Fundación Princesa de Asturias: con amigos como estos…

anagraciano

Por Porompompón Poropompero

Resultó muy llamativo el espectáculo de confrontación orquestado en el escenario virtual de La Nueva España, entre Graciano García y Ana Taboada, cuando el hoy director emérito de la Fundación Princesa de Asturias, se lanzó al cuello de la vicealcaldesa de Somos Oviedo, a cuenta de las ideas republicanas de ésta, sobre una actividad tan relevante para Oviedo y Asturias, como es la entrega de Premios, un acto que sin duda genera enormes beneficios para el Principado y su Capital.

Hay quien dice que por parte de Graciano, “Chano”, hay cierto interés en romper el clima de paz y tranquilidad que consiguió establecer en la Fundación y su entorno la actual directora, Teresa Sanjurjo, poco dada a la polémica. Cuando él era director de la Fundación no surgían estos problemas, entre otras cosas, porque algunos conspicuos personajes de la “extrema izquierda” eran tratados con “cariño”, mucho “cariño” y no poco “esmero”, por parte de quienes saben bien, por experiencia propia, aquello de los generales y los cañonazos de plata. Así pues, hay quien se queja de que ahora tengamos en el candelabro gentes más resistentes a los argumentos “cariñosos”. Ya saben que el primero que lo huele…

santicaunedo
Caunedo, con Rodríguez-Alverú, en 2014, antes de premiarse a si mismo.

La Sanjurjo acabó con esos “cariños” y Graciano se esmera ahora en otros lópeces, como enervar el ambiente con fines aparentemente incomprensibles en tan gran defensor de las Reales Personas. ¿Ruido de sables tras los sillones en la Fundación? Desde que García abandonó abruptamente el cargo por su confrontación con Gabino de Lorenzo a cuenta de las acusaciones de “pelotazo urbanístico” de éste sobre el negocio inmobiliario de la Isla de la Innovación y el señuelo del Museo de los Premios Príncipe de Asturias en Avilés, nuestro gran emprendedor de la comunicología no parece haberse resignado a pasar a un discreto segundo plano, para no entorpecer la difícil y meritoria labor de Sanjurjo.

Pues por si fuera poco merengue, se produce la aparición en escena de Santiago Rodríguez-Alverú Nieto -si sigue complicando sus apellidos nadie le va a reconocer- Santi “Vivir Oviedo“, al que algunos llaman Santi “Vivir de Oviedo”, socio de Nicanor Fernández, y promotor de negocios de comunicación, en una plataforma de apoyo a los Premios, que más que apoyarlos, parece ideada por el “enemigo”, para seguir desestabilizando: “es imprescindible que los ovetenses demuestren su apoyo a estos premios que han sido y son referentes de esta región en todo el mundo, además del valor añadido que suponen para la ciudad y la región”, declaró Santi “Vivir de Oviedo” a La Nueva España, al anunciar esta desconcertante operación que “los de siempre” pretenden poner en marcha con la cínia presentación, el próximo lunes, en el Hotel Principado, de una “plataforma ciudadana” organizada con tan sospechosas pretensiones, por tan obvios manipuladores mercenarios de la opinión pública.

Santi y sus socios están perfectamente retratados, tras el escándalo que protagonizaron cuando quedaron en evidencia sus manejos, al entregarle a Caunedo el “Ovetense del Año”, en plena precampaña electoral, y fue denunciado en la Fiscalía por Ana Taboada. ¿Alguien da más? Siguen los choques buscados con Taboada, por parte de una tramilla de la vida local, perfectamente retratada, a la que parece mentira que La Nueva España preste cobertura, dada su afición a basar su negocio en la captación de publicidad contratada con malas artes y total opacidad.

Que Santi aparezca ahora como el gran defensor de la Fundación, en medio de la algarada “chanista”, es un paso más de los que siguen creado problemas a la Sanjurjo, porque codician recuperar el control de la Fundación, cosa que sin duda querrán también los que ponían la mano por no manifestarse contra ella, en aquellos tiempos tan felices para algunos, como dignos de ser definitivamente borrados de la memoria de Asturias.

