Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Carta abierta al secretario Cascos

cristicarocascos

Querido secretario general:

  • A propósito de la convocatoria del Comité de Garantías de Foro Asturias Ciudadanos, el próximo lunes 22, para abrirme un expediente por delitos de opinión

Me dirijo a ti para comentarte que a mi juicio cometes un grave error al trasladar al Comité de Garantías los documentos relativos a la polémica que se abrió públicamente, al haber pedido, a través de mi blog, y con debate en las redes sociales, que la presidenta local de Oviedo, Carolina Morilla, elegida de manera a mi juicio ilegal, ponga su cargo a disposición de los afiliados, tras su rotundo fracaso electoral, en vez de responsabilizar a los ciudadanos por no votarla. La designación a dedo de Carolina, y la defenestración del ganador de las primarias, José Antonio Caicoya fue la guinda de un corolario de actuaciones injustificables en nuestros congresos, y la solución que propongo es la única opción democrática para intentar recuperarnos, tras los graves daños causados por tanta arbitrariedad que como se ha demostrado, no ha pasado desapercibida para la ciudadanía.

He dejado pasar unos días, desde que hiciste pública tu intención de expedientarme, y supongo que de expulsarme del partido, tengo que creer que por voluntad de la presidenta Cristina Coto, que tu interpretas y ejecutas como secretario general, bajo sus instrucciones. Y he dejado pasar esos días, con la intención de que los ánimos se serenen, y sobre todo, para evitar que la imagen de república bananera que está dando la presidenta Cristina en este asunto, al atacarme y perseguirme públicamente, a través de medios de gran difusión, de manera a mi juicio poco ponderada, nos perjudicase en las negociaciones para la investidura de los alcaldes en Asturias, en las que la solidez argumental y la claridad democrática del funcionamiento de los partidos ha sido más necesaria que nunca.

Se supone que Foro venía a acabar con el estado de cosas impuesto por partidos como el PSOE o el PP, en los que nada, ni primarias, ni libertad de expresión, ni respeto de las opiniones, ni nada de nada que no sea el ordeno y mando del sátrapa de turno, es tenido en cuenta. A mi juicio, Foro no debía aparecer públicamente, con sus máximos dirigentes dando por cesado ilegalmente a su vicesecretario de Comunicación, por un delito de opinión, en el momento en el que el PSOE e IU, con la ayuda de algunos centros mediáticos, volvían a lanzarnos al rincón de la “derecha conservadora”, que tanto daño electoral nos hizo, para así dificultar la investidura de algunos de nuestros alcaldes y alcaldesas, al sesgar de manera perversa nuestra condición de movimiento regeneracionista asturiano, cuya vocación no es identificarse ni con los privilegios ni con los modos y maneras habituales en la casta política que vinimos a combatir. Y lo que me estáis haciendo, en este momento, secretario Cascos, es propio de la peor casturcia política, porque es profundamente anormal.

Sueles decir, en uno de tus retruécanos favoritos, que “normal viene de norma”, de lo que cabe deducir, de acuerdo con el mismo criterio etimológico, que anormal también. Lo que hacéis es una anormalidad, pero no sólo por tratarse de un flagrante incumplimiento de cualquier norma. Es un mal servicio a la causa de nuestro movimiento arrancarme públicamente los galones de cabo y expulsarme del paraíso de Cristina, por no seguir la corriente a la actuación caprichosa e imprudente de nuestra presidenta y plegarme a sus arrebatos. Entre otras cosas, porque semejante actuación, no sólo no va a taparme la boca en ninguno de los casos, sino que como te puedes figurar, haré todo lo que pueda para impedir que se consume actuación tan poco respetuosa con las normas, y lo que es peor, con el sentido común, convirtiéndose en algo propio de anormales.

Mira Cascos, tú te has pasado la vida en Madrid, y nos ayudaste como nadie a desarrollar nuestras infraestructuras, diste batallas a mi juicio muy positivas en asuntos como el traslado del HUCA, y como creador y primer presidente de Foro, contribuiste de manera decisiva, como líder del movimiento, a poner en marcha una rebelión ciudadana contra la corrupción en Asturias que se encarnaba en el llamado pacto del duernu, que no era otra cosa que el viejo pacto entre el PP de Gabino de Lorenzo y el PSOE de José Ángel Fernández Villa. Eso te lo agradeceremos siempre en Asturias, y la historia te lo reconocerá, pero a día de hoy, la acumulación de errores hace necesario un giro en el liderazgo de ese movimiento, cuya cabeza, dejaste ya por propia voluntad. ¡No lo estropees todo, todavía más, de esta manera!

