La asamblea de IU anuncia el imparable relevo de Llamazares y Orviz

llamaorviz

Por Porompompón Porompompero

Cuenta Vicente Montes, en un artículo de opinión que publica en La Nueva España de este domingo con el título La semana que sacudió a IU de Asturias, que la asamblea celebrada ayer en Gijón por ese grupo político, debatió una resolución en la que se exige “un cambio en la estrategia política de Asturias” para realizar una “oposición clara” y estar a disposición de “consensuar con todas las fuerzas políticas” cambios en la actuación del gobierno de Javier Fernández. “IU aparece como un aliado permanente de este gobierno (del PSOE) sin poder imponer cambios relevantes”, señala el documento.

Gaspar Llamazares, que se pegó con Manuel González Orviz para seguir remando en la piragua de la política desde su último refugio asturiano, donde tiene el apoyo de La Nueva España y los poderes fácticos, como muleta de Javier Fernández contra la marea de Podemos que viene levantando las alfombras que a los supercicutas horrorizan, se encontró totalmente solo, cuando Orviz se apuntó a la convergencia con los de Pablo Iglesias.

Orviz, miembro del consejo de administración de SEDES que Vicente Álvarez Areces utilizó como testaferro para comprar las oficinas del Calatrava, para echarse una mano a si mismo y al hoy desaparecido José Cosmen, y de rebote al vergonzante jefe de la Policía Gabino de Lorenzo, quería seguir sacando pecho en las listas de lo que va a ser Unidos Podemos.

Demasiado para el cuerpo del más bragado tragador. Si IU aporta a Unidos Podemos a los viejos rockeros que durante los años horribles del PPSOE astur facilitaron los grandes chanchullos de Areces y Gabino, IU de Asturias no sólo no llevará más votos, sino que los restará, a las candidaturas de los del de la coleta.

El tímido pero imparable rechazo de la asamblea de IU de este sábado a la gerontocracia colaboracionista con el PPSOE anuncia un inevitable relevo de dirigentes sin alma en la decrépita chalupa que pilotan Orviz y Llamazares. Tienen demasiados muertos en los armarios.

Juan Vega espera justicia desde el año 2007, cuando fue agredido para quitarle una cámara con la que grababa para El Comentario TV

La TPA acaba de difundir, como “gran exclusiva”, la calificación de la Fiscalía del año 2009, en la que ésta realizaba su primer escrito de acusación contra los agresores de Juan Vega, en los incidentes ocurridos dos años antes. Desde entonces han transcurrido cinco años, pero la TPA ni se molestó en conocer las circunstancias actuales del caso. ¿Motivo? Ni se sabe. Pero se intuye. Cualquier conocedor de los entresijos políticos de Asturias, es consciente del silencio mafioso que rodeó esta agresión y sus consecuencias.

Conviene recordar el artículo de José Sobrado, “Juan Vega hospitalizado“, para situar en sus justos términos qué es lo que se estaba dirimiendo cuando nuestro editor -y entonces editor de la página de periodismo ciudadano El Comentario TV- fue agredido el 31 de mayo del año 2007. El gobierno de coalición entre Vicente Álvarez Areces y la Izquierda Unida de Jesús Iglesias, se encontraba en plena ofensiva liberticida. Meses antes de la agresión, Areces había clausurado las emisiones terrestres de Tele Asturias, en las que Vega tenía una destacada participación.

Juan Vega nunca se cortó a la hora de explicar la animadversión de sus agresores que les llevó  a ejercer contra él la violencia física, pues en aquel entonces editaba una página Web de gran difusión, en la que explicaba el tejemaneje económico que se traía la IU de Gaspar Llamazares, a través de su empresario de confianza Manuel González, conocido como el “hombre de Móstoles”, personaje que se había reunido con Rodolfo Cachero, propietario de la cadena Teleasturias, para negociar las condiciones en las que IU, había de darle la licencia y evitar el cierre que llegó un tiempo después.

La sede de IU en la Plaza de América había sido reivindicada y conseguida judicialmente por el PCE, que denunció en aquel momento una oscura operación impulsada por IU, para quedarse con un local de Telefónica en Oviedo, en la que IU disponía del patrimonio histórico del PCE. González, el intermediario de la operación, animaba el mercado inmobiliario dedicado a promover vivienda de alquiler en Oviedo, Langreo y otras localidades, mientras el dirigente gijonés José Antonio Hevia Braña controlaba la promotora PROGEA, envuelta en el escándalo por su depredadora gestión.

En aquel entonces, Manuel González Orviz, hoy coordinador general de IU Asturias, que tuvo una destacada participación en los acontecimientos en los que resultó agredido Vega, formaba parte de los gobiernos de Areces, primero con Laura González, y después con su hija Noemí Martín que heredó la misma consejería, como director general de Vivienda.

