Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Anuncios

La Nueva España se divierte a cuenta de Cascos con el “Pacto del astillero”

lucianaveros

Por Porompompón Porompompero

Los comunicadores del equipo del socialista Javier Fernández han parido un nuevo engendro. Se trata de una bonita historia que lleva el sello creativo del gabinete presidencial dirigido por José Manuel Piñeiro.  Una fructífera leyenda urbana con la que pretenden tapar sus años de romance con el PP de Asturias, que concluyeron abruptamente a causa del voto de Somos Oviedo a Wenceslao López como alcalde, algo que no se produjo en Gijón por parte de Xixón si Puede. Javier quiso evitarlo y no pudo, pero Mercedes Fernández se enfadó y le pidió el divorcio político, después de un largo romance del que salieron los presupuestos regionales y el engendro legislativo que dejó la TPA sin consejo de administración para los restos.

En la PSOE no lo pueden soportar, no pueden permitir que la mayor ciudad de Asturias esté fuera de control, en manos de un sector de Foro Asturias, el que encabeza Carmen Moriyón, que a poco que se esforzase se podría hacer con el liderazgo regional y dar la vuelta que ese partido necesita, y como no quieren que el moriyonato se consolide bajo ningún concepto, están creando el microclima necesario para una moción de censura tras las elecciones generales que tiene muchas posibilidades de salir adelante si los dirigentes gijoneses de Foro no se quitan de encima la caspa pepera. ¡Ruido de sables en Gijia!

La Nueva España se divierte a cuenta del “Manicomio de Cascos”

carcelpapel
La “Cárcel de papel” de La Codorniz

Lucía S. Naveros escribe este lunes en La Nueva España una crónica titulada “Los amarres políticos de Naval Gijón“, que no es ni más ni menos que un favorazo que le hace el “diario líder” al gabinete fernandino, para dar carta de naturaleza a una pesadilla de agosto: el “Pacto del astillero”, en el que los líderes de la Corriente Sindical de Izquierdas, CSI, como Cándido González Carnero, jugarían un papel protagonista con Francisco Álvarez-Cascos, para conseguir que el candidato socialista a la Alcaldía gijonesa no lograse el apoyo necesario para desbancar a Carmen Moriyón. ¡Todo aquel que no apoye al PSOE es un siervo de Cascos! ¡Ahhhhrrrrgggggg!

En el diario de la calle de Calvo Sotelo, que compra esta milongona a Piñeiro, se ríen para justificar tan pintoresco parto, y se vengan así, creativamente, de Cascos, escribiendo libelos como los que él lleva años publicando en la Web de Foro Asturias, lanzando chorradas muy parecidas a las que el hoy atechado ex presidente de Foro viene lanzando desde la Web que él personalmente dirige, y que ha convertido en la cañonera de sus obsesiones particulares.

Si en La Codorniz de Álvaro de la Iglesia, en tiempos de Francisco Franco Bahamonde había una “Cárcel de papel“, en la Web de Cascos hay un “Manicomio de Papel“. Ese manicomio lo dirige y alimenta personalmente el ex presidente de Foro, a pesar de haber puesto ahí a Cristina Coto a figurar, para llevarse las leches, al frente de un negocio que no controla. Cascos dispara siempre debidamente guarecido; es el instinto del cazador que utiliza la tecnología humana para abatir un animal indefenso, por pura diversión. Pero como en La Nueva no pueden ser menos, y en el fondo el ex vicepresidente les pone a cuenta del hormiguero y sus hormiguitas, emulan, desde sus páginas, el “Manicomio de Cascos”, y hacen unas risas a cuenta de la ocurrencia.

La gracia estriba en sustituir “duernu” por el “astillero”

manicomiopapel
El “Manicomio de papel” de la Web de Cascos

Una cosa es el análisis mediático del mecanismo del bipartidismo de largo recorrido fraguado entre el PSOE y el PP, y especialmente en la Asturias que partieron y se repartieron durante tantos años, y otra muy diferente agitar ese entendimiento como un pacto electoral, un juego que Cascos convirtió en slogan con la gorrinesca metáfora del pacto del duernu. Y claro, darle la vuelta a ese slogan, para inventarse otro, da para un ratín de conversación entre Piñeiro y Ángeles Rivero, la directora de LNE, a la que también le mola reirse.

