Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Anuncios

La Nueva España se divierte a cuenta de Cascos con el “Pacto del astillero”

lucianaveros

Por Porompompón Porompompero

Los comunicadores del equipo del socialista Javier Fernández han parido un nuevo engendro. Se trata de una bonita historia que lleva el sello creativo del gabinete presidencial dirigido por José Manuel Piñeiro.  Una fructífera leyenda urbana con la que pretenden tapar sus años de romance con el PP de Asturias, que concluyeron abruptamente a causa del voto de Somos Oviedo a Wenceslao López como alcalde, algo que no se produjo en Gijón por parte de Xixón si Puede. Javier quiso evitarlo y no pudo, pero Mercedes Fernández se enfadó y le pidió el divorcio político, después de un largo romance del que salieron los presupuestos regionales y el engendro legislativo que dejó la TPA sin consejo de administración para los restos.

En la PSOE no lo pueden soportar, no pueden permitir que la mayor ciudad de Asturias esté fuera de control, en manos de un sector de Foro Asturias, el que encabeza Carmen Moriyón, que a poco que se esforzase se podría hacer con el liderazgo regional y dar la vuelta que ese partido necesita, y como no quieren que el moriyonato se consolide bajo ningún concepto, están creando el microclima necesario para una moción de censura tras las elecciones generales que tiene muchas posibilidades de salir adelante si los dirigentes gijoneses de Foro no se quitan de encima la caspa pepera. ¡Ruido de sables en Gijia!

La Nueva España se divierte a cuenta del “Manicomio de Cascos”

carcelpapel
La “Cárcel de papel” de La Codorniz

Lucía S. Naveros escribe este lunes en La Nueva España una crónica titulada “Los amarres políticos de Naval Gijón“, que no es ni más ni menos que un favorazo que le hace el “diario líder” al gabinete fernandino, para dar carta de naturaleza a una pesadilla de agosto: el “Pacto del astillero”, en el que los líderes de la Corriente Sindical de Izquierdas, CSI, como Cándido González Carnero, jugarían un papel protagonista con Francisco Álvarez-Cascos, para conseguir que el candidato socialista a la Alcaldía gijonesa no lograse el apoyo necesario para desbancar a Carmen Moriyón. ¡Todo aquel que no apoye al PSOE es un siervo de Cascos! ¡Ahhhhrrrrgggggg!

En el diario de la calle de Calvo Sotelo, que compra esta milongona a Piñeiro, se ríen para justificar tan pintoresco parto, y se vengan así, creativamente, de Cascos, escribiendo libelos como los que él lleva años publicando en la Web de Foro Asturias, lanzando chorradas muy parecidas a las que el hoy atechado ex presidente de Foro viene lanzando desde la Web que él personalmente dirige, y que ha convertido en la cañonera de sus obsesiones particulares.

Si en La Codorniz de Álvaro de la Iglesia, en tiempos de Francisco Franco Bahamonde había una “Cárcel de papel“, en la Web de Cascos hay un “Manicomio de Papel“. Ese manicomio lo dirige y alimenta personalmente el ex presidente de Foro, a pesar de haber puesto ahí a Cristina Coto a figurar, para llevarse las leches, al frente de un negocio que no controla. Cascos dispara siempre debidamente guarecido; es el instinto del cazador que utiliza la tecnología humana para abatir un animal indefenso, por pura diversión. Pero como en La Nueva no pueden ser menos, y en el fondo el ex vicepresidente les pone a cuenta del hormiguero y sus hormiguitas, emulan, desde sus páginas, el “Manicomio de Cascos”, y hacen unas risas a cuenta de la ocurrencia.

