Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Javier Fernández prepara su segundo “tamayazo” en Oviedo

FINDE 18-19 ABRIL : La Segunda : GIJON : Página 1

  •  Alfredo Carreño dejó retratado el primer “tamayazo” de Javier Fernández en Oviedo: “¿Cómo voy a presentar candidatura, y si salgo alcalde?”

Por Xoaca Bobela

El pasado miércoles 27 de mayo, La Nueva España publicó unas declaraciones del exalcalde Antonio Masip, uno de los contrincantes de Wenceslao López en las primarias socialistas de Oviedo, que sabe mejor que nadie de las presiones que está recibiendo el actual secretario general de la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo, AMSO-PSOE, ante la operación que se está fraguando en las covachuelas de Presidencia, para forzar un nuevo “tamayazo” en el ayuntamiento carbayón -sí, ya hubo otro antes, aunque se trata de un oscuro episodio, poco conocido por los ciudadanos-, con el pretexto de que los socialistas no pueden respaldar a la abogada y candidata de Somos Oviedo, Ana Taboada, si Xixón Sí Puede no respalda la investidura de José María Pérez como alcalde de Gijón.

El pretexto, pura oligofrenia y corrupción política de la peor especie, es la desesperada armazón sobre la que se traba el nuevo “tamayazo” ovetense. Masip, que se lo veía venir, y tiene cuentas pendientes con el gabinismo, decidió ponérselo muy difícil a Wenceslao, que compite con él en honestidad personal y limpieza política. Desde que el exalcalde Masip dio su apoyo a Taboada, no ha dejado de recibir amenazas y escritos del peor tono, aunque él sigue apostando sin parar por el acceso de la joven letrada a la Alcaldía de la Capital, para que haya una oportunidad de levantar las alfombras en la ciudad, a pesar del asombroso trabajo que están haciendo las trituradoras de papel en las Consistoriales.

Detrás del nuevo “tamayazo” que se prepara en Oviedo está el viejo pacto territorial establecido entre Gabino de Lorenzo y Vicente Álvarez Areces, con la bendición de lo que fue La Nueva España de José Manuel Vaquero, con el aplauso y la financiación de Manuel Menéndez desde Liberbank, un pacto que vienen reeditando desde hace tiempo entre Javier Fernández y Mercedes Fernández, que ya se las arreglaron para dejar la TPA sin consejo de administración durante las últimas elecciones a cambio de repartirse las adjudicaciones de los contratos de producción audiovisual para sus respectivas empresas.

El primer “tamayazo” de Javier en Oviedo

Conviene recordar el primer “tamayazo” de Javier en Oviedo, que terminó con la carrera política de Paloma Sainz, candidata socialista en la anterior legislatura. En efecto, tras las elecciones municipales del 2011, Sainz recibió una oferta en firme de Roberto Sánchez Ramos y Arturo González de Mesa, que sacó siete concejales para Foro, que fue respaldado personalmente por Francisco Álvarez-Cascos, que incluso ofreció la posibilidad de respaldar a Sánchez Ramos como candidato, con tal de desplazar a de Lorenzo de la Alcaldía.

La FSA de Javier Fernández se las ingenió para abortar la operación y Sainz, avergonzada por tamaña indignidad, dejó la política activa con una salida laboral en el Real Instituto de Estudios Asturianos.

Sánchez Ramos puso en evidencia el primer
Sánchez Ramos puso en evidencia el primer “tamayazo” de Javier Fernández

Sánchez Ramos ha demostrado su talla política personal, con sus excepcionales resultados en estas últimas elecciones locales 2015, con un balance asombroso, al revalidar sus tres concejales, y ello tras pactar dos presupuestos con el borrahueyas de Gabino, Agustín Iglesias Caunedo, en un escenario en el que parece no acusar desgaste alguno, a pesar de los resultados de Somos que se ha merendado los votos de Foro Oviedo.

“Rivi”, que ha sido el primero en salir proponiendo un gobierno tripartito en Oviedo, movió sus hilos en la investidura del 2011 para dejar a los pies de los caballos a Alfredo Carreño, que se quedó a sustituir a Paloma Sainz en el PSOE, dejando así retratado para la historia el primer “tamayazo” de Javier Fernández en Oviedo, cuando dijo aquello tan inolvidable de “¿Cómo voy a presentar candidatura, y ¿si salgo alcalde?”