Mientras tú estabas en Madrid, dedicado a las altas tareas del Estado, yo pululaba por aquí metido en las batallas de opinión e información que a mi juicio han merecido la pena, desde la histórica pelea con el trevinismo -ahora derrumbado- por las locas pretensiones de los socialistas del Oriente que pretendieron convertir Llanes en la Marbella del Norte, pasando por la conjura entre socialistas y comunistas para encarcelar a los sindicalistas Cándido González Carnero y Juan Manuel Martínez Morala y así allanar el camino a los grandes pelotazos inmobiliarios de la bahía de Gijón, el escandalazo de El Musel, sin dejar de lado la corrupción de la formación no reglada, el desorbitado poder y los procedimientos del SOMA y sus terminales en la cúpula socialista, como Javier Fernández, el escándalo de la Autovía Minera, el injustificable traslado del HUCA  o el encuentro formal entre el gabinismo y el arecismo en el Calatrava.

Opiné, escribí y agité las aguas de la comunicación en muchos sitios y muy variados, como la Hoja del Lunes de Oviedo, La Voz de Asturias, La Nueva España, El Mundo, El Comercio, Tele Oviedo -donde tu sostenías mi independencia contra Gabino y Tini- Tele Asturias, y acabé por fundar una página Web de periodismo ciudadano, El Comentario TV, que fue el lugar de encuentro en libertad, ya cerrada Tele Asturias, donde se fraguó en Internet, la opinión cívica que te aportó buena parte del apoyo transversal de un relevante puñado de ciudadanos que nada teníamos que ver con el PP, pero que veíamos en ti la posibilidad de quitarnos de encima la bota que nos oprimía en esta pútrida charca que era la Asturias terminal del pacto SOMA-PP. ¡No soy nuevo Cascos!

Es evidente, secretario general Cascos, que por mucho que nuestra presidenta Cristina Coto te pida que me hagas callar, porque por la razón que sea -probablemente la desesperación-, no quiera o no le convenga que pida un congreso extraordinario en Oviedo -porque ve así abierto el camino para lo que también parece un necesario congreso regional-, el procedimiento elegido para impedir que opine no es sensato y es un marrón para ti, ya que me temo que se va a cometer otro error político, éste ya pequeñito, si lo comparamos con lo que supuso dejar el Gobierno cuando todo el mundo esperaba de nosotros que no se nos doblegara con un soplido, o el sesgo bananero de los anhelados congresos del partido, errores que trajeron consigo el lamentable resultado de todos conocido en las últimas elecciones, que se remató con la injustificada renuncia a tu figura como cabeza de lista, para poner en tu lugar a una estupenda portavoz parlamentaria que no responde al perfil que Foro necesita para recuperar la imagen y el discurso que nos dieron la victoria en 2011.

Secretario Cascos: vamos a los hechos. El expediente que me abres ilegalmente, pues corresponde a ella, Cristina, y no a ti, abrir expedientes disciplinarios, es, como te decía más arriba, completamente anormal, y además, profundamente amoral. No he presentado mi dimisión en ningún momento, y a lo único a lo que renuncié es a formar parte de la lista a la Junta General, por lo tanto, sigo siendo el mismo vicesecretario de Comunicación al que echaban la culpa de ser quien escribía tus libelos amparados con el anonimato que te proporcionaba que yo pusiera la cara por ti, dándote cobertura. ¿A qué viene ahora este horror, que se convierte en otro error?

Afirmo públicamente que eso que dice la presidenta Cristina es falso, y si no lo es que enseñe esa dimisión que dice que le presenté. Le pedí a la presidenta, eso sí, hablar sobre la forma de darme una salida de mis cargos en el partido, dadas mis discrepancias con lo ocurrido en los congresos, conversación que no se ha producido en ningún momento, por lo que mientras la Comisión Directiva no me cese, en una sesión en la que yo pueda estar presente como miembro de la misma, ya que sigo siendo vicesecretario de Comunicación y presidente de la Comisión de Fomento, allí sigo, y por tanto la solución no es echarme con el Comité de Garantías como herramienta de la anormalidad, sino democráticamente, con un acuerdo de la Comisión Directiva, y eso es lo que no quiere, porque sabes que la presidenta Cristina perdería la votación y aquí se acabó el cuento, es decir, lo que se daba.