La gracia estriba en sustituir “duernu” por el “astillero”

manicomiopapel
El “Manicomio de papel” de la Web de Cascos

Una cosa es el análisis mediático del mecanismo del bipartidismo de largo recorrido fraguado entre el PSOE y el PP, y especialmente en la Asturias que partieron y se repartieron durante tantos años, y otra muy diferente agitar ese entendimiento como un pacto electoral, un juego que Cascos convirtió en slogan con la gorrinesca metáfora del pacto del duernu. Y claro, darle la vuelta a ese slogan, para inventarse otro, da para un ratín de conversación entre Piñeiro y Ángeles Rivero, la directora de LNE, a la que también le mola reirse.

Y es que Cascos da mucho juego, porque a estas alturas hay que reconocer que tiene bemoles que el secretario general del PP que vio convertirse a Luis Bárcenas Gutiérrez en “Tarzán”, el hombre que llegó a Génova en taparrabos, saltando de liana en liana, para terminar forrado, haya tenido que protagonizar la ruptura de los asturianos con el monopolio del poder político ferozmente sujeto por el tándem formado por Vicente Álvarez Areces y Gabino de Lorenzo, que parió escándalos tan asombrosamente gestionados como el del Caso Marea o el Caso Calatrava, cuya deriva judicial resulta tan incierta como desvergonzada es la presencia de sus protagonistas al frente de la Delegación del Gobierno o en un escaño del Senado.

Pero eso es otra historia, vamos a lo que nos ocupa, al “Pacto del astillero”

Empecemos por dejar claro que Cascos no puede ver a Moriyón, que todavía tiene cuentas pendientes por la guarrada que le hizo al colocarle a traición a la Coto al frente del partido, y porque Juan Manuel Martínez Morala, referente histórico activo en la CSI, no quiere saber nada con los partidos políticos, ni con Foro, ni con Podemos, ni con ninguno, y todo el mundo sabe que Cándido juega a la política por su cuenta y riesgo. Así que de la CSI, na de na, Lucía.

Sigamos por el hecho evidente de que una candidatura respaldada por Podemos, como es la de Oviedo, hizo alcalde a un candidato socialista que sí es de su agrado, cosa que no sucede en la Villa de Jovellanos, ya que José María Pérez hizo más mili que el palo de la bandera en el núcleo duro del PSOE más guarrete, lo que no ocurre con Wenceslao López en Oviedo. Y ahí estriba la diferencia, no es lo mismo Wenceslao que Pérez. Así que de pacto contra el PSOE nada de nada.

No cuela

José Velasco, de Zebrastur, firma los papeles que le pasa Julia Piñera, bajo la atenta mirada de Gabino de Lorenzo
José Velasco, de Zebrastur, firma los papeles que le pasa Julia Piñera, bajo la atenta mirada de Gabino de Lorenzo

Todo conduce a ver el artículo de Lucía como un divertimento veraniego grato a la dirección del periódico y al gabinete fernandino, porque además de para unas risas, no deja de ser un favorín que le hacen al presidente Javier, y como es sabido, en La Nueva España, nada que resulte grato a Fernández les resulta ajeno, al menos mientras éste pague las facturas y siga llegando la pasta de las campañas de publicidad regional y de los programas que Asturmedia, la productora de LNE, que graba en el edificio que el Ayuntamiento de Oviedo tiene cedido a José Velasco en Olloniego como escuela municipal de cine.

Carta abierta al secretario Cascos

cristicarocascos

Querido secretario general:

  • A propósito de la convocatoria del Comité de Garantías de Foro Asturias Ciudadanos, el próximo lunes 22, para abrirme un expediente por delitos de opinión

Me dirijo a ti para comentarte que a mi juicio cometes un grave error al trasladar al Comité de Garantías los documentos relativos a la polémica que se abrió públicamente, al haber pedido, a través de mi blog, y con debate en las redes sociales, que la presidenta local de Oviedo, Carolina Morilla, elegida de manera a mi juicio ilegal, ponga su cargo a disposición de los afiliados, tras su rotundo fracaso electoral, en vez de responsabilizar a los ciudadanos por no votarla. La designación a dedo de Carolina, y la defenestración del ganador de las primarias, José Antonio Caicoya fue la guinda de un corolario de actuaciones injustificables en nuestros congresos, y la solución que propongo es la única opción democrática para intentar recuperarnos, tras los graves daños causados por tanta arbitrariedad que como se ha demostrado, no ha pasado desapercibida para la ciudadanía.

