Areces y sus cuates del consejo de la Autoridad Portuaria tienen serios motivos para el dolor de barriga

modificadomusel

Por Juan Vega

En la imagen que abre este comentario de prensa tienen una panoplia de personajes sobradamente conocidos, que estuvieron en todos los saraos de Vicente Álvarez Areces, cuando éste controlaba el Gobierno de Asturias como presidente, y a su vez cebaba a sus hombres al frente de los sindicatos, las patronales y la propia Autoridad Portuaria de Gijón. La foto, imprescindible en una comunicación seria y aséptica, ante la llegada del Caso Musel a la Audiencia Nacional, la publica El Comercio.

La Nueva España no. La Nueva España no nos cuenta que se investigan en la Audiencia Nacional las decisiones adoptadas por personajes clave en la historia reciente del socialismo asturiano, entre los que se encuentran la entonces alcaldesa socialista y el hoy candidato a alcalde por ese partido.

Los miembros de ese consejo cobraban por ejercer su función como consejeros, pero tal parece que cobraban por votar a favor de lo que quería el ex presidente Vicente. Igual no falta ya tanto tiempo para que Justo Rodríguez Braga, Severino García Vigón, Luis Arias de Velasco, Belén FernándezJosé María Pérez o Paz Fernández Felgueroso, expliquen a qué se dedicaban allí.

Ahora, ya consumidas las dietas -la anécdota- y arruinado el puerto de El Musel y la competitividad de Asturias -lo terriblemente grave-, los beneficiarios de la generosidad arecista que aprobaron el modificado, y que también formaron parte en su mayoría del consejo adjudicador al que acudió Areces en persona, estarán un tanto apretados de la barriga. Normal. Las cosas están cambiando en un país arrasado por la golfería generalizada.

Cierto es que algunos tienen ya la investigación policial encima por el escándalo de la formación, y alguno en particular está pendiente de sentencia; aún así, esto es mucho más que cualquier otra cosa, pues en el Caso Musel hablamos de tal cantidad de dinero que pone los pelos de punta al más bragado.

Pero no es la publicación de la foto del consejo encausado en el Caso Musel lo único relevante. En la siguiente imagen, tienen una captura de La Nueva España de este sábado, en la que pueden comprobar cómo ese periódico se dedica una vez más  a dar la versión de los que están con la barriga destrozada por el estrés.

olafnuevaespaña

Vean, en cambio, en la noticia que también publica este sábado El Comercio, que a diferencia de La Nueva España no da la versión exclusiva de los que se sienten en peligro, puesto que nos cuenta también algo que les tendrá que poner aún más nerviosos de lo que ya están: la fiscal del caso en la Audiencia Nacional, Isabel Vicente Carbajosa, conoce de sobra el trabajo de la denostada Oficina Europea Antifraude, la Olaf, puesto que, ¡oh maravilla!, está en excedencia de  ella, como funcionaria de la misma.

Areces, y sus cuates, tienen motivos crecientes para temblar, pues están acusando de tergiversar las cosas nada menos que a la fiscal del caso.

olafcomercio

Anuncios

Ramiro Lomba, el cocinero de SADEI al que Javier Fernández rescató de las garras del presidente Vicente

Imagen

El economista Ramiro Lomba Monjardín, director del chiringuito socialista SADEI, que preside, cómo no, el nunca suficientemente bien ponderado Graciano Torre,  se dedica a hacer cocinetes para Javier Fernández a través del diario gubernamental La Nueva España, ¡Normal, todo el mundo tiene que ganarse la vida!

Lomba acaba de meter la pata hasta el corvejón, presentando en sociedad el informe bianual conocido como LARMA, una de las escasas publicaciones que justifican la existencia de este think tank socialista, marginando al diario El Comercio, la TPA y al resto de los medios de comunicación asturianos, de manera sesgada, y buscando única y exclusivamente hacer daño a Foro Asturias -con alguna de las habituales maquinaciones de estos hechicerillos de la comunicación barriobajera que se estila en la política asturiana-, en un acto típico de quien se ve obligado a besar la mano de quien suelta la pasta con la que se financia su chiringo.

La operación es sencilla: SADEI publica ese triste informe bianual sobre la renta de los asturianos desglosada por municipios, que es una chorrada que no da para nada, y La Nueva España recibe en exclusiva un cocinete, para presentar el presunto informe objetivo, manipulando los datos para orquestar un vil ataque contra el concejo de Siero, al que se atribuye, de manera falsaria y mentirosa, una “caída libre” de la renta en los últimos “dos años”:

El espectacular descenso de Siero en el ránking de concejos de Asturias según su renta per cápita, elaborado por la Sociedad Asturianos de Estudios Económicos e Industriales (SADEI), se debe, paradójicamente, a su crecimiento. En eso coinciden los expertos consultados por LA NUEVA ESPAÑA, que atribuyen el mal dato del municipio al aumento de la población y a la dispersión de los esfuerzos municipales para dar satisfacción a las demandas de sus diferentes núcleos.

