concluir que si “Rodolfa” hubiese querido hacerse pasar por Rodolfo Sánchez, habría firmado con ese nombre y no con el de “Rodolfa”, pero en eso ni entramos ni salimos.

Nosotros sólo podemos dejar constancia de la pretensión de Sánchez, que quiere decirles públicamente a los lectores de Foro Proaza que él no es “Rodolfa”, pero no podemos dar fe de la veracidad de tal afirmación, puesto que al ser el de “Rodolfa” un pseudónimo de los muchos con los que se publican textos en Foro Proaza, en el hipotético caso de que Rodolfo Sánchez remitiese anóminamente tales comentarios, firmando como “Rodolfa”, nosotros no tendríamos constancia alguna de ello. Ni de lo contrario tampoco.

Eso es todo. Esperamos haber complacido al señor Sánchez Farpón.

Anuncios

“Ovetense del año”: el Ayuntamiento manda comprar invitaciones a los contratistas, a 67 € cubierto, en plena crisis

opiparo
Los contratistas municipales están siendo forzados a comprar invitaciones a 67 € cubierto, con anuncio de marca de automóviles de alta gama para financiar tanta loza, cubertería y cristalería, que no dejan sitio para elantebrazo
caunesanti
Caunedo y Rodríguez-Alverú, en 2014, antes de que el alcalde se diese el premio a si mismo

Por Xuaca Bobela

Los machacas de Rodolfo Sánchez no descansan llamando por teléfono a los contratistas municipales, para recordarles que tienen que pasar por el Gabinete de Agustín Iglesias Caunedo, a ver a su jefe, no para manifestarle su solidaridad como imputado en el caso ASAC, sino para negociar cuántas invitaciones tiene que comprar cada empresa tributaria de un contrato municipal, como todos los años, para el premio “Ovetense del Año”, que aunque lo organiza el Ayuntamiento, lo hace a través de una revista que figura como organizadora, lo que permite que cuele la cosa sin que todavía nadie haya ido a la Fiscalía porque el alcalde se dé un premio a si mismo, financiado con dinero público, tras organizar durante años la entrega de premios a terceros

Jaume Matas hacía cosas parecidas y lo han empapelado. Aquí no, porque en el jurado paripé de este premio, ya se encarga el excelente comunicólogo Luis José Ávila de templarle las gaitas a Santiago González-Alverú -figurante como titular de todo este cambalache que se oculta tras una revista sin difusión- con los responsables de los periódicos, y como Rodolfo tiene muy buena relación con Ávila, que le puso a Manuel Cimadevilla en el tribunal de la plaza de jefe de prensa del Ayuntamiento que le cocinó Gabino de Lorenzo con el amigo -de todos ellos- Alfonso Román de presidente, todo va bien. Las gaitas están bien templadas.

Financiar sodomíticas bacanales con dinero público

Nadie puede discutir, sin faltar a la verdad, que se trata de un premio organizado y financiado por el propio Ayuntamiento, a través del editor de una revista que compra la Alcaldía, dados los 6.856 eurazos que le pone por 1.000 ejemplares. Y si un fiscal se empeñase en analizar cómo se malversa así el dinero público, algo podría encontrar. Todo es empeñarse, y si Gabino quisiese, Gabino puede. Otros poco podemos hacer al respecto, salvo contarlo, para que todos ustedes sepan en qué se gasta el dinero que Caunedo negocia con Roberto Sánchez Ramos, que sale de lo que ustedes y yo pagamos por las multas, el IBI, la viñeta y otras abusivas exacciones destinadas a financiar estas sodomíticas bacanales. ¿O a usted no le escuece que se gaste así el dinero que le sacan del bolsillo a manos llenas cada vez que un municipal le echa el alto?

Las invitaciones para la panzada se venden a 67 € el cubierto, otra evidente vía de retribución, si se tiene en cuenta que los compradores de las plazas de rancho son los de siempre, es decir, los que tienen que rendir pleitesía a la Alcaldía, y la mayoría de ellos, contratistas municipales directos, como los que llevan todo lo relacionado con aguas, saneamiento, cementerios, asturcones, clubes de golf, autobuses, informática, recaudación de impuestos, y otras muchas actividades gestionadas por quienes pagan tan astronómica cifra por cenar en una mesa, en la que encima hay una gran marca de automóviles de alta gama, que también suelta pasta por decorar el despliegue de loza, cubertería, cristalería y pañería, de tanto potencial usuario de un haiga.

Los protagonistas de la sodomítica bacanal caunediana

vaquecaune
El contratista municipal de prensa, José Manuel Vaquero, y el contratista de subvenciones municipales de la Cámara de Comercio, Severino García Vigón, aplauden en la edición 2014 del premio

En la primera imagen que acompaña este texto, se puede contemplar cómo departían, en la edición correspondiente al año 2014, González-Alverú, editor de tan preciada como desconocida revista, y el alcalde Agustín Iglesias Caunedo, preparando la edición de este año, en la que el premio había de otorgarse al propio alcalde, coincidiendo con las elecciones municipales.

