Oviedo y Gijón, punto final a un cuarto de siglo del pacto SOMA-PP

wencesmori

Por Juan Vega

El acuerdo presupuestario previo a las elecciones, acordado entre Javier y Mercedes, los Fernández, que dejó la TPA sin consejo de administración y sin control democrático alguno, ni de sus informativos, programación o contratos, que incluía lo que llamaron de forma pintoresca “segunda reforma del sector público”, ha fracasado estrepitosamente, al perder el PP la Alcaldía de Oviedo. ¿Cómo le pide ahora Cherines a Javier que pague lo que le debe? Javier le prometió a Cherines, que Agustín Iglesias Caunedo, el delfín del delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, seguiría gobernando, y no ha sido así. Ahora a ver las consecuencias.

¿Cómo fue posible? ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo se come que en Gijón gobierne sin mayoría absoluta Carmen Moriyón y Caunedo no lo haya logrado, si de acuerdo con la propaganda oficial del régimen, ambos son “la derecha”? Moriyón, ni forma parte de “la derecha”, ni nada tiene que ver con Caunedo, ni Caunedo con Moriyón, pero el pacto Asturias por Oviedo sacrificaba Gijón, ante la coherencia de Podemos, con tal de que Caunedo permaneciese de alcalde, y Cherines siguiese apoyando a Javier. ¡Ay amigos! Las cosas salieron mal, en política hay gente decente, no consiguieron dar el anhelado vuelco en Gijón, y en cambio sí lo hubo en Oviedo, y como la gente se anime a seguir dando patadas al caldero, Javier que se prepare. La Nueva España parece haber perdido toda su influencia, por su empeño en fabricar una realidad paralela, a medida de los que pagan las facturas.

Orígenes del Pacto SOMA-PP

Para entender lo que ocurrió este sábado, una jornada que cambió el curso de la historia de Asturias, hay que remontarse a 1991, hace un cuarto de siglo, cuando Gabino, apoyado por José Ángel Villa, consiguió desalojar del Ayuntamiento de Oviedo al primer alcalde socialista de la democracia, Antonio Masip. Previamente, Gabino, consejero de HUNOSA en representación del PP, tuvo oportunidad de establecer un contacto de largo alcance con el líder sindical minero, en un viaje a los EEUU, con el que entonces era hombre de máxima confianza de Villa, Luis Gómez, gerente de la empresa pública SODECO. A partir de ahí, las relaciones entre el PP y el PSOE, que comenzaron a articularse a través del SOMA, se convirtieron en pacto permanente de reparto territorial: el PSOE se autodestruía en Oviedo, y el PP lo hacía en Asturias.

Tras la victoria de Gabino, Gómez se convirtió en el hombre fuerte del PP de Oviedo, y tejió una madeja de entendimientos que llegó a dar al traste con el único gobierno del PP de Asturias, el de Sergio Marqués, algo de lo que se suele echar la culpa a Francisco Álvarez-Cascos, que en aquel entonces seguía la corriente a Gabino -que le cargó el muerto de la de la “marquesada”- y pretendía evitar que Vicente Álvarez Areces tomase, como tomó, el control de inversiones del Estado, como la Autovía Minera, lo que se convirtió en el primer gran escándalo de los Fondos Mineros.

Areces, entonces verso suelto de Gijón, se coló en la Presidencia del Principado, por el agujero que le abrió Marqués, pero no tardó en incorporarse al pastelazo iniciado como pacto SOMA-PP, a pesar de la bronca inicial por el control de Cajastur, boquete por el que también se coló su enemigo Manuel Menéndez que se convirtió en árbitro del negocio bancario del chupichupe politiquero, y mientras Villa hacía la guerra sorda con Areces, colocándole a su pupilo y hombre de confianza en la Consejería de Industria, Javier Fernández, se preparaba el terreno para que José Luis Marrón Jaquete, buen amigo de José Manuel Vaquero, Luis Gómez y Areces, tejiese la red que se materializó en el pastelazo de Jovellanos XXI.

Jovellanos XXI y el Pacto del Duernu

Jovellanos XXI marcó una nueva edición del eterno pacto SOMA-PP, alrededor de los pelotazos del Calatrava y el Palacio de Justicia, y ahí ya nuestros alucinatorios gobernantes estuvieron a punto de tocar la gloria, de no ser porque la burbuja inmobiliaria, Foro Asturias primero, y ahora Podemos, vinieron a romper la plácida y cordial reunión en la que todos ellos iban y venían del Principado al Ayuntamiento de Oviedo, del Ayuntamiento de Oviedo a la sede de Cajastur, de Cajastur a La Nueva España y de La Nueva España a la sede de Jovellanos XXI, jugando al corro de la patata, con parada en El Musel, el nuevo HUCA, SOGEPSA, SEDES y unos contratillos para Igrafo y Almacenes Pumarín.

