La Nueva España se divierte a cuenta de Cascos con el “Pacto del astillero”

lucianaveros

Por Porompompón Porompompero

Los comunicadores del equipo del socialista Javier Fernández han parido un nuevo engendro. Se trata de una bonita historia que lleva el sello creativo del gabinete presidencial dirigido por José Manuel Piñeiro.  Una fructífera leyenda urbana con la que pretenden tapar sus años de romance con el PP de Asturias, que concluyeron abruptamente a causa del voto de Somos Oviedo a Wenceslao López como alcalde, algo que no se produjo en Gijón por parte de Xixón si Puede. Javier quiso evitarlo y no pudo, pero Mercedes Fernández se enfadó y le pidió el divorcio político, después de un largo romance del que salieron los presupuestos regionales y el engendro legislativo que dejó la TPA sin consejo de administración para los restos.

En la PSOE no lo pueden soportar, no pueden permitir que la mayor ciudad de Asturias esté fuera de control, en manos de un sector de Foro Asturias, el que encabeza Carmen Moriyón, que a poco que se esforzase se podría hacer con el liderazgo regional y dar la vuelta que ese partido necesita, y como no quieren que el moriyonato se consolide bajo ningún concepto, están creando el microclima necesario para una moción de censura tras las elecciones generales que tiene muchas posibilidades de salir adelante si los dirigentes gijoneses de Foro no se quitan de encima la caspa pepera. ¡Ruido de sables en Gijia!

La Nueva España se divierte a cuenta del “Manicomio de Cascos”

carcelpapel
La “Cárcel de papel” de La Codorniz

Lucía S. Naveros escribe este lunes en La Nueva España una crónica titulada “Los amarres políticos de Naval Gijón“, que no es ni más ni menos que un favorazo que le hace el “diario líder” al gabinete fernandino, para dar carta de naturaleza a una pesadilla de agosto: el “Pacto del astillero”, en el que los líderes de la Corriente Sindical de Izquierdas, CSI, como Cándido González Carnero, jugarían un papel protagonista con Francisco Álvarez-Cascos, para conseguir que el candidato socialista a la Alcaldía gijonesa no lograse el apoyo necesario para desbancar a Carmen Moriyón. ¡Todo aquel que no apoye al PSOE es un siervo de Cascos! ¡Ahhhhrrrrgggggg!

En el diario de la calle de Calvo Sotelo, que compra esta milongona a Piñeiro, se ríen para justificar tan pintoresco parto, y se vengan así, creativamente, de Cascos, escribiendo libelos como los que él lleva años publicando en la Web de Foro Asturias, lanzando chorradas muy parecidas a las que el hoy atechado ex presidente de Foro viene lanzando desde la Web que él personalmente dirige, y que ha convertido en la cañonera de sus obsesiones particulares.

Si en La Codorniz de Álvaro de la Iglesia, en tiempos de Francisco Franco Bahamonde había una “Cárcel de papel“, en la Web de Cascos hay un “Manicomio de Papel“. Ese manicomio lo dirige y alimenta personalmente el ex presidente de Foro, a pesar de haber puesto ahí a Cristina Coto a figurar, para llevarse las leches, al frente de un negocio que no controla. Cascos dispara siempre debidamente guarecido; es el instinto del cazador que utiliza la tecnología humana para abatir un animal indefenso, por pura diversión. Pero como en La Nueva no pueden ser menos, y en el fondo el ex vicepresidente les pone a cuenta del hormiguero y sus hormiguitas, emulan, desde sus páginas, el “Manicomio de Cascos”, y hacen unas risas a cuenta de la ocurrencia.

La gracia estriba en sustituir “duernu” por el “astillero”

manicomiopapel
El “Manicomio de papel” de la Web de Cascos

Una cosa es el análisis mediático del mecanismo del bipartidismo de largo recorrido fraguado entre el PSOE y el PP, y especialmente en la Asturias que partieron y se repartieron durante tantos años, y otra muy diferente agitar ese entendimiento como un pacto electoral, un juego que Cascos convirtió en slogan con la gorrinesca metáfora del pacto del duernu. Y claro, darle la vuelta a ese slogan, para inventarse otro, da para un ratín de conversación entre Piñeiro y Ángeles Rivero, la directora de LNE, a la que también le mola reirse.

Y es que Cascos da mucho juego, porque a estas alturas hay que reconocer que tiene bemoles que el secretario general del PP que vio convertirse a Luis Bárcenas Gutiérrez en “Tarzán”, el hombre que llegó a Génova en taparrabos, saltando de liana en liana, para terminar forrado, haya tenido que protagonizar la ruptura de los asturianos con el monopolio del poder político ferozmente sujeto por el tándem formado por Vicente Álvarez Areces y Gabino de Lorenzo, que parió escándalos tan asombrosamente gestionados como el del Caso Marea o el Caso Calatrava, cuya deriva judicial resulta tan incierta como desvergonzada es la presencia de sus protagonistas al frente de la Delegación del Gobierno o en un escaño del Senado.