González Alverú se hizo relativamente famoso, en 2011, al haber participado junto con su hermano en el programa “Atrapa un millón”. La gomina de marca ye cara, bobu.

En la otra imagen, también año 2014, José Manuel Vaquero, a la sazón empresario de la contrata municipal de prensa, y el procesado ex presidente de la FADE y de la Cámara de Comercio -desde donde se administraron a dedo cifras astronómicas aportadas por el Ayuntamiento-, Severino García Vigón, aplaudían en el curso del banquete con el que celebraron la anterior edición de este peculiar aquelarre ovetense.

Los que deciden cómo y en qué se gasta el dinero público que administra el propio Ayuntamiento, y las empresas contratistas municipales, concluyen que lo mejor es comerse ese dinero, haciéndose unas fotos para asombrar a propios y extraños con los detalles de tan singular pitanza. Caunedo paga a precio de oro una revista sin difusión, la revista le entrega un premio y organiza una cena que financia el propio Caunedo. ¡Arriba España que van levantala estos!

De las dietas del diputado Román a la pereza del presidente Javier: mientras se habla del Parlamento no se habla del Gobierno

javier

Por Blogsfero

En su conferencia de este lunes 16 de septiembre, “El coraje para cambiar Asturias“, el presidente de Foro, Francisco Álvarez-Cascos, recordó que “el otoño se acerca más triste que nunca, y el tradicional trimestre del relanzamiento y la recuperación es hoy una estación más del calvario de decenas de miles de asturianos”, y se refirió a la indolente gestión del Gobierno de Javier Fernández, sometido a la mayor de las vergüenzas: su socio preferente, los socialcristianos de IU, pide una auditoría para seguir apoyándole, porque sospechan lo peor, que el presupuesto no se ejecuta, que el dinero presupuestado no se gasta en los fines previstos, que no hay inversión productiva, y que para hacer frente a los gastos ocultos generados por Vicente Álvarez-Areces, se recurre a la inacción.

El plan de Javier Fernández es que no hay plan. Seguir sin gastar un euro y pagar pufos, mientras se esconde debajo de la mesa presidencial, con un flexo encendido, leyendo las obras completas de algún presentólogo parlanchín importado de Anglosajonia. La realidad es que el Gobierno de Asturias se limita a deshojar el calendario, contemplando la inapelable caída de todo tipo de vencimientos sobre la mesa de la consejera de Hacienda, las aportaciones extraordinarias a SOGEPSA, ZALIA y otros chiringuitos en crisis, con sus obras elefantiásicas definitivamente paralizadas en el centro más visible del Principado, a la espera de que los bancos acepten refinanciar el principal. Ésa es sólo una parte de un plan digno de Fernández. El pago ilegal de las facturas de las obras de Fondos Mineros que se han quedado sin financiación se lleva un buen mordisco del poco líquido existente en caja que se va con la nómina como se evapora el rocío de la mañana.

¿Y cómo se tapa esta escandalosa inactividad? Sencillo, leña al diputado y propaganda de la peor especie contra la actividad política, una campaña siempre aplaudida por los cerebros más estragados por la dureza de una situación que deja poco margen para el recto pensar. Bastaría con que los funcionarios de la Junta General del Principado, adecuadamente dirigidos por los responsables jerárquicos del Parlamento de Asturias, en contacto con los responsables de los grupos políticos, hubiesen controlado el cobro improcedente de dietas de kilometraje en la Junta General, para que La Nueva España no tuviese asunto del que hablar. Pero claro, ¡controlar los pagos no es propio de una Institución como la Junta!

Alfonso Román, diputado del PP, se apuntó a residir en su localidad de origen, Tapia, que está situada a no pocos kilómetros de su residencia habitual, Oviedo, y dentro de lo que debía ser una práctica consentida y no poco injustificable, generaba de esta manera un estimable ingreso adicional que sirvió para alimentar un rifirrafe entre los grupos popular y socialista, a cuenta de esas dietas del diputado Román. El asunto saltó a los titulares y el caso del espabilado diputado Alfonso dio paso a otra polémica diferente, que ahora cumple una doble función.

Las dietas del diputado Román le vinieron muy bien a diario cazasubvenciones La Nueva España, que encontró en este asunto una herramienta muy útil en su matrimonio de conveniencia con el presidente Javier Fernández: deteriorando a la clase política y a sus representantes, el periódico se pone en valor como herramienta de chantaje, y hablando de las dietas de los diputados, nadie habla del perezoso discurrir de la existencia cotidiana del presidente Javier. Y en ésas estamos.