Las declaraciones de Carreño eran la contestación a la carta del coordinador local de IU, Alejandro Suárez, en la que le explicaba que “por primera vez en veinte años los ovetenses han retirado el poder absoluto al PP y, aunque han dado la mayoría a la derecha, el resultado electoral indica el rechazo de la ciudadanía de Oviedo a ese fenómeno denostable y pútrido que podemos denominar gabinismo, que ha dado lugar a un clima institucional irrespirable”. Javier Fernández no podía permitir que en Oviedo se levantasen las alfombras sin dejar en evidencia los negocios de Areces, que había dejado lleno de muertos los armarios del Principado de Asturias, cuyas llaves estuvieron unos meses en manos de Cascos.

Ahora, la AMSO-PSOE, con López a la cabeza, que se ganó el liderazgo de los socialistas de Oviedo en la lucha contra el aparato fiel a Javier Fernández, encarnado en la persona de Carreño, no tiene el pretexto que se urdió para el “tamayazo” del 2011, que no era otro que la imposibilidad ideológica de sumar sus votos a los de Foro. Y es que Foro, desaparecido por sus pecados, tras el estrepitososo fracaso de Carolina Morilla, que ni siquiera estaba afiliada en la Capital del Principado cuando se lanzó su candidatura en oscuras circunstancias, ha sido sustituido por una fuerza política como Somos, para la que el cuento chino de la izquierda y la derecha no vale, por lo que sólo queda un nuevo “tamayazo”, éste más caro y cruento, que ya se está fraguando, con las extraordinarias presiones que se desarrollan en este momento en el entorno de Wenceslao.

Sin el “tamayazo” de Oviedo, se rompe el duerno, se levantan las alfombras, y Areces y Gabino lo van a tener muy difícil para escapar de sus responsabilidades, de ahí que desde la calle Suárez de la Riva se escuche el tintineo que hacen las monedas en la colecta.  ¿Quién pasa la gorra?

El pacto de negocios entre el PP de Oviedo y el PSOE de Asturias a punto de entrar en quiebra

anataboada
Ana Taboada puede romper el eterno pacto de negocios entre el PP de Oviedo y el PSOE de Asturias

Por Juan Vega

Quien siga pensando que en Asturias cuela como venía colando el discurso tramposo de la izquierda y la derecha, que en realidad enmascara un mero reparto territorial, un acuerdo de negocios basado en los apoyos mutuos, entre el PP de Oviedo y el PSOE del Principado, para organizar el expolio del bipartidismo, que se materializó en los comederos de El Musel, el HUCA, el Calatrava, Sogepsa, SEDES, Niemeyer, TPA, etcétera, etcétera, se equivoca de pleno. Los electores han demostrado que no compran esa mercancía.

El PSOE sigue desplomándose, el PP no ha logrado recuperar el voto que se fue a Foro Asturias en 2011, y La Nueva España ve peligrar seriamente el feudo en el que tenía amarrados algunos de sus contratos más importantes, que dependían del predecible resultado de Agustín Iglesias Caunedo, que no ha conseguido una mayoría de gobierno, a pesar del impresionante despliegue propagandístico que inundó la Capital de oligofrenia a raudales durante estos años.

El fracaso de Caunedo es una clamorosa demostración de madurez de nuestra ciudadanía, que ya no se deja seducir por las dosis de droga dura repartidas por el centro de inteligencia de Calvo Sotelo, para dirigir el voto de unos electores cada vez más refractarios a la propaganda del cacicato astur. La inteligente apuesta de Somos-Podemos, personándose en el Caso Calatrava y recordando su personamiento en el Caso Musel, ha desplazado el voto regeneracionista en la Capital, disgustado con las trifulcas y las traiciones, desde Foro Asturias, a la agrupación de electores Somos.