Dicho esto, tengo que añadir que considero repudiable y profundamente absurdo, y no poco totalitario, borrarme de mis responsabilidades en la Web, dejar de enviarme los correos y las convocatorias, y en definitiva, tratarme como una especie de apestado, por lo que para Cristina parece ser un delito, y para otros se llama libertad de expresión y de manifestación pública de la vida democrática dentro de un partido y de la pluralidad de opiniones necesaria para enriquecer su debate interno, en el que nada debe haber que esconder de la opinión pública.

Atentamenta, Juan Vega

Vicesecretario de Comunicación y presidente de la Comisión de Fomento de Foro Asturias Ciudadanos

Oviedo y Gijón, punto final a un cuarto de siglo del pacto SOMA-PP

wencesmori

Por Juan Vega

El acuerdo presupuestario previo a las elecciones, acordado entre Javier y Mercedes, los Fernández, que dejó la TPA sin consejo de administración y sin control democrático alguno, ni de sus informativos, programación o contratos, que incluía lo que llamaron de forma pintoresca “segunda reforma del sector público”, ha fracasado estrepitosamente, al perder el PP la Alcaldía de Oviedo. ¿Cómo le pide ahora Cherines a Javier que pague lo que le debe? Javier le prometió a Cherines, que Agustín Iglesias Caunedo, el delfín del delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, seguiría gobernando, y no ha sido así. Ahora a ver las consecuencias.

¿Cómo fue posible? ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo se come que en Gijón gobierne sin mayoría absoluta Carmen Moriyón y Caunedo no lo haya logrado, si de acuerdo con la propaganda oficial del régimen, ambos son “la derecha”? Moriyón, ni forma parte de “la derecha”, ni nada tiene que ver con Caunedo, ni Caunedo con Moriyón, pero el pacto Asturias por Oviedo sacrificaba Gijón, ante la coherencia de Podemos, con tal de que Caunedo permaneciese de alcalde, y Cherines siguiese apoyando a Javier. ¡Ay amigos! Las cosas salieron mal, en política hay gente decente, no consiguieron dar el anhelado vuelco en Gijón, y en cambio sí lo hubo en Oviedo, y como la gente se anime a seguir dando patadas al caldero, Javier que se prepare. La Nueva España parece haber perdido toda su influencia, por su empeño en fabricar una realidad paralela, a medida de los que pagan las facturas.

Orígenes del Pacto SOMA-PP

Para entender lo que ocurrió este sábado, una jornada que cambió el curso de la historia de Asturias, hay que remontarse a 1991, hace un cuarto de siglo, cuando Gabino, apoyado por José Ángel Villa, consiguió desalojar del Ayuntamiento de Oviedo al primer alcalde socialista de la democracia, Antonio Masip. Previamente, Gabino, consejero de HUNOSA en representación del PP, tuvo oportunidad de establecer un contacto de largo alcance con el líder sindical minero, en un viaje a los EEUU, con el que entonces era hombre de máxima confianza de Villa, Luis Gómez, gerente de la empresa pública SODECO. A partir de ahí, las relaciones entre el PP y el PSOE, que comenzaron a articularse a través del SOMA, se convirtieron en pacto permanente de reparto territorial: el PSOE se autodestruía en Oviedo, y el PP lo hacía en Asturias.

Tras la victoria de Gabino, Gómez se convirtió en el hombre fuerte del PP de Oviedo, y tejió una madeja de entendimientos que llegó a dar al traste con el único gobierno del PP de Asturias, el de Sergio Marqués, algo de lo que se suele echar la culpa a Francisco Álvarez-Cascos, que en aquel entonces seguía la corriente a Gabino -que le cargó el muerto de la de la “marquesada”- y pretendía evitar que Vicente Álvarez Areces tomase, como tomó, el control de inversiones del Estado, como la Autovía Minera, lo que se convirtió en el primer gran escándalo de los Fondos Mineros.

Areces, entonces verso suelto de Gijón, se coló en la Presidencia del Principado, por el agujero que le abrió Marqués, pero no tardó en incorporarse al pastelazo iniciado como pacto SOMA-PP, a pesar de la bronca inicial por el control de Cajastur, boquete por el que también se coló su enemigo Manuel Menéndez que se convirtió en árbitro del negocio bancario del chupichupe politiquero, y mientras Villa hacía la guerra sorda con Areces, colocándole a su pupilo y hombre de confianza en la Consejería de Industria, Javier Fernández, se preparaba el terreno para que José Luis Marrón Jaquete, buen amigo de José Manuel Vaquero, Luis Gómez y Areces, tejiese la red que se materializó en el pastelazo de Jovellanos XXI.