Pero eso es otra historia, vamos a lo que nos ocupa, al “Pacto del astillero”

Empecemos por dejar claro que Cascos no puede ver a Moriyón, que todavía tiene cuentas pendientes por la guarrada que le hizo al colocarle a traición a la Coto al frente del partido, y porque Juan Manuel Martínez Morala, referente histórico activo en la CSI, no quiere saber nada con los partidos políticos, ni con Foro, ni con Podemos, ni con ninguno, y todo el mundo sabe que Cándido juega a la política por su cuenta y riesgo. Así que de la CSI, na de na, Lucía.

Sigamos por el hecho evidente de que una candidatura respaldada por Podemos, como es la de Oviedo, hizo alcalde a un candidato socialista que sí es de su agrado, cosa que no sucede en la Villa de Jovellanos, ya que José María Pérez hizo más mili que el palo de la bandera en el núcleo duro del PSOE más guarrete, lo que no ocurre con Wenceslao López en Oviedo. Y ahí estriba la diferencia, no es lo mismo Wenceslao que Pérez. Así que de pacto contra el PSOE nada de nada.

No cuela

José Velasco, de Zebrastur, firma los papeles que le pasa Julia Piñera, bajo la atenta mirada de Gabino de Lorenzo
José Velasco, de Zebrastur, firma los papeles que le pasa Julia Piñera, bajo la atenta mirada de Gabino de Lorenzo

Todo conduce a ver el artículo de Lucía como un divertimento veraniego grato a la dirección del periódico y al gabinete fernandino, porque además de para unas risas, no deja de ser un favorín que le hacen al presidente Javier, y como es sabido, en La Nueva España, nada que resulte grato a Fernández les resulta ajeno, al menos mientras éste pague las facturas y siga llegando la pasta de las campañas de publicidad regional y de los programas que Asturmedia, la productora de LNE, que graba en el edificio que el Ayuntamiento de Oviedo tiene cedido a José Velasco en Olloniego como escuela municipal de cine.

Anuncios

La misma promesa incumplida para dos investiduras de #Javifer

iuleyelectoral

por Juan Vega

El porqué de lo de #Cherines

Mercedes Fernández, presidenta del PP, tuvo que tirarse al ruedo y presentar su candidatura a la Presidencia del Principado, cuando Somos Oviedo rompió el guión, y sus miembros, contra todo pronóstico, votaron a favor de Wenceslao López, del PSOE, como alcalde de Oviedo, después de que la FSA le prohibiese a éste apoyar a Ana Taboada, lideresa de Somos, si ésta, a su vez, no conseguía que Mario Suárez del Fueyo, de Xixón Sí Puede, en vez de presentar su propia candidatura, lo que permitió la investidura de Carmen Moriyón, votase a favor de José María Pérez, del PSOE. ¡Hala, ahora vas y lo cuentas!

#Cherines no respeta en Asturias la “lista más votada” que pide en Oviedo

upydpsoeComo Javier Fernández se había comprometido a dejar gobernar en Oviedo a Agustín Iglesias Caunedo, y no cumplió con una tradición de años del pacto Oviedo por Asturias, #Cherines, se sintió obligada a presentar candidatura contra #Javifer. ¡Algo hay que disimular! Pero la presidenta del PP lo tenía muy mal. Actuaba sin convicción, por obligación, en un guión torpe y desmañado, puesto que lo que hacía, presentándose en Asturias, casaba muy mal con la crítica a la formación de gobiernos como el de Oviedo, ya que su presentación en Asturias, contra #Javifer, no respeta la “lista más votada”, cosa que sin despeinarse recrimina a #Wenceslao en Oviedo.

Y así estaba #Cherines, mustia y desnortada, pidiendo respeto para la lista más votada en Oviedo y presentándose en Asturias contra la lista más votada de #Javifer, cuando apareció en escena Cristina Coto para regalarle el voto por la puñetera cara, sin que el pretexto de una foto de una reunión sirviese para contarnos que al menos había negociado algo, obtenido alguna promesa, conseguido algún proyecto en común. Nada de nada. ¡Qué más da! ¡La española cuando se rinde es que se rinde de verdad! Y así #Cristicot se lanzó a apoyar a #Cherines con el pretexto de que #Javiferes la peor de todas las opciones posibles“, y se justificó diciendo que con esa actuación obligó “a buscar el pacto con las izquierdas, lo que no hizo de buenas tendrá que intentarlo ahora“.