He dejado pasar unos días, desde que hiciste pública tu intención de expedientarme, y supongo que de expulsarme del partido, tengo que creer que por voluntad de la presidenta Cristina Coto, que tu interpretas y ejecutas como secretario general, bajo sus instrucciones. Y he dejado pasar esos días, con la intención de que los ánimos se serenen, y sobre todo, para evitar que la imagen de república bananera que está dando la presidenta Cristina en este asunto, al atacarme y perseguirme públicamente, a través de medios de gran difusión, de manera a mi juicio poco ponderada, nos perjudicase en las negociaciones para la investidura de los alcaldes en Asturias, en las que la solidez argumental y la claridad democrática del funcionamiento de los partidos ha sido más necesaria que nunca.

Se supone que Foro venía a acabar con el estado de cosas impuesto por partidos como el PSOE o el PP, en los que nada, ni primarias, ni libertad de expresión, ni respeto de las opiniones, ni nada de nada que no sea el ordeno y mando del sátrapa de turno, es tenido en cuenta. A mi juicio, Foro no debía aparecer públicamente, con sus máximos dirigentes dando por cesado ilegalmente a su vicesecretario de Comunicación, por un delito de opinión, en el momento en el que el PSOE e IU, con la ayuda de algunos centros mediáticos, volvían a lanzarnos al rincón de la “derecha conservadora”, que tanto daño electoral nos hizo, para así dificultar la investidura de algunos de nuestros alcaldes y alcaldesas, al sesgar de manera perversa nuestra condición de movimiento regeneracionista asturiano, cuya vocación no es identificarse ni con los privilegios ni con los modos y maneras habituales en la casta política que vinimos a combatir. Y lo que me estáis haciendo, en este momento, secretario Cascos, es propio de la peor casturcia política, porque es profundamente anormal.

Sueles decir, en uno de tus retruécanos favoritos, que “normal viene de norma”, de lo que cabe deducir, de acuerdo con el mismo criterio etimológico, que anormal también. Lo que hacéis es una anormalidad, pero no sólo por tratarse de un flagrante incumplimiento de cualquier norma. Es un mal servicio a la causa de nuestro movimiento arrancarme públicamente los galones de cabo y expulsarme del paraíso de Cristina, por no seguir la corriente a la actuación caprichosa e imprudente de nuestra presidenta y plegarme a sus arrebatos. Entre otras cosas, porque semejante actuación, no sólo no va a taparme la boca en ninguno de los casos, sino que como te puedes figurar, haré todo lo que pueda para impedir que se consume actuación tan poco respetuosa con las normas, y lo que es peor, con el sentido común, convirtiéndose en algo propio de anormales.

Mira Cascos, tú te has pasado la vida en Madrid, y nos ayudaste como nadie a desarrollar nuestras infraestructuras, diste batallas a mi juicio muy positivas en asuntos como el traslado del HUCA, y como creador y primer presidente de Foro, contribuiste de manera decisiva, como líder del movimiento, a poner en marcha una rebelión ciudadana contra la corrupción en Asturias que se encarnaba en el llamado pacto del duernu, que no era otra cosa que el viejo pacto entre el PP de Gabino de Lorenzo y el PSOE de José Ángel Fernández Villa. Eso te lo agradeceremos siempre en Asturias, y la historia te lo reconocerá, pero a día de hoy, la acumulación de errores hace necesario un giro en el liderazgo de ese movimiento, cuya cabeza, dejaste ya por propia voluntad. ¡No lo estropees todo, todavía más, de esta manera!