Y es que Cascos da mucho juego, porque a estas alturas hay que reconocer que tiene bemoles que el secretario general del PP que vio convertirse a Luis Bárcenas Gutiérrez en “Tarzán”, el hombre que llegó a Génova en taparrabos, saltando de liana en liana, para terminar forrado, haya tenido que protagonizar la ruptura de los asturianos con el monopolio del poder político ferozmente sujeto por el tándem formado por Vicente Álvarez Areces y Gabino de Lorenzo, que parió escándalos tan asombrosamente gestionados como el del Caso Marea o el Caso Calatrava, cuya deriva judicial resulta tan incierta como desvergonzada es la presencia de sus protagonistas al frente de la Delegación del Gobierno o en un escaño del Senado.

Pero eso es otra historia, vamos a lo que nos ocupa, al “Pacto del astillero”

Empecemos por dejar claro que Cascos no puede ver a Moriyón, que todavía tiene cuentas pendientes por la guarrada que le hizo al colocarle a traición a la Coto al frente del partido, y porque Juan Manuel Martínez Morala, referente histórico activo en la CSI, no quiere saber nada con los partidos políticos, ni con Foro, ni con Podemos, ni con ninguno, y todo el mundo sabe que Cándido juega a la política por su cuenta y riesgo. Así que de la CSI, na de na, Lucía.

Sigamos por el hecho evidente de que una candidatura respaldada por Podemos, como es la de Oviedo, hizo alcalde a un candidato socialista que sí es de su agrado, cosa que no sucede en la Villa de Jovellanos, ya que José María Pérez hizo más mili que el palo de la bandera en el núcleo duro del PSOE más guarrete, lo que no ocurre con Wenceslao López en Oviedo. Y ahí estriba la diferencia, no es lo mismo Wenceslao que Pérez. Así que de pacto contra el PSOE nada de nada.

No cuela

José Velasco, de Zebrastur, firma los papeles que le pasa Julia Piñera, bajo la atenta mirada de Gabino de Lorenzo
José Velasco, de Zebrastur, firma los papeles que le pasa Julia Piñera, bajo la atenta mirada de Gabino de Lorenzo

Todo conduce a ver el artículo de Lucía como un divertimento veraniego grato a la dirección del periódico y al gabinete fernandino, porque además de para unas risas, no deja de ser un favorín que le hacen al presidente Javier, y como es sabido, en La Nueva España, nada que resulte grato a Fernández les resulta ajeno, al menos mientras éste pague las facturas y siga llegando la pasta de las campañas de publicidad regional y de los programas que Asturmedia, la productora de LNE, que graba en el edificio que el Ayuntamiento de Oviedo tiene cedido a José Velasco en Olloniego como escuela municipal de cine.

Los socialistas emulan a Francisco Franco en el control de la TPA

francolavanguardia

Los socialistas asturianos, respaldados por sus mamporreros de IU y sus cuates del PP, han decidio emular la popular frase atribuida a don Francisco Franco Bahamonde, que recomendaba a sus periodistas de confianza que no se metiesen “en política”, a propósito de la tramitación de la ley con la que pretenden blindar sus chanchullos en la TPA, a salvo de indiscretas miradas foristas y otras hierbas.

Al parecer, el Caudillo habría dirigido este consejo a Sabino Alonso Fueyo, director del diario falangista Arriba, quien se quejaba a Franco de las presiones a que se veía sometido por distintas familias del Movimiento. El anterior jefe del Estado, tan gallego como Mariano Rajoy, habría cortado por lo sano los lamentos de Alonso Fueyo con esta lacónica recomendación: “Haga usted como yo, y no se meta en política”.

Los consejeros de Foro en la RTPA abrieron el debate por el control de la contratación en la televisión pública asturiana, que por ley sigue en manos de un director general omnipotente, y han presentado una demanda, a la que se sumó el propio partido político, contra la falta de control del consejo mantiene sobre unos informativos partidistas y sectarios, en los que se practica una descarada política gubernamental de autobombo -modelo NO-DO-, siguiendo el juego  antidemocrático impuesto en Asturias por el diario La Nueva España, adalid del bipartidismo excluyente en el que se deja un hueco a la decrépita Izquierda Unida.