Moriyón, que está limpia de polvo y paja, y no han logrado fabricarle esa imagen de señora “de derechas” en la que se empeñan los estrategas del javierismo en el PSOE y en La Nueva España -hay que reconocer que las últimas decisiones de Cascos no ayudaron mucho-, no tiene nada que ver con Caunedo, que al igual que le sucede a José María Pérez con el modificado de El Musel, está hasta las cachas en la mermelada de Gabino. Emilio León y sus amigos de Xixón Sí Puede y Somos Oviedo han hecho un ejercicio de generosidad y de cordura que desarma esa imagen radical y desequilibrada que le vienen haciendo a su proyecto político desde los medios. Además, Wenceslao López nada tiene que ver con lo que representa el corrompido PSOE de Javier Fernández.

Y ahí llega la ruptura

El resultado, no por sorprendente, deja de ser razonable, sensato y esperanzador. La continuidad de Moriyón en Gijón y la entrada de López en Oviedo, rompiendo el viejo pacto SOMA-PP que ahora se venía llamando Pacto del duernu, resquebraja definitivamente el sistema que Foro Asturias empezó a demoler en 2011, y abre interesantísimas incógnitas sobre el futuro inmediato de Fernández al frente de la Presidencia del Principado y del PSOE. Si Fernández esta tocado, Cherines se ha quedado sin ayuntamientos, así que a ver a qué juegan, a partir de ahora, estos dos pecios a la deriva del podrido régimen asturiano, y sus cantores de La Nueva España, dedicados a ocultar un río subterráneo de corrupción, mientras sacan de la chistera que Dani Ripa, dirigente de Podemos, tuvo una beca. ¡Jopela tío!

Anuncios

Javier Fernández prepara su segundo “tamayazo” en Oviedo

FINDE 18-19 ABRIL : La Segunda : GIJON : Página 1

  •  Alfredo Carreño dejó retratado el primer “tamayazo” de Javier Fernández en Oviedo: “¿Cómo voy a presentar candidatura, y si salgo alcalde?”

Por Xoaca Bobela

El pasado miércoles 27 de mayo, La Nueva España publicó unas declaraciones del exalcalde Antonio Masip, uno de los contrincantes de Wenceslao López en las primarias socialistas de Oviedo, que sabe mejor que nadie de las presiones que está recibiendo el actual secretario general de la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo, AMSO-PSOE, ante la operación que se está fraguando en las covachuelas de Presidencia, para forzar un nuevo “tamayazo” en el ayuntamiento carbayón -sí, ya hubo otro antes, aunque se trata de un oscuro episodio, poco conocido por los ciudadanos-, con el pretexto de que los socialistas no pueden respaldar a la abogada y candidata de Somos Oviedo, Ana Taboada, si Xixón Sí Puede no respalda la investidura de José María Pérez como alcalde de Gijón.

El pretexto, pura oligofrenia y corrupción política de la peor especie, es la desesperada armazón sobre la que se traba el nuevo “tamayazo” ovetense. Masip, que se lo veía venir, y tiene cuentas pendientes con el gabinismo, decidió ponérselo muy difícil a Wenceslao, que compite con él en honestidad personal y limpieza política. Desde que el exalcalde Masip dio su apoyo a Taboada, no ha dejado de recibir amenazas y escritos del peor tono, aunque él sigue apostando sin parar por el acceso de la joven letrada a la Alcaldía de la Capital, para que haya una oportunidad de levantar las alfombras en la ciudad, a pesar del asombroso trabajo que están haciendo las trituradoras de papel en las Consistoriales.

Detrás del nuevo “tamayazo” que se prepara en Oviedo está el viejo pacto territorial establecido entre Gabino de Lorenzo y Vicente Álvarez Areces, con la bendición de lo que fue La Nueva España de José Manuel Vaquero, con el aplauso y la financiación de Manuel Menéndez desde Liberbank, un pacto que vienen reeditando desde hace tiempo entre Javier Fernández y Mercedes Fernández, que ya se las arreglaron para dejar la TPA sin consejo de administración durante las últimas elecciones a cambio de repartirse las adjudicaciones de los contratos de producción audiovisual para sus respectivas empresas.

