Odile Rodríguez de la Fuente abandona la Fundación Oso de Asturias ante la decrepitud del decadente circo montado por los socialistas

Imagen

Odile Rodríguez de la Fuente ha presentado su renuncia como presidenta del patronato de la Fundación Oso como muestra de su malestar ante el maltrato animal dispensado a Paca, Tola, Furaco, y ahora Molina, convertidos en animales de un miserable circo.

La marcha de Odile era conocida hace meses, desde que se difundieron las escandalosas circunstancias que rodearon la puesta en libertad y posterior captura de Molina, que fueron la gota que desbordó el vaso del maltrato animal en el cercado de Santo Adriano.

La FOA tiene en la actualidad a las osas hacinadas en una jaula expuesta a las inclemencias del tiempo, a causa del abandono del gran cercado donde vivían en semilibertad, como consecuencia del espectáculo organizado para aparearlas con un oso milrazas procedente de Cantabria.

Los animales hace tiempo que presentan graves síntomas de estrés y deterioro físico y nervioso, como consecuencia de la pésimas condiciones en las que los tiene encerrados el socialista cesante Carlos Zapico, al que se encomendó la dirección de esta Fundación, después de ostentar la Presidencia de la Autoridad Portuaria de Gijón y la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de la Villa de Jovellanos.

Zapico dedicó estos años a desangrar la Fundación y sus múltiples recursos, de cuya gestión nada se sabe, incluidos los alquileres del abandonado área recreativa de Buyera y la patética exposición permanente de la Casa del Oso de Proaza. Odile Rodríguez de la Fuente se despidió con una videoconferencia, en la que pretextó su falta de tiempo “para dedicar a la fundación la presencia que se merece”.

Anuncios

El senador Isidro Martínez Oblanca denuncia el zoológico montado por Carlos Zapico en los Valles del Oso

 

Dejando aparte los santuarios de Escandinavia y de los Cárpatos, los osos europeos más meridionales se localizan en los Apeninos y los Dolomitas, en Italia, en los Pirineos y en la Cordillera Cantábrica, en España. Los osos son una joya de la fauna asturiana que han dado nombre a uno de los rincones más maravillosos de nuestra geografía patria: los Valles del Oso en Santo Adriano, Proaza, Teverga y Quirós.

El oso es, por definición, el rey del bosque, del mismo modo que el león pasa por ser el rey de la sabana. Lo novedoso es que en Asturias, los responsables del gobierno del Principado y de la Fundación Oso están empeñados en cambiar de territorio su reino para que ahora los osos se puedan considerar los reyes del “prau”. Acérquense, por favor, al área recreativa de Buyera en Santo Adriano y, sin necesidad de pagar los 2 euros de peaje que se acaba de implantar, admiren desde la misma Senda del Oso la barrabasada que se está cometiendo con Paca, Tola y Furaco, con el sello del Principado de Asturias.

En un paraje de excepcional belleza de Proaza y Santo Adriano, nuestros personajes se exhiben encerrados en una cerca metálica de tres o cuatro hectáreas que rodea un “prau” lindero con el río Trubia, sin un solo árbol que dé una mísera sombra dentro del recinto del cautiverio. Alrededor de la cerca todo son abruptas laderas  cubiertas del escarpado bosque autóctono asturiano. Pero nuestro osos solo pueden mirar desde el “prau” a su antiguo reino porque tienen vedado pisarlo, gracias a los desvelos de la Fundación Oso, cuyos responsables demuestran, una vez más, que entre proteger el oso y hacer el oso no hay más que un paso.

Ni siquiera el antiguo “cercón”, concebido adecuadamente en un amplio y fragoso terreno boscoso, contigua a la cerca actual, les sirve a estos despiadados maltratadores de plantígrados para saciar su deseo de convertir aquello en nuevo zoológico, por no decir en un circo en el que se cobra la entrada al espectáculo degradante de ver unas osas achicharrándose al sol, sin que suene siquiera un violín zíngaro que las consuele por la desdicha de tener tan próximo su bosque amado sin poder hollarlo.

