El PP de Caunedo utiliza de manera irresponsable a la Fundación contra el “Tripartito”

gastroagustín
El PP de Caunedo se pone los Premios Príncipe de Asturias por montera para su campaña contra el Tripartito de Oviedo

Por Porompón Porompompero

Los Premios Príncipe de Asturias están viendo su imagen y su credibilidad seriamente afectados por las torpes actividades de una plataforma de propaganda política montada por Santiago González-Alverú, hombre de paja de Agustín Iglesias Caunedo, el ex alcalde y presidente del PP de Oviedo, que le pagó el pasado mes de febrero 6.856 euros por 1.000 ejemplares de su revista Vivir Oviedo, cuando a través de ésta (ver el descaro del tratamiento supuestamente periodístico) le concedió el premio Ovetense del Año que en realidad financiaba, de manera tan poco ortodoxa, el propio Ayuntamiento, con esa compra de ejemplares, obligando a los funcionarios municipales y a los contratistas a acudir a la cena en la que se pagaba un buen “pico” por cubierto.

palmerosAquel premio, muy discutido por la forma en que se financió, en plena precampaña electoral, tiene pendiente aún un análisis serio a la luz del Código Penal, puesto que no parece razonable que un alcalde se pague sus propios premios con dinero de los presupuestos que maneja. De hecho, por algo muy parecido, fue condenado a tres años y nueve meses de cárcel el periodista Antonio Alemany, que también recibía dinero del reo Jaume Matas por hablar bien de él en sus publicaciones. En el caso de Caunedo y la compra de la publicación Vivir Oviedo y la concesión del premio Ovetense del Año, hablamos de actos simultáneos, por lo que a nadie puede extrañar que González-Alverú eche de menos al alcalde que tan bien premiaba sus arriesgados servicios con prácticas tan parecidas a las de Matas y Alemany.

A González-Alverú se le acabó el chollo que tenía con Caunedo y protesta. Es normal. También podría ponerse en medio de la calle Uría, junto a Manolo “el Gitano”, con un rótulo de cartón, en el que diga: “el Tripartito me dejó en la calle, ¡por favor, una ayuda!”, y dejar en paz a la Fundación y a los Premios, y no utilizarlos para recuperar su negocio. gracianoLa presentación de esa plataforma impulsada por este señor que parece dar premios a cambio de que le compren revistas -menudo “defensor” le ha salido a la Fundación Princesa de Asturias-, estuvo presidida entre otros, por el ex alcalde Caunedo, que acudió flanqueado en el acto por el propio González-Alverú, y otro hombre de su máxima confianza, el presidente de Hostelería de Asturias, José Luis Álvarez Almeida, que también estuvo sometido a una gran crítica pública por la dudosa distribución de los beneficios de los chiringos que montaba, cómo no, en tiempos de Caunedo, en el Paseo de los Álamos de Oviedo. Hablamos de un negocio conocido como Gastromateo, cuyos beneficios no parecían revertir adecuadamente hacia los miembros de la citada asociación, que se mostraron indignados por lo sucedido. Almeida, como Alverú, también se dedica a emular a Manolo “el Gitano”, a costa de la Fundación y de los Premios, y en vez de ir a pedir a Uría, como hace Manolo, intentan arreglarlo de esta vergonzosa manera, con la ayuda de Caunedo, dañano la imagen de esa importante convocatoria para defender así sus intereses particulares.

El propio Caunedo, agobiado por los asuntos judiciales de su íntimo amigo y socio de aventuras políticas, Joaquín Fernández, investigado por sus oscuras maquinaciones económicas en el Caso Pokémon, tiene pendiente la explicación de los viajes pagados con la tarjeta del tal Joaquín, “abrelatas” de Aquagest, y las decisiones que adoptó para favorecer a su empresa cuando ésta gestionaba la recaudación municipal en Oviedo. Su amigo común, Joaquín Aréstegui sufrió recientemente un registro policial y le encontraron dinero en “escondrijos” de su domilio. Es decir: a Caunedo le viene muy bien fabricar un escándalo de diseño para que se deje de hablar de sus implicaciones en Pokémon y Aquagest. Es normal, por tanto, que necesitado de una buena cortina de humo, encargue a sus antiguos colaboradores de la orden mendicante, hoy cabreados porque han dejado de ingresar mucha pasta, que organicen esta patética escandalera.

jaimemafaldo
Jaime Reinares, escudero de Gabino, que autorizó la manifestación contra los Premios, protestando contra la manifestación autorizada por su partido

Pero vamos ahora a lo más grave: ¿qué hizo el actual Gobierno municipal de Oviedo que justifique este follón en el que han metido a la Fundación como ariete de sus chollos personales? González-Alverú, dispensador de premios a cambio de dinero público, y promotor de la plataforma, asegura que “es imprescindible que los ovetenses demuestren su apoyo a estos premios”, refiriéndose a los Premios Príncipe de Asturias, en lo que al parecer es una reacción a una manifestación convocada en la Plaza de la Escandalera contra el acto de entrega de los mismos, manifestación que fue autorizada por el delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo, que es del PP. La manifestación la autoriza el PP, y no el tripartito. Así que aquí hay un gran tracamundiu.