#Javifer vuelve a pactar su investidura con la misma promesa incumplida de la anterior

leyelectoral2¡Menudo problema para #Javifer buscar “el pacto con las izquierdas”! Ni corto ni perezoso vuelve a escenificar, Esta vez con Gaspar Llamazares, lo mismo que ya hizo en su anterior investidura con Ignacio Prendes, entonces en la UPyD, y ahora en Ciudadanos. #Javifer nos cuenta otra vez que se va a reformar la misma Ley Electoral que ya acordó reformar hace tres años, para acabar con las circunscripciones. Se trata, efectivamente, de la misma reforma que ya había comprometido en la anterior legislatura, promesa que sirvió para firmar un acuerdo de investidura, y para romperlo posteriormente, por no tener un apoyo del PP y Foro con el que tampoco cuenta ahora.

Todas estas cosas tan enrevesadas, lejos de animar la mortecina vida política astur, dejan un regusto melancólico, un sabor amargo a ceremonia inútil, teatralidad y tramoya, con la inevitable sensación de que los responsables del drama de nuestra vida pública no se toman mucho trabajo para elaborar el guión.

Tocata y fuga de Francisco Álvarez-Cascos (II)

foro-asturias

Por Juan Vega

Para analizar lo que está sucediendo en estos momentos en el procedimiento de investidura del presidente del Principado, hay que mirar en dos direcciones, que nada tienen que ver con los cantos de sirena de los protagonistas de la película. Una parte del escenario que condiciona las negociaciones, tiene que ver con la política interna asturiana y lo sucedido en los grandes ayuntamientos. Olvidar ese contexto, equivale a no entender nada.

Pero no hay que olvidar tampoco que en estos momentos, en los prolegómenos de las Elecciones Generales, el PP está viendo cómo su ex tesorero, Luis Bárcenas, está aflorando información que acredita que la corrupción determinaba la política de ese partido hasta las últimas consecuencias, y que sus dirigentes cobraban sobresueldos que procedían de las donaciones que entregaban los beneficiarios de las grandes obras públicas.

El PPSOE se rompió en Oviedo y en Gijón

El PPSOE astur anda de capa caída desde que Xixón Sí Puede, agrupación de electores en la que se integró Podemos, entre otras muchas sensibilidades políticas y sindicales (como una relevante presencia de la Corriente Sindical de Izquierdas, CSI) se negó a respaldar la candidatura de de José María Pérez a la Alcaldía.

Pérez, como la ex alcaldesa Paz Fernández Felgueroso o el ex presidente Vicente Álvarez Areces, tienen todas las papeletas para sentarse en el banquillo de los acusados por el escándalo conocido como Caso Musel, en el que Podemos ejerce como única fuerza política asturiana personada en la Audiencia Nacional.

La ganadora de las elecciones, y alcaldesa, Carmen Moriyón, pudo ser alcaldesa, porque a diferencia de Francisco Álvarez-Cascos y su delfina Cristina Coto, carece de contaminaciones políticas con el PP que se deshace entre las repercusiones del escándalo de financiación ilegal que sacude a ese partido como consecuencia de las investigaciones de la Gürtel.

Moriyón, una persona limpia, como Wenceslao

Entre dejar que una mujer como Moriyón, que ejerce de político de centro reformista, limpia de polvo y paja, gobierne en la Villa de Jovellanos, y que lo haga un miembro del consejo de administración responsable del escándalo portuario, la duda ofende, y Xixón Si Puede se negó a entrar en el estúpido juego que divide el mundo en unas sedicentes izquierda y derecha, para anular la diferencia entre la corrupción y la limpieza. Que es lo que importa.

Xixón Sí Puede se negó a seguir el juego del PSOE e IU, y en Oviedo, hubo carambola, y Somos Oviedo, otra agrupación de electores en la que se integra Podemos, no cedió ante el chantaje de la FSA de Javier Fernández, que en virtud de su pacto con Mercedes Fernández, pretendía hacer alcalde a Agustín Iglesias Caunedo, y así, la vieja política del PPSOE se fue al traste.

Si Mercedes Fernández presentó candidatura a la Presidencia de Asturias, sin encabezar la lista más votada, como defendieron hasta ahora los peperos, no es porque ése fuese el plan, puesto que como es costumbre Cherines dejaría gobernar a Javier una vez que éste hubiese cumplido su acuerdo, cosa que no sucedió, y como en Oviedo gobierna Wenceslao López, la otrora mujer de confianza de Cascos, fichada por Mariano Rajoy para acabar con él, adoptó la única decisión razonable para ella y su partido, si se considera su difícil situación: simular que intenta quitarle el gobierno a Javifer.

