La rabia de la Rodolfa

machismo

Por Porompompón Porompompero

A Belén Fernández Acevedo, que era presidenta de la SOF en la Corporación ovetense presidida por el ex alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo, cuando su marido Rodolfo Sánchez era su jefe de gabinete, le molestó que Roberto Sánchez Ramos dijese que tanto ella como su marido forman parte del Clan de Morcín, en un rifirrafe periodístico sobre la Navidad ovetense. ¿Por qué le molesta tanto que se diga algo así? ¿En casa de qué ahorcado ha mentado Rivi la soga?

Es sabido que el Clan de Morcín, ya no existe, pues ni Caunedo vive ya allí -consiguió trasladarse a la milla de oro capitalina aunque nunca se le haya conocido oficio ni beneficio-, donde tenía un adosado pegado al de Sánchez y Fernández, ni su ex mujer, Isabel Pérez-Espinosa, habita tampoco en la ribera del Caudal, puesto que tras su fracaso electoral, se largó a buscar climas más secos y cálidos en la dirección territorial de la Zona 1 de la empresa pública ACUAES. Luego ya no hay clan, porque sólo viven allí Rodolfo&Rodolfa.

Pero hay más. Dice Acevedo, haciendo una vez más de boca de ganso de su esposo -por eso la llaman “la Rodolfa”-, según La Nueva España, que a Rivi “le ha engañado su nuevo “jefe de incultura”, en una clara alusión a Juan Vega, el editor de ForoProaza, esta página de libertad: “Le está contagiando su forma de actuar porque no hay más clan de Morcín que el que inventó su enfermiza mente para seguir haciendo el mal”.

Lo que dice Fernández Acevedo es cierto. No lo de que a Vega le guste hacer el mal, lo que viniendo de esta especie de Cruella de Vil de calella es para él un gran halago. Es cierto, como dice la Rodolfa, que ya “no hay más Clan de Morcín”, pero no porque como dice la señora de Sánchez, lo inventase la mente maligna de Juan Vega, sino porque sus componentes se han marchado -“las estrellas por la noche han perdido su esplendor“-, y además, los miembros de este grupo de listillos, han ido cayendo en sus propias trampas.

Sánchez, marido de Fernández Acevedo imputado en el Caso ASAC, sigue a la espera de que se depuren sus responsabilidades en las falsedades detectadas en su día en la contratación de periodistas. Caunedo está imputado en Pokémon y Pérez-Espinosa, hundida políticamente tras su fracaso electoral, sigue mamando a duras penas de las precarias ubres de Mariano Rajoy. Todos ellos esperan, además, a que el Tripartito los meta en los tribunales de una vez, por el expolio que organizaron en la carpa de La Ería, un asunto en el que no hay más cera que la que arde, del que los restos del Clan de Morcín tendrán sin duda que dar pormenorizadas explicaciones en el lugar adecuado: los tribunales de Justicia.

De La Senda del Tiempo, Celtas Cortos, dedicada al Clan de Morcín:

A veces llega un momento en que
te haces viejo de repente
sin arrugas en la frente
pero con ganas de morir
paseando por las calles
todo tiene igual color
siento que algo hecho en falta
no se si será el amor.

Me despierto por la noches
entre una gran confusión
es tal la melancolía
que está acabando conmigo
siento que me vuelvo loco
y me sumerjo en el alcohol
las estrellas por la noche
han perdido su esplendor

He buscado en los desiertos
de la tierra del dolor
y no he hallado mas respuesta
que espejismos de ilusión
he hablado con las montañas
de la desesperación
y su respuesta era solo
el eco sordo de mi voz

Caunedo, el “modelo putiferio” y el agujero de La Ería

Las elecciones apearon el “modelo putiferio” del Ayuntamiento de Oviedo

Por Rodolfete de Rechupete

La Nueva España desvela un agujero de 700.000 € en la organización de las Fiestas de San Mateo de este año, que se concreta en las cuentas de los conciertos de La Ería, cuyos contratos fueron firmados deprisa y corriendo, con urgencias más que sospechosas, antes de las elecciones municipales, por el Gobierno de Agustín Iglesias Caunedo. ¿Se puede aceptar que se produzca un agujero así, en una administración pública, por unos conciertos de perrona, sin que los responsables paguen por ello? La resignación ante las consecuencias de los presuntos casos de corrupción está acabando con nosotros.

