Flaco favor hace Hevia a Villa, aparentemente, al compararle con Bárcenas

villahevia
Los lideres de los sindicatos mineros, Antonio Hevia (CC.OO) y José Ángel Villa (SOMA-FIA-UGT), en 1991 (encierro del Pozo Barredo en Mieres)

En un artículo publicado este domingo 21 de un abrasador mes de agosto, con el titular Villa aparece visiblemente envejecido, con dificultades para caminar y el pelo largo, el diario La Nueva España agita una interesantísima serpiente de verano, montada sobre lo que el diario más difundido de Asturias dice que es “la primera imagen publicada de José Ángel Fernández Villa“, tras dos años de aparente reclusión en su ático del barrio de la Florida de Oviedo.

la primera imagen publicada de José Ángel Fernández Villa

Para que un ofidio veraniego tenga sustancia, necesita una bonita piel, un envoltorio destacable, y así junto a la foto “casual”, y el consiguiente bla-bla-bla asociado a la misma, se difunde también un confuso artículo firmado por su antigua pareja de baile sindical, el ex secretario general de CCOO de la minería, Antonio Hevia, que con el título El linchamiento moral de Villa, publica un extraño artículo en el que sostiene que lo que denomina “demonización” del exlíder del SOMA, sin explicar en qué consiste tal cosa, hace daño al agonizante sindicalismo minero.

A Villa no lo demoniza nadie, a Villa lo fusilaron al amanecer desde el Gobierno de Mariano Rajoy, difundiendo su nombre, en diferentes momentos y operaciones políticas, junto con los de Rodrigo Rato, Luis Bárcenas, Diego Torres (ex socio de Iñaki Urdangarín) Oleger y Josep Pujol Ferrusola, así como el del hombre bomba de Martinsa Fadesa, Fernando Martín, en una operación de libro de las que se suelen organizar desde las cloacas del Estado, al publicar unos pocos nombres seleccionados de una lista secreta de 30.000 evasores que se acogieron a la amnistía fiscal del 2012. En aquel fusilamiento de Villa, cooperó, puede que más cogido por los cataplines que otra cosa, el presidente socialista asturiano Javier Fernández, que en este asunto vive sin vivir en él, y no le llega la camisa al cuerpo.

De esto, Hevia, de lo interesante, del fusilamiento de Villa, no dice nada, porque él está en otra operación, denominada por Antón Saavedra, que le conoce de cine,”Operación Doy Pena”, utilizando la foto primicia de La Nueva España, y su propio artículo, en lo que parece una campaña encaminada a evitar que Villa tenga que declarar, ante la inminente respuesta de la Audiencia Provincial de Oviedo, al recurso de la representación procesal de Villa, contra la decisión de la juez María Simonet Quelle Coto, que decidió que debe comparecer en calidad de imputado.

En su artículo, Hevia dice algo, no sé si con toda la intención, de manera inocente, o por torpeza: “desconozco las razones que puede tener Villa para permanecer en silencio, cuestión que nos sorprende a los que le conocimos más de cerca, aunque desde posiciones políticas diferenciadas, pero solamente faltaría para terminar de cuadrar el círculo que alguien le hubiera enviado un SMS diciéndole: José Ángel, sé fuerte”.

Es evidente que si Hevia, gran amigo y colaborador de Villa, y único que parece salir a dar tímidamente la cara por él ante su fusilamiento político, desconoce las razones por las que el ex líder del SOMA permanece en silencio, no hay forense ni picapleitos que pueda defender que lo hace por razones de salud que le impidan decir la verdad. Eso sí, flaco favor le hace también al compararle con Bárcenas, para que todos veamos a continuación al presidente Javier enviándole un SMS como el que Rajoy envió a su antiguo tesorero y hombre de confianza.

Aparentemente, su amigo Hevia le está haciendo un flaco favor a Villa, al reconocer públicamente que éste permanece en silencio de manera deliberada, cuando la Audiencia está a punto de decidir si tiene que declarar o no amparándose en razones médicas, salvo que en realidad esta foto y este artículo sean más retorcidos de lo que parece a primera vista, y en vez de estar en la “Operación Dar Pena”, estén en la “Operación ¡Javier Fernández Átate los Machos!”. De lo que nadie que conozca el percal puede tener duda alguna es de que si Hevia dice lo que dice, lo dice con pleno consentimiento y conocimiento de Villa.

Anuncios