El alcance penal de las acusaciones de Serafín Abilio contra el Gobierno de Javier Fernández

CAUNEDO  ABILIO FLC OVIEDO MARIO ROJAS 13-05-15
Caunedo con Serafín Abilio, Eduardo Donaire y Armando Adeba, en el Ayuntamiento de Oviedo
  • Abilio acusa al Gobierno del Principado de cometer al menos tres delitos negociando ilegalmente, al alza, los precios de las obras ya adjudicadas, para incrementar beneficios

Por Juan Vega

Las imágenes electorales de Agustín Iglesias Caunedo traen mucha cola. El heredero circunstancial de Gabino de Lorenzo, tiene una extraña necesidad de meterse en todo tipo de charcos. Tenemos un nuevo ejemplo en la que se acaba de hacer con el presidente de la patronal de la construcción, el incombustible Serafín Abilio Martínez, que ya estaba ahí en el Pleistoceno, cuando en Asturias se negociaban los presupuestos, obra a obra, por su control de la UCD primero, y del CDS después. Y sigue igual. Dice barbaridades impresionantes, nadie las aclara, y en eso basa su predicamento.

Abilio se acaba de atrever a criticar lo que llama el sistema de subasta en las obras públicas, reclamando la aplicación del concurso, conceptos desaparecidos de la normativa de contratos públicos. En realidad da igual que el concurso y la subasta hayan desaparecido. La cuestión sigue siendo la misma. Lo que viene a decir Abilio es que aquí no importa el precio de las obras, sino las condiciones subjetivas de los contratos que permiten firmar ad hoc con éste y con aquel, y que están detrás, en gran medida, de la marea de corrupción que destruye España y sus instituciones.

Nadie se atreve a tanto como Abilio. Y encima va a ver al alcalde de Oviedo para decirle que el Ayuntamiento no debe adjudicar las obras por su precio, como manda la Ley. Que hay que hacerlo como a él le da la gana. El Principado adjudicó con sus criterios -los de Abilio- la Autovía Minera. Abilio, que en Oviedo ha dejado un reguero de concursadas y el esqueleto del spa de Ciudad Naranco para universal ilustración de las dramáticas consecuencias de sus tejemanejes, aterriza ahora en la campaña electoral, formulando, además, en relación con estas cuestiones, terribles acusaciones contra el Gobierno de Asturias, con su estilo bronco y altisonante, que deberían tener repercusión judicial por su extraordinaria gravedad.

Dice Abilio que más del 60 por ciento de las adjudicaciones de obra en Asturias acaban en manos de empresas “de fuera”, basándose en esa distinción ya inexistente en la legislación española entre subasta y concurso. Según su extraña lógica, como ofrecen mejor precio, las obras se las quedan “los de fuera”. Achaca nuestro hombre a esa aplicación legal del precio como criterio para adjudicar, que las contratas “abusan de la subcontratación”, como si eso no fuese lo que hace todo el mundo, y se atreve a decir que las adjudicaciones basadas en el precio van contra “la seguridad en el trabajo”.

Otra perla abiliana es afirmar que el coste de la mano de obra que soportan las mercantiles asturianas del sector es mayor que el resto del país debido a que “tenemos profesionales de primera división” que se han formado en la Fundación Laboral de la Construcción, y que por eso necesitan precios más elevados, pues la entidad es financiada por las empresas, todas las empresas, como si las empresas de la construcción que trabajan en Asturias, con domicilio fiscal establecido fuera del Principado, no tuvieses que pagar ese “impuesto revolucionario” del que él tanto sabe.

Y aquí viene lo gordo. Dijo Abilio, poniendo de vuelta y media a Belén Fernández, en cita literal de La Nueva España:

Y es que Abilio descubrió que si las “obras están paradas” se debe a que las empresas están negociando con la administración regional “cambios” en los contratos para mejorar su margen de beneficios.

Si el Gobierno de Javier Fernández tiene las “obras paradas” porque están negociando “cambios” en los contratos para “mejorar el margen de beneficios”, como al parecer dice Abilio, ahí se advierten a vuelapluma tres delitos, como tres soles. A saber: maquinación para alterar el precio de las cosas, prevaricación y malversación de fondos públicos, tres enormidades de las que Abilio acaba de acusar al ejecutivo autónomico, así que ya puede el Gobierno de Asturias aclarar estas acusaciones de manera inmediata, con la dimisión de la consejera responsable, o acudir a los tribunales para poner en su sitio a este personaje.