Lomba, que juega al golf con el equipo de Cajastur, en la que ostentó algún asiento retribuido que huele a Manuel Menéndez que tira para atrás, y que suele recibir abundantes gajes del oficio a través de la Universidad, fue rescatado, como decimos, por Javier Fernández, de las garras de Vicente Álvarez Areces, que le había condenado al ostracismo, intentando arrebatarle el control de los chiringuitos estadísticos socialistas, al crear el Instituto Asturiano de Estadística, al frente del cual colocó a la ex consejera de Educación, Cultura y Deportes, Encarnación Rodríguez Cañas, que en aquel momento tenía necesidades de estabulación, dada su reciente cesantía.

Cuando Lomba estaba en su peor momento, Severino García Vigón, el homo toroyensis o Severino el butanerointentó echarle una mano para colocarlo como secretario de la Cámara de Comercio de Gijón, en sustitución de Javier de la Ballina cuando a su vez éste cayó en desgracia en la institución gijonesa, que manejaba el inefable Luis Arias de Velasco, otra rúbrica del arecismo que en aquel momento veía tambalearse su propio cotolengo:

Ramiro Lomba se labró su prestigio como economista con su gestión en Sadei y por el rigor de los estudios de esta sociedad. Con un perfil técnico, el papel de Lomba había quedado parcialmente eclipsado después de que el Principado hubiera integrado Sadei en el Instituto Asturiano de Estadística, creado en enero de 2009 y dirigido por la ex consejera de Cultura del Principado, Encarnación Rodríguez Cañas.

Lomba, que ahora es el cocinero de los informes a la carta del sucesor de Areces, sabe mucho de dietas, cartas, primeros y segundos platos, pues tuvo siempre un relevante papel en los “consensos” alimenticios de los socialistas con la patronal y los sindicatos de los que siempre salió mucha salsa mayonesa:

La dirección de FADE, así como la de los sindicatos UGT y CC OO rompieron una lanza en favor de Sadei cuando el pasado mes de octubre Encarnación Rodríguez Cañas decidió dejar de divulgar el boletín mensual «Coyuntura Regional de Asturias», que Sadei había editado ininterrumpidamente durante 15 años, desde 1994. «¿A quién molestaban las opiniones siempre profesionales y ecuánimes de Sadei?», se preguntó entonces el secretario general de FADE, Alberto González.

Para completar la rehabilitación de la figura de Lomba, tras sufrir la persecución arecista por algún “pecadillo” que todavía desconocemos (en lo que sin duda colabrorarán los lectores de Foro Proaza dándonos alguna pista en los comentarios: ¡colaboración ciudadana!), que sin duda encabronó con él al señor de Gordor, el cocinero de los precalentados liofilizados de Javier Fernández fue nombrado secretario del pintoresco “consejo de sabios” del nuevo hombre fuerte del socialismo asturiano. ¡los tienen de acero!

El fantasmal cargo de Ramiro Lomba, al que Fernández nombró “sabio” y se quedó tan pichi, demuestra con toda las evidencias del caso su disposición a realizar para el presidente Javier todo tipo de encargos de repostería fina socialista desde su chiringuito SADEI, con lo que revela además, una falta de modestia y moderación que encaja con la tontuna general con que el conjunto de los agraciados con el título de “sabios” recibieron tan inmerecido honor, cuya falta de sindéresis viene avalada por el mero hecho de aceptar el cargo y no tomar nota de los reputados consejos de Groucho Marx al respecto: Please accept my resignation. I don’t want to belong to any club that will accept me as a member.

Como era demasiado ridículo todo, dejaron de llamarlo “comité de sabios” para empezar a hablar de un “Consejo Asesor de la Presidencia del Principado para Asuntos Económicos”, más pomposo, pintoresco, grotesco e hilarante todavía (¡hazle una tarjeta de visita bien grande!), toda una fatada muy reveladora del régimen que ya podemos empezar a denominar javierismo, un régimen en el que la vacua pomposidad asociada a la seriedad del burro, llena el vacío existencial:

El economista Ramiro Lomba (Tuña, 1962) es uno de los doce intelectuales y profesionales del mundo de la empresa que integran el Consejo Asesor de la Presidencia del Principado para Asuntos Económicos, comité de expertos al que ha apelado Javier Fernández para evaluar algunos de los grandes retos de Asturias y perfilar posibles recetas.

los retos ya los conocemos todos, Javier Fernández ha llevado Asturias, auxiliado por sus monosabios, a límites insospechados de postración y decadencia, y las recetas, también las conocemos ahora: las elabora desde SADEI el cocinero de Javier y se las entrega a José Manuel Vaquero en un tupperware.

El Comité “de sabios” con el cocinero Ramiro

comité javier