Por eso Orviz estuvo presente con voz y voto en las decisiones que se adoptaron en la empresa SEDES sobre los Palacios de las que tanto tienen que contar él y su amigo González. Orviz tiene mucho que contar también sobre lo ocurrido en VIPASA, y lo sabe todo sobre el “hombre de Móstoles” y sus promociones de vivienda de alquiler, y lo que fueron los negocios de Progea en Asturias, que condujeron al cierre de los astilleros de Gijón.

 

Javier Fernández ya se puso “en pelotas” ante el Gobierno de Rajoy, cuando aceptó el chantaje de Cristóbal Montoro para deslojar a Cascos

Imagen
Javier Fernández haciendo gimnasia ante Mariano Rajoy

La debilidad del fotofóbico presidente de Asturias ha llegado al límite de incompetencia, y ya no le vale la estrategia de esconderse debajo de la mesa presidencial, leyendo a sus autores favoritos, con La Nueva España protegiéndole con espectáculos como el que organizó con el pretexto del 25 aniversario del Club de Prensa, al que llevó a los dóciles dirigentes asturianos del Partido Popular, Gabino de Lorenzocrecen los rumores de su posible vuelta a la Alcaldía– y Mercedes Fernández, que acudieron a la llamada de José Manuel Vaquero para darle calor y cariño al tímido socialista que nos gobierna. Su debilidad viene de lejos, y tiene que ver, en realidad, con la forma en que accedió al poder en Asturias, precisamente de la mano de Mariano Rajoy, que ahora se niega a recibirle. ¡Para qué va a recibirle si es un títere en sus manos!

prendesorvizDe nada le valió a Vaquero situar en la foto del Club de Prensa a la muleta de Fernández, Ignacio Prendes de la UPyD, y a Manuel Fernández Orviz, coordinador general de IU, pues Prendes ya empezó a ensayar sus primeros distanciamientos, e IU está aprovechando la patética respuesta de Fernández a una retórica reclamación de Justo Rodríguez Braga, secretario general de la UGT, que le pidió que fuera “más activo y beligerante” para defender en Madrid los intereses de Asturias, ante la insostenible actitud del de Mieres, cuya respuesta se ha convertido en una pública declaración de impotencia y resignación:

Admito sugerencias, porque estoy reclamando permanentemente al Gobierno central, pidiendo reuniones que no se me dan. Pero los sindicatos dirán qué quieren que haga. Si quieren, hago un desnudo integral, o una cosa de ésas. Pero no estoy para eso. Aunque iré al gimnasio si hace falta.

Este monumental error de Fernández ha sido aprovechado por Izquierda Unida, que a través de su coordinador general, Manuel González Orviz, arremetió contra la evidente “indolencia” del presidente del Principado  frente a la negativa de Mariano Rajoy a recibirlo y le reclamó que “no se resigne” y que se “plante” ante la Moncloa hasta que el presidente del Gobierno central lo reciba.

gabireinareslandetaIU ha movido ficha, y el “socio preferente” de Fernández anunció que impulsará “un frente común en el que pretende contar con todas las fuerzas con representación en la Junta General, con los sindicatos y con los representantes empresariales”, para “desatascar” la parálisis en las relaciones entre Asturias y Madrid.

El problema es que el juego que Fernández se ha traído hasta ahora hacia el ejecutivo de Mariano Rajoy, consistente en someterse a las imposiciones que padece Asturias desde Madrid, con actuaciones tan vergonzosas como haber permitido que el ejecutivo central eliminase los Fondos Mineros y prestarse al juego de paralizar las obras públicas con pretextos como el de las filtraciones y el talud de la Variante de Pajares, no tienen vuelta atrás, pues esa debilidad arranca en realidad de otros polvos de los que vienen estos lodos.

Desde el mismo día en que los socialistas y los sucursalistas del PP, juntos y de la mano, dieron cobertura a la intolerable intromisión del Gobierno de Rajoy en la política autonómica de Asturias, con la amenaza de intevención trasladada a través de Cristóbal Montoro, un auténtico golpe de estado contra el Gobierno de Francisco Álvarez-Cascos, la autonomía asturiana ha quedado profundamente devaluada, y Javier Fernández convertido en un político débil y marginal, al que ni poniéndose “en pelotas” de verdad le van a hacer en Madrid caso alguno.

De ahí que la propuesta de “frente” lanzada por el “socio preferente” tenga toda la pinta de no ser más que una carta que juega IU para ponerse en valor, pensando más en una hipotética remodelación del ejecutivo que abra el debate interno para incorporarse al Gobierno y dar así la impresión de que éste se esté reforzando, que en un cambio real de la política de sumisión sucursalista que caracteriza la gestión diaria del tripartito asturiano.

El precario ejecutivo fernandino ensaya su primera y teatralizada crisis, tras las advertencias que se han ido produciendo, fundamentalmente en la gestión de los servicios sociales, a causa de la prepotencia con la que ha venido actuando la consejera Esther Díaz, que ha dado pretextos sobrados para que el sector crítico de IU, encarnado en Noemí Martín, haya propiciado las primeras escenas de nítida soledad de un ejecutivo que carece de apoyos sólidos y de programa creíble.