Anuncios

Areces y sus cuates del consejo de la Autoridad Portuaria tienen serios motivos para el dolor de barriga

modificadomusel

Por Juan Vega

En la imagen que abre este comentario de prensa tienen una panoplia de personajes sobradamente conocidos, que estuvieron en todos los saraos de Vicente Álvarez Areces, cuando éste controlaba el Gobierno de Asturias como presidente, y a su vez cebaba a sus hombres al frente de los sindicatos, las patronales y la propia Autoridad Portuaria de Gijón. La foto, imprescindible en una comunicación seria y aséptica, ante la llegada del Caso Musel a la Audiencia Nacional, la publica El Comercio.

La Nueva España no. La Nueva España no nos cuenta que se investigan en la Audiencia Nacional las decisiones adoptadas por personajes clave en la historia reciente del socialismo asturiano, entre los que se encuentran la entonces alcaldesa socialista y el hoy candidato a alcalde por ese partido.

Los miembros de ese consejo cobraban por ejercer su función como consejeros, pero tal parece que cobraban por votar a favor de lo que quería el ex presidente Vicente. Igual no falta ya tanto tiempo para que Justo Rodríguez Braga, Severino García Vigón, Luis Arias de Velasco, Belén FernándezJosé María Pérez o Paz Fernández Felgueroso, expliquen a qué se dedicaban allí.

Ahora, ya consumidas las dietas -la anécdota- y arruinado el puerto de El Musel y la competitividad de Asturias -lo terriblemente grave-, los beneficiarios de la generosidad arecista que aprobaron el modificado, y que también formaron parte en su mayoría del consejo adjudicador al que acudió Areces en persona, estarán un tanto apretados de la barriga. Normal. Las cosas están cambiando en un país arrasado por la golfería generalizada.

Cierto es que algunos tienen ya la investigación policial encima por el escándalo de la formación, y alguno en particular está pendiente de sentencia; aún así, esto es mucho más que cualquier otra cosa, pues en el Caso Musel hablamos de tal cantidad de dinero que pone los pelos de punta al más bragado.

Pero no es la publicación de la foto del consejo encausado en el Caso Musel lo único relevante. En la siguiente imagen, tienen una captura de La Nueva España de este sábado, en la que pueden comprobar cómo ese periódico se dedica una vez más  a dar la versión de los que están con la barriga destrozada por el estrés.

olafnuevaespaña

Vean, en cambio, en la noticia que también publica este sábado El Comercio, que a diferencia de La Nueva España no da la versión exclusiva de los que se sienten en peligro, puesto que nos cuenta también algo que les tendrá que poner aún más nerviosos de lo que ya están: la fiscal del caso en la Audiencia Nacional, Isabel Vicente Carbajosa, conoce de sobra el trabajo de la denostada Oficina Europea Antifraude, la Olaf, puesto que, ¡oh maravilla!, está en excedencia de  ella, como funcionaria de la misma.

Areces, y sus cuates, tienen motivos crecientes para temblar, pues están acusando de tergiversar las cosas nada menos que a la fiscal del caso.

olafcomercio

El oscuro negocio del que sale la publicidad con la que COGERSA compra voluntades

cogersa--647x350

Por Juan Vega

Estos días contemplábamos impresionados la operación a la napolitana puesta en marcha por el Gobierno de Javier Fernández, con la colaboración necesaria del gerente de COGERSA, Santiago Fernández, utilizando la basura para engrasar a lo bestia los medios de comunicación de Asturias, mediante la compra de voluntades, para ocultar entre desperdicios las gravísimas irregularidades denunciadas por Foro en la tramitación del fallido contrato de la incineradora de Serín. Los lectores de El Comercio saben de lo que hablo, pero los menguantes seguidores de La Nueva España tienen que agradecer a COGERSA no haberse enterado de nada. Por algo El Comercio va ganando la batalla de Internet al panfleto de José Manuel Vaquero.

El motivo de esta comisión es la averiguación de los detalles necesarios para conocer cómo pudo ser tumbado ese contrato por la Justicia por su rampante ilegalidad, pues algunos de los documentos esenciales para su tramitación fueron ocultados en los cajones de la entonces viceconsejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, responsable de los enormes daños económicos generados a los ayuntamientos de Asturias y la crisis de residuos que tenemos encima en este momento.

