La Asociación de Turismo de Proaza critica la gestión de la Fundación Oso y aboga porque Molina se quede en el cercado de Santo Adriano

La Asociación de Turismo de Proaza y Santo Adriano considera positivo que la osa Molina se quede a vivir en cautividad en el cercado del Monte Fernanchín, junto a las jaulas donde ahora malviven Paca, Tola y Furaco, dada, según han señalado los expertos, la imposibilidad de volver a reincorporarla al medio natural.

El portavoz del colectivo, Juan Carlos Forcelledo, ha mostrado, en declaraciones a Europa Press, su malestar por la falta de información al respecto de este asunto, puesto que ni la Consejería de Agricultura ni la Fundación Oso se han dirigido a la asociación.

 “Es imposible emitir una opinión porque no tenemos información y desconocemos el proceso ni el estado de la osa”, ha señalado. No obstante, si como parece los expertos han determinado la imposibilidad de reintroducir a la esbarda en el medio natural ha opinado que “debe estar en el cercado del Monte Fernanchín, que precisamente se ha hecho para el estudio y la recuperación de la especie”.

En todo caso, el portavoz de la entidad confía en que “lo hagan todo bien”, y reconoce que de ser así la presencia de una nueva osa en el cercado repercutirá positivamente en la actividad hostelera y hotelera del entorno de Proaza y Santo Adriano.

Al respecto de que Molina se quede en un recinto protegido y aislado del contacto con los humanos, como ha decidido el Comité de Expertos de la Consejería de Agroganadería, tampoco ha querido pronunciarse, al tratarse de una cuestión técnica. “Supongo será una situación temporal, estamos hablando de un esbardo que solo tiene once meses”, ha añadido.

Las pretensiones de los ciudadanos de la comarca de los Valles del Oso, chocan con las manifestadas por el ayuntamiento y asociaciones de Cangas del Narcea, que exigen la vuelta de la osezna Molina para ser encerrada en alguna instalación a construir en la zona:

La Alcaldía insiste en que, en Cangas del Narcea, la población lleva años viendo osos en núcleos urbanos “y nunca se pensó en capturarlos”. Los firmantes del documento solicitan la creación de una infraestructura amplia natural o la rehabilitación de la zona de protección animal que hubo en Tablizas, para recuperar plantígrados heridos o incapacitados para su vida salvaje.

Anuncios

Indicios racionales de criminalidad en la denuncia de Foro contra la Fundación Oso por el maltrato a Paca, Tola y Furaco

jaula

El Juzgado de Instrucción de Grado ha admitido a trámite la denuncia presentada por Foro Asturias contra la Fundación Oso, que preside Odile Rodríguez de la Fuente, y que dirige el ex presidente socialista de la Autoridad Portuaria de Gijón, Carlos Zapico.

Foro acusa a esta fundación de un presunto delito de maltrato animal por el “confinamiento” de las hembras de oso cantábrico conocidas como Paca y Tola y del macho Furaco, en una jaula en la que no hay ni un mal árbol con el que los animales puedan protegerse del inclemente sol de agosto.

El auto en el que se admite a trámite la denuncia señala la “posible existencia de delito de maltrato animal”, aunque añade que no está determinada la “naturaleza y circunstancias” de los hechos “ni las personas que han intervenido”. Por eso, ordena diligencias y pide un informe a la Guardia Civil, a través del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

Foro solicitó el pasado mes de julio al juez que incoara diligencias previas para investigar los hechos denunciados que, en opinión de la formación política, podrían ser constitutivos de un delito de maltrato animal o, al menos, de una falta.

El Diario Montañés

La Nueva España

ABC

Texto íntegro del auto judicial:

A U T O 

En GRADO, a veinticuatro de Julio de dos mil trece.

ANTECEDENTES DE HECHO

ÚNICO.- En este Órgano Judicial se han recibido las actuaciones que preceden en virtud de denuncia, por un presunto delito de MALTRATO ANIMAL.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Los hechos que resultan de las anteriores actuaciones presentan características que hacen presumir la posible existencia de delito de MALTRATO ANIMAL, cuya instrucción corresponde a este órgano judicial,  según los artículos 14.2 y 15 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y demás normativa concordante.

SEGUNDO.- No estando determinadas la naturaleza y circunstancias de tales hechos ni las personas que en ellos han intervenido, es procedente, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 757 Y 774 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y demás concordantes, instruir Diligencias Previas y practicar aquéllas esenciales encaminadas a efectuar tal determinación y, en su caso, el procedimiento aplicable.

PARTE DISPOSITIVA

SE ACUERDA INCOAR DILIGENCIAS PREVIAS.