El primer “tamayazo” de Javier en Oviedo

Conviene recordar el primer “tamayazo” de Javier en Oviedo, que terminó con la carrera política de Paloma Sainz, candidata socialista en la anterior legislatura. En efecto, tras las elecciones municipales del 2011, Sainz recibió una oferta en firme de Roberto Sánchez Ramos y Arturo González de Mesa, que sacó siete concejales para Foro, que fue respaldado personalmente por Francisco Álvarez-Cascos, que incluso ofreció la posibilidad de respaldar a Sánchez Ramos como candidato, con tal de desplazar a de Lorenzo de la Alcaldía.

La FSA de Javier Fernández se las ingenió para abortar la operación y Sainz, avergonzada por tamaña indignidad, dejó la política activa con una salida laboral en el Real Instituto de Estudios Asturianos.

Sánchez Ramos puso en evidencia el primer
Sánchez Ramos puso en evidencia el primer “tamayazo” de Javier Fernández

Sánchez Ramos ha demostrado su talla política personal, con sus excepcionales resultados en estas últimas elecciones locales 2015, con un balance asombroso, al revalidar sus tres concejales, y ello tras pactar dos presupuestos con el borrahueyas de Gabino, Agustín Iglesias Caunedo, en un escenario en el que parece no acusar desgaste alguno, a pesar de los resultados de Somos que se ha merendado los votos de Foro Oviedo.

“Rivi”, que ha sido el primero en salir proponiendo un gobierno tripartito en Oviedo, movió sus hilos en la investidura del 2011 para dejar a los pies de los caballos a Alfredo Carreño, que se quedó a sustituir a Paloma Sainz en el PSOE, dejando así retratado para la historia el primer “tamayazo” de Javier Fernández en Oviedo, cuando dijo aquello tan inolvidable de “¿Cómo voy a presentar candidatura, y ¿si salgo alcalde?”

Las declaraciones de Carreño eran la contestación a la carta del coordinador local de IU, Alejandro Suárez, en la que le explicaba que “por primera vez en veinte años los ovetenses han retirado el poder absoluto al PP y, aunque han dado la mayoría a la derecha, el resultado electoral indica el rechazo de la ciudadanía de Oviedo a ese fenómeno denostable y pútrido que podemos denominar gabinismo, que ha dado lugar a un clima institucional irrespirable”. Javier Fernández no podía permitir que en Oviedo se levantasen las alfombras sin dejar en evidencia los negocios de Areces, que había dejado lleno de muertos los armarios del Principado de Asturias, cuyas llaves estuvieron unos meses en manos de Cascos.

Ahora, la AMSO-PSOE, con López a la cabeza, que se ganó el liderazgo de los socialistas de Oviedo en la lucha contra el aparato fiel a Javier Fernández, encarnado en la persona de Carreño, no tiene el pretexto que se urdió para el “tamayazo” del 2011, que no era otro que la imposibilidad ideológica de sumar sus votos a los de Foro. Y es que Foro, desaparecido por sus pecados, tras el estrepitososo fracaso de Carolina Morilla, que ni siquiera estaba afiliada en la Capital del Principado cuando se lanzó su candidatura en oscuras circunstancias, ha sido sustituido por una fuerza política como Somos, para la que el cuento chino de la izquierda y la derecha no vale, por lo que sólo queda un nuevo “tamayazo”, éste más caro y cruento, que ya se está fraguando, con las extraordinarias presiones que se desarrollan en este momento en el entorno de Wenceslao.

Sin el “tamayazo” de Oviedo, se rompe el duerno, se levantan las alfombras, y Areces y Gabino lo van a tener muy difícil para escapar de sus responsabilidades, de ahí que desde la calle Suárez de la Riva se escuche el tintineo que hacen las monedas en la colecta.  ¿Quién pasa la gorra?

Moriyón y Taboada, contra Pérez y Caunedo, ganan por goleada

moriyon--647x370

Dice Alberto Menéndez, subdirector de La Nueva España, y se queda tan contento, que como Podemos apoyó las candidaturas de Xixón Sí Puede y Somos Oviedo -que casi nada real tienen entre si-, es su “responsabilidad” si dejan las dos ciudades en manos de “la derecha”, es decir, del PP y de Foro. ¡Vuelta la burra al trigo! ¡Otra vez el viejo truco del almendruco de la izquierda y de la derecha! ¡Y eso lo dice el portavoz de la empresa que se pasó cuatro años empeñada en destruir a Carmen Moriyón, y en hacer un hombre de provecho de Agustín Iglesias Caunedo! Menéndez y su periódico, la sostienen y no la enmiendan, a pesar de su glorioso fracaso.

Menéndez sabe perfectamente, y así lo reconoce, que las agrupaciones de electores apoyadas por Podemos no están sometidas a disciplina de partido para cambiar cromos, y además, que sigan así es esencial para que mantengan la credibilidad ante sus electores, porque el ascenso de las candidaturas emergentes se debe a una encomienda de la ciudadanía: la dialéctica política que domina la vida pública en nuestro país viene determinada por el cabreo ciudadano contra la corrupción, no por la vieja retórica política caduca con la que se entretenía al personal en los tiempos de bonanza.