El nombramiento de Coto y su apoyo a Cherines, una misma secuencia

Así pues, Mercedes Fernández no tenía más remedio que presentar candidatura y hacerse con el control del autodenominado centroderecha asturiano, cosa fácil con Cristina Coto al frente de Foro, con Cascos en retirada, y con ambos trabajando al alimón para hacerle la cusca todo lo que pueden a Moriyón, impulsando un frente “contra las izquierdas” que sólo se lo pone difícil a la forista gijonesa, al ponérselo difícil a Podemos, que de no avenirse a los acuerdos que se trabajan en este momento, serán duramente hostigados por la FSA y por la IU de Gaspar Llamazares, como responsables de que “la derecha” gobierne en Gijón, y claro, en Asturias, que gobernase la “derechona” de Cascos y Cherines, sería el acabose.

Cuando Cascos escenificó su decisión de designar sucesora a Coto, con una operación ilegítima y antidemocrática para evitar que se celebrase un congreso en el que Moriyón hubiese apoyado, junto con los candidatos y alcaldes de éxito en Foro, la opción de Fernando Couto como presidente del partido y candidato a la Presidencia del Principado, optaba por Coto, no porque fuese lo mejor para Foro (que evidentemente no lo era), sino porque era lo mejor para él, que ya había tomado la decisión de entregar Foro al PP, cuando renunció, como era su voluntad, a impulsar que Foro fuese un partido coherente con sus principios fundacionales, presidido por alguien sin vínculos con el PP como profesional de la política.

Y ahí es donde forzosamente tenemos que volver al escenario nacional, en el que el conflicto imprudentemente desatado por Dolores de Cospedal, al aflorar en El Mundo los llamados “papeles de Bárcenas”, para sacar pecho e intentar distanciar su gestión de la de sus antecesores, parece que conduce inevitablemente a poner en el mismo plano el cobro de esos sobresueldos con el de las donaciones que recibían Rajoy y los secretarios generales, entre ellos Cascos, en un círculo que está a punto de cerrarse.

En ese escenario de perdición, es lógico que Cascos, coherentemente con su forma de entender la vida, entre otros movimientos, decidiese hace ya unos meses entregar lo que queda de Foro a los que fueron, durante estos últimos años, sus oponentes políticos, puesto que él ya no puede vender una escoba regeneracionista ni el en rastro.

 

Javier Fernández y los estalinistas que metieron en la cárcel a Cándido y Morala, quieren borrar la memoria reciente de Gijón y de Asturias

Juan Manuel Martinez Morala y Candido Gonzalez Carnero

Por Juan Vega

  • A Cándido y Morala los metieron en la cárcel, a instancias del Gobierno PSOE-IU de Gijón, porque estorbaban en los negocios que querían hacer en la bahía

Los dirigentes de la Federación Socialista Asturiana que trabajan a las órdenes de Javier Fernández, que hizo todo lo que estuvo en su mano para impedir que se desalojase al PP de Gabino de Lorenzo del Ayuntamiento de Oviedo, están de campaña de imagen, ante la sucesión de golpes que han recibido en toda la boca, propinadas por los jóvenes dirigentes de Podemos Asturias, que gracias a sus gestiones con las agrupaciones de electores que se presentaron en Oviedo y Gijón, lograron librar a la capital de un cuarto de siglo de gabinismo al largar a Agustín Iglesias Caunedo, e impidieron que Gijón volviese a manos de un personaje como José María Pérez, metido en todas las mermeladas pringosas del régimen arecista.

La inteligencia estratégica con la que han jugado Somos Oviedo y Xixón Sí puede, al permitir en un caso que Carmen Moriyón, de Foro, sea alcaldesa, y al apoyar en otro al socialista ejemplar Wenceslao López, hizo posible que el impostor Fernández se desangre, presa de indisimulada rabia, ante la magistral jugada con que le devolvieron con bien por mal, su sucio intento de seguir cambiando cromos entre ciudades, sin el menor respeto por la voluntad de los electores. Podemos ha demostrado que Asturias no está totalmente podrida, y somos muchos los que desde posiciones personales diferentes en política, tenemos que agradecerles que lo hayan conseguido.

Javier, prohijado político y profesional de José Ángel Fernández Villa, que desde su mansión de Somió ostenta la máxima representación al frente de la FSA y del Gobierno de Asturias, ha desatado esa campaña como respuesta al tremendo golpe recibido, e intenta desgastar a los responsables de Podemos, a cuenta de la negativa de la agrupación de electores Xixón Sí Puede, a suscribir un pacto de legislatura con el PSOE e IU, fuerzas políticas que tienen los armarios llenos de muertos en una ciudad que de esta manera sigue gobernada por una mujer que está limpia de polvo y paja, al frente de un partido de centro regeneracionista, que recibió el respaldo mayoritario de los gijoneses en las urnas.

