Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Anuncios

Los socialistas intentan engañar a los vecinos de Llanes con el señuelo de 12.000 viviendas para esquilmarlos

trevidolores
Antonio Trevín, con la alcaldesa Dolores Álvarez Campillo y el dimisionario Antonio Balmori, que tomó las aguas invitado por Aquagest

Llanes es un caso de libro de lo que se consigue con la corrupción institucionalizada en el Principado gobernado por la sucursocasta astur. La villa no ha conseguido tener un plan urbanístico desde que en el año 86 se anularon las normas subsidiarias, por el permanente empeño en falsear procedimientos por parte de sus gestores socialistas, liderados históricamente por el diputado Antonio Trevín, que fue presidente de Asturias y delegado del Gobierno. Un perfecto ejemplo de la nefasta política habitual en Asturias: la falsedad en los datos de la administración como herramienta de trabajo.

La tramitación del nuevo PGO, con la pretensión de dar cabida a la construcción de 12.000 viviendas, supondrá, si prosperase, un atraco sin precedentes a los propietarios, que van a tener que hacer frente a una insostenible subida de IBI. Se trata de financiar así, un ayuntamiento en quiebra, que enmascara sus cuentas falseando las expectativas de ingresos. A los propietarios condenados a sufrir semejante asalto, se les cuenta el cuento chino de que van a poder vender sus terrenos por el cambio de calificación, para que traguen. El resto lo hace la crisis. Un timo de libro.

El arquitecto Javier Calzadilla acaba de publicar un artículo titulado “La llegada de los extraterrestres”, en el que explica que en la actualidad Llanes cuenta con un 30,1% de viviendas de segunda residencia sobre el total, que compara con el 30,3% de Marbella, para hacerse una idea de lo que es la falsedad de la memoria de ese plan, dado que en los años de la burbuja, el concejo llanisco concedió licencias “para construir 2.989 viviendas, de las cuales 2.767 lo fueron en los cinco primeros años (2004-2008, los del boom inmobiliario) y sólo 222 en los últimos cinco”. ¿De dónde van a salir las 12.000 que anuncian? Es evidente que no se trata de construir, sino de esquilmar a los vecinos tras la recalificación masiva de terrenos.

Javier Fernández invierte 400.000 euros en una pasarela para la “familia socialista” de Llanes

DA__2526
En el edificio amarillo, justo delante de la embocadura de la proyectada pasarela que obsesiona a la alcaldesa llanisca, el nuevo negocio de su compañero sentimental, a su derecha la nueva boutique de los Balmori, y detrás de la vieja rula, futura oficina de turismo, una sidrería recientemente inaugurada, también de los Balmori

Por Badabadúm, Badúm, Badero

El proyecto de puerto deportivo ejecutado en Llanes por los socialistas, la obra magna soñada por Antonio Trevín, que ha venido dando y dará tantos problemas, con su precaria compuerta y discutido diseño, que ya estuvo una buena temporada fuera de juego por su deficiente ingeniería, tiene una extraña y desconcertante guinda en la indeseada pasarela en la que tan empeñada está la alcaldesa Dolores Álvarez Campillo, que financia la Consejería de Fomento del Gobierno del Principado de Asturias, y que será instalada gracias a un dictamen ilegal de la Consejería de Cultura de Ana González, miembro del decrépito Gobierno de Javier Fernández, que dio el visto bueno a la instalación de ese engendro con los informes en contra de los técnicos de Patrimonio.

el puerto
La sidrería de Balmori

El puerto forma parte del Conjunto Histórico-Artístico protegido desde el 71, y los socialistas forzaron con el voto de los políticos -al parecer allí fue a votar hasta el propio director general de Infraestructuras, Juan Pereiro– un dictamen que se opone de manera radical a los informes de los funcionarios. Muy parecido a la actuación del ex diputado Ángel González con la contratación de los monolitos que le desalojó de la política. La asociación cívica AVALL ha denunciado este cambalache prevaricador y encendido todas las alarmas. ¿Por qué entonces tanto empeño y tanto riesgo por parte de la consejera González y quienes desde el Gobierno están apoyando esta locura.