La idea fuerza que determina la política, hoy, no es esa caduca contradicción ideológica entre izquierda y derecha, tan impostada siempre por sus cultivadores, sino entre las prácticas degeneradas de la casta de profesionales del escaño y el anhelo de renovación de esa clase política desprestigiada por los desastres de la burbuja, de los que derivaron buena parte de los casos de corrupción que afloran día tras día. Los ciudadanos quieren representantes que no hagan de la representación su modus vivendi, esclavitud de la que vienen los calatravas, los museles, el expolio de la formación, las tramas jamoneras varias, y en general, las malas prácticas de la administración, incluido el desvío de fondos públicos para financiar sobresueldos y prebendas en los propios partidos políticos, algo que está en la raíz de la podredumbre del sistema.

Menéndez se atreve a decir esto:

Aquí, fue Somos Oviedo la lista más votada de la izquierda. Y el PSOE e IU, en principio, se muestran dispuestos a facilitar la Alcaldía a Ana Taboada, pero si todo discurre con normalidad; y la normalidad, lógicamente, pasa por que el socialista José María Pérez sea el alcalde de Gijón.

En tiempos de racismo emergente, se invocaba a dioses y gitanos para las comparaciones. Ahora, comparar a Carmen Moriyón con José María Pérez, como representantes políticos, y analizar sus trayectorias, es tan ocioso como poner sobre la mesa los currículos profesionales de Ana Taboada y Caunedo. El nombre de Pérez figura consejos de administración como el que protagonizó la destrucción de El Musel. Moriyón, cirujana ejerciente, con una legislatura sin muertos en los armarios a sus espaldas, nada tiene que ver con Pérez, pues sabe buscarse la vida fuera de la política representativa.

La misma comparación, realizada entre Caunedo y Taboada, nos conduce a similares conclusiones. El primero está en este negocio desde su tierna adolescencia, y acompañó a Gabino de Lorenzo en sus operaciones más sarnosas, mientras que la segunda, abogada de profesión con despacho propio, dedicó su vida pública a colaborar en causas cívicas, y también llega, como llegó Moriyón, limpia de polvo y paja. Pero claro, no interesa lo que importa que es lo mismo que decir que lo que importa no interesa.

Y si comparamos a Moriyón con Caunedo, y a Pérez con Taboada, pues apaga y vamos que lo de la izquierda y lo de la derecha mueve al vómito.

La vieja retórica que escenificaba las aparentes divergencias de la derechona y la izquierdona que tradicionalmente se repartieron Asturias para expoliarla, con las bendiciones de Menéndez y La Nueva España, pretende encasillar a Moriyón en un espacio político que no es el suyo, el del denominado “centroderecha”, para ponerla en el mismo plano que Caunedo, un personaje que tiene mucho que ver con los socialistas de Pérez, con los que compartió el expolio en los consejos de administración en los que Manuel Menéndez repartió los dividendos de la destrucción de Cajastur.

menendezporfia

Caunedo sueña como Luther King, disfrazado de Zuckerberg, con escenografía de Nicanor y Santiago y dinero de Manolo

apuntoencuentro

Por Xoaca Bobela

El alcalde de Oviedo Agustín Iglesias Caunedo anda muy preocupado con los resultados de su dedicación a la Comedia del Arte, encarnando el papel de un moderno Polichinela, durante los tres años de margen que ha tenido como alcalde accidental. Le encomendaron eliminar rastros y dirigir las miradas en la dirección contraria al callejón por el que alguien huye con una cartera robada. Por eso una y otra vez, como la burra al trigo, Caunedo retorna a los escenarios de animadas fantasías, siempre con los más pintorescos pretextos, servidos por la milegrera corte de expertos buscones, prestos a “diseñar” la imagen bufonesca de turno, que a ellos se les antoja moderna, eficaz y creativa. No en vano llevan toda la vida metiéndola.

