El PP de Caunedo utiliza de manera irresponsable a la Fundación contra el “Tripartito”

gastroagustín
El PP de Caunedo se pone los Premios Príncipe de Asturias por montera para su campaña contra el Tripartito de Oviedo

Por Porompón Porompompero

Los Premios Príncipe de Asturias están viendo su imagen y su credibilidad seriamente afectados por las torpes actividades de una plataforma de propaganda política montada por Santiago González-Alverú, hombre de paja de Agustín Iglesias Caunedo, el ex alcalde y presidente del PP de Oviedo, que le pagó el pasado mes de febrero 6.856 euros por 1.000 ejemplares de su revista Vivir Oviedo, cuando a través de ésta (ver el descaro del tratamiento supuestamente periodístico) le concedió el premio Ovetense del Año que en realidad financiaba, de manera tan poco ortodoxa, el propio Ayuntamiento, con esa compra de ejemplares, obligando a los funcionarios municipales y a los contratistas a acudir a la cena en la que se pagaba un buen “pico” por cubierto.

palmerosAquel premio, muy discutido por la forma en que se financió, en plena precampaña electoral, tiene pendiente aún un análisis serio a la luz del Código Penal, puesto que no parece razonable que un alcalde se pague sus propios premios con dinero de los presupuestos que maneja. De hecho, por algo muy parecido, fue condenado a tres años y nueve meses de cárcel el periodista Antonio Alemany, que también recibía dinero del reo Jaume Matas por hablar bien de él en sus publicaciones. En el caso de Caunedo y la compra de la publicación Vivir Oviedo y la concesión del premio Ovetense del Año, hablamos de actos simultáneos, por lo que a nadie puede extrañar que González-Alverú eche de menos al alcalde que tan bien premiaba sus arriesgados servicios con prácticas tan parecidas a las de Matas y Alemany.

A González-Alverú se le acabó el chollo que tenía con Caunedo y protesta. Es normal. También podría ponerse en medio de la calle Uría, junto a Manolo “el Gitano”, con un rótulo de cartón, en el que diga: “el Tripartito me dejó en la calle, ¡por favor, una ayuda!”, y dejar en paz a la Fundación y a los Premios, y no utilizarlos para recuperar su negocio. gracianoLa presentación de esa plataforma impulsada por este señor que parece dar premios a cambio de que le compren revistas -menudo “defensor” le ha salido a la Fundación Princesa de Asturias-, estuvo presidida entre otros, por el ex alcalde Caunedo, que acudió flanqueado en el acto por el propio González-Alverú, y otro hombre de su máxima confianza, el presidente de Hostelería de Asturias, José Luis Álvarez Almeida, que también estuvo sometido a una gran crítica pública por la dudosa distribución de los beneficios de los chiringos que montaba, cómo no, en tiempos de Caunedo, en el Paseo de los Álamos de Oviedo. Hablamos de un negocio conocido como Gastromateo, cuyos beneficios no parecían revertir adecuadamente hacia los miembros de la citada asociación, que se mostraron indignados por lo sucedido. Almeida, como Alverú, también se dedica a emular a Manolo “el Gitano”, a costa de la Fundación y de los Premios, y en vez de ir a pedir a Uría, como hace Manolo, intentan arreglarlo de esta vergonzosa manera, con la ayuda de Caunedo, dañano la imagen de esa importante convocatoria para defender así sus intereses particulares.

El propio Caunedo, agobiado por los asuntos judiciales de su íntimo amigo y socio de aventuras políticas, Joaquín Fernández, investigado por sus oscuras maquinaciones económicas en el Caso Pokémon, tiene pendiente la explicación de los viajes pagados con la tarjeta del tal Joaquín, “abrelatas” de Aquagest, y las decisiones que adoptó para favorecer a su empresa cuando ésta gestionaba la recaudación municipal en Oviedo. Su amigo común, Joaquín Aréstegui sufrió recientemente un registro policial y le encontraron dinero en “escondrijos” de su domilio. Es decir: a Caunedo le viene muy bien fabricar un escándalo de diseño para que se deje de hablar de sus implicaciones en Pokémon y Aquagest. Es normal, por tanto, que necesitado de una buena cortina de humo, encargue a sus antiguos colaboradores de la orden mendicante, hoy cabreados porque han dejado de ingresar mucha pasta, que organicen esta patética escandalera.

jaimemafaldo
Jaime Reinares, escudero de Gabino, que autorizó la manifestación contra los Premios, protestando contra la manifestación autorizada por su partido

Pero vamos ahora a lo más grave: ¿qué hizo el actual Gobierno municipal de Oviedo que justifique este follón en el que han metido a la Fundación como ariete de sus chollos personales? González-Alverú, dispensador de premios a cambio de dinero público, y promotor de la plataforma, asegura que “es imprescindible que los ovetenses demuestren su apoyo a estos premios”, refiriéndose a los Premios Príncipe de Asturias, en lo que al parecer es una reacción a una manifestación convocada en la Plaza de la Escandalera contra el acto de entrega de los mismos, manifestación que fue autorizada por el delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo, que es del PP. La manifestación la autoriza el PP, y no el tripartito. Así que aquí hay un gran tracamundiu.

¿Es éste el primer año que se organiza esa manifestación contra los Premios? ¡Qué va! ¡Lleva años celebrándose! ¿Por qué, entonces, es tan terrible que se celebre este año una manifestación, que en años anteriores se celebraba sin protesta alguna en su contra, cuando en el Ayuntamiento gobernaba también el PP? Hablemos claro. Este follón lo monta el PP de Caunedo y Gabino, el mismo partido que autoriza la manifestación contra los Premios y luego organiza un escándalo para utilizarla electoralmente, y hasta Jaime Reinares, mano derecha de Gabino, y experto en difundir correos robados, acudió al acto en el que se protestaba contra la manifestación autoriizada por su antiguo jefe. La verdad es incontestable: el PP de Gabino y de Caunedo ha involucrado a la Fundación Príncipe de Asturias en su batalla política contra el “Tripatito”, con este burdo montaje político. La Fundación Príncipe de Asturias debe desmarcarse públicamente, lo antes posible, de esta pandilla de impresentables, entre los que hay no pocos reos de la Justicia, antes de que las cosas vayan aún más lejos.

Manifestación contra los Premios del año 2012
Manifestación contra los Premios del año 2012
Anuncios