¿Es éste el primer año que se organiza esa manifestación contra los Premios? ¡Qué va! ¡Lleva años celebrándose! ¿Por qué, entonces, es tan terrible que se celebre este año una manifestación, que en años anteriores se celebraba sin protesta alguna en su contra, cuando en el Ayuntamiento gobernaba también el PP? Hablemos claro. Este follón lo monta el PP de Caunedo y Gabino, el mismo partido que autoriza la manifestación contra los Premios y luego organiza un escándalo para utilizarla electoralmente, y hasta Jaime Reinares, mano derecha de Gabino, y experto en difundir correos robados, acudió al acto en el que se protestaba contra la manifestación autoriizada por su antiguo jefe. La verdad es incontestable: el PP de Gabino y de Caunedo ha involucrado a la Fundación Príncipe de Asturias en su batalla política contra el “Tripatito”, con este burdo montaje político. La Fundación Príncipe de Asturias debe desmarcarse públicamente, lo antes posible, de esta pandilla de impresentables, entre los que hay no pocos reos de la Justicia, antes de que las cosas vayan aún más lejos.

Manifestación contra los Premios del año 2012
Manifestación contra los Premios del año 2012
Anuncios

La Concejalía de Comunicación y nuestros amigos de Calvo Sotelo

rudolfwences
Rodolfo Sánchez pone la oreja, mientras Wenceslao López cuchichea con Ana Taboada, en el Pleno de Investidura en el que se le acabó lo que se daba

Por Xoaca Bobela

A La Nueva España no parece hacerle ninguna ilusión que Rodolfo Sánchez, ex jefe de gabinete de Agustín Iglesias Caunedo -que ejerció estos últimos años de alcalde a la sombra y presidente consorte de la SOF-, imputado en el Caso ASAC a cuenta de la escandalosa contratación “a dedo” de los periodistas de la Alcaldía de Oviedo, y metido en todos los berenjenales habidos y por haber, como Marea y Pokemon -cuya implicación quedó acreditada en sede judicial tras sus inútiles acciones judiciales contra Juan Vega-, se quede sin el control de la publicidad institucional.

La administración de la publicidad institucional, con montajes como el de Vivir Oviedo y el Ovetense del Año, un mero ejemplo en un río de contratos “a dedo” al límite de la legalidad, de 18.000 en 18.000 euros, fue la base de la licencia para matar que como 007 disfrutó Rodolfo con el PP, pero también de los poderes de un diario acostumbrado a convertir la vida política en permanente publirreportaje, siempre que un abundante chorro de grasa facilite el esfuerzo de los engranajes, en una relación en la que se perdió toda mesura y cualquier apariencia de imparcialidad.

En Calvo Sotelo hay nervios, porque saben que en cualquier caso se ha desmoronado un modelo de tan largo recorrido y está por ver qué pasa ahora, y por eso cuelan este martes una morcillita de lo más sabroso, en medio de una página 3 de escándalo, con reflejo en Primera, dedicada a “tocar los cataplines”, al sacar una merdé de la grúa fuera de contexto como si se tratase de una novedad, consecuencia de lo que ya se atreven a intentar presentar como “desgobierno”, como si nos enterásemos ahora que ya no está el responsable de la situación al frente del Ayuntamiento.

contraordenAsí, en medio de la marranada periodídstica que es esta memorable página tres de apertura de la sección de Oviedo -el jabugo periodístico- aparece este bonito párrafo de un artículo expresivamente titulado “Somos, PSOE e IU, dilatan su acuerdo para formar el gobierno local“, con el que intentan desestabilizar la formación del tripartito carbayón, metiendo prisa para la distribución de las áreas y concejalías de Gobierno:

Somos ya ha manifestado en otros encuentros su intención de hacerse con la (concejalía) de comunicación, de la que dependerían servicios como la oficina de transparencia, el departamento de prensa, los distritos y la oficina de atención al ciudadano.

somosLa normativa vigente prevé un mes de plazo para la formación de la Junta de Gobierno, y desde el diario que parece haber perdido la Alcaldía más que el propio Caunedo, intentan crear un clima de histeria, porque de momento los tres partidos que respaldaron la investidura del nuevo alcalde se hayan tomado una semana para negociar y estudiar el nuevo organigrama, aprovechando la natural perplejidad que causa entre los funcionarios un relevo total, tras un cuarto de siglo de gabinismo, que mantiene los armarios llenos de esqueletos y las alfombras cubriendo toneladas de polvo.

Cómo no puede ser menos, y en medio de tanta agitación de las columnas del templo, LNE enviaba el recadito a los miembros de la coalición Somos-PSOE-IU, para que algo tan importante como “lo suyo” no caiga en manos “irresponsables”, después de estos años en unas manos tan “responsables” como las de Rodolfo, que ya les vende que él conoce bien a Wenceslao López de sus tiempos de corresponsal en La Voz de Asturias, y toda la plantilla municipal se hace lenguas sobre la forma en que hace la corte, cuando no la pelota más descarada, al nuevo alcalde.