Esta vez, los grandes emprendedores de la comunicología local, que no podían repetir la fracasada imagen de las gafotas del piloto de drones utilizadas hace un par de semanas para un vuelo ilegal, que dio mucho juego, recurrieron a la ayuda de un headset para aldeanos recrecidos, dotado de un innecesario juego de micro y audífono inalámbricos, que le da al parvenú somedano un aspecto a lo Steve Jobs o Mark Zuckerberg, muy adecuado para quien quiere venderse a sí mismo como el cerebro que transformó Sin City en Smart City, a falta de euros para hacer la Ronda Norte, que es lo que Oviedo necesita, y no tanta palabrería paleta.

jobsheadsetEl equipo de monitores de tiempo libre formado por el ex militante trotskysta Nicanor Fernández, el public relations Santiago González Nieto, y el veterano periodista Luis José Ávila, juega desde hace años en el mismo campo, siempre desde papeles diferentes, sociedades cambiantes y perchas contingentes, pero con un denominador común: animan las fiestas del poder con sus pretextos e invenciones, para dar cancha a los llamados, que como en el caso que nos ocupa, no siempre son los elegidos, y por eso andan todos acongojados.

Ávila, maestro de la loa el ditirambo y la crónica de suciedad, es el más sincero y tratable de los tres, porque se le pueden decir cuatro cosas, y lo lleva con la deportividad de quien sabe que estamos aquí cuatro días y no merece la pena enfadarse porque te digan dos verdades, en cambio, los otros pertenecen a esa curiosa especie de personajes que viven siempre en la periferia de lo público, y ponen cara de empresarios arriesgados que se enfadan cuando se habla de sus asuntos, como si no fueran también de los demás. Mal relaciones públicas, aquel que se pone tonto porque le hacen una foto.

zuckerbergheadsetEl caso de Santiago, con su asombrosa invención Vivir Oviedo, a la que algunos, descriptivamente, titularon Vivir de Oviedo, por la cabecera de la prodigiosa revista en la que hace sus hagiogrfías, panegíricos, y justificantes documentales para cobrar la pasta que le paga el Ayuntamiento por los premios Ovetense del Año, no logró acallar todavía los ecos del cabreo suscitado entre las gentes de bien porque haya tenido la cara de darle un premio a Caunedo, a la vez que éste le pagaba y le compraba la edición de la revista que le da soporte.

Nicanor, desde la Fundación Hidroeléctrica, con el respaldo incomparable de su fructífera amistad con el multiconsejero biencasado y prejubilado Felipe Fernández, se convirtió en el gran chambelán de los protocolos de Manuel Menéndez. Cuestión nada baladí, aunque de corto recorrido, porque el manantial de fondos públicos que fue Cajastur se va secando, y Liberbank, en manos privadas, da ya solo para algunos guateques descarados, como éste de Asturias punto de encuentro, en el que sueltan sedal a Caunedo, para que los periódicos del régimen nos cuenten que el encargado de borrar las huellas dactilares de Gabino de Lorenzo, en el atraco del Calatrava, tuvo un sueño, en la noche electoral, como el afroamericano Martin Luther King.

Mientras Caunedo, híbrido de Luther King, Jobs y Zuckerberg, sueña con ganar las elecciones en la Sin City gabiniana, en vez de soñar con la armonía entre los blancos y los negros, que es lo suyo, no puede evitar la aparición de una pesadilla llamada Ángeles Caso, que tiene muchas amistades en el mundo de la ópera, y eso le pone muy nervioso, porque no lo tiene todo controlado, como él creía. Mira tú por dónde, va a resultar que igual que el Oviedín del alma llegó al Ayuntamiento a través del PSOE de Antonio Masip, A Caunedo, Nicanor, Santiago, Luis, Manolo & Compañía, la apuesta les puede salir muy rana. ¡Ojo al CIS!

P. D. Terrible el papelón de Andrés Llavona y José María Navia en la fiesta que montaron para Caunedo el Nica y el Santi, con crónica de Ávila, un montaje desesperado del peperismo ovetense en plena intervención de la Fiscalía de Asturias en el Caso Calatrava. Así se demuestra quién es cada uno y por qué pasaron cosas que pasaron.

Los ciudadanos nos votaron para que aplicásemos la escoba y limpiásemos Asturias

cascosgobiernoasturias

Por Juan Vega

Pronto se cumplirán tres años desde que Francisco Álvarez-Cascos disolvió el Gobierno de Asturias y convocó elecciones anticipadas, ante la imposibilidad de contar con unos presupuestos para gobernar, y por lo tanto, poder cumplir sus objetivos de manera digna y respetable, en medio de un ataque generalizado, por parte de un establishment político, mediático y económico forjado en el paraíso de la gestión irregular de los fondos públicos. Las cosas, evidentemente, no han sido fáciles. Pero es que no podían serlo. ¡Demasiados intereses en juego!

Cascos se iba a marchar de Asturias y no se marchó. Cascos iba a ser imputado en mil causas y no fue imputado en ninguna. Foro no iba a elegir a sus candidatos y dirigentes en primarias y ya ha iniciado un proceso abierto en estos momentos para elegirlos. Foro no iba a denunciar y perseguir la corrupción generalizada, y ahí están las comisiones de investigación y los procedimientos judiciales abiertos por todas partes, muchos de ellos por denuncia de Foro, y otros inducidos por la influencia de su acción política.