El mismo día en que comenzaban las comparecencias, el gerente de COGERSA, acompañado del director general de “Calidad Ambiental” del Principado, Manuel Gutiérrez y el responsable de marketing de una entidad denominada ECOEMBES, que era la que pagaba el cañonazo de plata a la napolitana , comparecían ante los medios para contarnos que iniciaban una gran campaña:

Esta nueva campaña, que se ha lanzado hoy y estará presente tanto en los medios de comunicación –prensa, radio, internet o televisión…-, como en soportes publicitarios exteriores (vallas, cabinas etc.) hasta el próximo 30 de noviembre, tiene como objetivo mostrar a los ciudadanos que su papel es clave en el proceso de reciclaje y en la construcción de un futuro sostenible para el planeta.

Efectivamente, basta escuchar estos días cualquier emisora de radio, abrir los digitales, especialmente el de La Nueva España que sin duda se lleva la parte del león, o viajar por nuestras carreteras, para ver el enorme esfuerzo realizado para acallar la indignación de la opinión pública y manipular la realidad de una tierra que se permite el lujo de organizar estos cambalaches a mayor gloria de quienes intentan escapar de sus responsabilidades, porque ahora carecen de soluciones para el inminente agotamiento de su vertedero.

¿Quién puso el dinero con el que se retribuye el silencio mediático?

El dinero lo ponemos todos, como veremos, pero para entenderlo hay que saber primero que España mueve unos 500 millones al año en la supuesta gestión de residuos como los envases y el vidrio. Y qué se hace con esos envases en vez de pagarse a los ciudadanos la separación y la entrega de los mismos, como se hace en Alemania con envidiable eficacia? Muy sencillo, aquí, los pocos envases que algunos heroicos ciudadanos separan de manera gratuita, se tiran a unos contenedores a cambio de nada. A partir de ahí no se sabe nada de lo que ocurre con ese negocio rodeado de un atronador silencio que lo dice todo.

El Principado de Asturias tiene un convenio firmado con ECOEMBES, asociación opaca, que se encarga de recaudar el impuesto revolucionario que pagan los empresarios que envasan. Ese dinero se invierte de forma totalmente oculta para los ciudadanos, y gracias a la firma de un oscuro convenio que esa asociación mantiene con el Principado de Asturias y COGERSA, sabemos que ese dinero se destina a financiar los contenedores para que la gente deposite los envases, pero sobre todo campañas de publicidad que negocian, también de forma opaca, con los políticos, como la que en este caso ha servido para financiar la ocultación a los ciudadanos de la verdad de una comisión parlamentaria de investigación.

Lo único cierto es que nadie conoce ese convenio en el que se ampara la financiación de esta campaña que podría ser declarada prevaricadora en un juzgado a poco que se investigue su finalidad y origen, que al parecer está en COGERSA. Las preguntas son evidentes: ¿cuánto paga ECOEMBES a COGERSA por el trabajo que hacen los ciudadanos reciclando? ¿Cuánto cobra ECOEMBES a los empresarios por eso mismo? ¿Cuánto se recicla en realidad y cuánto va junto al vertedero sin reciclaje ninguno a pesar de haberse pagado por ello? ¿Cómo se gasta ese dinero?, etcétera, etcétera.

Algo muy similar ocurre con otra asociación llamada ECOVIDRIO que hace lo mismo con los contenedores del vidrio. Tampoco se conoce ese convenio ni se sabe en qué ni cómo se invierte ese dinero. Los ciudadanos merecen conocer esos convenios y por qué se adjudica a las sociedades opacas ECOEMBES y a ECOVIDRIO este negocio en vez de pagar a los ciudadanos por separar los envases como se hace en Alemania, donde más del 90% de los consumidores separan la basura, porque lo cobran, mientras que aquí no separa casi nadie porque el dinero que los empresarios pagan por separar se diluye en la opacidad.

La altura de miras del diplodocus Braga

diplodocusbraga

Por Xuaco Bernaldo de Quirós y Pardo de Donlebún

La izquierda asturiana está que echa humo. Los de Podemos andan escondidos como caracoles bajo el sol el día que el PSOE y el PP llevan a la Junta General el nombramiento de Manuel Menéndez en CajAstur, mientras desatan a su panfletero de cabecera Dani Ripa para ladrar contra Cascos y esparcer un cuchu que no lo mejora ni Vaquero. Los del PSOE tienen montado un circo en Oviedo porque Alfredo Carreño, el hombre que no se presentó a alcalde “por si salía” se fue de vacaciones a Tailandia, sabiendo que había un pleno el día 30 de julio, “por si se aprobaban” las conclusiones de la Comisión de Investigación de los Palacios, mientras Antonio Masip espera como fruta madura su inevitable nominación como candidato municipal. En Gijón la inefable Consejera de las Irregularidades, Belén la de los belenes, pierde otro “expediente” para justificar un acceso faraónico e inútil en ZALIA que arrasa instalaciones deportivas privadas, empresas de reciente creación y atraviesa balsas de lodos cuya toxicidad se quiere ocultar a los ciudadanos.

