Caunedo cuida nuestras noches en blanco

caunedo
Pinche en la imagen si desea leer cómodamente el artículo de Caunedo

Por Juan Vega

  • La Noche blanca, una mala traducción de Jorge Fernández León, de las noches en blanco que comenzaron en Nantes
  • Las “noches en blanco” se celebran en todo el mundo y cada uno las organiza a su manera

Hay cierta polémica sobre qué es ese invento asturiano llamado la Noche Blanca, a partir de un encendido artículo publicado en La Nueva España por Agustín Iglesias Caunedo, en el que se critica la propuesta formulada al concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, por la Fundación Juan Muñiz Zapico, que pretende realizar en la misma noche en la que Oviedo viene celebrando ese acontecimiento en estos últimos años, un recorrido sobre los escenarios de las consecuencias de la Revolución de 1934 en la Capital astur.

Las “noches en blanco” que se celebran en todo el mundo –y en un montón de ciudades españolas– sólo tienen algo en común, su vocación noctámbula, pues ni las organizan necesariamente los ayuntamientos, ni tienen duración ni fecha determinada, ni una programación concreta, como parece pretender Caunedo.

jorge
Jorge Fernández León, responsable de la primera “Noche Blanca”, una mala traducción de las noches en blanco nacidas en Francia, que se celebran en medio mundo

La Noche Blanca, tal y como se denomina esta iniciativa en Oviedo y Asturias es el resultado de una mala traducción de Jorge Fernández León, ex gerente de la Fundación Municipal de Cultura de Gijón, que en su etapa como viceconsejero de Cultura del Gobierno de Asturias, promovió en octubre del 2009 lo que denominaron entonces “Noche Blanca” en Oviedo, Gijón y Avilés, para intentar una imposible candidatura de las tres ciudades a la Capitalidad Europea de la Cultura, y digo imposible, porque como le aclaró el propio Caunedo en su momento, la propuesta era inviable porque la normativa europea nunca permitió que se presentase una candidatura conjunta de varias ciudades, lo que provocó una desordenada retirada de Jorge de la iniciativa capitalina.

Cuando Caunedo organizó sus noches blancas, porfiando en la mala traducción de Jorge -¡Qué tendrá que ver una “noche blanca” con una “noche en blanco”!- bajo el comisariado de facto de su jefe de gabinete, Rodolfo Sánchez (años 2013 y 2014) apostó por una cosa “modernilla”, oficialmente organizada por el entonces periodista de La Nueva España Chus Neira, que para ejecutar estos proyectos contó siempre con el trabajo de los funcionarios de la Fundación Municipal de Cultura de Oviedo, que tuvieron que hacer el currete de pigarras de Neira, cuando eran los verdaderos gestores de la actividad, dado el desconocimiento de los entresijos de la organización de actividades culturales, por parte de ese bienintencionado colaborador del gabinete caunediano, cuyo contrato fue anulado como consecuencia de una reclamación legal.

Dice Caunedo, en su artículo que publica en su página 3 La Nueva España con gran despliegue tipográfico, a pesar de sus visibles lagunas de todo orden, titulado “El peor camino para la cultura y la convivencia” -que reproduzco en este post-, que la llamada Noche Blanca “es una marca europea y tiene como finalidad mostrar expresiones artísticas contemporáneas”. Lo primero es cierto, aunque no totalmente, pues lo de las noches en blanco no una marca, sino una moda que comenzó en Europa y se extendió a medio mundo.

Lo de que las noches en blanco tienen una finalidad determinada no es cierto en absoluto, y demuestra una inexplicable desinformación, pues las noches en blanco son un tótum revolútum, un cajón de sastre, en el que cabe todo, a gusto de los organizadores. Excluir a la Fundación Juan Muñiz Zapico por parte de quien nos llevó a escuchar en sus noches en blanco el gregoriano de las Pelayas, alegando que no es “moderno” lo de recordar la Revolución de Octubre, es poco serio, pues hubiera sido más razonable que en vez de prohibir, limitar, censurar, propusiera a Sánchez Ramos contar con la Hermandad de los Defensores de Oviedo para promover un recorrido alternativo.

noche-en-blanco-CARTEL50x70-0_Página_1La idea de las noches en blanco partió del agitador cultural Jean Blaise, fundador del Centre de recherche pour le développement culturel de Nantes, Francia, en 1984, el mismo que en 1989 puso en marcha, por encargo del ayuntamiento de la capital del Loira,  el festival conocido como “Les Allumées (en referencia a la “marcha” de una ciudad que vivía un acontecimiento masivo para noctámbulos a la luz de las farolas), un auténtico carnaval de seis días de duración que se celebró en seis ediciones, hasta 1995, con la participación de artistas de seis países diferentes, que tenía lugar entre las seis de la tarde y las seis de la mañana.

En cuanto a los contenidos de Les Allumées, los inventores de lo que Jorge y Caunedo llaman Noche Blancaque como vemos debería llamarse en realidad “Noche en blanco”-, nunca apostaron por un mal entendido elitismo de “rompedores de pana” piriguays, de los del “guay del Paraguay”.