El Calatrava y sus denuncias, los contratos de ASAC, el Niemeyer, la gestión oscura y antidemocrática de la TPA desde la que se venía financiando la vaquerocracia, las gravísimas irregularidades en COGERSA, la dinámica aparentemente irrompible del bloque PPSOE y el equilibrio del bipartidismo asturiano, etcétera, etcétera, puede decirse que el Principado aquel en el que Gabino de Lorenzo y Vicente Álvarez Areces hacían y deshacían en la más absoluta impunidad, bajo la mirada complaciente de José Manuel Vaquero y Manuel Menéndez, ha experimentado un impresionante revolcón.

Cascos vino a Asturias para quedarse a las duras y a las maduras, supo dejar el sillón por una cuestión de principios -algo especialmente inusitado en política-, y tuvo que asumir un enorme desgaste personal al encarnarse en su figura la posibilidad de un partido regeneracionista que sin él y su fuerza no sería viable. Por eso los que estaban muy contentos con el estado de cosas anterior a su llegada concentraron sobre él sus fuegos, y encontraron ayuda en algún despreciable mezquino que se revolvió a morder a quien le ayudó, en cuanto se encontró sin el sueldo que venía buscando a la política, creyendo que Roma pagaría su traición.

La tarea ha sido muy dura y Foro, contra los pronósticos de los agoreros, sigue jugando hoy, a pesar de los pesares, un papel en la política asturiana que no es el de recambio de ninguno de los partidos del pasado, ya se identifiquen estos con la derecha o con la izquierda, puesto que nos apuntamos a esto para aplicar la escoba y limpiar, no para calentar los sillones que ocupaban los corruptos, los vagos o quienes desde la insoportable mediocridad del superviviente, habían convertido la política en una forma de tener un empleo.

Por eso, y ante los procedimientos de primarias abiertos en toda Asturias para elegir a los mejores candidatos, me gustaría ver en nuestras listas nuevas incorporaciones, personas capaces, reconocidas y fiables, que sumen aquí y allá, demostrando que sólo podremos conseguir nuestros objetivos creciendo, porque también en nuestro proceso de primarias seamos capaces de demostrar que para transformar Asturias y completar el proceso que hemos emprendido necesitamos mejorar nuestros resultados.

La Nueva España cambia la “mancheta” y cierra un ciclo que empezó con el nombramiento de Vaquero por el Gobierno de Felipe González

Antes del 31 de diciembre de 2014

manchetavaqueril

Tras el 31 de diciembre de 2014
manchetasinvaquero

(¡Pulsa en las imágenes para verlas ampliadas!)

El lenguaje de los signos, los gestos y los hechos desnudos es casi siempre más elocuente que mil discursos. La Nueva España, diario del grupo Editorial Prensa Ibérica, EPI, acaba de cambiar, con el año, su mancheta. Aunque el palabro no existe en el repertorio oficial de la lengua española, así se denomina, en argot periodístico, el espacio en el que se dan las claves del poder en un diario. Algo así como la etiqueta en la que se detallan los ingredientes de unas magdalenas o los componentes de un medicamento.

Para entender cómo se toman las decisiones en un medio de comunicación escrito, y su gestión empresarial y periodística, sus filias y sus fobias, su estilo, su saber hacer, calidad, seriedad, credibilidad, y demás circunstancias del caso, hay que empezar por escrutar la mancheta, y luego, por supuesto, ir mucho más allá, a la historia de sus cambios y transformaciones. Los cambios en La Nueva España resultan muy relevantes, ya que estamos ante el final de la carrera de un personaje clave -uno de los más destacados- en la vida pública de la Asturias contemporánea.

José Manuel Vaquero Tresguerrres, acaba de caerse de la mancheta del diario que venia controlando vicariamente, desde su nombramiento como director por Javier Solana Madariaga, ministro de Cultura del Gobierno de Felipe González, que entregó este periódico, mediante subasta, al cuñado de Enrique Sarasola, buen amigo, y “mucho más”, del entonces joven abogado sevillano que ahora forma parte de la plutocracia española y la jet set internacional.

Francisco Javier Moll de Miguel y Arantxa Sarasola, presidente y vicepresidenta del grupo Editorial Prensa Ibérica, y por ende propietarios de LNE, son padres de Aitor Moll Sarasola, que de acuerdo con la lógica de las empresas familiares, se convierte ahora en consejero delegado del conglomerado, y por lo tanto en el primer ejecutivo que controla el periódico con el que se quedaron sus padres en los tiempos en que Felipe González era presidente del Gobierno de España. De ahí la jubilación forzosa de Vaquero: toda una vida, desde la subasta, a los mandos de una máquina de hacer dinero, que se le escapa ahora de las manos, por las leyes inapelables de la sangre.