Javier Fernández necesita al PP para conseguir en Asturias una mayoría absoluta de la que nunca estuvo tan lejos el PSOE, y para eso resulta imprescindible un acuerdo en Oviedo, donde tendría que facilitar el acceso al Gobierno local de Caunedo. Roberto Sánchez Ramos se ha apresurado a proponer el tripartito Somos-PSOE-IU que puede desalojar a Caunedo de la poltrona que heredó, junto con la guardia y custodia de los cambalaches de Gabino de Lorenzo, en un imposible gabinismo sin Gabino, tocado de muerte por la irrupción de Foro, con Arturo González de Mesa al frente, en 2011.

Así que el problema, ahora, para la continuidad del pacto Oviedo por Asturias, que Francisco Álvarez-Cascos comenzó a reventar con sus eficaces denuncias del llamado Pacto del Duerno, y sus cambalaches con la fenecida Cajastur como soporte financiero, no es otro que Wenceslao López. Javier Fernández intentó impedir por todos los medios que López se hiciese con el control de la AMSO-PSOE, y ninguneó a Wenceslao de mala manera en su campaña, como ya hiciera en su día con Leopoldo Tolivar su antecesor, Vicente Álvarez Areces. Son siempre los socialistas de la FSA quienes machacan a los socialistas de Oviedo, para que no despeguen, cumpliendo su parte del pacto mafioso.

Wenceslao ya anunció su disposición inicial a buscar un acuerdo que lleve a la Alcaldía a Ana Taboada, y Sánchez Ramos fue el primero en pedir el acuerdo, así que ahora como nunca, la continuidad del eterno pacto Oviedo por Asturias y todos a zampar, depende de la firmeza de un líder local del Partido Socialista que no forma ni formó parte de la merdé que hoy encabeza a la desesperada Fernández, el heredero de Areces, con su presunto socio, Caunedo, el heredero de Gabino, tumbado en la lona, mientras en La Nueva España trabajan como locos para reconstruir el castillo de naipes, que una vez más se les ha venido abajo, a pesar del enorme esfuerzo desplegado para acabar con la rebelión cívica que Cascos encabezó hace cuatro años.

“Dos felones y un señor”, romance asturiano de Garcilaso de la Tenderina, sobre los tránsfugas Manolo y Donate

Romance anónimo que al parecer fue enviado por correo a todos los concejales ovetenses:

Imagen

Cuando la heroica Vetusta
se despertó de la siesta
los ovetenses votaron
por que Gabino se fuera.

Lo consiguió FORO Asturias
con Arturo a la cabeza
seguido de seis ediles
en un alarde de fuerza.

No contaban los autores
de una lista tan diversa
que entre las siete figuras
unos crápulas surgieran.

Pronto se especializaron
en puñaladas traperas
para mandar en el grupo
derribando las banderas.

Arturo como un señor
decidió quedarse fuera
devolviendo a su partido
escaño, cargo y las cuentas.

Los felones asaltaron
el urbanismo y la hacienda
para que FORO de Oviedo
al Alcalde se rindiera.

Por el Fontán circulaba
un rumor entre colegas
sobre el puesto en el que irían
con el PP los dos jetas.

Secuestraron a Llavona
para cubrirlo de mierda
olvidando que en la vida
el San Martin siempre llega.

¿Quien sus andanzas movía?
¿Quien financiaba sus cenas?
¿Quien pagaba sus comidas?
¿Cual sangre fluye en sus venas?

Confidentes de Caunedo
de Antuña torpes colegas
por Reinares protegidos
y de noche contar “perras”.

Ni de presupuestos ni tasas
ni “rondas” ni “magdalenas”
porque los dos zascandiles
van por libre sin caretas.

Este era su programa
dirigido por La Nueva
para intentar desde dentro
hacer que FORO se hundiera.

Pero los cinco leales
de Cascos se dieron cuenta
que servir al pueblo exige
acabar con esta afrenta.

Y se reunieron los siete
acordando que no cuelan
las mentiras y chanchullos
de dos frescos de verbena.

Los felones son cobardes
huyeron a la carrera
llevándose los carritos
y los cargos con la “tela”.

No devolvieron sus actas
ni lo pensaron siquiera
no vaya a ser que Rodolfo
les monte una escandalera.

Moraleja: Los señores
se descubren en la guerra
porque nunca los felones
quieren luchar por su tierra.

GARCILASO DE LA TENDERINA

Vetusta, San Mateo del Año de la Sábana Santa