La rabia de la Rodolfa

machismo

Por Porompompón Porompompero

A Belén Fernández Acevedo, que era presidenta de la SOF en la Corporación ovetense presidida por el ex alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo, cuando su marido Rodolfo Sánchez era su jefe de gabinete, le molestó que Roberto Sánchez Ramos dijese que tanto ella como su marido forman parte del Clan de Morcín, en un rifirrafe periodístico sobre la Navidad ovetense. ¿Por qué le molesta tanto que se diga algo así? ¿En casa de qué ahorcado ha mentado Rivi la soga?

Es sabido que el Clan de Morcín, ya no existe, pues ni Caunedo vive ya allí -consiguió trasladarse a la milla de oro capitalina aunque nunca se le haya conocido oficio ni beneficio-, donde tenía un adosado pegado al de Sánchez y Fernández, ni su ex mujer, Isabel Pérez-Espinosa, habita tampoco en la ribera del Caudal, puesto que tras su fracaso electoral, se largó a buscar climas más secos y cálidos en la dirección territorial de la Zona 1 de la empresa pública ACUAES. Luego ya no hay clan, porque sólo viven allí Rodolfo&Rodolfa.

Pero hay más. Dice Acevedo, haciendo una vez más de boca de ganso de su esposo -por eso la llaman “la Rodolfa”-, según La Nueva España, que a Rivi “le ha engañado su nuevo “jefe de incultura”, en una clara alusión a Juan Vega, el editor de ForoProaza, esta página de libertad: “Le está contagiando su forma de actuar porque no hay más clan de Morcín que el que inventó su enfermiza mente para seguir haciendo el mal”.

Lo que dice Fernández Acevedo es cierto. No lo de que a Vega le guste hacer el mal, lo que viniendo de esta especie de Cruella de Vil de calella es para él un gran halago. Es cierto, como dice la Rodolfa, que ya “no hay más Clan de Morcín”, pero no porque como dice la señora de Sánchez, lo inventase la mente maligna de Juan Vega, sino porque sus componentes se han marchado -“las estrellas por la noche han perdido su esplendor“-, y además, los miembros de este grupo de listillos, han ido cayendo en sus propias trampas.

Sánchez, marido de Fernández Acevedo imputado en el Caso ASAC, sigue a la espera de que se depuren sus responsabilidades en las falsedades detectadas en su día en la contratación de periodistas. Caunedo está imputado en Pokémon y Pérez-Espinosa, hundida políticamente tras su fracaso electoral, sigue mamando a duras penas de las precarias ubres de Mariano Rajoy. Todos ellos esperan, además, a que el Tripartito los meta en los tribunales de una vez, por el expolio que organizaron en la carpa de La Ería, un asunto en el que no hay más cera que la que arde, del que los restos del Clan de Morcín tendrán sin duda que dar pormenorizadas explicaciones en el lugar adecuado: los tribunales de Justicia.

De La Senda del Tiempo, Celtas Cortos, dedicada al Clan de Morcín:

A veces llega un momento en que
te haces viejo de repente
sin arrugas en la frente
pero con ganas de morir
paseando por las calles
todo tiene igual color
siento que algo hecho en falta
no se si será el amor.

Me despierto por la noches
entre una gran confusión
es tal la melancolía
que está acabando conmigo
siento que me vuelvo loco
y me sumerjo en el alcohol
las estrellas por la noche
han perdido su esplendor

He buscado en los desiertos
de la tierra del dolor
y no he hallado mas respuesta
que espejismos de ilusión
he hablado con las montañas
de la desesperación
y su respuesta era solo
el eco sordo de mi voz