Líbrese el oportuno parte de incoación.

Practíquense las diligencias siguientes:

OFÍCIESE A LA GUARDIA CIVIL, SERVICIO DE PROTECCIÓN DE LA NATURALEZA (SEPRONA), a fin de que a la vista de una copia de la denuncia, remita informe a la mayor brevedad posible acerca de los extremos narrados en la misma.

MODO DE IMPUGNACIÓN: mediante interposición de  RECURSO DE REFORMA y subsidiario de APELACIÓN  dentro de los TRES DÍAS siguientes a su notificación o RECURSO DE APELACIÓN directo  dentro de los CINCO DÍAS siguientes a su notificación.

Cantabria se asombra ante el maltrato que la Fundación Oso dispensa a Furaco

Imagen

El Mundo de Cantabria publicaba este jueves primero de agosto, con gran despliegue tipográfico, la noticia que escandaliza a los ciudadanos montañeses, asombrados ante el vergonzoso maltrato que la Fundación Oso de Asturias dispensa a los osos que mantiene enjaulados:

«Es bochornosa la situación en la que se encuentran los osos, encerrados aquí, en un minicerco, que es todo lo contrario al espacio natural en el que se encontraban. Están dando ejemplo del maltrato animal que nunca debería ser una opción para un espacio protegido y tutelado por las Administraciones y la Fundación Oso». Sin pelos en la lengua y de manera rotunda, el expresidente del Principado y máximo responsable de Foro Asturias, Francisco Álvarez Cascos, critica duramente la situación en la que se encuentra ‘Furaco’, el oso que llegó cedido por el Gobierno de Cantabria desde el Parque de la Naturaleza de Cabárceno para inseminar a Paca y Tola, «por el maltrato que están sufriendo los osos» y exige su devolución a la región «para que no genere más gastos».

ImagenEl oso ha pasado de un cercado de más de cinco hectáreas, donde vivían en semilibertad para tratar de conseguir su reproducción, a una pequeña jaula donde están confinados desde hace meses. De la montaña asturiana a un prao donde el sol cae a plomo. Furaco pasa sus días en pequeñas jaulas con una pequeña charca para entretenerse. Padece un declive físico y psíquico que puede llegar a acabar con su vida. Por ello, Foro Asturias ha interpuesto una demmanda penal contra la Fundación Oso por maltrato animal.

Álvarez Cascos, que recientemente ha estado visitando las instalaciones actuales donde viven los tres plantígrados, considera que «se requiere un impulso inmediato al viejo cercado, acordando que debe convertirse en un centro de recuperación de fauna osera, no desperdiciando la oportunidad de la aparición de más osos que puedan ser incorporados al mismo en el futuro para devolverle su pujanza de anta-
ño».

Ante el estado de los animales,  criticó la actual gestión de las instalaciones y aseguró que se «requieren cambios fundamentales en la organización de la Fundación, que es un chiringuito en el que el dinero se va en sueldos y donde hay un aprovechamiento particular de unos pocos y un despilfarro de los recursos públicos».

Foro recuerda que el traslado al llamado ‘cercado de manejo’, iba a ser temporal, para permitir las montas de Furaco y mantener una vigilancia constante sobre el proyecto de reproducción, pero que nunca se contempló convertirlo en su hábitat definitivo, ni en un recinto destinado a las visitas guiadas y pagadas.

El cercado de Fernanchín, el hábitat de Paca y Tola desde 1996, se encuentra ahora vacío y abandonado. El comedero donde los visitantes de la Senda del Oso podían ver de cerca a los animales a la hora de comer (gratis), está hoy invadido por la maleza. Y la situación monte abajo, en el valle, es igual de desoladora. Las piscinas gestionadas por la Fundación Oso, como invita a comprobar Francisco Álvarez Cascos, están secas y «abandonadas», «que es la marca que distingue la actuación del Principado». Además, recuerda que la Casa de Oso, que administra la misma entidad, «tiene el bar cerrado y la zona infantil abandonada». «Los osos están sufriendo maltrato, eso sí, al precio de dos euros. Los dos euros peor gastados en la protección de la naturaleza que yo recuerde», insiste el expresidente asturiano.

Imagen

Cantabria contra el maltrato a Furaco en Asturias

Cantabria contra el maltrato a Furaco en Asturias
Pulse en la imagen para ver el documento en pdf

El Mundo de Cantabria se hace eco de la noticia que La Nueva España ocultó, junto con la visita de Francisco Álvarez-Cascos al cercado de las osas en Santo Adriano, donde los socialistas maltratan a Paca y Tola encerradas en una jaula inclemente, donde se las exhibe como un en circo, previo pago de dos euros. Los cántabros se preocupan por la situación de Furaco, también sometido al mismo maltrato animal. Foro presentó una denuncia al respecto en los juzgados.

