Javifer tras las huellas de Cascos

cascosfernandez
Uno que se fue y otro que no se sabe dónde está

Por Juan Vega

Dice el presidente de FADE, Pedro Luis Fernández, que si un Gobierno no es capaz de llegar a un acuerdo presupuestario tiene que renunciar a ejercer su responsabilidad, “porque el mandato del pueblo es que nos gobiernen”, y añadió, dirigiéndose en particular al presidente socialista Javier Fernández que “si usted no es capaz de aprobar un presupuesto, tiene que marcharse”. Esto no es así. No es cierto que Fernández se tenga que marchar por no conseguir pactar un presupuesto. Javier Fernández puede marcharse, por no tener presupuestos, como hizo Francisco Álvarez-Cascos, o quedarse, si ésa es su decisión. Lo cierto es que tampoco iba a notarse mucho la diferencia.

Culminan estas sorprendentes declaraciones con una asombrosa afirmación: “es una irresponsabilidad y una ilegalidad que usted, político, no dé a esta región de un millón de habitantes un presupuesto”. Valorar si gobernar en prórroga es o no una irresponsabilidad, forma parte de un legítimo ejercicio de opinión, pero en ningún caso se puede decir que es una “ilegalidad”, y ahí nuestro portavoz empresarial se pasó de frenada. No se puede afirmar que lo que es legal no lo es, cuando no es cierto, y las personas personas influyentes, obligadas a ceñir sus declaraciones públicas a la verdad, no pueden dar por cierto lo que es falso, so pena de perder autoridad y crédito.

PSOE, PP y Podemos, por razones diferentes en cada caso, se han apresurado a dar la razón al empresario Pedro Luis, en un aspecto de sus declaraciones en el que pocos podrán discrepar: es cierto que un Gobierno debe intentar tener presupuestos por todos los medios políticos a su alcance, pues sin presupuesto propio se gobierna mal, en situación incómoda, y las consecuencias para el interés general pueden ser muy negativas -aunque a veces sea peor gobernar con unos malos presupuestos-, pero de ahí a decir que es “ilegal” no tener presupuestos, como dijo este ciudadano, el trecho es demasiado grande, dado que al ser perfectamente legal gobernar en prórroga, se está poniendo peligrosamente en cuestión un principio democrático fundamental, como es el derecho y la obligación que tiene todo gobernante a ejercer su función.

Cristina Coto, portavoz de lo que queda del partido político de Cascos, elegida por éste para ejercer de boca de ganso en la reivindicación de la catástrofe histórica que se ha convertido en emblema de la larga caminata de Foro hacia la nada, intenta aprovechar la ocasión que le proporciona Pedro Luis con este indudable patinazo, y asegura que estas declaraciones del de FADE “son de manual y dan la razón a Foro y a Francisco Álvarez-Cascos porque un demócrata no debería de gobernar sin programa económico y sin presupuesto”.

Y luego hablarán algunos de manipulación. Seamos serios: Cascos no se marchó del Gobierno por dignidad, sino por comodidad, porque lo incómodo era cumplir con el cometido que le había sido encomendado por unos ciudadanos que, disconformes con su decisión, le dieron la espalda, pasando del apoyo mayoritario con el que llegó, al repudio generalizado que ha llegado a concitar, al rehuir una y otra vez sus compromisos.

Entre Fernández “el mudo”, y el escapista Cascos, la apuesta de Pedro Luis por el arte de la fuga como modelo puede terminar de consagrar la terrible sospecha que habita en las mentes de muchos ciudadanos a los que este debate coge muy lejos: en realidad es muy difícil saber si Fernández está ahí, en el palacio de Suárez de la Riva, en ese despacho que mantiene encendida una lucecita, como la que iluminaba la mesa del Caudillo en el Pardo o siguió, hace ya mucho tiempo, el ejemplo de Cascos.

Anuncios

Serafín Abilio ve la paja en el ojo de Vigón, Severino por más señas

Imagen

¡Quién dijo miedo! Hubo que cambiar sobre la marcha las reglas de juego de la organización de los constructores asturianos, para que Serafín Abilio pudiese seguir siendo su presidente. Al menos eso es lo que cuentan las agencias de prensa que aseguran que el presidente de CAC-Asprocon, Serafín Abilio Martínez, ha sido este reelegido este jueves, en asamblea extraordinaria, por el 91,19 por ciento de los votos de los presentes, “después de que se tuvieran que modificar los Estatutos para que pueda optar al cargo por la situación de sus empresas, en concurso de acreedores”.