Pedro de Silva, columnista preferido de Vaquero, fue el presidente del Gobierno de Asturias que dio cobertura a la subasta de LNE, enviando a la puja a su consejero Faustino González Alcalde, a hacer el paripé, en nombre de un grupo asturiano formado por el Gobierno de Asturias, Cajastur e inversores privados, que amagó con una oferta muy limitada. Los beneficios del primer año de explotación fueron superiores al precio de compra con el que se adjudicaron el negocio los Moll-Sarasola, y luego, sólo con las enciclopedias encartadas los domingos como regalo a cuenta de los contribuyentes asturianos -gentileza del inmaculado columnista de Silva-, los beneficios devinieron astronómicos.

Vaquero, que como vimos alcanzó la plenitud profesional con la privatización de LNE en tiempos del financiador de enciclopedias de regalo de Silva, que puso su periódico a vivir, aunque un poco más joven, ya que nació en 1946, es en realidad un personaje clave de la generación de Vicente Álvarez Areces o Gabino de Lorenzo, los dos nacidos en el mismo año, 1943, con los que compartió la pasión por el poder y la falta de límites. Periodistas y cargos públicos, forman parte de dos escalones diferentes de la política. Son entes parasitarios entre sí. El mismo año 83 en que Felipe nombró director a Vaquero, también nombró a Areces director provincial de Educación. Estaban condenados a entenderse una vez retirado de Silva de la primera línea.

Vaquero pilló la burbuja con Areces y Gabino -el más joven en política de los tres- a los que puso de acuerdo en proyectos tan maravillosos para el interés particular como el Calatrava o el HUCA, con los que se metió al empresariado emergente en el bolsillo, y supo abrazarse a Manuel Menéndez para consagrar un modelo de negocio, en el que con la financiación de Cajastur, del Gobierno de Asturias y del Ayuntamiento de Oviedo, LNE se convirtió en una vorágine publica y privada, plataforma desde la que se consolidaron las grandes fortunas que protagonizaron la actualidad de los años de la burbuja, y están en la raíz de nuestra catástrofe del presente.

Ahora, el grupo EPI, al borrar a Vaquero de la mancheta, se borra a si mismo, tal y como se puede comprobar en las imágenes que aportamos, y dejan sola ante el peligro a la directora Ángeles Rivero, y al escuálido equipo a su cargo, casi todos ellos destrozados por su prosaica tarea como amanuenses vaqueriles. Un diario respetable debe estar dirigido por alguien que en vez de dedicarse a los negocios, se dedique a escribir, que se moje.

Vaquero,  que leyó su tesis doctoral en el año 2000 sobre las excelencias del diario que él mismo dirigía, ante un tribunal del que formaba parte Gustavo Bueno Martínez, definía con su trabajo de “investigación”, en doblelenguaje orwelliano, la terrible máquina en la que convirtió ese periódico tras su nombramiento por Felipe González y su privatización en manos de los parientes de su empresario de cámara:

La tesis analiza principalmente el nuevo tratamiento informativo dado al periódico por Editorial Prensa Asturiana por medio del estudio de la publicación en el periodo comprendido entre 1984 y 1994 y llega a la conclusión de que las claves de la recuperación están en aplicar una óptica netamente asturiana, de separar nítidamente la información de la opinión de ofrecer una información de calidad, libre e independiente, de reflejar fielmente el pluralismo social, de fomentarla libertad de opinión en sus páginas y de servir a los intereses generales de Asturias.

Vaquero, en su tardía y tópica tesis, nos dice de qué presumía ya entonces, y por lo tanto, de qué carecía cada vez con más fuerza su periódico, un medio en el que la información de calidad, la separación de ésta y de la opinión, el pluralismo y la libertad de opinión brillaban por su ausencia, casi tanto, como la defensa de los intereses generales de Asturias, y ahora deja atrás un equipo rector y una redacción destrozada, desnortada y perdida para la causa de la credibilidad y  la solvencia intelectual.

La desapareción de los responsables de EPI, la empresa de la mancheta de LNE para dejar solos a los responsables periodísticos, se percibe, perfectamente, en el producto final que se publica desde el primer día de enero: en él se palpa la inseguridad y la falta de una línea que sustituya al modelo paranoico obsesivo impuesto por el ahora cesante José Manuel Vaquero.