Conviene recordar esta gloriosa frase de Santi “Vivir de Oviedo”, citada por el genial periodista Luis José Ávila, en unos de los actos de la campaña electoral de Agustín Iglesias Caunedo, organizados por el propio Santi, al que evidentemente acudía, como un sólo hombre, el inevitable “Chano”:

El salón, lleno. Uno de los organizadores, Santiago González-Alverú, se me acerca susurrándo “Se nota quien manda en la ciudad“.

¿Se puede permitir la Fundación Príncipe que los machacas de Caunedo y el PP de Oviedo sigan intentando instrumentalizar su imagen para el debate político, mientras lanzan a sus mercenarios habituales por delante, para dar la cara, en esta sucia operación? Ni Oviedo, ni Asturias, ni la Fundación Príncipe se merecen este maltrato, por parte de quienes dicen ser sus mayores defensores.

Lectura obligada:

Premios

Anuncios

Caunedo sueña como Luther King, disfrazado de Zuckerberg, con escenografía de Nicanor y Santiago y dinero de Manolo

apuntoencuentro

Por Xoaca Bobela

El alcalde de Oviedo Agustín Iglesias Caunedo anda muy preocupado con los resultados de su dedicación a la Comedia del Arte, encarnando el papel de un moderno Polichinela, durante los tres años de margen que ha tenido como alcalde accidental. Le encomendaron eliminar rastros y dirigir las miradas en la dirección contraria al callejón por el que alguien huye con una cartera robada. Por eso una y otra vez, como la burra al trigo, Caunedo retorna a los escenarios de animadas fantasías, siempre con los más pintorescos pretextos, servidos por la milegrera corte de expertos buscones, prestos a “diseñar” la imagen bufonesca de turno, que a ellos se les antoja moderna, eficaz y creativa. No en vano llevan toda la vida metiéndola.

Esta vez, los grandes emprendedores de la comunicología local, que no podían repetir la fracasada imagen de las gafotas del piloto de drones utilizadas hace un par de semanas para un vuelo ilegal, que dio mucho juego, recurrieron a la ayuda de un headset para aldeanos recrecidos, dotado de un innecesario juego de micro y audífono inalámbricos, que le da al parvenú somedano un aspecto a lo Steve Jobs o Mark Zuckerberg, muy adecuado para quien quiere venderse a sí mismo como el cerebro que transformó Sin City en Smart City, a falta de euros para hacer la Ronda Norte, que es lo que Oviedo necesita, y no tanta palabrería paleta.

jobsheadsetEl equipo de monitores de tiempo libre formado por el ex militante trotskysta Nicanor Fernández, el public relations Santiago González Nieto, y el veterano periodista Luis José Ávila, juega desde hace años en el mismo campo, siempre desde papeles diferentes, sociedades cambiantes y perchas contingentes, pero con un denominador común: animan las fiestas del poder con sus pretextos e invenciones, para dar cancha a los llamados, que como en el caso que nos ocupa, no siempre son los elegidos, y por eso andan todos acongojados.

Ávila, maestro de la loa el ditirambo y la crónica de suciedad, es el más sincero y tratable de los tres, porque se le pueden decir cuatro cosas, y lo lleva con la deportividad de quien sabe que estamos aquí cuatro días y no merece la pena enfadarse porque te digan dos verdades, en cambio, los otros pertenecen a esa curiosa especie de personajes que viven siempre en la periferia de lo público, y ponen cara de empresarios arriesgados que se enfadan cuando se habla de sus asuntos, como si no fueran también de los demás. Mal relaciones públicas, aquel que se pone tonto porque le hacen una foto.

zuckerbergheadsetEl caso de Santiago, con su asombrosa invención Vivir Oviedo, a la que algunos, descriptivamente, titularon Vivir de Oviedo, por la cabecera de la prodigiosa revista en la que hace sus hagiogrfías, panegíricos, y justificantes documentales para cobrar la pasta que le paga el Ayuntamiento por los premios Ovetense del Año, no logró acallar todavía los ecos del cabreo suscitado entre las gentes de bien porque haya tenido la cara de darle un premio a Caunedo, a la vez que éste le pagaba y le compraba la edición de la revista que le da soporte.