Si algún regidor asturiano presionó de manera llamativa al Gobierno de Foro con obras cuya urgencia resulta imposible entender, ésa fue la alcaldesa llanisca, a la que por otra parte nada parecían importar los enormes problemas que produce el nuevo diseño portuario, letal para las embarcaciones pesqueras. Además, cuando Foro llegó al Gobierno, la estructura de la pasarela estaba ya fabricada, y aparte de enormes lagunas de legalidad, faltaba la parte del león de una inversión sin pies ni cabeza. Como es lógico allí se quedó aquel amasijo de hierros sin instalar.

compañero sentimental
Establecimiento del compañero sentimental de la alcaldesa

Ahora dicen que el proyecto es del 2013. ¿Quién ordenó fabricar ilegalmente aquel engendro? La pasarela que pretende estampar en medio del Puerto de Llanes la alcaldesa Álvarez Campillo tenía entonces, y sigue teniendo ahora, graves problemas de todo orden para su instalación, aparte de su coste de 400.000 euros que no son poco inconveniente si se tienen en cuenta las enormes dificultades económicas de los tiempos en los que vivimos, y las numerosas necesidades públicas que el Gobierno de Javier Fernández está dejando de atender.

Numerosos ciudadanos, y entre ellos conocidos socialistas, iniciaron una recogida de firmas que superó las 2.000 adhesiones para oponerse a esta chifladura que de manera tan entusiasta respalda el actual Gobierno de Asturias. Varios de los firmantes fueron convenientemente perseguidos y las destruyeron una vez recogidas. Así pues, si es ilegal, si es carísima, y si la gente no la quiere, ¿cuál es el motivo para empeñarse en tan loca instalación? La familia socialista de Llanes ha venido abriendo en estos últimos tiempos, llamativos negocios en el puerto, y algunos de ellos se han situado en la propia embocadura de la nonnata pasarela.

El compañero sentimental de la propia alcaldesa, Guillermo Castañón Muñiz, que se hizo famoso por su intransitivo puesto de trabajo en lo que fue la Mancomunidad del Oriente de Asturias, ha montado un negocio de souvenirs delante de la vieja rula, futura Oficina de Turismo de Llanes. El recientemente dimitido director general de Administraciones Públicas, José Balmori Poo, que tuvo que echar a correr del Gobierno y acaba de ser imputado en la Trama del Agua, posee una boutique allí mismo, que regenta su esposa, y abrió también una sidrería.

Boutique de los Balmori
Boutique de los Balmori

Al otro lado, en la nueva rula, construida por el Principado, a cien metros de la pasarela, el hermano de la consejera de Cultura, Manuel González Rodríguez, regenta un magnífico restaurante, para cuya instalación recibió una subvención de 110.000 euros de fondos europeos, del Principado y del Estado, a través de una sociedad privada, tras recibir de un chiringuito dedicado al riego de subvenciones por aspersión, la gestión de uno de los mejores locales del puerto para montar un envidiable negocio.

Lo contaba así El Comercio, hace ahora un año:

El encargado de regentar este establecimiento será Manuel González Rodríguez, propietario del restaurante llanisco Barlovento, a quien la Dirección General de Pesca como titular del edificio adjudicó hace unos meses su gestión mediante un proceso de subasta pública.

balamu3
Preciosa vista desde el restaurante del hermano de la consejera de Cultura

Con 110.000 euros de subvención, y esta maravillosa bicoca arrendada por 25 años por poco más de 1.000 euros al mes, el hermano de la consejera de Cultura no podrá ver con mejores ojos la construcción de tan absurda e ilegal pasarela, que beneficia además, de manera singular, al compañero sentimental de quien tantos desvelos viene teniendo para construir algo que a nadie beneficia, salvo a la familia socialista, que no para en barras con tal de conseguir sus objetivos.

El catedrático José Girón dio una interesantísima charla, recientemente, en el Foro de Foro, sobre el caciquismo asturiano en tiempos de la Restauración y su asombroso bipartidismo. Los historiadores “progres” de Asturias, con su infinito cinismo, llevan años haciéndose lenguas del caciquismo de los tiempos de don Alejandro Pidal y Mon, cuya memoria siguen denostando. Don Alejandro era un aficionado, al lado de la familia socialista y su periódico, La Nueva España, dedicado un día sí, y un día también, a ocultar todas estas maravillas del retablo astur.