Más noticias. El coordinador de IU, Orviz, que tiene pocos problemas con el PCA, el PCB y el PCC, envía una carta a Podemos y Equo en la que no explica por qué se abstuvieron en la votación de los nuevos patronos de CajAstur pero les invita a poner la acción política al servicio de los ciudadanos y ciudadanas porque es el momento demandado “para pasar de la protesta a la propuesta” y convertir la fuerza actual de la participación ciudadana en más democracia, en más derechos, y en más justicia. O sea, colegas: me dais los votos y yo pongo los candidatos. El presidente de Industrias Lácteas Asturianas (ILAS), Francisco Rodríguez está muy preocupado por la decisión de Rusia de cerrar su mercado a determinados productos de la UE y de EEUU, sobre todo porque “no hay nada previsto en Bruselas para hacer frente a la situación”, pero no le preocupa que ni en Bruselas, ni en Madrid ni en Oviedo haya nada previsto para la supresión de las cuotas lácteas en el Principado el año que viene. ¿Le preguntará alguien de dónde va traer ILAS tanta leche para mandar a Rusia? El consejero Blanco, mentirosín él cuando va en moto, dice que no tienen importancia las filtraciones de agua del flamante HUCA porque “está en garantía” y, seguramente, porque a ni a él ni a ningún familiar pillaron hospitalizado debajo los chorros de agua para cortar su afición a decir “chorradas” o cosas peores por las que está condenado judicialmente.

Y dejo para el final la noticia más excitante. El gran diplodocus del sindicalismo asturiano, Justo Rodriguez Braga, Secretario General de UGT Gijón en 1990 y de UGT Asturias desde 2.000, pide ahora a todos los partidos que conforman el Parlamento autonómico “consenso” y “altura de miras” para que el Principado disponga el próximo año 2.015 de un presupuesto regional porque según él, deben anteponer el interés general de la región a sus intereses particulares. Explica que las nuevas cuentas regionales deben atender de forma prioritaria el gasto corriente y el salario social y contener partidas necesarias para atender los niveles de inversión recogidos en el acuerdo de concertación regional. Se le olvidó decir que las partidas que más le preocupan son las de la financiación sindical, para garantizar la “innovación” unos añinos más. Todo esto estaría muy bien si no fuera que este atento ciudadano no oyó a Braga decir estas cosas en 2.011 y 2.012 cuando gobernaba FORO y él hacía la pelota e invitaba a Cascos a inaugurar su Escuela de Verano. Tampoco las repetirá cuando vuelva a gobernar FORO porque lo de la “altura de miras” para Braga es más bien una cuestión de bajura de intereses para pedir alpiste a su cocarnetario Javier Fernández. ¿O no, Justo?

A ver si llegan pronto las lluvias y se terminan pronto estos calentones . . . . de boca.

Agustín Iglesias Caunedo y Belén Fernández engañaron de mala manera a los asturianos con El Cristo y La Vega

Imagen

Por Marcial

El alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo, y la consejera de Fomento, Belén Fernández, se reunieron hace un año, y anunciaron públicamente una comisión técnica, compuesta por “sabios”, que se encargaría de decidir el futuro de los 280.000 metros cuadrados que suman el actual complejo hospitalario de El Cristo y la fábrica de armas de La Vega:

Un comité de sabios, formado por técnicos del Ayuntamiento de Oviedo y el Principado, comenzará a trabajar próximamente en la redacción de un documento en el que recogerán las líneas maestras del plan urbanístico para las parcelas del Cristo y la Vega, que ocupan una superficie total de unos 280.000 metros cuadrados.

No se contentaron con anunciarlo como mera declaración de intenciones, sino que pusieron fecha: “en torno al mes de septiembre tendrá elaborado un documento base en el que se integrarán las posiciones de ambas administraciones”.

Belén Fernández dijo entonces que “ambas parcelas se encuentran ubicadas en plena trama urbana y que tienen un gran potencial y vocación de convertirse en grandes nodos de centralidad que reforzarán la capitalidad de Oviedo y el área central de la región”.