Jovellanos XXI y el Pacto del Duernu

Jovellanos XXI marcó una nueva edición del eterno pacto SOMA-PP, alrededor de los pelotazos del Calatrava y el Palacio de Justicia, y ahí ya nuestros alucinatorios gobernantes estuvieron a punto de tocar la gloria, de no ser porque la burbuja inmobiliaria, Foro Asturias primero, y ahora Podemos, vinieron a romper la plácida y cordial reunión en la que todos ellos iban y venían del Principado al Ayuntamiento de Oviedo, del Ayuntamiento de Oviedo a la sede de Cajastur, de Cajastur a La Nueva España y de La Nueva España a la sede de Jovellanos XXI, jugando al corro de la patata, con parada en El Musel, el nuevo HUCA, SOGEPSA, SEDES y unos contratillos para Igrafo y Almacenes Pumarín.

Moriyón, que está limpia de polvo y paja, y no han logrado fabricarle esa imagen de señora “de derechas” en la que se empeñan los estrategas del javierismo en el PSOE y en La Nueva España -hay que reconocer que las últimas decisiones de Cascos no ayudaron mucho-, no tiene nada que ver con Caunedo, que al igual que le sucede a José María Pérez con el modificado de El Musel, está hasta las cachas en la mermelada de Gabino. Emilio León y sus amigos de Xixón Sí Puede y Somos Oviedo han hecho un ejercicio de generosidad y de cordura que desarma esa imagen radical y desequilibrada que le vienen haciendo a su proyecto político desde los medios. Además, Wenceslao López nada tiene que ver con lo que representa el corrompido PSOE de Javier Fernández.

Y ahí llega la ruptura

El resultado, no por sorprendente, deja de ser razonable, sensato y esperanzador. La continuidad de Moriyón en Gijón y la entrada de López en Oviedo, rompiendo el viejo pacto SOMA-PP que ahora se venía llamando Pacto del duernu, resquebraja definitivamente el sistema que Foro Asturias empezó a demoler en 2011, y abre interesantísimas incógnitas sobre el futuro inmediato de Fernández al frente de la Presidencia del Principado y del PSOE. Si Fernández esta tocado, Cherines se ha quedado sin ayuntamientos, así que a ver a qué juegan, a partir de ahora, estos dos pecios a la deriva del podrido régimen asturiano, y sus cantores de La Nueva España, dedicados a ocultar un río subterráneo de corrupción, mientras sacan de la chistera que Dani Ripa, dirigente de Podemos, tuvo una beca. ¡Jopela tío!

¡Manda huevos! Los tartufos de Javier critican a Ripa por haber tenido una beca

Ripa

Por Juan Vega

El Musel, el Calatrava, el nuevo HUCA, el Niemeyer, la TPA, Sedes, Sogepsa, la trama jamonera de Almacenes Pumarín, los muebles de Igrafo con los que Gabino de Lorenzo y Vicente Álvarez Areces tabicaron sus dependencias, etcétera, etcétera. Asturias tiene sus armarios repletos de muertos del bipartidismo del PPSOE y su reparto territorial Oviedo por Asturias, y aquí el problema es que un joven dirigente de Podemos tuvo una beca. Vuelvo a citar al gran intelectual Federico Trillo: ¡manda huevos! Poco más se puede decir. Pero lo digo.

José Ángel Fernández Villa se trajo a Javier Fernández de Santander para que gestionase en Asturias el negocio de la minería subvencionada desde la Consejería de Industria, y éste no desperdició la oportunidad de hacer en la vida un estupendo patrimonio. Fernández, que encabeza el clan de los recién llegados al exclusivo entorno residencial de la burguesía asturiana en Somió, quiere disfrutar de una cierta comodidad gobernando, y para eso necesita a Agustín Iglesias Caunedo al frente del Ayuntamiento de Oviedo, reeditando así el viejo pacto que su maestro estableció con Gabino, conocido universalmente como SOMA-PP. Al gran pensador Javier, que lee libros de mil páginas, no se le ocurre nada mejor que esto de cascarle al estudiante Ripa porque tuvo una beca, y manda que sus amigos de Calvo Sotelo coloquen en primera tan surrealista astracanada, el día en que se ventilan cuatro años de ayuntamientos en Asturias.