Nicanor, desde la Fundación Hidroeléctrica, con el respaldo incomparable de su fructífera amistad con el multiconsejero biencasado y prejubilado Felipe Fernández, se convirtió en el gran chambelán de los protocolos de Manuel Menéndez. Cuestión nada baladí, aunque de corto recorrido, porque el manantial de fondos públicos que fue Cajastur se va secando, y Liberbank, en manos privadas, da ya solo para algunos guateques descarados, como éste de Asturias punto de encuentro, en el que sueltan sedal a Caunedo, para que los periódicos del régimen nos cuenten que el encargado de borrar las huellas dactilares de Gabino de Lorenzo, en el atraco del Calatrava, tuvo un sueño, en la noche electoral, como el afroamericano Martin Luther King.

Mientras Caunedo, híbrido de Luther King, Jobs y Zuckerberg, sueña con ganar las elecciones en la Sin City gabiniana, en vez de soñar con la armonía entre los blancos y los negros, que es lo suyo, no puede evitar la aparición de una pesadilla llamada Ángeles Caso, que tiene muchas amistades en el mundo de la ópera, y eso le pone muy nervioso, porque no lo tiene todo controlado, como él creía. Mira tú por dónde, va a resultar que igual que el Oviedín del alma llegó al Ayuntamiento a través del PSOE de Antonio Masip, A Caunedo, Nicanor, Santiago, Luis, Manolo & Compañía, la apuesta les puede salir muy rana. ¡Ojo al CIS!

P. D. Terrible el papelón de Andrés Llavona y José María Navia en la fiesta que montaron para Caunedo el Nica y el Santi, con crónica de Ávila, un montaje desesperado del peperismo ovetense en plena intervención de la Fiscalía de Asturias en el Caso Calatrava. Así se demuestra quién es cada uno y por qué pasaron cosas que pasaron.

“Ovetense del año”: el Ayuntamiento manda comprar invitaciones a los contratistas, a 67 € cubierto, en plena crisis

opiparo
Los contratistas municipales están siendo forzados a comprar invitaciones a 67 € cubierto, con anuncio de marca de automóviles de alta gama para financiar tanta loza, cubertería y cristalería, que no dejan sitio para elantebrazo
caunesanti
Caunedo y Rodríguez-Alverú, en 2014, antes de que el alcalde se diese el premio a si mismo

Por Xuaca Bobela

Los machacas de Rodolfo Sánchez no descansan llamando por teléfono a los contratistas municipales, para recordarles que tienen que pasar por el Gabinete de Agustín Iglesias Caunedo, a ver a su jefe, no para manifestarle su solidaridad como imputado en el caso ASAC, sino para negociar cuántas invitaciones tiene que comprar cada empresa tributaria de un contrato municipal, como todos los años, para el premio “Ovetense del Año”, que aunque lo organiza el Ayuntamiento, lo hace a través de una revista que figura como organizadora, lo que permite que cuele la cosa sin que todavía nadie haya ido a la Fiscalía porque el alcalde se dé un premio a si mismo, financiado con dinero público, tras organizar durante años la entrega de premios a terceros

Jaume Matas hacía cosas parecidas y lo han empapelado. Aquí no, porque en el jurado paripé de este premio, ya se encarga el excelente comunicólogo Luis José Ávila de templarle las gaitas a Santiago González-Alverú -figurante como titular de todo este cambalache que se oculta tras una revista sin difusión- con los responsables de los periódicos, y como Rodolfo tiene muy buena relación con Ávila, que le puso a Manuel Cimadevilla en el tribunal de la plaza de jefe de prensa del Ayuntamiento que le cocinó Gabino de Lorenzo con el amigo -de todos ellos- Alfonso Román de presidente, todo va bien. Las gaitas están bien templadas.