Serafín, un magnífico y muy representativo ejemplar de lo que es la vida pública en esta indómita tierra de costumbres nunca suficientemente bien ponderadas, no ve el vigón en su ojo, sino la paja en el de Severino, pues añade el relato periodístico que “nada más ser ratificado en su cargo, ha invitado al presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Severino García Vigón, a que reflexione sobre su propia situación”, refiriéndose, con estas rimas consonantes, a los problemas que tiene el presidente de los patronos asturianos, con sus propias empresas.

El mal de muchos no es, en este caso, consuelo de tontos, y a nadie puede sorprender lo sucedido, pues de todos es sabido que Abilio, aparte de hacer relojes de madera, consigue que funcionen, y si se empeña, además, les pone un pajarito que sale a dar la hora -otras cosas no da- y con cara de gilipollas, dice “cucú”

Crece la alarma ante los contratos de la Cámara de Comercio que unen a Severino García Vigón con Gabino de Lorenzo y Agustín Iglesias Caunedo

caunedo-toma

El gobierno municipal de Oviedo hace notables esfuerzos por restar importancia a la inquietud suscitada por las irregularidades de los contratos del Plan Urban, destapadas por El Comercio, atribuyendo a los funcionarios municipales, a través de La Nueva España, el descubrimiento del uso desviado de los fondos municipales procedentes de la Unión Europea que ejecuta el Ayuntamiento de Oviedo, cofinanciado por la Unión Europea con cargo al plan FEDER “Desarrollo sostenible local y urbano“; o sea, que aquí también pone tela Javier Fernández, a través de la Consejería de Industria de Graciano Torre, que gestiona los fondos FEDER.

Vean en la TPA el elocuente video en el que alcalde y presidente de la FADE presentaban el asunto hoy sometido a controversia; en él, Vigón hacía comentarios premonitorios sobre la limpieza en la gestión de los fondos, comentarios que viniendo de él, adquieren una especial perspectiva.

Y es que de confirmarse tales irregularidades, con el posible uso de la Cámara de Comercio para adjudicar contratos públicos inconfesables de manera vicaria, no deja de tener su delito que se dediquen fondos de un plan europeo, especialmente concebidos para mejorar la gestión de lo público, a meterle pasta al Chino en los bolsillos.

Este país no tiene arreglo. Vean para qué dice la Unión Europea que son estos fondos, que salen de partidas específicamente destinadas a “mejorar la inclusión social” y a “luchar contra la pobreza”:

Difusión del concepto “gobernanza urbana”: estudios y peritajes para la reorganización y mejora de los servicios públicos; concepción e implantación de nuevas estructuras de gestión urbana; introducción de indicadores estables de evaluación de la gestión local; campañas de información y mejora del acceso a la información dirigidas a los ciudadanos; medidas destinadas a hacer que los ciudadanos participen en el proceso de toma de decisiones políticas; intercambio de experiencias y buenas prácticas; desarrollo del banco de datos comunitario sobre buenas prácticas de gestión urbana.

El Comercio, que hace hoy historia del empleo de tales fondos, aclara que en 2010, el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio suscribieron un convenio por el que se encomendaba al organismo controlado por el hoy cuestionado Severino García Vigón, la gestión de un millón y medio de euros. Es evidente que se puede discutir si es irregular o no gastarse el dinero de la “inclusión” social en los chollos de Luis Gómez, para mejorar la “gobernanza urbana”, pero desde luego, más de uno parece que puede seguir saliendo de pobre.

A lo que vamos: al parecer, de ese millón y medio de fondos europeos, locales y regionales, la Cámara metió de manera irregular 254.000 euros en los bolsillos de empresarios vinculados al exalcalde y Delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo y al actual alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, así como a una agencia de publicidad que suele canalizar las inversiones publicitarias en La Nueva España con las que el jefe de gabinete de Caunedo, antes jefe de prensa del hoy delegado del Gobierno, adoba su influencia sobre el sesgo informativo del muy mercenario diario La Nueva España.

vigoncaunedoRecientemente, el alcalde Caunedo, hacía un canto a las excelencias de García Vigón como gestor, que siguió a la famosa carta en la que Gabino de Lorenzo le pedía su continuidad al frente de los empresarios asturianos, a pesar de la enorme controversia suscitada entre los ahora llamados emprendedores, que se dividieron ante la investigación a la que le somete la Fiscalía por un presunto delito.