Los socialistas e IU, tienen, en su enorme colección de cadáveres escondidos en los armarios, aparte de su participación activa en las actividades presuntamente delictivas que llevaron a la ruina al Puerto de Gijón, que tendría que ser el motor económico de la ciudad y de Asturias, otros muchos antecedentes que nunca fueron suficientemente investigados, como la sucesión de oscuras operaciones urbanísticas en la bahía de Gijón, en la que un grupo inmobiliario vinculado a Izquierda Unida, Progea, recibió el jabugo del juego de las recalificaciones en terrenos dedicados a la construcción naval, a cambio del silencio cómplice ante la desindustrialización de la fachada marítima de la ciudad por parte de sus representantes, que con una mano llevaban la vela en la misa municipal, y con la otra repicaban las campanas de la revolución.

Hablamos del año 2006. El número uno del PSOE de Gijón, José María Pérez, era concejal a las órdenes de María de la Paz Fernández-Felgueroso, y, cómo no, de Vicente Álvarez Areces, mano que mecía la cuna. Por aquel entonces, en un artículo titulado “Morala y Carnero: el choque de trenes entre la izquierda real y la izquierda oficial, en medio de la grasa de la corrupción política“, publicado en El Comentario TV, experimento vanguardista de periodismo ciudadano, expliqué claramente los detalles de un escándalo cuyos pormenores pueden no ser suficientemente conocidos, o se han olvidado. El PSOE cebaba a IU, e IU callaba y otorgaba, pero tenían un problema para su negocio, el problema se llamaba Cándido González Carnero y Juan Manuel Martínez Morala, dos sindicalistas honrados a carta cabal, que habían saltado a la fama por la película “Los lunes al sol“, basada en aquel triste episodio de corrupción de la izquierda asturiana en tiempos de la burbuja.

Escribía yo por aquel entonces en ECTV:

Aquí de lo que se trata es de lo que nadie quiere hablar, pero está a la vista de todo el mundo. En Gijón hay dos astilleros que están condenados al cierre por los gobiernos del PSOE en coalición con IU, desde que Vicente Álvarez Areces inició la construcción de las playas de Poniente y El Arbeyal, la primera situada delante de Naval Gijón, y la segunda de Izar-Juliana. La urbanización se inició con unos edificios emblemáticos, los edificios-barco, que fueron contruidos por Proseín, una promotora perteneciente al Grupo Progea, cuyo delegado en Asturias es el coordinador del área de Economía de la presidencia colegiada de IU-Gijón, José Antonio Hevia Braña.

Más detalles:

El suelo para construir esos edificios de lujo, con los que Progea ganó muchísimo dinero, se lo proporcionó una sociedad pública, SOGEPSA, que además pagó la urbanización. De esta manera se sellaba el muy estable pacto de gobierno entre IU y el PSOE en el ayuntamiento de Gijón. Los tratos y los acuerdos políticos se hacen con el suelo que se reparte entre las promotoras afines, y a poco esfuerzo que haga quien quiera conocer la verdad, lo único que tiene que analizar son las fechas de los acuerdos entre el alcalde Areces y Jesús Iglesias, que entonces pactó el gobierno de Gijón, y hoy se prepara, como candidato para Asturias, para el nuevo pacto con Areces en el Principado -en el que también se maneja mucho suelo-, para lo que ha desplazado a Francisco Javier García Valledor, que finalmente ocupará el segundo puesto de la lista.

Cómo es posible que no se esté recuperando la terrible historia de la persecución y encarcelamiento de Cándido Y Morala por el Gobierno de coalición PSOE-IU en Gijón, ahora que personas directamente implicadas en aquellos acontecimientos, como José María Pérez, respaldados por Javier Fernández, pretenden iniciar una campaña propagandística contra Podemos, para así intentar crear un vergonzoso clima de linchamiento contra Carmen Moriyón, la alcaldesa salida de las urnas que ha derrotado a las fuerzas conservadoras de la izquierdona gijonesa, PSOE-IU.

¡Manda huevos! Los tartufos de Javier critican a Ripa por haber tenido una beca

Ripa

Por Juan Vega

El Musel, el Calatrava, el nuevo HUCA, el Niemeyer, la TPA, Sedes, Sogepsa, la trama jamonera de Almacenes Pumarín, los muebles de Igrafo con los que Gabino de Lorenzo y Vicente Álvarez Areces tabicaron sus dependencias, etcétera, etcétera. Asturias tiene sus armarios repletos de muertos del bipartidismo del PPSOE y su reparto territorial Oviedo por Asturias, y aquí el problema es que un joven dirigente de Podemos tuvo una beca. Vuelvo a citar al gran intelectual Federico Trillo: ¡manda huevos! Poco más se puede decir. Pero lo digo.