Financiar sodomíticas bacanales con dinero público

Nadie puede discutir, sin faltar a la verdad, que se trata de un premio organizado y financiado por el propio Ayuntamiento, a través del editor de una revista que compra la Alcaldía, dados los 6.856 eurazos que le pone por 1.000 ejemplares. Y si un fiscal se empeñase en analizar cómo se malversa así el dinero público, algo podría encontrar. Todo es empeñarse, y si Gabino quisiese, Gabino puede. Otros poco podemos hacer al respecto, salvo contarlo, para que todos ustedes sepan en qué se gasta el dinero que Caunedo negocia con Roberto Sánchez Ramos, que sale de lo que ustedes y yo pagamos por las multas, el IBI, la viñeta y otras abusivas exacciones destinadas a financiar estas sodomíticas bacanales. ¿O a usted no le escuece que se gaste así el dinero que le sacan del bolsillo a manos llenas cada vez que un municipal le echa el alto?

Las invitaciones para la panzada se venden a 67 € el cubierto, otra evidente vía de retribución, si se tiene en cuenta que los compradores de las plazas de rancho son los de siempre, es decir, los que tienen que rendir pleitesía a la Alcaldía, y la mayoría de ellos, contratistas municipales directos, como los que llevan todo lo relacionado con aguas, saneamiento, cementerios, asturcones, clubes de golf, autobuses, informática, recaudación de impuestos, y otras muchas actividades gestionadas por quienes pagan tan astronómica cifra por cenar en una mesa, en la que encima hay una gran marca de automóviles de alta gama, que también suelta pasta por decorar el despliegue de loza, cubertería, cristalería y pañería, de tanto potencial usuario de un haiga.

Los protagonistas de la sodomítica bacanal caunediana

vaquecaune
El contratista municipal de prensa, José Manuel Vaquero, y el contratista de subvenciones municipales de la Cámara de Comercio, Severino García Vigón, aplauden en la edición 2014 del premio

En la primera imagen que acompaña este texto, se puede contemplar cómo departían, en la edición correspondiente al año 2014, González-Alverú, editor de tan preciada como desconocida revista, y el alcalde Agustín Iglesias Caunedo, preparando la edición de este año, en la que el premio había de otorgarse al propio alcalde, coincidiendo con las elecciones municipales.

González Alverú se hizo relativamente famoso, en 2011, al haber participado junto con su hermano en el programa “Atrapa un millón”. La gomina de marca ye cara, bobu.

En la otra imagen, también año 2014, José Manuel Vaquero, a la sazón empresario de la contrata municipal de prensa, y el procesado ex presidente de la FADE y de la Cámara de Comercio -desde donde se administraron a dedo cifras astronómicas aportadas por el Ayuntamiento-, Severino García Vigón, aplaudían en el curso del banquete con el que celebraron la anterior edición de este peculiar aquelarre ovetense.

Los que deciden cómo y en qué se gasta el dinero público que administra el propio Ayuntamiento, y las empresas contratistas municipales, concluyen que lo mejor es comerse ese dinero, haciéndose unas fotos para asombrar a propios y extraños con los detalles de tan singular pitanza. Caunedo paga a precio de oro una revista sin difusión, la revista le entrega un premio y organiza una cena que financia el propio Caunedo. ¡Arriba España que van levantala estos!

Patricia Díez Isla advierte a Caunedo y sus concejales de las consecuencias de pagar la defensa de Rodolfo Sánchez con dinero público, en el “caso ASAC”

caunedorodolfo
En la imagen, Agustín Iglesias Caunedo, alcalde de Oviedo, pasea acompañado por su íntimo colaborador y jefe de Gabinete, Rodolfo Sánchez

Por Joaquina Bobela

Patricia Díez Isla, concejal de Foro en Oviedo, advirtió este miércoles, al alcalde y los concejales del PP de Oviedo, que forman parte de la Junta de Gobierno municipal, con el alcalde Agustín Iglesias Caunedo a la cabeza, que pueden incurrir en los posibles delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos, si aprueban en la sesión anunciada para este jueves, la desviación de dinero municipal, para defender jurídicamente al Jefe de Gabinete de Caunedo y cargo político municipal Rodolfo Sánchez, imputado por presuntos delitos de prevaricación y falsedad en el Caso ASAC

Una reciente sentencia producida en Santiago de Compostela condenó a los concejales que tomaron una decisión similar a nueve años de inhabilitación.