¿No sería profundamente desmoralizador que esta intromisión de los dirigentes asturianos del PP en los asuntos internos de los empresarios se deba a la permisividad mostrada por la Cámara de Comercio hacia el irregular empleo de fondos públicos municipales, de origen europeo, en contratos inconfesables? De confirmarse tal cosa, alguien debería ir pensando en tomar las famosas calzas de Villadiego.

la Nueva España se sube al carro del que tira El Comercio, y explica a su manera el escándalo de los contratos de Vigón con los amigos de Gabino y Caunedo

caunedoseverino
Agustín Iglesias Caunedo, junto con Severino García Vigón, en el reciente homenaje que la asociación de hostelería brindó al presidente de la patronal

El periodista de El Comercio, Gonzalo Díaz-Rubín destacaba este lunes el tremendo impacto que van a sufrir las cuentas de la Cámara de Comercio de Oviedo, como consecuencia de las irregulares adjudicaciones de contratos de servicios que revelan los vínculos que mantienen ciertos dirigentes del PP de Asturias con las organizaciones patronales controladas por Severino García Vigón.

El diario La Nueva España, se sube este martes al carro, y afirma que son los técnicos municipales que “analizan la documentación en el Ayuntamiento”, los que “detectaron los «errores» que se habían producido durante el proceso y devolvieron la documentación alegando que, al incumplir la normativa, Bruselas no se haría cargo y los trabajos adjudicados no recibirían, por tanto, subvención alguna”:.

El Ayuntamiento de Oviedo ha descartado contratos realizados por la Cámara de Comercio en el marco europeo del «plan Urban» al detectar diversas «irregularidades administrativas», según explicaron fuentes municipales. Estos «errores», que abarcan desde la apertura de plicas hasta los plazos de publicidad, tienen un coste de casi 200.000 euros, que ahora no abonará Bruselas y de los que se tendrá que hacer cargo el organismo cameral, que preside Severino García Vigón, también presidente de la patronal asturiana FADE.

De acuerdo con esta versión que publica La Nueva España, arrastrada por El Comercio,  “será la Cámara de Comercio la que tenga que hacer frente a los 200.000 euros que suponen el contrato de Start Up por valor de 136.000 euros y el de Impact 5 por otros 61.775 euros, aunque en ambos casos se presentaron cuantías inferiores y en una sola factura.

La Nueva España evita referirse a las empresas de Luis Gómez y Javier Cuesta, vinculado el primero a Gabino de Lorenzo, y Agustín Iglesias Caunedo –le nombró representante del Ayuntamiento de Oviedo en Cajastur– el segundo, cuyos contratos han escandalizado de manera notoria a los dirigentes empresariales que critican las prácticas de García Vigón y su relación con los dirigentes del PP, que como el delegado del Gobierno en Asturias, parecen haberse visto obligados a defender su gestión de manera inexplicable en quien ostenta tan alta responsabilidad.

Severino García Vigón, respaldado por el PP de Gabino de Lorenzo, anuncia que terminará su mandato

Imagen
Severino García Vigón terminará su mandato al frente de la Federación Asturiana de Empresarios y después no se presentará a la reelección. Eso dice en una entrevista lanzada por la TPA, el líder de los empresarios asturianos, que ha asegurado que solo en el caso de que sea procesado dejará el cargo. Procesado ya está, pero eso es lo de menos.
García Vigón, investigado por un presunto delito fiscal, fue respaldado públicamente por el delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo, y a partir de ese momento dio sobradas muestras de resistir la operación lanzada por Nicanor Fernández, exjefe de gabinete de Pedro de Silva, y hombre de paja de Manuel Menéndez y Javier Fernández en esta operación. Se confirma así que Severino le rompió el tambor a Nicanor.
¿Qué hay detrás de este pulso PSOE-PP por la continuidad de Severino García Vigón en FADE? La respuesta, en buena medida, está en la Cámara de Comercio y en los negocios que allí se realizan, por numerosos hombres de paja de los más variopintos personajes de nuestra vida pública, que en unos casos están próximos al PSOE, y en otros al PP. La “concertación” deja cada vez menos alpiste para repartir.

Sobre “La patronal asturiana debe recapacitar”, de Alberto Menéndez, en La Nueva España

Imagen

En La Nueva España cunde la preocupación ante las consecuencias del espectáculo que ha dado el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, respaldando públicamente al presidente de la patronal asturiana, Severino García Vigón, con el que comparte asuntos judicializados de muy escabroso recorrido, como el affaire de la permuta de la laguna del Torollu, en San Claudio, por terrenos en el polígono de Olloniego.

El golpe de mano de Nicanor Fernández, un propio de Manuel Menéndez y Javier Fernández, para darle la vuelta a la patronal, ha sido un completo fracaso, y ahora las espadas quedan en alto, y cunde la sensación de que se adueña del escenario la peor política posible, el cáncer de Asturias en estos últimos años, del que la propia Nueva España ha sido un constante ejemplo.