Mientras tú estabas en Madrid, dedicado a las altas tareas del Estado, yo pululaba por aquí metido en las batallas de opinión e información que a mi juicio han merecido la pena, desde la histórica pelea con el trevinismo -ahora derrumbado- por las locas pretensiones de los socialistas del Oriente que pretendieron convertir Llanes en la Marbella del Norte, pasando por la conjura entre socialistas y comunistas para encarcelar a los sindicalistas Cándido González Carnero y Juan Manuel Martínez Morala y así allanar el camino a los grandes pelotazos inmobiliarios de la bahía de Gijón, el escandalazo de El Musel, sin dejar de lado la corrupción de la formación no reglada, el desorbitado poder y los procedimientos del SOMA y sus terminales en la cúpula socialista, como Javier Fernández, el escándalo de la Autovía Minera, el injustificable traslado del HUCA  o el encuentro formal entre el gabinismo y el arecismo en el Calatrava.

Opiné, escribí y agité las aguas de la comunicación en muchos sitios y muy variados, como la Hoja del Lunes de Oviedo, La Voz de Asturias, La Nueva España, El Mundo, El Comercio, Tele Oviedo -donde tu sostenías mi independencia contra Gabino y Tini- Tele Asturias, y acabé por fundar una página Web de periodismo ciudadano, El Comentario TV, que fue el lugar de encuentro en libertad, ya cerrada Tele Asturias, donde se fraguó en Internet, la opinión cívica que te aportó buena parte del apoyo transversal de un relevante puñado de ciudadanos que nada teníamos que ver con el PP, pero que veíamos en ti la posibilidad de quitarnos de encima la bota que nos oprimía en esta pútrida charca que era la Asturias terminal del pacto SOMA-PP. ¡No soy nuevo Cascos!

Es evidente, secretario general Cascos, que por mucho que nuestra presidenta Cristina Coto te pida que me hagas callar, porque por la razón que sea -probablemente la desesperación-, no quiera o no le convenga que pida un congreso extraordinario en Oviedo -porque ve así abierto el camino para lo que también parece un necesario congreso regional-, el procedimiento elegido para impedir que opine no es sensato y es un marrón para ti, ya que me temo que se va a cometer otro error político, éste ya pequeñito, si lo comparamos con lo que supuso dejar el Gobierno cuando todo el mundo esperaba de nosotros que no se nos doblegara con un soplido, o el sesgo bananero de los anhelados congresos del partido, errores que trajeron consigo el lamentable resultado de todos conocido en las últimas elecciones, que se remató con la injustificada renuncia a tu figura como cabeza de lista, para poner en tu lugar a una estupenda portavoz parlamentaria que no responde al perfil que Foro necesita para recuperar la imagen y el discurso que nos dieron la victoria en 2011.

Secretario Cascos: vamos a los hechos. El expediente que me abres ilegalmente, pues corresponde a ella, Cristina, y no a ti, abrir expedientes disciplinarios, es, como te decía más arriba, completamente anormal, y además, profundamente amoral. No he presentado mi dimisión en ningún momento, y a lo único a lo que renuncié es a formar parte de la lista a la Junta General, por lo tanto, sigo siendo el mismo vicesecretario de Comunicación al que echaban la culpa de ser quien escribía tus libelos amparados con el anonimato que te proporcionaba que yo pusiera la cara por ti, dándote cobertura. ¿A qué viene ahora este horror, que se convierte en otro error?

Afirmo públicamente que eso que dice la presidenta Cristina es falso, y si no lo es que enseñe esa dimisión que dice que le presenté. Le pedí a la presidenta, eso sí, hablar sobre la forma de darme una salida de mis cargos en el partido, dadas mis discrepancias con lo ocurrido en los congresos, conversación que no se ha producido en ningún momento, por lo que mientras la Comisión Directiva no me cese, en una sesión en la que yo pueda estar presente como miembro de la misma, ya que sigo siendo vicesecretario de Comunicación y presidente de la Comisión de Fomento, allí sigo, y por tanto la solución no es echarme con el Comité de Garantías como herramienta de la anormalidad, sino democráticamente, con un acuerdo de la Comisión Directiva, y eso es lo que no quiere, porque sabes que la presidenta Cristina perdería la votación y aquí se acabó el cuento, es decir, lo que se daba.