 El puerto de Llanes ya estaba protegido en tiempos de Franco

llanes

¿De qué presume Javier?

javisusa

Javier Fernández acaba de meterse la piña de su vida política, tras la tremenda pifia de la operación orquestada desde su patético gabinete de comunicación y La Nueva España: entre todos ellos pretendieron doblegar al PSOE, a base de propaganda, y al final tuvo que ponerse de rodillas para que le creasen un carguín, él que jamás se plantó anta nada y ante nadie, y menos, bon vivant donde los haya, por cualquiera de los problemas que afligen a sus conciudadanos.

Se derrumbaba así, con esta farsa organizada en el reciente cónclave socialista, un largo trabajo de fabricación de una burda impostura, desarrollado a conciencia, desde su acceso a la Presidencia del Principado, para intentar hacernos creer a todos que era un “influyente barón” socialista. La pifia fue de órdago. Semejante patinazo nos hace recordar que nada comienza ahora, y que la biografía de Fernández es muy reveladora de esta tendencia suya a crearse un personaje de ficción, sin duda su único producto “intelectual” conocido y bastante flojo, por cierto.

Fernández no pinta nada, y si pintaba algo, ahora pinta menos que nunca tras dar tan patética batalla. Ahora ya nadie mira para él en toda España. Su posición es totalmente ridícula, y a partir de este momento se va a enfrentar a un implacable trabajo de demolición que ejecutarán en silencio las terminales de Susana Díaz en Asturias, que son muchas, empezando por Antonio Trevín y su corte ugetista, con Eduardo Donaire a la cabeza, que tienen una magnífica oportunidad para ganar terreno en una FSA en descomposición, tras el ocaso del SOMA, cuyo antiguo dirigente, José Ángel Fernández Villa, fue el padre de la rapaza, al que naturalmente traicionó en cuanto tuvo la primera oportunidad.

¿Por qué tanto empeño en convertirse en ese hombre sesudo, reflexivo, inteligente, culto y más socialista que Carlos Marx, el personaje que intentó colocarnos con ayuda de los plumillas de La Nueva españa? Dime de lo que presumes, y te diré de lo que careces. Sobre lo de inteligente, sesudo y reflexivo, basta ver su ridícula situación ante toda España, como mendigo de un puestín, para darse cuenta de lo que en realidad es un su corto recorrido intelectual. Cualquiera con dos dedos de frente hubiera sabido zafarse de tan ridícula situación como la que ahora le deja políticamente tocado de muerte. El líder de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, que dio la misma batalla, a diferencia de nuestro Fernández, supo hacer mutis con dignidad  retirarse a tiempo. Él no supo, no quiso, o lo que es peor: no pudo.

No basta leer libros gordos, o tenerlos abiertos en la mesa del hospital, para que el pelota de turno de La Nueva España se admire de lo voluminosos que son, al fin y al cabo, estamos ante la traslación al mundo del intelecto, de la teoría del burro grande; eso nada dice sobre la inteligencia del responsable de la farsa permanente organizada alrededor de sus hábitos lectores. Podía leer libros más pequeños, y digerirlos mejor. De lectores de solapas está el mundo lleno. La inteligencia se demuestra en los resultados.

En cuanto a lo de su currículo socialista, la verdad es que mete miedo. Residente en el nada proletario barrio gijonés de Somió, donde fue a vivir para codearse con la vieja burguesía astur, se afilió al Partido Socialista casi con cuarenta años, cuando volvió a Asturias con destino como funcionario en la Consejería de Industria, y prácticamente desde entonces abandonó la mesa de trabajo para no volver a hincarla en su vida, convirtiéndose en el rey de la cancha de tenis y de la piscina cubierta y descubierta.

¡Qué casualidad que su afiliación al PSOE, su entrada en la Consejería de Industria, y el abandono de la mesa del funcionario, fueron todo uno, para vivir desde entonces en un permanente saltito, entre cargo y cargo, siempre caracterizado por la más absoluta de las perezonas!

Javier Fernández suele invocar la existencia de un pariente que fue engendrado por el simpar Manuel Llaneza para dotarse de un pedigrí socialista del que carece, haciendo bueno el dicho que recordé arriba, pues no sólo presume de intelectual, sino que además viaja en su coche con el prepucio incorrupto de Pablo Iglesias el viejo.