Nantes, con sus Allumées, se convertía en una locura eminentemente popular, paradójicamente más parecida a la Semana Negra de Gijón que a la Noche Blanca que Caunedo organizó en Oviedo, en la que la locura ciudadana de los noctámbulos que pasaban aquellas noches “en blanco”, se extendía por calles y locales públicos y privados, a ritmos tan poco contemporáneos como el tango, o la salsa, cuando aquellas jornadas se volcaban en Argentina o en Cuba, país que protagonizó la última celebración de Les Allumées en Nantes. Como vemos, nada que ver con lo de las “expresiones artísticas contemporáneas”.

whitenightsEn 1993, tras la celebracíón de las noches dedicadas a San Petersburgo en el hoy desaparecido festival de Nantes, la ciudad rusa comenzó su Festival de Noches Blancas, que alcanzó su clímax en esta última edición en la que llegó a tres meses de duración, a partir de los seis días con los que comenzó, y bajo el patrocinio de la Mariinsky Foundation of America, presenta, de mayo a agosto, las mejores interpretaciones de ópera y ballet del célebre Teatro Mariinsky, con música contemporánea y clásicos consagrados como Beethoven, Prokofiev, Tchaikovsky, Shostakovich o Mahler. Un gran festival que nada tiene que ver con la pobre idea de Caunedo o Sánchez sobre lo que es una noche blanca “europea”, pues el Mariinsky actúa, como actuaba Nantes, sin prejuicios discriminatorios entre actividades culturales.

bogotáEn el año 2001, cuando el político francés Bertrand Delanoë alcanzó la Alcaldía de París, encargó a Jean Blaise que trasladase su experiencia de Nantes a la capital francesa y puso en marcha su propia programación para noctámbulos, la Nuit Blanche, denominación de la que procede la mala traducción de Jorge, reduciendo a uno los días de programación de Nantes, para lo que se eligió la fecha del 5 de octubre del 2002, que fue imitada por numerosas ciudades europeas, entre ellas Madrid, pero también en Roma, Bruselas, Riga, Bucarest o Valetta, con lo que la cosa se puso de moda, y se celebran noches en blanco culturales en varios continentes.

¿Por qué hay que copiar a París, llamar Noche Blanca a lo que es noche en blanco, y celebrar un día de octubre lo que Madrid empezó a celebrar en septiembre, que es cuando lo celebra Badajoz, Burgos y Málaga en mayo, Bilbao en junio, Barcelona en julio oTenerife en noviembre? ¿Por qué sólo proyectos “modernillos”? ¿Por qué no conocer y divulgar la historia? ¿Por qué no hacer lo que la gente proponga, siempre y cuando lo que se haga tenga interés, rigor histórico, calidad artística, etcétera, etcétera? ¿A qué viene este furor censor que tan mal encaja con el espíritu abierto, tolerante y culto que debe caracterizar las iniciativas culturales de la Europa civilizada?

caunedo1

Anuncios

El periodista Chus Neira cobró 5.000 euros pagados por Agustín Iglesias Caunedo para comprar la voluntad de La Nueva España con “La Noche Blanca”

 chusneira

Ya sabemos por qué La Nueva España cantó de manera tan escandalosa las excelencias de La Noche Blanca, aparte de los incentivos publicitarios. También hay que tener contento al personal de a pie, que es el que luego firma artículos criticando a unos y ponderando a otros.

Belén Arganza, concejala de FORO Oviedo encargada de asuntos culturales y titular de la Comisión de Economía, criticó este jueves el nuevo despilfarro económico realizado por el equipo de gobierno en la organización de la Noche Blanca:

El Ayuntamiento ha desembolsado 93.750,21 euros en la Noche Blanca en un momento de enormes dificultades económicas lo que supone una muestra más, y ya van demasiadas, de la política de despilfarro que sigue el equipo de gobierno de Caunedo. Son este tipo de gestos los que explican el por qué el PP sube año tras año las cargas impositivas a los ovetenses.

“Sin entrar a valorar el éxito o el fracaso de la convocatoria de la Noche Blanca, lo que parece evidente –añade Belén Arganza- es que las actividades culturales no son una cuestión de dinero sino de echarle imaginación y buen hacer”. La concejala de FORO entiende que “el gasto de casi cien mil euros es excesivo, y el mejor símbolo de ese despilfarro es cómo el Alcalde ha utilizado la Noche Blanca para comprar la voluntad del periodista de La Nueva España, Chus Neira, que ha percibido 5.000 euros pagados por todos los ovetenses por las tareas de coordinación en esa jornada”.

Belén Arganza alerta sobre este tipo de despilfarros “en un momento en el que estamos en pleno debate de las Ordenanzas Fiscales que fijan las tasas y precios públicos”, y sigue: “El PP no quiere aceptar una rebaja fiscal en Oviedo, algo que es un clamor entre el resto de formaciones y que FORO Oviedo tiene como objetivo irrenunciable; pues si el PP necesita el dinero para seguir derrochándolo en sus propias campañas de imagen o despilfarrándolo a capricho del Alcalde sin que nadie del equipo de gobierno se ponga ni ‘colorao’, que lo paguen de sus bolsillos pero que no lo carguen en la espalda de los ciudadanos. Hay que ser muy riguroso y responsable a la hora de gastar el dinero de los ovetenses. Con una buena administración y racionalizando el gasto se pueden mantener los servicios y bajar los impuestos al mismo tiempo”.