José Ángel Fernández Villa se trajo a Javier Fernández de Santander para que gestionase en Asturias el negocio de la minería subvencionada desde la Consejería de Industria, y éste no desperdició la oportunidad de hacer en la vida un estupendo patrimonio. Fernández, que encabeza el clan de los recién llegados al exclusivo entorno residencial de la burguesía asturiana en Somió, quiere disfrutar de una cierta comodidad gobernando, y para eso necesita a Agustín Iglesias Caunedo al frente del Ayuntamiento de Oviedo, reeditando así el viejo pacto que su maestro estableció con Gabino, conocido universalmente como SOMA-PP. Al gran pensador Javier, que lee libros de mil páginas, no se le ocurre nada mejor que esto de cascarle al estudiante Ripa porque tuvo una beca, y manda que sus amigos de Calvo Sotelo coloquen en primera tan surrealista astracanada, el día en que se ventilan cuatro años de ayuntamientos en Asturias.

Como Carmen Moriyón está limpia de polvo y paja, y José María Pérez, candidato socialista al Ayuntamiento de Gijón, fue consejero de la Autoridad Portuaria que aprobó el modificado de El Musel en el que se concentran todas las miradas, Xixón Sí Puede opta por presentar candidatura y se niega a respaldar a Pérez. Fernández tiene así un pretexto para reunir un comité que nunca se reúne para eso, y vuela el acuerdo para que el PSOE de Oviedo, que tiene un portavoz tan limpio de polvo y paja como Moriyón, Wenceslao López, tenga que dejar, por pelotas, a Caunedo al frente del Ayuntamiento, y así cumple su parte del pacto con el PP para seguir gobernando, como hasta ahora, con el apoyo de Mercedes Fernández.

El verso suelto del sistema asturiano ya no es Francisco Álvarez-Cascos, que abandonó la guerra, dejando el partido en manos de una profesional de la política procedente del PP, Cristina Coto, y sólo Moriyón resiste en la revuelta cívica que encabezó Cascos, junto con un puñado de alcaldes, alcaldesas y portavoces de Foro que hicieron un buen trabajo en estos cuatro años. El verso suelto del sistema asturiano es ahora Podemos, que apoya a Xixón Sí puede y a Somos Oviedo, rompiendo el viejo sistema bipartidista, como hace cuatro años hizo Foro.

restaurante
Hermosa vista del restaurante del hermano de la consejera que critica a Ripa por haber tenido una beca

Por eso, porque el miedo a perder el chollo machaca las neuronas, atacan a Podemos con la campaña más surrealista de la historia de La Nueva España. Sólo les falta ya andar por ahí metiendo papelinas de coca en los bolsillos de la gente y llamar a la Policía con el fotógrafo preparado. Y es que como aquí no tienen pito que tocar por el momento para desprestigiar a Podemos, y todavía no se atreven a lo de la papelina, la única historia que consiguieron los chicos de Javier Fernández para ventilar en su diario oficial, La Nueva España, es que Dani Ripa, dirigente asturiano de Podemos, tuvo una beca y todavía no presentó la tesis doctoral.

Eduardo Lagar escribe la vomitada, y la marranada la aflora la consejera de Educación, Ana González, escondida bajo cobarde anonimato, cuyo hermano montó un precioso restaurante en el puerto de Llanes financiado por el ejecutivo asturiano. Los detalles del chollo del hermano de esta asombrosa émula de Tartufo, los tienen en el artículo “Javier Fernández invierte 400.000 euros en una pasarela para la familia socialista de Llanes“.

lagar

Javier Fernández prepara su segundo “tamayazo” en Oviedo

FINDE 18-19 ABRIL : La Segunda : GIJON : Página 1

  •  Alfredo Carreño dejó retratado el primer “tamayazo” de Javier Fernández en Oviedo: “¿Cómo voy a presentar candidatura, y si salgo alcalde?”

Por Xoaca Bobela

El pasado miércoles 27 de mayo, La Nueva España publicó unas declaraciones del exalcalde Antonio Masip, uno de los contrincantes de Wenceslao López en las primarias socialistas de Oviedo, que sabe mejor que nadie de las presiones que está recibiendo el actual secretario general de la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo, AMSO-PSOE, ante la operación que se está fraguando en las covachuelas de Presidencia, para forzar un nuevo “tamayazo” en el ayuntamiento carbayón -sí, ya hubo otro antes, aunque se trata de un oscuro episodio, poco conocido por los ciudadanos-, con el pretexto de que los socialistas no pueden respaldar a la abogada y candidata de Somos Oviedo, Ana Taboada, si Xixón Sí Puede no respalda la investidura de José María Pérez como alcalde de Gijón.