Sánchez, que fue nombrado jefe de prensa por Gabino de Lorenzo, a dedo, en el año 1991, como cargo político, sacó años después una extraña oposición en la que sabemos que se encontró sin competencia alguna, con un tribunal presidido por Manuel Cimadevilla, de nombre artístico Manolín el Nietu Celo Xuan, designado por la Asociación de la Prensa de Oviedo presidida por Luis José Ávila, a instancias del mismo Gabino. En la actualidad, Sánchez ocupa un cargo político como jefe de Gabinete del heredero del hoy delegado del Gobierno.

Las vinculaciones políticas con el Partido Popular de Rodolfo Sánchez están acreditadas con sus decisiones, como por ejemplo el encargo de webs electorales de ese partido, como la de Isabel Pérez-Espinosa, que según Joaquín Fernández, ex vicesecretario de Comunicación del PP, hoy imputado en Pokemon, fue un “capricho”, encargado a la empresa ASAC, la misma que es reponsable de los contratos de periodistas designados “a dedo” por los que se encuentra imputado el propio Sánchez en el Caso ASAC.

Rodolfo Sánchez es en realidad, a día de hoy, el valido de Caunedo, que toma todas las decisiones políticas relevantes que se adoptan en el Ayuntamiento, y hasta hay quien piensa que es el verdadero alcalde. De hecho, Sánchez está casdo con la concejala del Partido Popular y presidenta de la SOF, Belén Fernández Acevedo, a la que muchos atribuyen un papel instrumental en las ambiciones de Sánchez –lo que la llevó a verse implicada en las investigaciones de la Operación Marea-, que ya pretendió colocarla como número dos de Gabino en las últimas municipales, idea abortada por el de Benia de Onís, que siempre supo tener a raya las ambiciones incontroladas del allerano.

Sánchez y Caunedo firmaron al alimón numerosos documentos relacionados con la adjudicación del contrato de ASAC en el año 2008, un contrato que despertó todo tipo de rumores y recelos, por concurrir en solitario a una jugosa licitación, sospechas que se han visto agravadas por la injustificable prórroga ilegal de seis meses que fue el preludio de la nueva licitación que ha sido duramente criticada por los socialistas, que han calificado las relaciones de Caunedo con esta empresa como su “Jovellanos XXI” particular.

Caunedo, que ha unido de manera incomprensible su destino al de Rodolfo Sánchez en este asunto, se mete ahora en un incomprensible jardín al financiar con dinero público la defensa de su vecino de Santa Eulalia de Morcín, donde los matrimonios formados por Caunedo con Isabel Pérez-Espinosa y por Sánchez con Fernández Acevedo, compartían urbanización de adosados y no pocas complicidades que amenazan con arruinar la carrera política de Caunedo antes de las municipales.

Para muestra del lío en el que se está metiendo dando amparo a su brazo derecho, conviene tener muy presente la sentencia recientemente producida en Santiago de Compostela, precisamente en relación con el Caso Pokémon en el que Rodolfo Sánchez se ha visto involucrado, sin que Caunedo haya salido a dar las oportunas explicaciones:

El juez ha decidido condenar por prevaricación a los siete concejales del PP miembros de la Junta de Gobierno Municipal de Santiago de Compostela que acordaron que el Ayuntamiento se hiciese cargo de los gastos de defensa de su compañero de corporación Adrián Varela, implicado a su vez en la Operación Pokémon y quien presentó su dimisión el pasado lunes.

Pantanosa charca, ésta en la que se mete ahora Caunedo, financiando la defensa jurídica de Rodolfo Sánchez, en una situación similar a la que llevó a la inhabilitación a los concejales del PP de Santiago de Compostela por defender jurídicamente a Adrián Varela.