Caunedo sueña como Luther King, disfrazado de Zuckerberg, con escenografía de Nicanor y Santiago y dinero de Manolo

apuntoencuentro

Por Xoaca Bobela

El alcalde de Oviedo Agustín Iglesias Caunedo anda muy preocupado con los resultados de su dedicación a la Comedia del Arte, encarnando el papel de un moderno Polichinela, durante los tres años de margen que ha tenido como alcalde accidental. Le encomendaron eliminar rastros y dirigir las miradas en la dirección contraria al callejón por el que alguien huye con una cartera robada. Por eso una y otra vez, como la burra al trigo, Caunedo retorna a los escenarios de animadas fantasías, siempre con los más pintorescos pretextos, servidos por la milegrera corte de expertos buscones, prestos a “diseñar” la imagen bufonesca de turno, que a ellos se les antoja moderna, eficaz y creativa. No en vano llevan toda la vida metiéndola.

Esta vez, los grandes emprendedores de la comunicología local, que no podían repetir la fracasada imagen de las gafotas del piloto de drones utilizadas hace un par de semanas para un vuelo ilegal, que dio mucho juego, recurrieron a la ayuda de un headset para aldeanos recrecidos, dotado de un innecesario juego de micro y audífono inalámbricos, que le da al parvenú somedano un aspecto a lo Steve Jobs o Mark Zuckerberg, muy adecuado para quien quiere venderse a sí mismo como el cerebro que transformó Sin City en Smart City, a falta de euros para hacer la Ronda Norte, que es lo que Oviedo necesita, y no tanta palabrería paleta.

jobsheadsetEl equipo de monitores de tiempo libre formado por el ex militante trotskysta Nicanor Fernández, el public relations Santiago González Nieto, y el veterano periodista Luis José Ávila, juega desde hace años en el mismo campo, siempre desde papeles diferentes, sociedades cambiantes y perchas contingentes, pero con un denominador común: animan las fiestas del poder con sus pretextos e invenciones, para dar cancha a los llamados, que como en el caso que nos ocupa, no siempre son los elegidos, y por eso andan todos acongojados.

Ávila, maestro de la loa el ditirambo y la crónica de suciedad, es el más sincero y tratable de los tres, porque se le pueden decir cuatro cosas, y lo lleva con la deportividad de quien sabe que estamos aquí cuatro días y no merece la pena enfadarse porque te digan dos verdades, en cambio, los otros pertenecen a esa curiosa especie de personajes que viven siempre en la periferia de lo público, y ponen cara de empresarios arriesgados que se enfadan cuando se habla de sus asuntos, como si no fueran también de los demás. Mal relaciones públicas, aquel que se pone tonto porque le hacen una foto.

zuckerbergheadsetEl caso de Santiago, con su asombrosa invención Vivir Oviedo, a la que algunos, descriptivamente, titularon Vivir de Oviedo, por la cabecera de la prodigiosa revista en la que hace sus hagiogrfías, panegíricos, y justificantes documentales para cobrar la pasta que le paga el Ayuntamiento por los premios Ovetense del Año, no logró acallar todavía los ecos del cabreo suscitado entre las gentes de bien porque haya tenido la cara de darle un premio a Caunedo, a la vez que éste le pagaba y le compraba la edición de la revista que le da soporte.

Nicanor, desde la Fundación Hidroeléctrica, con el respaldo incomparable de su fructífera amistad con el multiconsejero biencasado y prejubilado Felipe Fernández, se convirtió en el gran chambelán de los protocolos de Manuel Menéndez. Cuestión nada baladí, aunque de corto recorrido, porque el manantial de fondos públicos que fue Cajastur se va secando, y Liberbank, en manos privadas, da ya solo para algunos guateques descarados, como éste de Asturias punto de encuentro, en el que sueltan sedal a Caunedo, para que los periódicos del régimen nos cuenten que el encargado de borrar las huellas dactilares de Gabino de Lorenzo, en el atraco del Calatrava, tuvo un sueño, en la noche electoral, como el afroamericano Martin Luther King.

Mientras Caunedo, híbrido de Luther King, Jobs y Zuckerberg, sueña con ganar las elecciones en la Sin City gabiniana, en vez de soñar con la armonía entre los blancos y los negros, que es lo suyo, no puede evitar la aparición de una pesadilla llamada Ángeles Caso, que tiene muchas amistades en el mundo de la ópera, y eso le pone muy nervioso, porque no lo tiene todo controlado, como él creía. Mira tú por dónde, va a resultar que igual que el Oviedín del alma llegó al Ayuntamiento a través del PSOE de Antonio Masip, A Caunedo, Nicanor, Santiago, Luis, Manolo & Compañía, la apuesta les puede salir muy rana. ¡Ojo al CIS!

P. D. Terrible el papelón de Andrés Llavona y José María Navia en la fiesta que montaron para Caunedo el Nica y el Santi, con crónica de Ávila, un montaje desesperado del peperismo ovetense en plena intervención de la Fiscalía de Asturias en el Caso Calatrava. Así se demuestra quién es cada uno y por qué pasaron cosas que pasaron.