No es fácil desandar un camino andado, cuando el viaje a los infiernos deja chamuscados a los forzados excursionistas que se han pasado unos años en un auténtico averno periodístico, en el que quien no estaba con Vaquero y sus obsesiones, manías y fijaciones , estaba contra él, y se veía pasaportado rumbo a la nada.

mollsarasolas
Los Moll, Javier Moll de Miguel, y su esposa Arantxa Sarasola, presidente y vicepresidenta de Editorial Prensa Ibérica, acompañando al profesor Matías Díaz Padrón en el año 2012; con ellos José Luis Rodríguez Artime, Guillermo García-Alcalde y José Manuel Vaquero, los tres de la cúpula de EPI

La altura de miras del diplodocus Braga

diplodocusbraga

Por Xuaco Bernaldo de Quirós y Pardo de Donlebún

La izquierda asturiana está que echa humo. Los de Podemos andan escondidos como caracoles bajo el sol el día que el PSOE y el PP llevan a la Junta General el nombramiento de Manuel Menéndez en CajAstur, mientras desatan a su panfletero de cabecera Dani Ripa para ladrar contra Cascos y esparcer un cuchu que no lo mejora ni Vaquero. Los del PSOE tienen montado un circo en Oviedo porque Alfredo Carreño, el hombre que no se presentó a alcalde “por si salía” se fue de vacaciones a Tailandia, sabiendo que había un pleno el día 30 de julio, “por si se aprobaban” las conclusiones de la Comisión de Investigación de los Palacios, mientras Antonio Masip espera como fruta madura su inevitable nominación como candidato municipal. En Gijón la inefable Consejera de las Irregularidades, Belén la de los belenes, pierde otro “expediente” para justificar un acceso faraónico e inútil en ZALIA que arrasa instalaciones deportivas privadas, empresas de reciente creación y atraviesa balsas de lodos cuya toxicidad se quiere ocultar a los ciudadanos.

Más noticias. El coordinador de IU, Orviz, que tiene pocos problemas con el PCA, el PCB y el PCC, envía una carta a Podemos y Equo en la que no explica por qué se abstuvieron en la votación de los nuevos patronos de CajAstur pero les invita a poner la acción política al servicio de los ciudadanos y ciudadanas porque es el momento demandado “para pasar de la protesta a la propuesta” y convertir la fuerza actual de la participación ciudadana en más democracia, en más derechos, y en más justicia. O sea, colegas: me dais los votos y yo pongo los candidatos. El presidente de Industrias Lácteas Asturianas (ILAS), Francisco Rodríguez está muy preocupado por la decisión de Rusia de cerrar su mercado a determinados productos de la UE y de EEUU, sobre todo porque “no hay nada previsto en Bruselas para hacer frente a la situación”, pero no le preocupa que ni en Bruselas, ni en Madrid ni en Oviedo haya nada previsto para la supresión de las cuotas lácteas en el Principado el año que viene. ¿Le preguntará alguien de dónde va traer ILAS tanta leche para mandar a Rusia? El consejero Blanco, mentirosín él cuando va en moto, dice que no tienen importancia las filtraciones de agua del flamante HUCA porque “está en garantía” y, seguramente, porque a ni a él ni a ningún familiar pillaron hospitalizado debajo los chorros de agua para cortar su afición a decir “chorradas” o cosas peores por las que está condenado judicialmente.

Y dejo para el final la noticia más excitante. El gran diplodocus del sindicalismo asturiano, Justo Rodriguez Braga, Secretario General de UGT Gijón en 1990 y de UGT Asturias desde 2.000, pide ahora a todos los partidos que conforman el Parlamento autonómico “consenso” y “altura de miras” para que el Principado disponga el próximo año 2.015 de un presupuesto regional porque según él, deben anteponer el interés general de la región a sus intereses particulares. Explica que las nuevas cuentas regionales deben atender de forma prioritaria el gasto corriente y el salario social y contener partidas necesarias para atender los niveles de inversión recogidos en el acuerdo de concertación regional. Se le olvidó decir que las partidas que más le preocupan son las de la financiación sindical, para garantizar la “innovación” unos añinos más. Todo esto estaría muy bien si no fuera que este atento ciudadano no oyó a Braga decir estas cosas en 2.011 y 2.012 cuando gobernaba FORO y él hacía la pelota e invitaba a Cascos a inaugurar su Escuela de Verano. Tampoco las repetirá cuando vuelva a gobernar FORO porque lo de la “altura de miras” para Braga es más bien una cuestión de bajura de intereses para pedir alpiste a su cocarnetario Javier Fernández. ¿O no, Justo?

A ver si llegan pronto las lluvias y se terminan pronto estos calentones . . . . de boca.