La responsable directa de este horrible desastre económico que tanta prisa había en amarrar, es la concejala Belén Fernández Acevedo esposa y herramienta política de Rodolfo Sánchez, ex jefe de gabinete del ex alcalde Caunedo, procesado por el Caso Aquagest. Sánchez también está procesado en otro asunto: el Caso Asac. Sánchez y su esposa Fernández Acevedo, tienen un papel protagonista en las grabaciones policiales de los casos Marea y Pokémon. Ella adoptó las decisiones más peliagudas de este inquietante negocio privado que se financia con dinero público. Un agujero de 700.000 € en manos de semejantes firmas da que pensar. Pero también obliga a actuar.

ería
La SOF exige conocer los ingresos de unos conciertos pagados por todos

Pendientes como estamos todos de las “putas” y los “varios” que su amigo Joaquín Fernández apuntó en el ordenador a cuenta del Capitán Tan Caunedo y sus viajes a lo largo y ancho de este mundo, pagados por empresas que obtuvieron beneficios conocidos, y puede que injustificables, gracias a la benevolencia del viajero gorrón, se nos pasa desapercibido este otro, y no menos relevante “putiferio”, el “putiferio de la Ería”, que da la verdadera dimensión de lo que Caunedo llamaba “modelo Oviedo”.

Asombra pensar que a estas alturas, después de ponerse en evidencia semejante agujero, vista la catadura moral del gobierno saliente de Oviedo, la SOF no sepa todavía cuánta pasta se han metido en los bolsillos los afortunados beneficiarios de este increíble chanchullo, y por eso nos anima comprobar que se haya acordado en el máximo órgano gestor de la sociedad, pedir la información legal, SGAE incluída, sobre el dinero que va a los bolsillos de, entre otros, el propio director de los conciertos, al que se contrató con una astronómica retribución de 100.000 €, además de entregarle el chollo de las barras de los bares para su disfrute particular, y encima, juez y parte, él mismo, además de ser el director, organizaba conciertos como promotor privado, para su propio beneficio.

Caunedo y Fernández Acevedo ultimando los detalles de los contratos

Hay que recordar que esos 700.000 € que ponemos todos, y que se han perdido, allí donde otros se han embolsado cifras que desconocemos, pero que podrían equivaler a lo perdido por la SOF, no se han gastado en la organización de conciertos de grandes estrellas del firmamento musical, sino con artistas de medio pelo, de esos que se contratan por cifras que van entre los 10.000 y los 40.000 €, y eso que se cobraron entradas nada baratas, y la SOF, encargada de organizar los festejos, entregó el negocio de las las barras a los mismos, así como la recaudación de las entradas, que encima eran vendidas y controladas por una empresa privada contratada por el afortunado adjudicatario de tan fantástico negocio. Además de juez y parte, él tenía el control de la taquilla, y no el Ayuntamiento de Oviedo, que lo ponía todo.

Si los conciertos se hubiesen organizado gratis, y los beneficiarios de esta extraña forma de derivar los fondos públicos hacia las cuentas privadas, no se hubiesen embolsado sustanciales cantidades, los ciudadanos no habrían tenido que pagar las entradas, y el Ayuntamiento habría gastado menos dinero. ¿Cómo es posible que unos conciertos de pago en una carpa cerrada salgan más caros que si se ofreciesen de manera gratuita en un espacio público? Es evidente que aquí hay una administración del dinero público, en manos de Caunedo y su mariachi, que debe ser inmediatamente investigada por los órganos judiciales competentes.

carpa
Regalaron, a cambio de dos perronas, el chollo de las barras

El aparcamiento en el que se celebraron los conciertos es público, la carpa que en él se instaló la pagó la SOF, así como el escenario, la sonorizacion, la produccion y dirección de los espectáculos, etcétera, etcétera. Es decir: todo lo que costaba dinero, incluida buena parte del coste de los artistas, lo pagamos todos, y lo que daba dinero, las barras y las entradas, se lo quedaban particulares. Estos comportamientos podrían encajar, de acreditarse todo lo que ya conocemos con las correspondientes pruebas, en el Código Penal, Artículo 252, en el delito conocido como “administración desleal”

Serán punibles con las penas del artículo 249 o, en su caso, con las del artículo 250, los que teniendo facultades para administrar un patrimonio ajeno, emanadas de la ley, encomendadas por la autoridad o asumidas mediante un negocio jurídico, las infrinjan excediéndose en el ejercicio de las mismas y, de esa manera, causen un perjuicio al patrimonio administrado.