¡Tiembla Caunedo! o ¿por qué chapotea Cherines con Morales en el PP, antes de que se aclaren los casos Aquagest y Pokemon?

morales cherines

Por Xuaca Bobela

Llama poderosamente la atención el salto que acaba de dar la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, al incorporar a su partido con gran pompa y circunstancia, creando un enorme malestar entre buena parte de sus dirigentes, a Juan Morales, líder de una fracasada candidatura al Parlamento de Asturias denominada IDEAS, y después participante en la fallida operación Ciudadanos de Asturias.

Morales, que con IDEAS no logró sacar ni un diputado, y que dejó morir la fallida réplica asturiana de Ciudadanos sin llegar a convertirla en partido, se encuentra ahora con que su salto a la palestra se produce cuando su fracasada candidatura está siendo todavía investigada por la Justicia, por su financiación irregular desde la empresa Aquagest. Hay prisa. Si no, la cosa no se explica.

Hablamos de un asunto que tiene dos sumarios abiertos, uno en Galicia, conocido como Operación Pokemon, y otro en Avilés, conocido como “La Trama del Agua”, dos causas confluyentes que implican a numerosos personajes del PP de Asturias, empezando por la propia Mercedes Fernández. Crónica del editor perrofláutico Xuan Cándano:

Las escuchas revelan que Joaquín Fernández colocó en Aquagest a un hermano de ‘Cherines’ -que es abogado y se encontraba en paro- para cubrir una baja por maternidad. Y cuando acababa la baja y el contrato de su hermano, ‘Cherines’ quedó en acudir a una comida con el director territorial de Aquagest para ver si podía continuar la relación laboral, por indicación del propio Joaquín, porque “había que moverse algo”. En el PP un muro protector de silencio sobre su presidenta rodea a este episodio, aunque ella asegura que no tiene relación alguna con la empresa ni conoce a sus grandes responsables.

Dibujo

La Nueva España, que daba hace un año numerosos detalles sobre las escabrosas circunstancias que rodearon la financiación de la candidatura de Morales, hace ahora una demostración de la fragilidad de su memoria, al evitar contar nada sobre este asunto de incuestionable relevancia pública, pues no parece prudente darle tanto bombo al asunto, estando pendiente la investigación judicial sobre la financiación de aquella candidatura, sin que las personas de buena fe sospechen que aquí hay unos cuantos gatos en las mazmorras peperas. Ni al que asó la manteca se le ocurre lanzar ahora esta operación de cosmética cherinesca, protagonizada al alimón por Fernández y Morales. ¡Lean y recuerden!:

La Brigada de Delitos Económicos y Tecnológicos de la Policía Nacional, tras analizar las cuentas bancarias relacionadas con Miguel Ángel Villalba y su hermana Elena, concluye que la empresa Aquagest PTFA financió el partido Independientes de Asturias (Ideas), que presidía el propio Villalba y cuya lista electoral encabezó Juan Morales.

Morales, que fue el hombre de máxima confianza y el niño mimado del ex presidente del PP Ovidio Sánchez, que le utilizó para sustituir al ex portavoz parlamentario Javier Amandi cuando este quedó tocado por el llamado Caso Campelo (con epicentro en Langreo), estuvo haciendo intensamente la pelota a Sánchez durante una temporada, hasta que decidió coserle a puñaladas, sin lograr sus objetivos de hacerse con el control del partido tras matar a Sánchez por la espalda, por lo que se marchó del PP para impulsar la candidatura de IDEAS, con el ridículo resultado de todos conocido.