Dicho esto, tengo que añadir que considero repudiable y profundamente absurdo, y no poco totalitario, borrarme de mis responsabilidades en la Web, dejar de enviarme los correos y las convocatorias, y en definitiva, tratarme como una especie de apestado, por lo que para Cristina parece ser un delito, y para otros se llama libertad de expresión y de manifestación pública de la vida democrática dentro de un partido y de la pluralidad de opiniones necesaria para enriquecer su debate interno, en el que nada debe haber que esconder de la opinión pública.

Atentamenta, Juan Vega

Vicesecretario de Comunicación y presidente de la Comisión de Fomento de Foro Asturias Ciudadanos

El devastador efecto de los enormes agujeros presupuestarios del PPSOE de Areces y Gabino

gabinolorenzo

Por Blogsfero

El llamado Pacto del Duernu, expresión popularizada por quienes convirtieron en mantra el acontecimiento histórico que supuso el encuentro celebrado en el Hotel Palacio de La Zoreda por Gabino de Lorenzo y Javier Fernández, con Antonio Trevín como mediador, tuvo lugar cuando Vicente Álvarez Areces, acosado por el procesamiento de sus más directos colaboradores, fue apartado por la dirección nacional del PSOE, y al entonces alcalde de Oviedo se le abría un nuevo escenario de resistencia desesperada ante la irrupción en la política asturiana de Francisco Álvarez-Cascos, al que echó un pulso que preconizaba un amargo final para su vida política. Areces caía y Gabino intentaba resistir. Bajo los pies de ambos se abría un enorme agujero económico, a la sazón bien oculto, que amenaza ahora con llevarse por delante la calidad de vida de los asturianos, mientras nos entretienen con chorradas.

Trevín, a la sazón delegado del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que administraba una magnífica relación con el alcalde popular ovetense, era el primer interesado en allanar un entendimiento hasta entonces inexistente, pues Fernández y de Lorenzo no tenían buena “química”. Un enfrentamiento entre ambos, tras la entente entre el de Oviedo y Areces, sería una catástrofe para los intereses socialistas y populares, entrelazados en los enormes negocios arruinados que empezaban a aflorar con el estallido de la burbuja. Quienes creían en la omnipotencia de Gabino, ante el derrumbamiento de Areces, no eran conscientes del estallido que se avecinaba en Oviedo, ciudad en la que aún se ocultan en parte los mayores agujeros presupuestarios de Asturias, gracias al especial poder manipulador que venía demostrando en la Capital el diario de José Manuel Vaquero.

Cuando Cascos levantó el velo públicamente sobre aquel encuentro -el Pacto de la Zoreda-, como hecho histórico, a principios del año 2011, con una convocatoria electoral clave a la vista, y Foro Asturias daba sus primeros pasos, el entonces alcalde de Oviedo, como todopoderoso presidente del PP en la sombra, había designado a su concejala Isabel Pérez-Espinosa como candidata, para asegurar la victoria socialista en Asturias y evitar el triunfo popular con Cascos al frente. Sus propios intereses electorales en la Capital eran la única motivación. Se trataba de ganar tiempo a la desesperada para que los asombrosos asaltos contra el interés general, cometidos aquí y allá, prescribiesen en el terreno de lo penal, cubriendo su retirada en linea con el sempiterno el que venga detrás que arree.

PALACETE DE VILLA MAGDALENA MARIO ROJAS 17-03-11La debacle electoral del PP de Gabino y la victoria de Foro supuso un vuelco radical de la política asturiana, y al aire quedaron las vergüenzas de tantos años de colaboración entre el hoy delegado del Gobierno, que no se quedó a administrar su propia catástrofe en Oviedo, y el ahora aforado senador Areces, amparados por la protección periodística del obsesivo editor de La Nueva España, colaborador necesario en tanta ruina construida sobre proyectos que contribuyó a impulsar como nadie. Empezaban así a quedar a la vista los tremendos cráteres urdidos en comandita, con sus respectivos chiringuitos, que irían aflorando poco a poco, con el dolor de un terrible parto: SOGEPSA, ZALIA, Gispasa, Sedes, Jovellanos XXI, Cinturón Verde, etcétera, etcétera. Sociedades públicas y empresas concesionarias que ocultaban una enorme deuda pública de la vista de los ciudadanos.