Por su parte, Caunedo también dijo cosas, porque puesto a vender motos, las vende de gran cilindrada, pero luego no tienen gasolina: “el alcalde, al igual que la titular de Fomento, ha destacado el clima de colaboración entre administraciones y se ha mostrado también convencido de que la ponencia técnica que van a constituir para analizar el futuro de esta parcelas servirá para contribuir al desarrollo futuro de la ciudad”.

En su locuacidad, el alcalde fue más allá y aseguró que “el desarrollo de ambas parcelas va a ser óptimo y no va a generar tensiones entre ambas administraciones”.

Días antes, la consejera Fernández, en unas jornadas técnicas, había soltado la lengua a pacer a gusto:

Belén Fernández manifestó que «hay recetas clave que han de guiar el proceso (para la Vega y el Cristo), que son las de la cooperación entre instituciones, el trabajo sobre sólidos planteamientos técnicos y la elaboración de un documento de ideas que sea la base de un amplio debate social». «La sociedad debe participar», opina, y las instituciones públicas han de «encauzar ese proceso y conseguir que las mejores ideas afloren, y avanzar en el consenso en torno a las mismas».

Unos días después de tan “fructífera” reunión, y tras tanto chorrito de pis con olor a colonia, se anunciaba el despido masivo de trabajadores de la fábrica de Trubia, a los que se había trasladado de manera engañosa desde la Vega, y ahora, cuando aún no se ha cumplido un año de tan patética engañifa, se inicia un seudotraslado del HUCA a la Cadellada, y el Gobierno de Asturias no ha construido los enlaces al nuevo hospital, mientras que los solares de la antigua fábrica de la Vega y el Cristo amenazan con convertirse en reservas indias que junto con el Calatrava y el Vasco, convertirán Oviedo en algo muy parecido a Detroit.

La Nueva España no dice nada al respecto, ni siquiera recuerdan estos compromisos, y se limita a lloriquear con articulitos melodramáticos de tono rosa, que esconden los compromisos regionales y municipales con los solares clave de Oviedo y encubren las responsabilidades políticas de quienes dirigen ambos gobiernos, mientras el ejecutivo asturiano calla y ahora se lava las manos sobre lo que ocurre, después de soltar tanta mentira y alentar tanto engaño.

Los socialistas, como es lógico, callan, y los aguerridos socios que Caunedo ha encontrado en los chicos de Izquierda Unida, nada tienen que recordar a sus nuevos amigos sobre tanto engaño y tanta trapacería, con dramáticas consecuencias para la calidad de vida y el empleo en la Capital del Principado, y se dedican a dar oxígeno, sin ningún rubor, a quienes orquestaron esta ópera bufa para facilitar el cierre de las fábricas de la Vega y Trubia y la creación de un problemón sin precedentes en el Cristo y la Cadellada.

El Plan de Residuos que no se tramitó estaba escondido en el cajón de la vicepresidenta de COGERSA que acaba de dimitir

Imagen
Belén Fernández, presidenta de COGERSA, y junto a ella, Paz Orviz, hasta ahora vicepresidenta de la entidad, que acaba de echar a correr

Juan Vega, presidente de la Comisión de Fomento de Foro, acaba de hacer pública una nota en la que revela que la vicepresidenta de COGERSA, que dimitió en las últimas horas, guardaba en sus cajones el Plan de Residuos de Asturias, que no fue tramitado, por lo que se anuló la contratación de la incineradora, con gran daño económico para la administración pública.

Foro acaba de urgir otra vez la creación de la comisión de investigación sobre la desaparición de documentos en Fomento.

Como quiera que PP y UPyD dieron ya su apoyo a esta comisión, que no fue aprobada por la ausencia del Pleno del alcalde de Villaviciosa, que fue duramente criticada en su Twitter por Enrique Fernández-Miranda (político popular que aspira a sustituir a Mercedes Fernández al frente del partido), todo parece indicar que la Consejería de Fomento será finalmente investigada, con lo que podrán empezar a situarse las responsabilidades políticas que deben proceder a la depuración de otras…

Vega recuerda que la desaparición de documentos en la administración pública es un grave delito tipificado en el Código Penal:

“Ahora, su íntima colaboradora Paz Orviz, vicepresidenta de COGERSA, a la vista de que la Comisión de Investigación que propone FORO ya es inevitable, dimite y echa a correr, ante las gravísimas irregularidades que se van a depurar en la Junta General del Principado, en relación con la desaparición de estos y otros documentos de la máxima importancia, que han tenido graves repercusiones económicas para el interés general, con lo que todo parece indicar que estamos ante presuntos delitos contra la administración pública que traen causa de la infidelidad en la obligada custodia de documentos en los expedientes administrativos”, concluye Vega.