Tras el estrepitoso fracaso de IDEAS, Morales anduvo por ahí dando tumbos, y se juntó con otro rebotado de zoológico, Raimundo Abando, que no soportó que el Gobierno de Foro que le nombró presidente de la Autoridad Portuaria de Avilés se disolviese, dejándole a él sin el mayor sueldo de los cargos nombrados por Francisco Álvarez-Cascos, lo que le pareció tan mal y tan insoportable que puso en marcha un proyecto político en el que metió de hoz y coz a Juan Morales. La Nueva España, siempre desmemoriada, tampoco cuenta hoy nada de esto que ellos mismos contaron en su día y nadie desmintió:

abandera (se refiere a Abando) una plataforma ciudadana de ámbito regional que está a punto de ver la luz en Asturias, según ha podido saber este periódico. “Ciudadanos por Asturias” se constituyó la semana pasada de la mano de quince fundadores, entre los que se encuentran el que fue candidato de Independientes de Asturias (Ideas) y portavoz del Partido Popular (PP) asturiano, Juan Morales; el ex gerente de Valnalón, José Manuel Pérez-Díaz, “Pericles”, y el ex concejal del grupo municipal Foro Asturias en el Ayuntamiento de Avilés, Alejandro Gelaz, confirmaron fuentes próximas al colectivo recién creado.

 

De todo esto nada quiere saber el propio Morales, porque es evidente que muy bien no queda, que justificó su tesis de la vuelta “a casa”, tras los fracasos de IDEAS y Ciudadanos por Asturias, asegurando que:

el popular es “el único partido en el que he militado”, toda vez que en Ideas, matizó, era un independiente que se puso al frente de la candidatura. Morales, licenciado en Derecho y funcionario de Justicia, fue allí cabeza de lista a las autonómicas de 2011 y arrepentirse, dijo ayer, “sirve de bien poco”. “Lo que hice lo hice con convencimiento, forzado por las circunstancias, pero siempre supe que mi casa era el PP”.

No poca gente se pregunta cómo es posible que “Cherines” haya montado este espectáculo, con enorme disgusto de amplísimos sectores del PP, que no ven en Morales otra cosa que a ese traidor que intentó matar a Ovidio Sánchez por la espalda después de haber sido durante un tiempo su más entusiástico adulador. La explicación es sencilla. Morales, gran depredador, sirve tanto para encabezar una candidatura en Oviedo como en Asturias si finalmente ella se quita de en medio, y de paso produce sarpullidos a los disidentes de Gijón.

Es decir, Morales, aparte de poner como motos a los gabinos, los goñis, los ovidios y demás, ha producido ya, sin menor duda, un ataque de surmenage en Agustín Iglesias Caunedo, que según dice Luis José Ávila, citando ilustres comunicólogos, se escondió sin su novia en los Estados Unidos, y plantó a Doña Letizia, para no encontrarse con Gabino de Lorenzo y eludir sus compromisos en relación con el Caso Jaime Reinares.

De acuerdo con esta idea, Caunedo, que es el que más conspira para serrarle la pata de la butaca a Mercedes Fernández, es también el que más tiembla en su escondite norteamericano, mientras prepara el traje de vaqueiro que va a vestir, en compañía de su novia, en el gran espectáculo de Aristébano, en donde, tendrá que explicar, con el intestino destrozado por la incorporación de Morales, cómo es posible que haya huido del enemigo, plantando a la Reina de España. El partido promete.

 

 

¡Ávila, Ávila, que te he hecho para que me trates con tan poco respeto!

Luis José Ávila, opinador de largo recorrido en el Principado de Asturias, “abierto todo el año”, está convencido de que no va a haber pacto entre Foro y el PP, y da por desahuciado a Javier Fernández. Cree Ávila que los acontecimientos van a “obligar” al PSOE a volver a presidir la duerna transversal, y conducir al gobierno a Fernando Lastra, porque “tal y como se está portando” Francisco Álvarez-Cascos -¡chico malo!-, el PSOE “pueda verse obligado a presentar candidato” y por tanto, a “lo que desea la izquierda asturiana”, ni más ni menos que “gobernar en esta legislatura recién estrenada”, y predice que ese candidato “bien puede ser el fajador Fernando Lastra si, como parece, Javier Fernández se va al Senado por la Junta General Principado a propuesta de su partido”.