¿Cómo es posible que a estas alturas la SOF, sociedad a la que el Ayuntamiento de Oviedo encomienda dinero público para que organice las fiestas, no sepa cuántas entradas se vendieron, y cuánto se pagó a la SGAE por las liquidaciones de taquilla, si no hay una voluntad expresa de ocultar cuánto ganaron los que parecen haberse quedado con los 700.000 € que otros perdimos?

 

La Concejalía de Comunicación y nuestros amigos de Calvo Sotelo

rudolfwences
Rodolfo Sánchez pone la oreja, mientras Wenceslao López cuchichea con Ana Taboada, en el Pleno de Investidura en el que se le acabó lo que se daba

Por Xoaca Bobela

A La Nueva España no parece hacerle ninguna ilusión que Rodolfo Sánchez, ex jefe de gabinete de Agustín Iglesias Caunedo -que ejerció estos últimos años de alcalde a la sombra y presidente consorte de la SOF-, imputado en el Caso ASAC a cuenta de la escandalosa contratación “a dedo” de los periodistas de la Alcaldía de Oviedo, y metido en todos los berenjenales habidos y por haber, como Marea y Pokemon -cuya implicación quedó acreditada en sede judicial tras sus inútiles acciones judiciales contra Juan Vega-, se quede sin el control de la publicidad institucional.

La administración de la publicidad institucional, con montajes como el de Vivir Oviedo y el Ovetense del Año, un mero ejemplo en un río de contratos “a dedo” al límite de la legalidad, de 18.000 en 18.000 euros, fue la base de la licencia para matar que como 007 disfrutó Rodolfo con el PP, pero también de los poderes de un diario acostumbrado a convertir la vida política en permanente publirreportaje, siempre que un abundante chorro de grasa facilite el esfuerzo de los engranajes, en una relación en la que se perdió toda mesura y cualquier apariencia de imparcialidad.

En Calvo Sotelo hay nervios, porque saben que en cualquier caso se ha desmoronado un modelo de tan largo recorrido y está por ver qué pasa ahora, y por eso cuelan este martes una morcillita de lo más sabroso, en medio de una página 3 de escándalo, con reflejo en Primera, dedicada a “tocar los cataplines”, al sacar una merdé de la grúa fuera de contexto como si se tratase de una novedad, consecuencia de lo que ya se atreven a intentar presentar como “desgobierno”, como si nos enterásemos ahora que ya no está el responsable de la situación al frente del Ayuntamiento.

contraordenAsí, en medio de la marranada periodídstica que es esta memorable página tres de apertura de la sección de Oviedo -el jabugo periodístico- aparece este bonito párrafo de un artículo expresivamente titulado “Somos, PSOE e IU, dilatan su acuerdo para formar el gobierno local“, con el que intentan desestabilizar la formación del tripartito carbayón, metiendo prisa para la distribución de las áreas y concejalías de Gobierno:

Somos ya ha manifestado en otros encuentros su intención de hacerse con la (concejalía) de comunicación, de la que dependerían servicios como la oficina de transparencia, el departamento de prensa, los distritos y la oficina de atención al ciudadano.

somosLa normativa vigente prevé un mes de plazo para la formación de la Junta de Gobierno, y desde el diario que parece haber perdido la Alcaldía más que el propio Caunedo, intentan crear un clima de histeria, porque de momento los tres partidos que respaldaron la investidura del nuevo alcalde se hayan tomado una semana para negociar y estudiar el nuevo organigrama, aprovechando la natural perplejidad que causa entre los funcionarios un relevo total, tras un cuarto de siglo de gabinismo, que mantiene los armarios llenos de esqueletos y las alfombras cubriendo toneladas de polvo.

Cómo no puede ser menos, y en medio de tanta agitación de las columnas del templo, LNE enviaba el recadito a los miembros de la coalición Somos-PSOE-IU, para que algo tan importante como “lo suyo” no caiga en manos “irresponsables”, después de estos años en unas manos tan “responsables” como las de Rodolfo, que ya les vende que él conoce bien a Wenceslao López de sus tiempos de corresponsal en La Voz de Asturias, y toda la plantilla municipal se hace lenguas sobre la forma en que hace la corte, cuando no la pelota más descarada, al nuevo alcalde.