La desesperación se percibe en el tono en el que lanzan sus prédicas los columnistas de José Manuel Vaquero, como Alberto Menéndez, que echa este sábado una monumental llorada, con el titular “La patronal asturiana debe recapacitar”. Se trata de un artículo en el que incluso cuestiona la continuidad del modelo.

No es de extrañar, García Vigón, junto con Antonio Pino y Justo Rodríguez Braga, ha sido uno de los protagonistas fundamentales de la peculiar forma de concertación verticalista, que primero Vicente Álvarez Areces, y Javier Fernández después, utilizan como referencia de la “capacidad de diálogo” de sus gobiernos, con sus partos y repartos siempre santificados por el “diario líder”, como si se tratase del no va más de la vida democrática, cuando de sus reuniones no quedan ni actas, y han orillados sistemáticamente el papel legal que en tales tareas debiera haber desarrollado un Consejo Económico y Social, CES, que se vació de contenido.

La refundación de la FADE que pide ahora La Nueva España, define una renuncia patronal a formar parte del gran sindicato vertical que forma con la UGT y Comisiones Obreras, con los que se reparte los fondos de formación con los que los gobiernos de Asturias retribuyen la “paz social” garantizada por estos “interlocutores orgánicos”. De aquellos polvos, estas charcas permutadas.

Imagen

El artículo de Menéndez y sus lágrimas por la leche derramada:

La patronal asturiana está dando una imagen penosa. El debate sobre la continuidad o no de Severino García Vigón al frente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) es un despropósito. Por una sencilla razón: porque no está la región (sumida en una grave crisis económica y con más de cien mil parados) para este tipo de discusiones, en las que los intereses particulares están por encima de los generales. Porque, en el fondo, de eso es de lo que se está hablando. De parcelas de poder en una organización en la que, por lógica y casi por obligación, deben tener cabida todos aquellos ciudadanos interesados en crear riqueza y puestos de trabajo. Ése es su trascendental cometido, no otro.

Los empresarios asturianos están cayendo en los mismos errores que constantemente critican a la siempre denostada clase política. Ir más hacia lo que los diferencia que hacia lo que los une, no apostar por el diálogo, por el consenso, por los planteamientos globales en defensa de la región o, en el caso de la FADE, de las empresas asturianas. Se ha olvidado la patronal de la seriedad que reclama, y con razón, a las instituciones autonómicas o municipales y también a los sindicatos. Su comportamiento no se aleja de esos que casi siempre juzga negativamente.

Se les ha ido el asunto de las manos.Y ahora va a ser muy difícil controlarlo.Ya no es un problema de concepción de organización empresarial, es un problema, fundamentalmente, de personas, de diferencias personales irreconciliables en algunos casos. ¿Por qué? Porque está en juego algo más que un puesto en la entidad empresarial.

Es evidente que una guerra como la planteada en la FADE no se hace sólo por egos. Tiene que haber algo más.Y a lo mejor ese algo más es en lo que tendría que incidir la organización empresarial. Quizás haya llegado el momento de dar un giro total a la forma de funcionamiento de la patronal asturiana. Quizás no estaría de más pensar en una especie de refundación. Aprovechar la actual crisis institucional para salir reforzados. Seguro que ante la opinión pública sería una buena solución. Por supuesto, mucho mejor que no hacer nada y continuar como hasta ahora.

¿Tiene sentido la estructura actual de la FADE con un presidente asalariado? ¿Es ésa la idea de empresario que quiere trasladar la patronal a los ciudadanos? Arremete contra el sistema funcionarial y luego, en el fondo, lo implanta ella en su propia organización. No es de recibo. ¿En dónde se encuentra el riesgo al que siempre se refieren los empresarios a la hora de defender su actividad?

Y Severino le rompió el tambor a Nicanor…

Imagen
Los maoistas de El Chino, le han espetado un piolet en la cabeza al trotsquista Nicanor

Por Marcus Welby

Hay muchos que dicen que no entienden lo que ocurre en la FADE, especialmente desde que el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, de manera no poco escandalosa, decidió interferir en el asunto, apostando por la continuidad de Severino García Vigón, que como era de prever, decidió hacerle caso, y allí sigue al frente de la patronal, digan lo que digan, los demás. “¡Taba to cordinau, bobu!”.

Ni los gobernadores civiles de la época de Francisco Franco Bahamonde irrumpían en la vida civil con este descaro.