El pretexto, pura oligofrenia y corrupción política de la peor especie, es la desesperada armazón sobre la que se traba el nuevo “tamayazo” ovetense. Masip, que se lo veía venir, y tiene cuentas pendientes con el gabinismo, decidió ponérselo muy difícil a Wenceslao, que compite con él en honestidad personal y limpieza política. Desde que el exalcalde Masip dio su apoyo a Taboada, no ha dejado de recibir amenazas y escritos del peor tono, aunque él sigue apostando sin parar por el acceso de la joven letrada a la Alcaldía de la Capital, para que haya una oportunidad de levantar las alfombras en la ciudad, a pesar del asombroso trabajo que están haciendo las trituradoras de papel en las Consistoriales.

Detrás del nuevo “tamayazo” que se prepara en Oviedo está el viejo pacto territorial establecido entre Gabino de Lorenzo y Vicente Álvarez Areces, con la bendición de lo que fue La Nueva España de José Manuel Vaquero, con el aplauso y la financiación de Manuel Menéndez desde Liberbank, un pacto que vienen reeditando desde hace tiempo entre Javier Fernández y Mercedes Fernández, que ya se las arreglaron para dejar la TPA sin consejo de administración durante las últimas elecciones a cambio de repartirse las adjudicaciones de los contratos de producción audiovisual para sus respectivas empresas.

El primer “tamayazo” de Javier en Oviedo

Conviene recordar el primer “tamayazo” de Javier en Oviedo, que terminó con la carrera política de Paloma Sainz, candidata socialista en la anterior legislatura. En efecto, tras las elecciones municipales del 2011, Sainz recibió una oferta en firme de Roberto Sánchez Ramos y Arturo González de Mesa, que sacó siete concejales para Foro, que fue respaldado personalmente por Francisco Álvarez-Cascos, que incluso ofreció la posibilidad de respaldar a Sánchez Ramos como candidato, con tal de desplazar a de Lorenzo de la Alcaldía.

La FSA de Javier Fernández se las ingenió para abortar la operación y Sainz, avergonzada por tamaña indignidad, dejó la política activa con una salida laboral en el Real Instituto de Estudios Asturianos.

Sánchez Ramos puso en evidencia el primer
Sánchez Ramos puso en evidencia el primer “tamayazo” de Javier Fernández

Sánchez Ramos ha demostrado su talla política personal, con sus excepcionales resultados en estas últimas elecciones locales 2015, con un balance asombroso, al revalidar sus tres concejales, y ello tras pactar dos presupuestos con el borrahueyas de Gabino, Agustín Iglesias Caunedo, en un escenario en el que parece no acusar desgaste alguno, a pesar de los resultados de Somos que se ha merendado los votos de Foro Oviedo.

“Rivi”, que ha sido el primero en salir proponiendo un gobierno tripartito en Oviedo, movió sus hilos en la investidura del 2011 para dejar a los pies de los caballos a Alfredo Carreño, que se quedó a sustituir a Paloma Sainz en el PSOE, dejando así retratado para la historia el primer “tamayazo” de Javier Fernández en Oviedo, cuando dijo aquello tan inolvidable de “¿Cómo voy a presentar candidatura, y ¿si salgo alcalde?”

Las declaraciones de Carreño eran la contestación a la carta del coordinador local de IU, Alejandro Suárez, en la que le explicaba que “por primera vez en veinte años los ovetenses han retirado el poder absoluto al PP y, aunque han dado la mayoría a la derecha, el resultado electoral indica el rechazo de la ciudadanía de Oviedo a ese fenómeno denostable y pútrido que podemos denominar gabinismo, que ha dado lugar a un clima institucional irrespirable”. Javier Fernández no podía permitir que en Oviedo se levantasen las alfombras sin dejar en evidencia los negocios de Areces, que había dejado lleno de muertos los armarios del Principado de Asturias, cuyas llaves estuvieron unos meses en manos de Cascos.

Ahora, la AMSO-PSOE, con López a la cabeza, que se ganó el liderazgo de los socialistas de Oviedo en la lucha contra el aparato fiel a Javier Fernández, encarnado en la persona de Carreño, no tiene el pretexto que se urdió para el “tamayazo” del 2011, que no era otro que la imposibilidad ideológica de sumar sus votos a los de Foro. Y es que Foro, desaparecido por sus pecados, tras el estrepitososo fracaso de Carolina Morilla, que ni siquiera estaba afiliada en la Capital del Principado cuando se lanzó su candidatura en oscuras circunstancias, ha sido sustituido por una fuerza política como Somos, para la que el cuento chino de la izquierda y la derecha no vale, por lo que sólo queda un nuevo “tamayazo”, éste más caro y cruento, que ya se está fraguando, con las extraordinarias presiones que se desarrollan en este momento en el entorno de Wenceslao.