Como Carmen Moriyón está limpia de polvo y paja, y José María Pérez, candidato socialista al Ayuntamiento de Gijón, fue consejero de la Autoridad Portuaria que aprobó el modificado de El Musel en el que se concentran todas las miradas, Xixón Sí Puede opta por presentar candidatura y se niega a respaldar a Pérez. Fernández tiene así un pretexto para reunir un comité que nunca se reúne para eso, y vuela el acuerdo para que el PSOE de Oviedo, que tiene un portavoz tan limpio de polvo y paja como Moriyón, Wenceslao López, tenga que dejar, por pelotas, a Caunedo al frente del Ayuntamiento, y así cumple su parte del pacto con el PP para seguir gobernando, como hasta ahora, con el apoyo de Mercedes Fernández.

El verso suelto del sistema asturiano ya no es Francisco Álvarez-Cascos, que abandonó la guerra, dejando el partido en manos de una profesional de la política procedente del PP, Cristina Coto, y sólo Moriyón resiste en la revuelta cívica que encabezó Cascos, junto con un puñado de alcaldes, alcaldesas y portavoces de Foro que hicieron un buen trabajo en estos cuatro años. El verso suelto del sistema asturiano es ahora Podemos, que apoya a Xixón Sí puede y a Somos Oviedo, rompiendo el viejo sistema bipartidista, como hace cuatro años hizo Foro.

restaurante
Hermosa vista del restaurante del hermano de la consejera que critica a Ripa por haber tenido una beca

Por eso, porque el miedo a perder el chollo machaca las neuronas, atacan a Podemos con la campaña más surrealista de la historia de La Nueva España. Sólo les falta ya andar por ahí metiendo papelinas de coca en los bolsillos de la gente y llamar a la Policía con el fotógrafo preparado. Y es que como aquí no tienen pito que tocar por el momento para desprestigiar a Podemos, y todavía no se atreven a lo de la papelina, la única historia que consiguieron los chicos de Javier Fernández para ventilar en su diario oficial, La Nueva España, es que Dani Ripa, dirigente asturiano de Podemos, tuvo una beca y todavía no presentó la tesis doctoral.

Eduardo Lagar escribe la vomitada, y la marranada la aflora la consejera de Educación, Ana González, escondida bajo cobarde anonimato, cuyo hermano montó un precioso restaurante en el puerto de Llanes financiado por el ejecutivo asturiano. Los detalles del chollo del hermano de esta asombrosa émula de Tartufo, los tienen en el artículo “Javier Fernández invierte 400.000 euros en una pasarela para la familia socialista de Llanes“.

lagar

Cherines nos abraza

MERCEDES FERNANDEZ OVIEDO MARIO ROJAS 28-05-15

Por Juan Vega

  • Mercedes Fernández intenta culminar su estrategia del abrazo del Oso hacia Foro

Foro Asturias nunca se definió como un partido de “centroderecha”, sino de “centro reformista”, que como reza en su página Web, es un “movimiento de ciudadanos libres y consiguientemente críticos, que se rebela contra la condición de súbditos en la que han estabulado a los asturianos los omnipotentes aparatos de los partidos”. Ésa es la propuesta que los ciudadanos de Asturias compraron en 2011, cuando votaron mayoritariamente, de forma transversal, un cambio político que acabase con años de corrupción y reparto territorial entre el PSOE y el PP, entre Vicente Álvarez Areces y Gabino de Lorenzo.

En la Web de nuestro partido, se dice, como corolario del reciente congreso, que Foro “es la respuesta que los ciudadanos están dando a la crisis político-económica y de valores, originada  por una casta dirigente que asentaba  su poder en la fe de sus votantes y no en la búsqueda y exposición de la verdad”. Pero me temo que en estos días de amargura para quienes hemos visto fracasar nuestro proyecto político en las últimas elecciones autonómicas y municipales, hay muy poco apego a la verdad, y mucha cerrazón a la hora de aceptar las razones por las que Asturias nos negó su voto.