De intelectual tiene lo mismo que Manolo Escobar, que a diferencia de él era un gran trabajador, y es menos socialista que Lola Flores, pues pasó de largo en la época de Francisco Franco, y ni conoció la Transición, y eso que es poco más joven que Felipe González, así que se acercó al PSOE para medrar, cuado la cosa no suponía ni riesgo ni esfuerzo alguno y ya podía conseguir los beneficios personales que consiguió.

El socialismo asturiano tendrá ahora que renovarse si no quiere morir en brazos de semejante personaje, rota en mil pedazos la imagen de quien se construyó una personalidad muy poco creíble sobre un relato de ficción, la ficción de una vida que poco o nada tiene que ver con la realidad de un intelectual sin obra conocida ni magisterio alguno, que se apuntó al PSOE para ascender profesionalmente hacia la nada en la que está, y que consiguió llegar a la jubilación sin hincarla.

La invención de la falsa figura de Javier, es una magnífica metáfora de las desgracias de Asturias, pues detrás de semejante impostura, se enmascara al personaje que desde su abulia e inacción, permitió que el socialismo asturiano se enfangase en episodios vergonzosos e inolvidables como el traslado y construcción del nuevo HUCA, la catástrofe del Puerto de Gijón, los partos del Niemeyer y la TPA y el enorme deterioro de las libertades que se trabaja día a día desde la redaccción de La Nueva España, a la que ceba de manera cada vez más opaca e impresentable, entregándole ahora la TPA para que se la devore.

Caso Calatrava: no basta con pedir perdón

Imagen

El Ayuntamiento de Oviedo celebra estos días unas disminuidas reuniones de la Comisión de Investigación abierta sobre el Caso Calatrava, que implica a una administración socialista, la del Principado de Asturias, y a otra popular, la del Ayuntamiento de Oviedo. El entendimiento reciente entre Izquierda Unida y el PP gobernante en Oviedo, nos lleva a temer lo peor sobre la finalidad y el resultado de esta comisión.

El alcalde, y uno de los principales implicados en el caso, Agustín Iglesias Caunedo, juega a distanciarse de Gabino de Lorenzo, y hace una especie de amago de pedir perdón, como lo pide Antonio Trevín, que inicia su nueva etapa como “arrepentido”, por el fondo de saco ferroviario de León. Además, Caunedo reconoce su complicidad, y la de su partido, con el PSOE, en este asunto.

Oviedo sufrió un gravísimo daño patrimonial por decisiones que aún no han sido razonablemente explicadas, y esos daños tienen que acabar siendo objeto de una reclamación patrimonial contra los responsables, que no sólo no se han ido para sus casas, sino que siguen ahí dando la lata a diario.

Caunedo confirma la cooperación del PPSOE en este palo, aunque lo hace de forma mentirosa, puesto que es evidente que falta a la verdad cuando dice que el Palacio de Congresos no hubiera podido construirse, de no ser por el asalto a SEDES por parte de Areces para financiar esas oficinas que construyó allí el Principado, puesto que el Palacio de Congresos se debe en su totalidad, y por lo tanto no hacía ninguna falta arruinar SEDES para construirlo:

«La operación tenía un impacto regional y se hizo en un clima de normalidad y cooperación», explicó Caunedo. La pregunta del concejal del PP, Gerardo Antuña, fue entonces directa: «¿La venta de los brazos a Sedes y posterior permuta al Gobierno del Principado, de Vicente Álvarez Areces, fue el apoyo más importante y decisivo para la empresa Jovellanos XXI y para que saliera adelante la operación?». «Evidentemente sin esta operación no hubiera podido llevarse a término la construcción del Palacio de Congresos», confirmó.

¿Qué ha perdido Oviedo como consecuencia de esta operación que no le aporta nada, salvo un edificio inútil, desvencijado, mal concebido y que está por pagar prácticamente entero? ¿Se puede cuantificar como daño patrimonial para la Ciudad lo ocurrido? Por supuesto que sí.

Caunedo, como de Lorenzo, como los socialistas de Oviedo y el Principado, son responsables de los enormes daños de todo tipo que ha sufrido la Ciudad, el Principado de Asturias, y en definitiva, los contribuyentes, por el enorme coste en bienes públicos de todo orden, en una operación por la que la administración no ha percibido ningún beneficio. Así como suena.