Juan Vega: “Cuando llegó el Gobierno de FORO, la dimisionaria Paz Orviz tenía bajo su custodia documentos del Plan de Residuos del Principado de Asturias”

Los socialistas quieren echar las culpas de las irregularidades de Belén Fernández a los trabajadores de la Consejería de Fomento

Imagen
Belén Fernández y su directora general, Paz Orviz, abren una “caza de brujas”
  • Belén Fernández se lanza a una caza de brujas en la Consejería de Fomento

El diario El Comercio informa este sábado de la apertura de un expediente en la Consejería de Fomento, para averiguar quién es el responsable de la desaparición de la alegación del Colectivo de Vega “Defensa Rural” de Gijón, que motivó la anulación del Plan Especial Territorial Supramunicipal de COGERSA.

Foro Asturias había solicitado en la Junta General la creación de una comisión de investigación que aclare lo sucedido, es decir, cómo es posible que ante la alegación de una asociación vecinal que denunciaba que la entonces viceconsejera de Fomento, Belén Fernández, se había comido un trámite de participación pública, se produjese la desaparición de la alegación, en vez de una respuesta legal a su denuncia.

La respuesta del Gobierno socialista no se hizo esperar, y mientras sus compañeros en la Junta General niegan la comisión de investigación solicitada por Foro, Belén Fernández persigue a los funcionarios a los que pretende echar la culpa. Lo cuenta así El Comercio, en el artículo “La pérdida de un papel frena obras de 11 millones para expandir COGERSA“:

Por su parte y nada más conocer el fallo, la titular de Medio Ambiente ordenó a la Secretaría General Técnica la apertura de un expediente informativo para aclarar quién perdió un papel y forzó con ello la parálisis de la expansión de Cogersa.

No es extraño que el Gobierno de Javier Fernández busque una salida desesperada. Foro Asturias viene advirtiendo desde que se produjo la sentencia que anuló este plan, que las consecuencias son dramáticas para COGERSA, los ayuntamientos asturianos y toda Asturias, pues la anulación del mismo supone la nulidad del propio plan de residuos actualmente en tramitación, lo que hace imposible, no ya construir la incineradora, sino incluso el recrecimiento del vertedero central.

Todo el mundo se puede imaginar que sin soluciones para un vertedero que está a punto de agotarse, el Principado se prepara para la peor crisis ambiental de su historia. Javier Fernández, que en su discurso de toma de posesión, puso toda su confianza en la incineradora como mejor solución para los problemas ambientales de Asturias, se enfrenta ahora, por la torpeza de su consejera, a una situación de difícil salida.

Lo explica este sábado el presidente de la Comisión de Fomento, Juan Vega, en unas declaraciones sobre la apertura de este expediente que califica como “caza de brujas”:

La Consejera Fernández, en vez de tramitar el Plan de Residuos de Asturias cuando era Viceconsejera, lo sustrajo del expediente y lo escondió en un cajón, y ahora se le cae el Plan Territorial de COGERSA por sustraer y esconder otro documento en el mismo cajón, creando la crisis ambiental más grave de la historia de Asturias, con su irresponsable desprecio por las normas, los trámites y los procedimientos.

Y es que estos comportamientos de Belén Fernández no son nuevos:

resulta a todas luces asombroso que el Partido Socialista haya trasladado ya al Parlamento su negativa a investigar en la Cámara la actuación de Belén Fernández y sus gravísimas actuaciones administrativas, escondiendo documentos clave en los cajones, y a la vez esté persiguiendo de manera ominosa a los funcionarios, para buscar un cabeza de turco al que echarle la culpa de las actuaciones de Belén Fernández, preguntando a estos, en sus comparecencias, si fueron ellos los que escondieron el documento, a sabiendas que ningún funcionario tiene interés en esconder documento alguno, y que ese documento, el último documento que desapareció bajo su mandato, reapareció nada más abandonar ella las dependencias de la Consejería, es decir, que desapareció ella y reapareció el papel, por si alguien pudiese albergar alguna duda.

Verde y con asas: desapareció Belén Fernández de la Consejería de Fomento y reapareció el papel, y ahora, en vez de afrontar la situación, buscan a un trabajador del departamento al que poder echarle la culpa.