Entre el ideario que tantos ciudadanos apoyamos en el 2011, y que a mí me llevó a implicarme en su Gobierno primero, y en su estructura partidaria después, y la práctica, siempre pesó como una losa la presión de algunos personajes procedentes del PP, que nunca rompieron el cordón umbilical con su “nave nodriza” y que se empeñaron en convertir ese movimiento regenerador contra la casta dirigente asturiana, en una marca B del Partido Popular, en otro partido de “centroderecha”, es decir, en nada. El modelo es el ex presidente del Puerto de Avilés, Raimundo Abando, que en cuanto perdió el puesto, no tardó ni diez minutos en ofrecerse como mediador, camino que siguieron otros, y que siguen ahora, los oportunistas que fracasaron en las Primarias de Oviedo, después de años reventando el Grupo Municipal de Foro.

Mercedes Fernández, presidenta del PP, basó su estrategia electoral en consolidar la marca A de ese “centroderecha”, y por eso en su entrevista de este domingo en El Comercio rechaza lo evidente, tal y como vienen haciendo desde el entorno de Foro los personajes que se ven como puentes para la “reunificación”, y niega que una buena parte de los votos regeneracionistas que apoyaron la revuelta ciudadana liderada por Francisco Álvarez-Cascos se fueron a otras opciones emergentes, fundamentalmente Podemos, pero también Ciudadanos.

¿Por qué emergen Podemos y Ciudadanos? Sencillo, porque conectan con ese anhelo ciudadano de sustituir la casta dirigente astur por gobernantes ajenos a los modelos corruptos de gestión que simbolizan El Musel, el Calatrava, el Asturcón, el HUCA, la TPA, el Niemeyer, Sogepsa, Sedes, el IDEPA, los PGO de Gijón y Llanes, etcétera, etcétera. La ofensiva del PP para desnaturalizar el carácter regeneracionista de Foro fue muy aplaudida por los medios, y dentro y fuera de Foro se convirtió en lugar común la idea de que nuestro partido, junto con el PP, eran el “centroderecha” a “reunificar”, cuando no la derechona más dura. ¡Y así nos fue!

El sociólogo Oscar Rodríguez Buznego es el primer opinador que reconoce lo ocurrido con los votantes de Foro, en su artículo de este domingo en La Nueva España, titulado, “¿Asturias es diferente?”:

Podemos ha conseguido en Asturias, como en Aragón, su mejor resultado, en el que destaca el apoyo recibido de votantes movilizados y de izquierdas de la circunscripción central y muy probablemente de votantes de Foro de toda Asturias

Mercedes Fernández vuelve a la carga en esa entrevista en El Comercio a la que me refiero más arriba, en la que insiste en el abrazo del oso a Foro, y que el rotativo gijonés titula: “¿Complicado un acuerdo con Foro? Esto es política. El que no tenga cintura, que lo deje“, y afirma:

Yo me voy a presentar a la investidura porque creo que soy el referente del centro-derecha en Asturias. Y voy a pedir el voto a las personas que, previsiblemente, me pueden apoyar. Vamos a ir viendo cómo se va deshojando la margarita.

Foro, en su momento más amargo, tiene ante sí un reto no poco relevante, pues si bien Cascos, secretario general y alma mater del partido, ha analizado correctamente los resultados, contra viento y marea, echo todavía en falta en su discurso una referencia a la necesidad de relanzar esa rebelión contra “la condición de súbditos en la que han estabulado a los asturianos  los omnipotentes aparatos de los partidos” de la que hablamos en nuestro congreso, y lo que es más importante, el camino para conseguirlo. De momento, “Cherines”, sigue abrazándonos.

¡Menéndez cambia el rollo que ése no cuela!

menen

Celebra su jornada de reflexión Alberto Menéndez, subdirector de La Nueva España, con una columna en la que como es habitual en los opinadores de empresa, realiza una afirmación de esas que en filosofía se llaman apodícticas, pero incumple su principio esencial, el de veracidad. Es decir, hace trampa.

Vean lo que dice Menéndez:

Pero lo que sí se puede asegurar es que un Gobierno autonómico minoritario, con el respaldo de 15, 16 o 17 diputados, sean del partido o de los partidos que sean, no sería lo más adecuado para Asturias.

¿Y por qué, Menéndez? La etapa de enorme inestabilidad que dio al traste con el Gobierno minoritario de Foro Asturias, tuvo como causa, entre otras cosas,  la brutal hostilidad de La Nueva España hacia Francisco Álvarez-Cascos. No porque fuera minoritario, sino porque era Cascos.

Después de Cascos, Javier Fernández gobernó de forma minoritaria, pero con el apoyo de La Nueva España, y entonces todo estuvo bien. Aunque Javier no hiciese nada, les gustaba el gobierno minoritario de Javier.