El rechazo de los presupuestos de Foro, que trajo como consecuencia la convocatoria de nuevas elecciones, y la entrada en escena de Mercedes Fernández, abrió un nuevo panorama, con un PP deteriorado al máximo, en el que Gabino de Lorenzo se resistía a morir políticamente, pues si perdía definitivamente el control, iba a ser muy difícil tapar sus vergüenzas en el Ayuntamiento de Oviedo, en donde lo peor está por llegar, con sus dos mayores barbaridades camino de estallar definitivamente. Lentamente llega la evidencia de una suma inasumible para un ayuntamiento desangrado: las sentencias sobre la valoración definitiva de Villa Magdalena y la aclaración del coste pendiente de las obras del Palacio de Congresos de Buenavista, que subirán la deuda de Oviedo por encima del 100% del presupuesto, al nivel de las grandes quiebras municipales españolas.

ÓPERA03.jpgAsí pues, Gabino de Lorenzo, ante el riesgo evidente de quedar con las vergüenzas al aire y con sus responsabilidades estallando en los juzgados, decidió echarle un pulso a Mercedes Fernández, tomando de la mano a su pupilo Agustín Iglesias Caunedo, que durante los primeros meses de su mandato pretendió volar solo y terminó por caer nuevamente en las garras de su mentor. Gabino unió públicamente los destinos presupuestarios de Javier Fernández, su socio en el Pacto de la Zoreda, con los de Caunedo, con una ruidos operación lanzada por La Nueva España, de rumbo incierto, que está causando enormes crujidos porque amenaza con llevarse por delante al PSOE de Oviedo, que se presta a la pantomima, y al PP de Asturias, cuya presidenta decidió trabarse.

Mercedes Fernández, que irrumpió en Gijón para romper la autonomía municipal que encarnaba Pilar Fernández Pardo con su respaldo crítico a Carmen Moriyón, parece querer distanciarse de la entente de la Zoreda, dejando a Gabino a los pies de los caballos en Oviedo -una imagen realmente fructífera cuando se habla de un alcalde de marcada querencia equina-, cuando éste ya tenía dibujado, a través de Caunedo, el nuevo pacto presupuestario cerrado con Javier Fernández, invocando ahora para Oviedo, la autonomía que no respeta en Gijón, en donde sus menguadas huestes siguen defendiendo los intereses del catastrófico urbanismo socialista, que es en realidad el propio urbanismo popular.

Así pues, emoción garantizada hasta el último segundo -pendiente la decisión del comité ejecutivo popular, donde Cherines y Gabino medirán sus “indios”-, con un único resultado cierto: el afloramiento de la situación real de nuestras cuentas públicas. En el Ayuntamiento de Oviedo, en el Principado de Asturias y en La Nueva España cunde el desánimo ante el hipotético desenlace de este nuevo pulso abierto en el Partido Popular, en una estúpida lucha por la imagen, que oculta la realidad de una Comunidad y un Ayuntamiento situados en el despeñadero económico, no porque Asturias y Oviedo se queden o dejen de quedarse sin presupuestos, que eso poco o nada aporta a la catástrofe de los chiringuitos de Areces y Gabino, sino porque están estallando las enormes deudas ocultas de los dos grandes muñidores de la historia reciente del PPSOE astur.

netoasturiasdiario

El Comercio revela que el Gobierno socialista de Vicente Álvarez Areces fraccionó en cuatro contratos la compra del Calatrava, para ocultar la operación a la Junta General del Principado