Pocas veces se podrá conjugar, como hace ese chiringuito llamado Fundación Oso, el maltrato animal con el disparate de hacerles daño gratuita e innecesariamente, porque en nuestros Valles del Oso todo está a favor de una acción inteligente de protección de la especie emblemática del rey del bosque, compatible con el disfrute de la fauna autóctona en el entorno natural más espectacular que se pudiera imaginar. Pero son más importantes los 2 € que la protección de la fauna salvaje y la promoción de los avistamientos de osos en su medio natural, mucho más espectaculares y formativos que las exhibiciones circenses que ahora se promocionan.

Por cierto, ¿para quién son los 2 euros del peaje? Al parecer la nueva cerca está situada sobre terreno privado ¿de quién? ¿Hay algún  reparto en el negocio de la explotación del zoológico de Buyera? No estaría de más que el visitante supiera el destino de su entrada. Claro que en una Fundación donde el dinero se va en sueldos de jefes, secretarias de jefes, jefecillos y otros cargos burocráticos, nada podría extrañarnos.

Lo dicho: la Fundación Oso está llevando a la práctica en los valles asturianos un nuevo experimento. Se trata de transformar al rey de los bosques en el rey del “prau”. ¿Dónde están las asociaciones ecologistas? Con tantas hectáreas de bosque rodeando el recinto de la cerca actual, ¿cuánto tiempo más tenemos que aguantar la tortura de Paca, Tola y Furaco? Con tanta legislación de protección de la fauna autóctona y de erradicación del maltrato animal, ¿por qué nadie ha actuado de oficio o a instancias de parte para evitar los desmanes de semejante ensayo animal? Bien está que FORO haya llevado el asunto ante los tribunales para tratar de poner fin a un horror oficial indigno de ese “paraíso natural” del que tanto nos enorgullecemos los asturianos.

Isidro Martínez Oblanca

Senador de FORO

Foro denuncia a la Fundación Oso por el confinamiento inadecuado de Paca, Tola y Furaco

3 panorámica Tola

Foro ha interpuesto una denuncia por un presunto delito de maltrato animal contra la Fundación Oso de Asturias “por el confinamiento en un recinto inadecuado de Paca, Tola y Furaco”. Foro solicita al juez ordenar que se incoen diligencias previas para la adecuada comprobación y averiguación de los hechos denunciados

A través de la denuncia se pone en conocimiento del Juzgado la situación de “maltrato animal” que están sufriendo dos hembras de oso pardo cantábrico conocidas popularmente como ‘Tola’ y ‘Paca’ y un macho conocido por ‘Furaco’, como consecuencia de su confinamiento en una pequeña parcela de Proaza en unas condiciones perjudiciales para su salud e integridad física y psíquica.

En el año 1996 el Principado de Asturias construyó el llamado ‘Cercado Osero’ en el Monte Fernanchín (Santo Adriano), con una extensión de cinco hectáreas. Las dos osas ‘Paca’ y ‘Tola’ permanecieron en aquella finca, hasta que hace aproximadamente cuatro años la Fundación Oso de Asturias decidió traer a un ejemplar de oso pardo macho del Parque Natural de Cabárceno conocido por ‘Furaco’ con el fin de intentar el apareamiento de las hembras con aquél.

Foro recuerda que para intentar lograr el éxito en tal cometido, se decidió trasladar temporalmente a las dos osas a una finca próxima a la inicial (Cercado de manejo) de “escasísimas dimensiones” y ello supuestamente para que se facilitara el contacto con el macho.

“Lo que iba a ser una estancia temporal y con un fin muy específico, se ha convertido en su residencia fija y en un auténtico ‘cautiverio’ para tan bellos y protegidos animales que compromete seriamente su salud y su propia superviviencia, convertido ahora en improvisado zoo por el que se cobra 2 euros al visitante que desee acceder a la valla del ‘Cercado de Manejo'”, señala Foro.

Los ejemplares, insiste Foro, están en un “prado desértico rodeado de vallas electrificadas” y de una “extensión extraordinariamente reducida”, en unas “condiciones que están causando a los tres animales un enorme sufrimiento y afectando indudablemente a su estado de salud que se ha visto seriamente deteriorado en los últimos tiempos”.

En definitiva, sostiene la formación política, “las condiciones en las que se mantiene a las dos osas y al oso en cautividad no se acomodan a las necesidades vitales de tales animales, condiciones que están causando a los tres animales un enorme sufrimiento y afectando indudablemente a su estado de salud que se ha visto seriamente deteriorado en los últimos tiempos”.