Si alguien suma el coste de un solar en la calle Jovellanos, con su edificabilidad y la autorización para una gran superficie, al coste del solar de Buenavista, con su edificabilidad y la autorización para otra gran superficie, y se considera que a cambio de regalar todo esto, Oviedo nada ingresó ni obtuvo como precio por tan increíbles “regalos”, se comprende el delirio al que ha llegado el actual alcalde de Oviedo, que parece esbozar algo así como una petición de perdón con su reconocimiento de culpabilidad compartida con el PSOE.

Asombrosa es también la actitud chulesca del anterior alcalde, que de manera incomprensible ha sido colocado al frente de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que todavía tiene los ovarios de mostrarse arrogante y prepotente tras el enorme daño causado al interés general, y decir que él no tiene que explicar públicamente sus culpables decisiones.

Bien está que Caunedo reconozca que estas barbaridades se perpetraron al alimón entre el PSOE y el PP, y que empiece a dejar sólo a su anterior jefe de filas y máximo responsable, y que al igual que hace Trevín por la tomadura de pelo del AVE empiece a pedir disculpas al público, pero no hay mejor forma de mostrar la evidencia del arrepentimiento que la propia dimisión, y Caunedo formó parte de los órganos de gobierno municipales que aprobaron los regalos a Jovellanos XXI.

Pero evidentemente no va a dimitir, y su arrepentimiento dista mucho de resultar creíble, cuando se acaba de saber que devolvió ocho millones de euros a la empresa adjudicataria, cuando ésta se encontraba en concurso de acreedores, y era evidente que ya no podía cumplir el loco contrato que sirvió de pretexto para causar un enorme daño a las arcas públicas de Oviedo y Asturias, que fueron aligeradas en beneficio de ciudadanos particulares, sin que la Comunidad obtuviese nada a cambio.

¿Cómo justifica Caunedo la devolución de ese dinero? Igual que Gabino, echa la culpa a los funcionarios, como si ellos no hubiesen tomado las decisiones. ¡Eso, señoras y señores, es ciscarse en la ciudadanía! Los funcionarios no gobiernan, gobiernan los políticos, y regalar ocho millones a quienes ya habían tenido tanto regalo, es comportamiento muy revelador por parte de quien dice defender el interés general.

El devastador efecto de los enormes agujeros presupuestarios del PPSOE de Areces y Gabino

gabinolorenzo

Por Blogsfero

El llamado Pacto del Duernu, expresión popularizada por quienes convirtieron en mantra el acontecimiento histórico que supuso el encuentro celebrado en el Hotel Palacio de La Zoreda por Gabino de Lorenzo y Javier Fernández, con Antonio Trevín como mediador, tuvo lugar cuando Vicente Álvarez Areces, acosado por el procesamiento de sus más directos colaboradores, fue apartado por la dirección nacional del PSOE, y al entonces alcalde de Oviedo se le abría un nuevo escenario de resistencia desesperada ante la irrupción en la política asturiana de Francisco Álvarez-Cascos, al que echó un pulso que preconizaba un amargo final para su vida política. Areces caía y Gabino intentaba resistir. Bajo los pies de ambos se abría un enorme agujero económico, a la sazón bien oculto, que amenaza ahora con llevarse por delante la calidad de vida de los asturianos, mientras nos entretienen con chorradas.

Trevín, a la sazón delegado del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que administraba una magnífica relación con el alcalde popular ovetense, era el primer interesado en allanar un entendimiento hasta entonces inexistente, pues Fernández y de Lorenzo no tenían buena “química”. Un enfrentamiento entre ambos, tras la entente entre el de Oviedo y Areces, sería una catástrofe para los intereses socialistas y populares, entrelazados en los enormes negocios arruinados que empezaban a aflorar con el estallido de la burbuja. Quienes creían en la omnipotencia de Gabino, ante el derrumbamiento de Areces, no eran conscientes del estallido que se avecinaba en Oviedo, ciudad en la que aún se ocultan en parte los mayores agujeros presupuestarios de Asturias, gracias al especial poder manipulador que venía demostrando en la Capital el diario de José Manuel Vaquero.