Imagen

Mientras La Nueva España atiza en sus patéticos editoriales y artículos de opinión la reedición del Pacto del Duernu para que el PPSOE se lleve a la tumba de la política regional las siniestras operaciones desarrolladas en tiempos del hoy senador aforado Vicente Álvarez Areces, en comandita con el hoy jefe de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en Asturias, Gabino de Lorenzo, el diario El Comercio revela los detalles de uno de los más graves y preocupantes chanchullos que se perpetraron en relación con la adquisición a Jovellanos XXI de las oficinas del complejo de Calatrava en Buenavista, Oviedo, utilizando a la constructora pública SEDES, ahora abocada al concurso de acreedores, como sociedad instrumental, para incurrir en un sinfín de irregularides.

La primera consideración que se deriva de esta información es que SEDES enmascara un pufo de 85 millones de deuda, tal y como viene denunciando Foro, generada por las decisiones adoptadas por el Gobierno de Areces, que acudió al rescate del Gobierno de Gabino de Lorenzo, con una enorme inyección de capital formalizada de manera opaca a través SEDES, que ahora agoniza, con sus trabajadores en la calle, excepto un grupo de directivos blindados por sus archivos particulares, con su ex director de marketing, que conoce a fondo ésta y otras historias de terror, como la del escándalo conocido como Construyendo Asturias, colocado por los socialistas como gerente de la ZALIA.

SEDES, que el 30 de marzo del año 2004 encargó la obra del Calatrava a Jovellanos XXI, con el pretexto de que pretendía alquilarle los inmuebles al Principado, en realidad permutó esos inmuebles, a la vez que concluyó la compra del complejo el 19 de abril de 2007, en un precio final de 59.489.189,75 €, IVA incluido, y el Principado, a pesar de tratarse de una única operación firmada en documentos que demuestran rotundamente la naturaleza de la operación, fraccionó la adquisición, en un fraude de libro, en cuatro contratos de permuta, por un importe total de 58.126.113,71 €, todos ellos celebrados en el mismo año 2007.

¡Qué perro mundo se dirá Ángel González, portavoz de IU en la Junta General, al que la Fiscalía metió palante por fraccionar 50.000 € en monolitos republicanos! Así es la vida, a unos los procesan por fraccionar compras por 50.000 euros y a otros los hacen senadores por fraccionar 60 millones, con lo que se viene a dar la razón a quienes sostienen que siempre es mejor robar una fortuna que una cartera, porque las posibilidades de acabar en la cárcel aumentan a medida que se reduce la cuantía del palo.

¿Por qué se fraccionaron en cuatro los contratos de permuta entre SEDES y el Principado para no alcanzar los 20.000.000 € en cada operación, incurriendo en un manifiesto fraude? Lo explica El Comercio:

Llama la atención que aunque la Ley del Patrimonio del Principado obliga, en su artículo 42, a que toda permuta que supere los tres millones de euros pase por un trámite informativo en la Junta General del Principado y, en particular, que toda permuta que exceda los 20 millones de euros se concrete mediante la tramitación y aprobación en el Parlamento regional de una ley al efecto, este trámite se eludió.

En este párrafo detalla El Comercio hasta qué punto se actuó de manera fraudulenta hasta llegar a la evidencia de un presunto delito societario, por parte de los administradores de SEDES:

Se da la circunstancia de que la última de las cuatro permutas, en la que el Gobierno aportó el edificio administrativo del número 35 de General Elorza, se rebajó su valor de tasación, que TecniTasa estimó en 21.794.362,05 euros, hasta los 19.952.737,14 euros que se le asignó en la permuta. Y como la parte del Calatrava que aportó Sedes en ese acto estaba valorada en 22.131.720,31 euros, el Principado aportó también a dicha permuta un cheque por la diferencia, que era de 2.178.983,17 euros.