La información completa en foroasturias.es

La noticia en los medios:

ABC

TPA

El Comercio

La Nueva España

Cascos denunció, en su visita al cercado de Santo Adriano, la desgraciada gestión de la FOA, y exigió un Plan de Dinamización Turística para los Valles del Oso

D_A_4059_resized_1

D_A_4102_resized_2

D_A_4068_resized_1

D_A_4116-1_resized_1

D_A_4133-1_resized_1

D_A_4174_resized_1

 

  • Álvarez-Cascos: “La Senda del Oso es el motor de la Comarca de los Valles del Oso, uno de los hechos diferenciales más potentes del ‘Paraíso Natural’, cada vez más necesitada de un Plan de Dinamización que aproveche su capacidad como segundo destino turístico de Asturias”
  • “Se requiere un impulso al viejo cercado, para convertirse en un centro de recuperación de fauna osera, sin desperdiciar la oportunidad de la aparición de más osos que puedan ser incorporados para devolverle su pujanza de antaño”
  • “La propuesta de FORO es que la Senda del Oso, que enlaza con la Senda Verde de Oviedo en el Parque de Invierno, sean dotadas de fondos para convertirse en el gran eje del centro de Asturias, con fondos suficientes para su mantenimiento, que en ningún caso deben bajar de 50.000 € año en el Presupuesto del Principado”

La Nueva España no publicó las declaraciones de Juan Vega sobre el Circo de Zapico pero recoge la respuesta del director socialista de la Fundación Oso

Imagen

La Nueva España censuró las declaraciones de Juan Vega, vicesecretario de Comunicación de Foro Asturias, sobre la situación de las inversiones públicas que gestiona la Fundación Oso de Asturias, la FOA; es decir, sobre las piscinas de Buyera en Santo Adriano (cerradas, sucias y abandonadas), la Casa del Oso y la torre de Proaza, así como el cercado de las osas Paca y Tola, y en general, sobre la dramática situación de las grandes inversiones públicas en ese importante complejo turístico y de ocio. ¿A dónde ha ido a parar todo el dinero que allí se generó en estos años?

La censura socialista que se abatió sobre estas declaraciones del de Foro en el diario gubernamental La Nueva España no sirvió de nada, puesto que la noticia corrió como la pólvora. El complejo es la estrella del verano en la comarca, su motor económico, y uno de los grandes clásicos del turismo interior en Asturias. Pero lo peor de todo es que la Nueva España intentó ocultar que Juan Vega pedía una auditoría, porque, dijo, “mucho nos tememos que allí hay irregularidades muy parecidas a las que aparecieron en el Niemeyer”. Ésa es la clave de lo que está ocurriendo.

El escándalo en de la Fundación Niemeyer, comenzó cuando se supo que Corporación Masaveu y Cajastur se habían negado a firmar las cuentas. En la página de la Fundación Oso, figuran a día de hoy varias empresas, que es sabido, no están ya en el patronato. ¿Por qué siguen ahí? En esa página se dice que CajAsturHidroeléctrica del CantábricoDuPont Ibérica, Suzuki, Ibérica de Servicios e Inversiones, Sociedad Anónima de Trabajos y Obras (SATO),  Aguas de FuensantaAceraliaHUNOSA, la Fundación Príncipe de Asturias y la S.A. Tudela Veguín, forman parte del mismo. Es evidente que es mentira, y que no es ése el patronato de la FOA, y que esas empresas no tienen ninguna responsabilidad por lo que allí hace y deshace Zapico a su antojo.

Odile

Y es que nadie sabe qué pasa con los ingresos de la FOA. Las piscinas están sucias y cerradas para frustración de los miles de turistas que pasan por el área recreativa de Buyera, la Casa del Oso tiene la cafetería cerrada y una exposición permanente que se cae a trozos, el marketing brilla por su ausencia y los juegos infantiles están cubiertos por la maleza.