Cuando Cascos levantó el velo públicamente sobre aquel encuentro -el Pacto de la Zoreda-, como hecho histórico, a principios del año 2011, con una convocatoria electoral clave a la vista, y Foro Asturias daba sus primeros pasos, el entonces alcalde de Oviedo, como todopoderoso presidente del PP en la sombra, había designado a su concejala Isabel Pérez-Espinosa como candidata, para asegurar la victoria socialista en Asturias y evitar el triunfo popular con Cascos al frente. Sus propios intereses electorales en la Capital eran la única motivación. Se trataba de ganar tiempo a la desesperada para que los asombrosos asaltos contra el interés general, cometidos aquí y allá, prescribiesen en el terreno de lo penal, cubriendo su retirada en linea con el sempiterno el que venga detrás que arree.

PALACETE DE VILLA MAGDALENA MARIO ROJAS 17-03-11La debacle electoral del PP de Gabino y la victoria de Foro supuso un vuelco radical de la política asturiana, y al aire quedaron las vergüenzas de tantos años de colaboración entre el hoy delegado del Gobierno, que no se quedó a administrar su propia catástrofe en Oviedo, y el ahora aforado senador Areces, amparados por la protección periodística del obsesivo editor de La Nueva España, colaborador necesario en tanta ruina construida sobre proyectos que contribuyó a impulsar como nadie. Empezaban así a quedar a la vista los tremendos cráteres urdidos en comandita, con sus respectivos chiringuitos, que irían aflorando poco a poco, con el dolor de un terrible parto: SOGEPSA, ZALIA, Gispasa, Sedes, Jovellanos XXI, Cinturón Verde, etcétera, etcétera. Sociedades públicas y empresas concesionarias que ocultaban una enorme deuda pública de la vista de los ciudadanos.

El rechazo de los presupuestos de Foro, que trajo como consecuencia la convocatoria de nuevas elecciones, y la entrada en escena de Mercedes Fernández, abrió un nuevo panorama, con un PP deteriorado al máximo, en el que Gabino de Lorenzo se resistía a morir políticamente, pues si perdía definitivamente el control, iba a ser muy difícil tapar sus vergüenzas en el Ayuntamiento de Oviedo, en donde lo peor está por llegar, con sus dos mayores barbaridades camino de estallar definitivamente. Lentamente llega la evidencia de una suma inasumible para un ayuntamiento desangrado: las sentencias sobre la valoración definitiva de Villa Magdalena y la aclaración del coste pendiente de las obras del Palacio de Congresos de Buenavista, que subirán la deuda de Oviedo por encima del 100% del presupuesto, al nivel de las grandes quiebras municipales españolas.

ÓPERA03.jpgAsí pues, Gabino de Lorenzo, ante el riesgo evidente de quedar con las vergüenzas al aire y con sus responsabilidades estallando en los juzgados, decidió echarle un pulso a Mercedes Fernández, tomando de la mano a su pupilo Agustín Iglesias Caunedo, que durante los primeros meses de su mandato pretendió volar solo y terminó por caer nuevamente en las garras de su mentor. Gabino unió públicamente los destinos presupuestarios de Javier Fernández, su socio en el Pacto de la Zoreda, con los de Caunedo, con una ruidos operación lanzada por La Nueva España, de rumbo incierto, que está causando enormes crujidos porque amenaza con llevarse por delante al PSOE de Oviedo, que se presta a la pantomima, y al PP de Asturias, cuya presidenta decidió trabarse.

Mercedes Fernández, que irrumpió en Gijón para romper la autonomía municipal que encarnaba Pilar Fernández Pardo con su respaldo crítico a Carmen Moriyón, parece querer distanciarse de la entente de la Zoreda, dejando a Gabino a los pies de los caballos en Oviedo -una imagen realmente fructífera cuando se habla de un alcalde de marcada querencia equina-, cuando éste ya tenía dibujado, a través de Caunedo, el nuevo pacto presupuestario cerrado con Javier Fernández, invocando ahora para Oviedo, la autonomía que no respeta en Gijón, en donde sus menguadas huestes siguen defendiendo los intereses del catastrófico urbanismo socialista, que es en realidad el propio urbanismo popular.