Los socialistas tienen en el director general Antonio Virgili y en el director de informativos, Ignacio del Campo, dos puntales de su confianza política, que proceden de los gabinetes del ex consejero de Hacienda Jaime Rabanal y del propio ex presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces. Es decir, tienen un control total de la televisión pública, a través de sus comisarios políticos. Uno controla la contratación y el otro los informativos, al margen del consejo de administración.

Ahora que tienen encima las incómodas iniciativas de los consejeros de Foro, pretenden completar el cuadro, “despolitizando” el consejo, con el apoyo de un periódico que sigue gozando de los sabrosos contratos que mantiene con la televisión pública, blindados por la opaca gestión que facilita la legislación que regula el Ente Público. En esa cuestión, la nueva ley no cambia un ápice. Por supuesto. Eso sí, los chanchullos deben ser blindados, evitando que aquí nadie se “meta en política”.

La demanda de Foro contra la TPA se encuentra en estos momentos sub iudice, y están pendientes numerosas actuaciones relacionadas con las sospechas de corrupción destapadas por los consejeros foristas, entre las que se encuentran las contrataciones irregulares de los servicios jurídicos al marido de la secretaria general técnica, que desde entonces se mantiene apartada por una baja por enfermedad de la que no se informa públicamente. La Nueva España sigue obteniendo sus contratos gracias al “dedo” de Virigili, y todo va sobre ruedas. Salvo la molesta oposición de Foro.

Qué casualidad que el Gobierno y el Grupo Socialista, amparados con una supuesta reforma del sector público que no es más que una simple mascarada, estén impulsando, con el apoyo del PP, una reforma de la ley que regula la RTPA para echar del consejo de administración a los dirigentes de Foro Juan Vega y José Manuel Lavandera, con el pretexto de que “vetan” el consejo a los políticos, tal y como gozosamente anuncia el diario La Nueva España en su edición de este martes:

La reforma permitirá reducir el número de miembros del consejo, del que quedarán excluidos los políticos.

Esta reforma, manifiestamente inconstitucional, impide la fiscalización del ente público a los dirigentes de Foro. Para ello “vetan” que haya “políticos” en ejercicio, como Vega y Lavandera, permitiendo en cambio, que otros, como es el caso de la consejera socialista Dulce Gallego, conocida por su implicación judicial en el caso de la empresa municipal de aguas de Gijón, y retirada de la política activa, disfrute plácidamente de la colonia de vacaciones que para algunos/as viene siendo ese órgano.

PSOE y PP se ponen de acuerdo, con la colaboración necesaria de IU, para que el consejo de la TPA sea un campamento de la OJE sin políticos incómodos que fiscalicen su gestión. Se ve que todos ellos, y especialmente los “antifranquistas” del PSOE e IU, han hecho suyo el modelo periodístico de don Francisco Franco Bahamonde. Se ve también que en materia de derechos, libertades y fiscalización del despilfarro público, la “memoria histórica” les suda el nabo.

 

Imagen

Y Severino le rompió el tambor a Nicanor…

Imagen
Los maoistas de El Chino, le han espetado un piolet en la cabeza al trotsquista Nicanor

Por Marcus Welby

Hay muchos que dicen que no entienden lo que ocurre en la FADE, especialmente desde que el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, de manera no poco escandalosa, decidió interferir en el asunto, apostando por la continuidad de Severino García Vigón, que como era de prever, decidió hacerle caso, y allí sigue al frente de la patronal, digan lo que digan, los demás. “¡Taba to cordinau, bobu!”.

Ni los gobernadores civiles de la época de Francisco Franco Bahamonde irrumpían en la vida civil con este descaro.

La cosa va por parejas. Gabino y Luis Gómez, “el mi Luis”, “el Chino”, comenzaron su vida juntos con aquello de Louis, creo que éste es el principio de una gran amistad, y lo cierto es que la escena, entre cínica y melancólica, entre las nieblas de Casablanca, todavía dura.