Pero la cosa no queda ahí. La iluminación espectacular de la torre de Proaza no funciona, y sobre todo, las osas, Paca y Tola, que pronto cumplirán veinticinco años, y que vivían en semilibertad en un maravilloso cercado hoy hecho cisco, viven en una intolerable situación de maltrato animal, del que intentan hacer responsable a la presidenta de la Fundación, Odile Rodríguez de la Fuente, de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente –en cuya página de Facebook son ya visibles las protestas-, a la que han embarcado al frente de este deprimente gulag osero, para intentar cubrir con el prestigio de la figura de su padre los desmanes y la rapacidad de los socialistas astures.

miren

Paca y Tola forman parte ahora de la plantilla de un circo, montado por el político socialista Carlos Zapico, contratado a dedo por Vicente Álvarez Areces para dirigir la Fundación Oso, tras cesar como presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón. La barbaridad tenía que ser cosa de Zapico, que lo mismo sabe de barcos que de osos, con tal de que le paguen un sueldo, aunque para ello tenga que matar a Paca y Tola. Sólo a él se le ocurre, encerrar a este símbolo de la naturaleza asturiana en una jaula montada en suelo privado, a la que sólo se puede acceder previo pago de dos euros.

Las osas del Circo de Zapico se encuentran sometidas a un encierro implacable, sin un mal árbol para refugiarse de los rigores del estío, lejos de su cercado en el que tenían sombra, alimento e intimidad, porque un político socialista nombrado a dedo director de la Fundación Oso, se zampa con su sueldo inútil, su Toyota y el carburante que gasta a diario en sus desplazamientos entre Gijón y Proaza, el presupuesto que debiera haber servido para hacer más agradable la vida de estos animales queridos por todos los asturianos, y cuidar un poco todo ese patrimonio que le ha sido confiado por sus conmilitones.

La Nueva España que censuró a Juan Vega sus declaraciones sobre el circo de Zapico, no tiene más remedio que hacerse eco este martes de la enorme polémica creada en los Valles del Oso y en toda Asturias, y en un despiece titulado “La Fundación Oso argumenta que es una fuente de financiación”, siguen intentando justificar el maltrato animal socialista, de la que silban y miran para otro lado, como si ellos no hubiesen censurado la noticia. Da igual, todo el mundo en Proaza, Santo Adriano, Quirós y Teverga, como en media Asturias, se enteró de lo que denunció Foro, aunque La Nueva España lo haya ocultado, porque La Nueva España, poco a poco, con estos trabajos sucios, está perdiendo el poco prestigio que le quedaba, y a día de hoy se puede decir, que a poco que se mueva un asunto relevante, da igual que ellos se hagan eco o no, la gente se entera igual.

La Nueva España manda cada vez menos en Asturias. Afortunadamente para nuestra democracia pervertida. Si un empresario periodístico quiere mandar, que se presente a las elecciones.

Imagen

La Nueva España da cobertura a los maltratadores de Paca y Tola

Imagen

Cada vez es más difícil para La Nueva España sacar pecho con su esmerada censura protectora de todos los desmanes socialistas. Este domingo recibieron, como todos los medios, la nota de Foro Asturias con las declaraciones del vicesecretario de Comunicación de ese partido, Juan Vega. Para el scadineros gubernamental no había noticia.

Ahora La Nueva España, embarcada en su loca carrera hacia la autodestrucción, da cobertura al maltrato animal de los socialistas estabulados en la Casa del Oso de Proaza, y censuraron la noticia: la Fundación Oso, que tiene las piscinas cerradas al público en pleno mes de julio, mantiene a Paca y Tola en una jaula, arrancadas de su cercado en el que vivían en semilibertad, para cobrar dos euros por verlas, como en el circo.

Algo que a los rectores del diario gubernamental no les parece noticiable.

Pues allá ellos. El Comercio, la RTPA, Radio Nacional de España y otras emisoras, Facebook, Twitter y otras páginas como nuestro blog local, se encargan de hacer valer la libertad de expresión y el derecho a la información de los ciudadanos, tantas veces violado por ese periódico, a la salud de la financiación que le llega del entramado socialista.

Toda Proaza, y todos los ciudadanos de los Valles del Oso, saben ya que La Nueva España censura la libre expresión y niega a los ciudadanos su derecho a la información, al servicio del establo socialista en el que se ha convertido la Fundación Oso.

Para consultar la noticia:

El Comercio

RTPA

Foro Asturias

YouTube

Facebook

ForoProaza