Así pues, emoción garantizada hasta el último segundo -pendiente la decisión del comité ejecutivo popular, donde Cherines y Gabino medirán sus “indios”-, con un único resultado cierto: el afloramiento de la situación real de nuestras cuentas públicas. En el Ayuntamiento de Oviedo, en el Principado de Asturias y en La Nueva España cunde el desánimo ante el hipotético desenlace de este nuevo pulso abierto en el Partido Popular, en una estúpida lucha por la imagen, que oculta la realidad de una Comunidad y un Ayuntamiento situados en el despeñadero económico, no porque Asturias y Oviedo se queden o dejen de quedarse sin presupuestos, que eso poco o nada aporta a la catástrofe de los chiringuitos de Areces y Gabino, sino porque están estallando las enormes deudas ocultas de los dos grandes muñidores de la historia reciente del PPSOE astur.

netoasturiasdiario

Los gobiernos de Madrid y Asturias mantienen a más de cincuenta guardias civiles en un cuartel en ruinas en Langreo

Imagen

  • Vega: “Belén Fernández debe explicar a qué acuerdos llegó con Gabino de Lorenzo para resolver el problema creado a más de cincuenta guardias civiles de Langreo, y cómo es posible que los rechace la Intervención del Estado si son legales”
  • “El pasado 12 de marzo se produjo una reunión en Oviedo entre el delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo y la consejera de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández y anunciaron a la salida que habían resuelto el problema”
  • “Las características y la forma de entender la administración de lo público de ambos personajes, el delegado y la consejera, a los que precede la fama creada por la larga serie de sus respectivas trapisondas, hacían presagiar lo peor”
  • “Asturias merece una explicación de lo sucedido que aclare ante la opinión pública cómo se han atrevido a llegar a un acuerdo que rechaza la Intervención General”
  • “El problema se deriva de los convenios firmados entre los socialistas Antonio Trevín, en nombre de GIESE, Francisco Buendía, entonces consejero de Fomento, en nombre de SOGEPSA,  y la también socialista María Esther Díaz, en nombre del Ayuntamiento de Langreo”
  • “Alguna razón de peso debe alegar en sus informes la Intervención General del Estado sobre lo firmado en los convenios por los socialistas que los impulsaron, para negarse desde hace años, con gobiernos de la Nación de diverso signo ocupando La Moncloa, a culminar el cumplimiento del convenio”

19-agosto-2013 (Oviedo).- El presidente de la Comisión de Fomento de FORO, Juan Vega, ha pedido a Belén Fernández que explique “a qué acuerdos llegó con Gabino de Lorenzo para resolver el problema creado a más de cincuenta guardias civiles de Langreo, y cómo es posible que los rechace la Intervención del Estado si son legales”.

El pasado 12 de marzo se produjo una reunión en Oviedo entre el delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo y la consejera de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández y anunciaron a la salida que habían resuelto el problema y la solución definitiva para la dramática situación que viven más de cincuenta guardias civiles en el viejo cuartel de Langreo”, recuerda el presidente de la Comisión de Fomento de FORO. “Actuaba el delegado en nombre del Ministerio del Interior y la consejera como presidenta de la Sociedad para la Gestión y Promoción de Suelo en Asturias (Sogepsa)”, añade.

Vega destaca que “ambos anunciaron un gran acuerdo Estado-Principado, que ha sido paralizado por la Intervención del Estado, lo que hace necesaria una explicación de lo sucedido que aclare ante la opinión pública cómo es posible que se hayan atrevido a anunciar un acuerdo finalmente rechazado por los funcionarios de la Intervención, y cómo han tenido la desfachatez de jugar de esta forma con la situación límite que viven los guardias civiles de Langreo y con la imagen de una comarca que no se puede permitir que los responsables de su seguridad experimenten este maltrato”. “Asturias merece una explicación de lo sucedido que aclare ante la opinión pública cómo se han atrevido a llegar a un acuerdo que rechaza la Intervención General”, incide.

“Las características y la forma de entender la administración de lo público de ambos personajes, el delegado y la consejera, a los que precede la fama creada por la larga serie de sus respectivas trapisondas, hacían presagiar lo peor para los guardias que prestan sus servicios en ese cuartel, destrozado por el paso del tiempo, el abandono, y la situación creada por ambas administraciones, en unas condiciones intolerables, por su peligrosidad, insalubridad y falta de respeto por los más elementales principios que deben respetarse en las condiciones laborales de los guardias civiles de Langreo, a pesar de que hace más de dos años y medio que SOGEPSA terminó las obras del nuevo cuartel”, denuncia Vega. “Delegado y consejera crearon unas falsas e intolerables expectativas de solución de un conflicto que en realidad no estaba resuelto, y por lo tanto, al no tratarse de individuos particulares, sino de altos representantes de instituciones públicas, se hace necesaria una explicación a fondo de lo sucedido”, añade.