Que Menéndez diga que Asturias necesita gobiernos mayoritarios, debe justificarse con la experiencia, y aquí hemos conocido dos mayorías absolutas letales: la de Vicente Álvarez Areces en Asturias o Gabino de Lorenzo en Oviedo, que fueron muy aplaudidas por su periódico, hasta que dejaron de tener firma en las órdenes de pago.

¿Se trata de que nuestros gobiernos respondan a las preferencias de los asturianos o a las de la empresa de Menéndez? Los asturianos, lo único que han visto de los gobiernos mayoritarios, han sido enormes atracos: El Musel, el HUCA, el Calatrava, el Niemeyer, la TPA, es decir, perdimos un montón de dinero. Eso sí, La Nueva España sacó lo suyo de todo ello.

¡Menéndez cambia el rollo que ése no cuela!

Foro tiene que explicar el gran balance de su esfuerzo regenerador

FRANCISCO ÁLVAREZ-CASCOS

Por Juan Vega

Los partidos políticos deben hacer siempre balance de sus resultados y más ante los procesos electorales. La ejecutoria de Foro está sometida a una brutal manipulación mediática. Valorar adecuadamente el verdadero resultado del esfuerzo transversal -ni derecha ni izquierda- de las gentes de Foro durante este tiempo, es un acto de justicia histórica, siempre empañado por la mezquindad ambiente y los intereses que se esconden detrás de la mixtificación de lo que han sido estos cuatro años.

Foro resquebrajó el bipartidismo astur por delante de la crisis de la partitocracia española, chocando con un muro: la conjunción entre populares y socialistas, que en Asturias se plasmaba en el reparto mafioso territorial entre la capital, Oviedo, y el resto del Principado. El PSOE en la Presidencia y en la Junta, y el PP en el Ayuntamiento de la capital, con Cajastur como fuente de financiación y La Nueva España como cronista oficial del régimen, constituían, junto con el coro formado por FADE, UGT y CCOO, la sustancia de ese muro.

El Musel, el nuevo HUCA, el Niemeyer, la TPA, Sedes y el Calatrava, los chiringuitos institucionales, los contratos con fondos mineros y la gestión delictiva de una administración podrida por los contratos de muebles, suministros de oficina y las prácticas corruptas de la trama jamonera, son los ejemplos palmarios de las Asturias y su régimen, contra el que Foro se estrelló con el Gobierno de Francisco Álvarez-Cascos, que supo incorporar a la vida política del Principado el rechazo del bipartidismo y el anhelo de regeneración.

Se acercan las elecciones autonómicas y municipales y Asturias se enfrenta a ese proceso con la irrupción en nuestra vida política de un enjambre de fuerzas políticas que con singular retraso chocan contra el bipartidismo español y traen en su programa algunos mensajes similares al proyecto con el que Foro rompió ese bloque cerrado en Asturias, que no están adaptados a nuestra realidad concreta, por su carácter de sucursales sin personalidad.

El PP, encabezado por Mercedes Fernández, pide perdón públicamente por sus errores, pero no concreta cuáles son y cómo van a enmendarlos, puesto que Gabino de Lorenzo sigue siendo la máxima autoridad del Estado en la Comunidad Autónoma, como responsable de las Fuerzas de Seguridad y la administración periférica. Javier Fernández, candidato socialista, es una criatura alimentada a los pechos de José Ángel Fernández Villa. Todo cambió para seguir igual, aunque con notable desgaste del sistema. Ése desgaste es el mayor activo de Foro.

Ciudadanos no tiene cara ni programa para Asturias, es puro marketing, y Podemos sólo hace propuestas demagógicas para halagar los oídos de los peor tratados por el sistema, sin que conozcamos todavía sus propuestas de regeneración aplicables a nuestra realidad. Foro vuelve a tener una segunda oportunidad para aplicar su programa, completando el desmantelamiento del régimen.

Para ello sólo tiene que continuar el proceso emprendido con la regeneración política en los ayuntamientos en los que gobierna y la persecución de la corrupción del régimen bipartidista ante los tribunales de Justicia. Y explicarlo mejor, aprovechando la evidente debilidad de los medios que han pagado ya una factura muy cara por su obsesiva manipulación informativa al servicio de un sistema bipartidista que se derrumba, y necesitan también reformar su propia imagen.