Sin el “tamayazo” de Oviedo, se rompe el duerno, se levantan las alfombras, y Areces y Gabino lo van a tener muy difícil para escapar de sus responsabilidades, de ahí que desde la calle Suárez de la Riva se escuche el tintineo que hacen las monedas en la colecta.  ¿Quién pasa la gorra?

Moriyón y Taboada, contra Pérez y Caunedo, ganan por goleada

moriyon--647x370

Dice Alberto Menéndez, subdirector de La Nueva España, y se queda tan contento, que como Podemos apoyó las candidaturas de Xixón Sí Puede y Somos Oviedo -que casi nada real tienen entre si-, es su “responsabilidad” si dejan las dos ciudades en manos de “la derecha”, es decir, del PP y de Foro. ¡Vuelta la burra al trigo! ¡Otra vez el viejo truco del almendruco de la izquierda y de la derecha! ¡Y eso lo dice el portavoz de la empresa que se pasó cuatro años empeñada en destruir a Carmen Moriyón, y en hacer un hombre de provecho de Agustín Iglesias Caunedo! Menéndez y su periódico, la sostienen y no la enmiendan, a pesar de su glorioso fracaso.

Menéndez sabe perfectamente, y así lo reconoce, que las agrupaciones de electores apoyadas por Podemos no están sometidas a disciplina de partido para cambiar cromos, y además, que sigan así es esencial para que mantengan la credibilidad ante sus electores, porque el ascenso de las candidaturas emergentes se debe a una encomienda de la ciudadanía: la dialéctica política que domina la vida pública en nuestro país viene determinada por el cabreo ciudadano contra la corrupción, no por la vieja retórica política caduca con la que se entretenía al personal en los tiempos de bonanza.

La idea fuerza que determina la política, hoy, no es esa caduca contradicción ideológica entre izquierda y derecha, tan impostada siempre por sus cultivadores, sino entre las prácticas degeneradas de la casta de profesionales del escaño y el anhelo de renovación de esa clase política desprestigiada por los desastres de la burbuja, de los que derivaron buena parte de los casos de corrupción que afloran día tras día. Los ciudadanos quieren representantes que no hagan de la representación su modus vivendi, esclavitud de la que vienen los calatravas, los museles, el expolio de la formación, las tramas jamoneras varias, y en general, las malas prácticas de la administración, incluido el desvío de fondos públicos para financiar sobresueldos y prebendas en los propios partidos políticos, algo que está en la raíz de la podredumbre del sistema.

Menéndez se atreve a decir esto:

Aquí, fue Somos Oviedo la lista más votada de la izquierda. Y el PSOE e IU, en principio, se muestran dispuestos a facilitar la Alcaldía a Ana Taboada, pero si todo discurre con normalidad; y la normalidad, lógicamente, pasa por que el socialista José María Pérez sea el alcalde de Gijón.

En tiempos de racismo emergente, se invocaba a dioses y gitanos para las comparaciones. Ahora, comparar a Carmen Moriyón con José María Pérez, como representantes políticos, y analizar sus trayectorias, es tan ocioso como poner sobre la mesa los currículos profesionales de Ana Taboada y Caunedo. El nombre de Pérez figura consejos de administración como el que protagonizó la destrucción de El Musel. Moriyón, cirujana ejerciente, con una legislatura sin muertos en los armarios a sus espaldas, nada tiene que ver con Pérez, pues sabe buscarse la vida fuera de la política representativa.

La misma comparación, realizada entre Caunedo y Taboada, nos conduce a similares conclusiones. El primero está en este negocio desde su tierna adolescencia, y acompañó a Gabino de Lorenzo en sus operaciones más sarnosas, mientras que la segunda, abogada de profesión con despacho propio, dedicó su vida pública a colaborar en causas cívicas, y también llega, como llegó Moriyón, limpia de polvo y paja. Pero claro, no interesa lo que importa que es lo mismo que decir que lo que importa no interesa.

Y si comparamos a Moriyón con Caunedo, y a Pérez con Taboada, pues apaga y vamos que lo de la izquierda y lo de la derecha mueve al vómito.

La vieja retórica que escenificaba las aparentes divergencias de la derechona y la izquierdona que tradicionalmente se repartieron Asturias para expoliarla, con las bendiciones de Menéndez y La Nueva España, pretende encasillar a Moriyón en un espacio político que no es el suyo, el del denominado “centroderecha”, para ponerla en el mismo plano que Caunedo, un personaje que tiene mucho que ver con los socialistas de Pérez, con los que compartió el expolio en los consejos de administración en los que Manuel Menéndez repartió los dividendos de la destrucción de Cajastur.

menendezporfia