En esto de Severino, han vuelto a meter baza, como antes hicieron tantas veces. Nadie duda que ambos escribieron a cuatro manos la misiva que le enviaron, a través de La Nueva España, al ahora renovado presidente de la patronal astur, pidiéndole que no se vaya, nos deje y nos abandone, en una de las operaciones más reveladoras de lo que es el decadente Principado que forjaron, entre todos ellos, duernu incluido en el célebre hotel de La Zoreda, a lo largo de estos últimos años.

Querido Severino: Te ruego reconsideres esa decisión de retirarte como representante de los empresarios asturianos. Un fuerte abrazo.

Y Severino, como era de esperar, aceptó la petición…

¿Que se traen a medias el superpoli Gabino y su gran amigo el mago de Oriente, con Severino? Gabino, que no es capaz de encontrar al ladrón de los correos electrónicos que difundió Jaime Reinares, ni tampoco sería capaz -ni proponiéndoselo- de encontrar al que compró a dedo todos los muebles del Ayuntamiento de Oviedo, a la misma empresa, durante los últimos veinte años, tiene una gran imaginación para forjar amistades.

La que organizaron entre Gabino y Severino, Severino y Gabino, a medio camino, entre San Claudio y Olloniego, fue monumental. Severino le entregó al Ayuntamiento de Oviedo una charca que al parecer Gabino quería conseguir a toda costa, porque estaba muy interesado en preservar el rico ecosistema de una laguna llena de cabezones, y se la permutó por unas parcelas en el polígono de Olloniego. Los ecologistas recomendaban instalar allí observatorios de aves, y la idea fue muy bien vista por quienes necesitaban un bonito pretexto para organizar una gamberrada sin parangón.

Que la charca de los cabezones no fuera de Severino no era problema, porque para cuando la Justicia aclaró el asunto, y determinó que Severino habia vendido una burra muerta, ya se había llenado el buche con las parcelas de Olloniego. Un enredo que bien justifica una carta del jefe de la Policía, en el periódico de José Manuel Vaquero, pidiendo la continuidad de Severino, el permutador

¿Quién intentó matar a Severino? En todas las quinielas aparece Nicanor Fernández, que figura en la FADE como representante de la empresa sinoportuguesa Hidroeléctrica del Cantábrico -ahora HC Energía-. Al parecer, Nicanor, le clavó al líder de los empresarios una daga que ocultaba en la faltriquera, todo parece indicar que con los parabienes de Javier Fernández y Manuel Menéndez. Él fue quién envió los SMS a los miembros del Comité Ejecutivo de FADE marcando el inicio de una operación que ha salido francamente mal.

Nicanor, como buen admirador de León Trotsky en sus tiempos de la Liga Comunista Revolucionaria, antes de que Pedro de Silva lo sacase del arroyo junto con su amigo Felipe Fernández, que también dejó sus feromonas en la energética HC, en su vuelo desde el Movimiento Comunista hacia la colocación indiscriminada de deuda subordinada entre las buenas gentes del campo asturiano, debía terminar asesinado por un estalinista de toda la vida, como Luis Gómez, seguidor de Mao Tse Tung, dada su ya remota experiencia en la Organización Revolucionaria de Trabajadores. Jacobo Cosmen, que se movía en la nicanorada, no ha sido cesado. Dato muy interesante, por cierto.

Pero vamos a lo nuestro: Gómez sabe lo que es liquidar trotsquistas. José Stalin utilizó a Ramón Mercader, catalán, que le espetó un piolet en la cabeza al ideólogo de la revolución permanente. En este caso, el piolet se lo metió Severino a Nicanor en la cabeza, en forma de carta de cese, cuando más fuerte se veía, como posible relevo de Severino, repaldado en la sombra por  el decrépito Liberbank y el silente gobierno socialista de Fernández. Ahora, Nicanor se ha quedado sin tambor, y eso es mala cosa para quien lleva toda la vida golpeando el parche con dos palitos. Lo más probable es que ni Javier ni Manolo quieran saber ya nada de él. La vida es dura de c…

Lejos quedan los tiempos en los que todos ellos iban a ver a José Manuel Vaquero para conspirar juntos contra Francisco Álvarez-Cascos. Se ve que no hay panchón y las paredes de duernu brillan limpias de esllaba, para desesperación de la ganadería astur que empieza a tener el estómago encogido.