 

 

elmundocantabria2
Pulse en la imagen para leer la noticia en pdf

El senador Isidro Martínez Oblanca denuncia el zoológico montado por Carlos Zapico en los Valles del Oso

 

Dejando aparte los santuarios de Escandinavia y de los Cárpatos, los osos europeos más meridionales se localizan en los Apeninos y los Dolomitas, en Italia, en los Pirineos y en la Cordillera Cantábrica, en España. Los osos son una joya de la fauna asturiana que han dado nombre a uno de los rincones más maravillosos de nuestra geografía patria: los Valles del Oso en Santo Adriano, Proaza, Teverga y Quirós.

El oso es, por definición, el rey del bosque, del mismo modo que el león pasa por ser el rey de la sabana. Lo novedoso es que en Asturias, los responsables del gobierno del Principado y de la Fundación Oso están empeñados en cambiar de territorio su reino para que ahora los osos se puedan considerar los reyes del “prau”. Acérquense, por favor, al área recreativa de Buyera en Santo Adriano y, sin necesidad de pagar los 2 euros de peaje que se acaba de implantar, admiren desde la misma Senda del Oso la barrabasada que se está cometiendo con Paca, Tola y Furaco, con el sello del Principado de Asturias.

En un paraje de excepcional belleza de Proaza y Santo Adriano, nuestros personajes se exhiben encerrados en una cerca metálica de tres o cuatro hectáreas que rodea un “prau” lindero con el río Trubia, sin un solo árbol que dé una mísera sombra dentro del recinto del cautiverio. Alrededor de la cerca todo son abruptas laderas  cubiertas del escarpado bosque autóctono asturiano. Pero nuestro osos solo pueden mirar desde el “prau” a su antiguo reino porque tienen vedado pisarlo, gracias a los desvelos de la Fundación Oso, cuyos responsables demuestran, una vez más, que entre proteger el oso y hacer el oso no hay más que un paso.

Ni siquiera el antiguo “cercón”, concebido adecuadamente en un amplio y fragoso terreno boscoso, contigua a la cerca actual, les sirve a estos despiadados maltratadores de plantígrados para saciar su deseo de convertir aquello en nuevo zoológico, por no decir en un circo en el que se cobra la entrada al espectáculo degradante de ver unas osas achicharrándose al sol, sin que suene siquiera un violín zíngaro que las consuele por la desdicha de tener tan próximo su bosque amado sin poder hollarlo.

Pocas veces se podrá conjugar, como hace ese chiringuito llamado Fundación Oso, el maltrato animal con el disparate de hacerles daño gratuita e innecesariamente, porque en nuestros Valles del Oso todo está a favor de una acción inteligente de protección de la especie emblemática del rey del bosque, compatible con el disfrute de la fauna autóctona en el entorno natural más espectacular que se pudiera imaginar. Pero son más importantes los 2 € que la protección de la fauna salvaje y la promoción de los avistamientos de osos en su medio natural, mucho más espectaculares y formativos que las exhibiciones circenses que ahora se promocionan.

Por cierto, ¿para quién son los 2 euros del peaje? Al parecer la nueva cerca está situada sobre terreno privado ¿de quién? ¿Hay algún  reparto en el negocio de la explotación del zoológico de Buyera? No estaría de más que el visitante supiera el destino de su entrada. Claro que en una Fundación donde el dinero se va en sueldos de jefes, secretarias de jefes, jefecillos y otros cargos burocráticos, nada podría extrañarnos.

Lo dicho: la Fundación Oso está llevando a la práctica en los valles asturianos un nuevo experimento. Se trata de transformar al rey de los bosques en el rey del “prau”. ¿Dónde están las asociaciones ecologistas? Con tantas hectáreas de bosque rodeando el recinto de la cerca actual, ¿cuánto tiempo más tenemos que aguantar la tortura de Paca, Tola y Furaco? Con tanta legislación de protección de la fauna autóctona y de erradicación del maltrato animal, ¿por qué nadie ha actuado de oficio o a instancias de parte para evitar los desmanes de semejante ensayo animal? Bien está que FORO haya llevado el asunto ante los tribunales para tratar de poner fin a un horror oficial indigno de ese “paraíso natural” del que tanto nos enorgullecemos los asturianos.

Isidro Martínez Oblanca

Senador de FORO