Vega recuerda que Gabino de Lorenzo y Belén Fernández “anunciaron pomposamente, a la salida de la reunión que ambos celebraron, que habían resuelto el problema creado por el pago del IVA que SOGEPSA reclama a la Gerencia de Infrestructuras y Equipamiento de la Seguridad del Estado, GIESE, como consecuencia de la ejecución de los convenios firmados entre los socialistas Antonio Trevín, en nombre de GIESE, Francisco Buendía, entonces consejero de Fomento, en nombre de SOGEPSA,  y la también socialista María Esther Díaz, en nombre del Ayuntamiento de Langreo, por el que se permutaron solares, adjudicaciones de obras públicas y recalificaciones entre las tres entidades, permutas materializadas en dos convenios, firmados entre GIESE, SOGPESA y Langreo uno, y entre SOGEPSA y Langreo el otro”.

“Al final, la Guardia Civil debía recibir un nuevo cuartel, y SOGEPSA resultaba adjudicataria de una obra pública a cambio de terrenos recalificados para sus operaciones inmobiliarias. Algo no se debió hacer de manera respetuosa con la legalidad, dado la oposición de la Intervención General del Estado a la culminación de las operaciones comprometidas”, asegura Vega.

“Este acuerdo que se produjo entre socialistas que firmaron por todas las partes, chocó con la oposición de la Intervención General del Estado al pago del IVA que reclama SOGEPSA, y que son nada menos que 560.000 euros, y además trajo aparejados, entre otras cosas, unos sobrecostes de 800.000 euros, y alguna razón de peso debe alegar en sus informes la Intervención General del Estado sobre lo firmado en los convenios por los socialistas que los impulsaron, para negarse desde hace años, con gobiernos de la nación de diverso signo ocupando La Moncloa, a culminar el cumplimiento del convenio y al pago del IVA reclamado por la obra pública adjudicada a SOGEPSA mediante convenio, por lo que va llegando la hora de que la opinión pública asturiana conozca las explicaciones de lo sucedido, entonces y ahora, a través de la actual consejera Belén Fernández, que era viceconsejera con uno de los firmantes de los convenios, Francisco Buendía”, denuncia Vega.

Vega recuerda que “Gabino de Lorenzo y Belén Fernández, actuando como sucesores de Trevín y de Buendía, acordaron, según dijeron en marzo, ‘la entrega de la casa cuartel de Langreo para que sea ocupada por la Guardia Civil en el plazo más breve posible’”. “El ‘acuerdo’, tal y como se confirmó después, no contaba con el visto bueno de la Intervención General del Estado, que se negó a la solución propuesta por consejera y delegado, consistente, al parecer, en algo así como otra permuta sobre la permuta, como ‘permutar’ el IVA a cuyo abono se niega el GIESE, por el derribo a cargo del Estado del antiguo edificio cuartel de la Guardia Civil, para entregárselo a SOGEPSA limpio de polvo y paja, aunque en realidad se trata de un asunto lleno de aspectos oscuros, y entre ellos, unos acuerdos iniciales que no parecen respetuosos con la Legislación de Contratos, y que requieren urgente aclaración pública, pues en realidad, detrás de lo que intentan presentarnos como una polémica sin importancia por el pago del IVA, subyacen cuestiones insuficientemente aclaradas”, denuncia el presidente de la Comisión de Fomento.

Por todo ello, Vega señala que la Comisión de Fomento de FORO “considera obligado que por el Grupo Parlamentario de nuestro partido se proceda a interpelar urgentemente a la consejera de Fomento, Belén Fernández, para que explique los pormenores y el alcance de los acuerdos firmados por su antecesor en el cargo, Francisco Buendía, así como las razones que a su juicio impidieron que el Estado tampoco autorice ahora los acuerdos a los que dice haber llegado con el Delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, que impiden que los guardias civiles destinados en Langreo puedan tener ya un puesto de trabajo digno, sin más dilaciones ni excusas inadmisibles”.