Queda pues de manifiesto que el Gobierno socialista de Areces manipuló de manera desvergonzada estos contratos, no sólo fraccionándolos, y que además contó con la colaboración de los administradores de SEDES que al parecer -por lo que nos cuenta El Comercio- manipularon hasta los precios, y que a pesar de tratarse de una sociedad anónima dedicada a la construcción actuó aquí de intermediaria para entregar al Principado bienes que valían más que los que el Principado le entregó a ella, moviendo los precios a la baja, para hacer posible el fraude de la Ley de Patrimonio del Principado de Asturias.

¿Cuántos posibles delitos se cometieron en esta operación? ¿Delito societario, prevaricación, malversación, negociaciones prohibidas a funcionarios, alteración de precios? Son muchos y muy variados. Eso sí, salta a la vista que los gestores de SEDES actuaron de manera irresponsable contra los intereses de la sociedad que gestionaron y que los miembros del Gobierno incurrieron en una nulidad de manual con el fraccionamiento de contratos para esquivar la Ley.

Renace el PPSOE en Asturias

Por Xuaco Bernardo de Quirós y Pardo de Donlebún

Gabino acaba de resucitar públicamente el pacto PPSOE que ensombreció la política y la economía asturiana durante los últimos 10 años, con el programa de la corrupción como bandera, que hoy da trabajo a los juzgados asturianos: Riopedre, Niemeyer,  Pravia, Pokemon… Realmente, el PPSOE del Pacto del Duernu Areces-Gabino, el de los Fernández (Javier y Cherines) nunca murió. Estaba aletargado, agazapado, camuflado, esperando la ocasión para eliminar  al “molesto” FORO, volver a las andadas, y recuperar la entente cordial que durante tantos años, mientras los asturianos se hundían en la decadencia, permitió a las privilegiadas cúpulas del PSOE y del PP seguir instaladas en sus pesebres. Son años de duro castigo para Asturias, ora por el Gobierno de Zapatero, ora por el Gobierno de Rajoy, porque “tanto monta monta tanto, José Luis como Mariano”.

En Avilés, en Gijón, en Oviedo y en otros ayuntamientos, poco a poco, se empieza a ver otra vez el plumero al PP y al PSOE con ocasión de los Presupuestos y las ordenanzas fiscales de Tasas y de Impuestos para el año 2014. En Avilés, el PPSOE de la pareja de campeones del Niemeyer, Aréstegui y Varela, no para. En Gijón, el PPSOE de Pecharromán y de Argüelles firmaron una nueva pinza para maniatar a Carmen Moriyón de cara a los próximos presupuestos de FORO como ya habían conseguido el año pasado con los del Principado para maniatar a Álvarez-Cascos. Y ahora reaparece en Oviedo, donde Caunedo ha puesto sobre ruedas, o sea con muchos euros de dinero público en el bolsillo, a dos tránsfugas porque hay subir las tasas como sea para tapar y pagar Villa Magdalena, Jovellanos XXI, Cinturón Verde y muchas cosas más.

El espectáculo es cómico si no resultara dañino para los asturianos. El choque Cherines-Caunedo en el PP (una buzoneando bajadas de impuestos y otro contraprogramando subidas) es más visible que el de Carreño-Wenceslao en el PSOE (uno apoyando la pinza PPSOE y otro buscando independizarse de Javier Fernández). Y en el Principado ¿qué? Después del abandono de los socios del triciclo inventado hace año y medio por Javier Fernández “para devolver la normalidad a Asturias”, ¿qué va a hacer el PP? ¿Votará con el PSOE “por responsabilidad” para que Asturias “tenga presupuestos”? ¿Y cómo explicará Cherines que en 2012 el PP votó “por irresponsabilidad” con el PSOE, contra FORO, para que Asturias no tuviera presupuestos? Pues ya contestó Gabino por todos. ¿Lo habrá decidido al aroma de los licores de una de sus habituales “farturas” políticas o se lo habrá ordenado Cospedal?. Lo cierto es que el PPSOE cabalga de nuevo en Asturias y que Don Pelayo nos coja confesados.