La cosa va por parejas. Gabino y Luis Gómez, “el mi Luis”, “el Chino”, comenzaron su vida juntos con aquello de Louis, creo que éste es el principio de una gran amistad, y lo cierto es que la escena, entre cínica y melancólica, entre las nieblas de Casablanca, todavía dura.

En esto de Severino, han vuelto a meter baza, como antes hicieron tantas veces. Nadie duda que ambos escribieron a cuatro manos la misiva que le enviaron, a través de La Nueva España, al ahora renovado presidente de la patronal astur, pidiéndole que no se vaya, nos deje y nos abandone, en una de las operaciones más reveladoras de lo que es el decadente Principado que forjaron, entre todos ellos, duernu incluido en el célebre hotel de La Zoreda, a lo largo de estos últimos años.

Querido Severino: Te ruego reconsideres esa decisión de retirarte como representante de los empresarios asturianos. Un fuerte abrazo.

Y Severino, como era de esperar, aceptó la petición…

¿Que se traen a medias el superpoli Gabino y su gran amigo el mago de Oriente, con Severino? Gabino, que no es capaz de encontrar al ladrón de los correos electrónicos que difundió Jaime Reinares, ni tampoco sería capaz -ni proponiéndoselo- de encontrar al que compró a dedo todos los muebles del Ayuntamiento de Oviedo, a la misma empresa, durante los últimos veinte años, tiene una gran imaginación para forjar amistades.

La que organizaron entre Gabino y Severino, Severino y Gabino, a medio camino, entre San Claudio y Olloniego, fue monumental. Severino le entregó al Ayuntamiento de Oviedo una charca que al parecer Gabino quería conseguir a toda costa, porque estaba muy interesado en preservar el rico ecosistema de una laguna llena de cabezones, y se la permutó por unas parcelas en el polígono de Olloniego. Los ecologistas recomendaban instalar allí observatorios de aves, y la idea fue muy bien vista por quienes necesitaban un bonito pretexto para organizar una gamberrada sin parangón.

Que la charca de los cabezones no fuera de Severino no era problema, porque para cuando la Justicia aclaró el asunto, y determinó que Severino habia vendido una burra muerta, ya se había llenado el buche con las parcelas de Olloniego. Un enredo que bien justifica una carta del jefe de la Policía, en el periódico de José Manuel Vaquero, pidiendo la continuidad de Severino, el permutador

¿Quién intentó matar a Severino? En todas las quinielas aparece Nicanor Fernández, que figura en la FADE como representante de la empresa sinoportuguesa Hidroeléctrica del Cantábrico -ahora HC Energía-. Al parecer, Nicanor, le clavó al líder de los empresarios una daga que ocultaba en la faltriquera, todo parece indicar que con los parabienes de Javier Fernández y Manuel Menéndez. Él fue quién envió los SMS a los miembros del Comité Ejecutivo de FADE marcando el inicio de una operación que ha salido francamente mal.

Nicanor, como buen admirador de León Trotsky en sus tiempos de la Liga Comunista Revolucionaria, antes de que Pedro de Silva lo sacase del arroyo junto con su amigo Felipe Fernández, que también dejó sus feromonas en la energética HC, en su vuelo desde el Movimiento Comunista hacia la colocación indiscriminada de deuda subordinada entre las buenas gentes del campo asturiano, debía terminar asesinado por un estalinista de toda la vida, como Luis Gómez, seguidor de Mao Tse Tung, dada su ya remota experiencia en la Organización Revolucionaria de Trabajadores. Jacobo Cosmen, que se movía en la nicanorada, no ha sido cesado. Dato muy interesante, por cierto.

Pero vamos a lo nuestro: Gómez sabe lo que es liquidar trotsquistas. José Stalin utilizó a Ramón Mercader, catalán, que le espetó un piolet en la cabeza al ideólogo de la revolución permanente. En este caso, el piolet se lo metió Severino a Nicanor en la cabeza, en forma de carta de cese, cuando más fuerte se veía, como posible relevo de Severino, repaldado en la sombra por  el decrépito Liberbank y el silente gobierno socialista de Fernández. Ahora, Nicanor se ha quedado sin tambor, y eso es mala cosa para quien lleva toda la vida golpeando el parche con dos palitos. Lo más probable es que ni Javier ni Manolo quieran saber ya nada de él. La vida es dura de c…

Lejos quedan los tiempos en los que todos ellos iban a ver a José Manuel Vaquero para conspirar juntos contra Francisco Álvarez-Cascos. Se ve que no hay panchón y las paredes de duernu brillan limpias de esllaba, para desesperación de la ganadería astur que empieza a tener el estómago encogido.