No dice Ávila que los chicos del PP aplaudirán con las orejas, pero se supone. Ávila considera que es el mal comportamiento de Cascos, al que parece ver como una especie de adolescente sociópata que aterriza en el disciplinado colegio astur -algo así como el inolvidable San Luis de Pravia en versión patio de monipodio cervantino-, lo que va a provocar el enfado de profesores y directivos colegiales, que según anuncia, van a darle al ex vicepresidente una especie de correctivo, por sus opiniones sobre Cajastur, y especialmente, por la divulgación de los créditos a los directivos de la entidad, y al PSOE, del ManoBank o Banco de Manolo.

La manera de regañar a Cascos que anuncia Ávila, por ser “tan malón”, será castigarle sin postre, es decir, sin Presidencia del Principado, con un gobierno del PSOE, apoyado por el PP con su abstención, al igual que en Oviedo gobierna el PP, con el apoyo de la abstención del PSOE, en donde se produjo ya un acuerdo similar al que predice nuestro plumífero, e incluso el PSOE se cargó ahí a Paloma Sainz, también por culpa de Cascos -que todavía no había dicho nada sobre Cajastur-, para evitar que en la Capital, como ocurre en Asturias, se ventilasen tratos y contratos que los infelices votantes no deben conocer, y que gracias a Dios y a las buenas gentes como Ávila que no tienen nada que decir al respecto, permanecen ocultos en un juzgado que está a punto de reventar de papeles y sin personal para leerlos, mientras Fernández, -¡el chico bueno que sobra aquí!-, dice que el PSOE va a apostar por la transparencia a partir de ahora, porque como hasta este momento no estaba ahí Cascos para enredar, no resultaba necesaria.

Avila, no contento con poner en solfa ese “mal comportamiento” casquista, de quien en vez de incorporarse directamente al famoso duerno a compartir esllaba con quienes ya estaban previamente comiéndose los recursos públicos a dos carrillos, y ahora, insatisfechos con lo que había, se comen también nuestra caja de ahorros de un certero bocado, se dedica a investigar, cual Sherlok Holmes periodístico, quién puede ser el elemento que a diario “lanza duras diatribas e importantes descalificaciones no solo a la línea editorial del diario la Nueva España, sino también a sus más destacados profesionales, comenzando por su director general José Manuel Vaquero”, en la sección “La Curuxa Burllona” de la página Web de Foro Asturias. El autor del asunto, que también podría ser, de paso, el asesino de los Urquijo, según Ávila, no es ni más ni menos que nuestro Juan Vega, a quien define como “comunicólogo y concejal en Proaza”:

Todavía no he sido capaz de identificar quien es el autor de esos artículos -por lo menos uno al día- si bien determinadas fuentes me apuntan al comunicólogo y concejal de Foro Asturias por Proaza Juan Vega. En todo caso, independientemente de razones, no me parece propio que Francisco Alvarez-Cascos y su equipo directivo se escuden en el anonimato de un seudónimo para lanzar artillería gruesa contra el principal medio de comunicación de Asturias por aquello de que éste se encuentra situado en una posición crítica, pero siempre dando la cara, hacia el ex ministro de Fomento y su nuevo partido político. Esta bien mojarse pero sin careta.

¿Qué será peor, “lanzar diátribas” con “careta”, o acusar de “meterse con José Manuel Vaquero” a un humilde concejal de una pequeña villa periférica, sin tener ni puta idea de lo que dice? ¿Acaso nos está anunciando que a Vega le va a caer un morrillo desde los  fragorosos desfiladores de los Valles del Oso? Hace unos días, un buen amigo, abogado por más señas, me contó que Ávila anda diciendo en su diario recalar en el templo gastronómico de La Goleta, donde rinde culto a la amistad en el calor y la compaña de la célebre “Peña’l rutiu”, que a Vega “le dieron una paliza” en Proaza, y la noticia llegó a causar alarma en la familia del aludido (pongámosle música adecuada a la película).

Careta, lo que es careta, Ávila no tendrá, pero cara le sobra un cacho gordo.

Luis José de Ávila:

Asturias en sus manos