Patricia Díez Isla advierte a Caunedo y sus concejales de las consecuencias de pagar la defensa de Rodolfo Sánchez con dinero público, en el “caso ASAC”

caunedorodolfo
En la imagen, Agustín Iglesias Caunedo, alcalde de Oviedo, pasea acompañado por su íntimo colaborador y jefe de Gabinete, Rodolfo Sánchez

Por Joaquina Bobela

Patricia Díez Isla, concejal de Foro en Oviedo, advirtió este miércoles, al alcalde y los concejales del PP de Oviedo, que forman parte de la Junta de Gobierno municipal, con el alcalde Agustín Iglesias Caunedo a la cabeza, que pueden incurrir en los posibles delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos, si aprueban en la sesión anunciada para este jueves, la desviación de dinero municipal, para defender jurídicamente al Jefe de Gabinete de Caunedo y cargo político municipal Rodolfo Sánchez, imputado por presuntos delitos de prevaricación y falsedad en el Caso ASAC

Una reciente sentencia producida en Santiago de Compostela condenó a los concejales que tomaron una decisión similar a nueve años de inhabilitación.

Sánchez, que fue nombrado jefe de prensa por Gabino de Lorenzo, a dedo, en el año 1991, como cargo político, sacó años después una extraña oposición en la que sabemos que se encontró sin competencia alguna, con un tribunal presidido por Manuel Cimadevilla, de nombre artístico Manolín el Nietu Celo Xuan, designado por la Asociación de la Prensa de Oviedo presidida por Luis José Ávila, a instancias del mismo Gabino. En la actualidad, Sánchez ocupa un cargo político como jefe de Gabinete del heredero del hoy delegado del Gobierno.

Las vinculaciones políticas con el Partido Popular de Rodolfo Sánchez están acreditadas con sus decisiones, como por ejemplo el encargo de webs electorales de ese partido, como la de Isabel Pérez-Espinosa, que según Joaquín Fernández, ex vicesecretario de Comunicación del PP, hoy imputado en Pokemon, fue un “capricho”, encargado a la empresa ASAC, la misma que es reponsable de los contratos de periodistas designados “a dedo” por los que se encuentra imputado el propio Sánchez en el Caso ASAC.

Rodolfo Sánchez es en realidad, a día de hoy, el valido de Caunedo, que toma todas las decisiones políticas relevantes que se adoptan en el Ayuntamiento, y hasta hay quien piensa que es el verdadero alcalde. De hecho, Sánchez está casdo con la concejala del Partido Popular y presidenta de la SOF, Belén Fernández Acevedo, a la que muchos atribuyen un papel instrumental en las ambiciones de Sánchez –lo que la llevó a verse implicada en las investigaciones de la Operación Marea-, que ya pretendió colocarla como número dos de Gabino en las últimas municipales, idea abortada por el de Benia de Onís, que siempre supo tener a raya las ambiciones incontroladas del allerano.

Sánchez y Caunedo firmaron al alimón numerosos documentos relacionados con la adjudicación del contrato de ASAC en el año 2008, un contrato que despertó todo tipo de rumores y recelos, por concurrir en solitario a una jugosa licitación, sospechas que se han visto agravadas por la injustificable prórroga ilegal de seis meses que fue el preludio de la nueva licitación que ha sido duramente criticada por los socialistas, que han calificado las relaciones de Caunedo con esta empresa como su “Jovellanos XXI” particular.

Caunedo, que ha unido de manera incomprensible su destino al de Rodolfo Sánchez en este asunto, se mete ahora en un incomprensible jardín al financiar con dinero público la defensa de su vecino de Santa Eulalia de Morcín, donde los matrimonios formados por Caunedo con Isabel Pérez-Espinosa y por Sánchez con Fernández Acevedo, compartían urbanización de adosados y no pocas complicidades que amenazan con arruinar la carrera política de Caunedo antes de las municipales.

Para muestra del lío en el que se está metiendo dando amparo a su brazo derecho, conviene tener muy presente la sentencia recientemente producida en Santiago de Compostela, precisamente en relación con el Caso Pokémon en el que Rodolfo Sánchez se ha visto involucrado, sin que Caunedo haya salido a dar las oportunas explicaciones:

El juez ha decidido condenar por prevaricación a los siete concejales del PP miembros de la Junta de Gobierno Municipal de Santiago de Compostela que acordaron que el Ayuntamiento se hiciese cargo de los gastos de defensa de su compañero de corporación Adrián Varela, implicado a su vez en la Operación Pokémon y quien presentó su dimisión el pasado lunes.

Pantanosa charca, ésta en la que se mete ahora Caunedo, financiando la defensa jurídica de Rodolfo Sánchez, en una situación similar a la que llevó a la inhabilitación a los concejales del PP de Santiago de Compostela por defender jurídicamente a Adrián Varela.