Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Carta abierta al secretario Cascos

cristicarocascos

Querido secretario general:

  • A propósito de la convocatoria del Comité de Garantías de Foro Asturias Ciudadanos, el próximo lunes 22, para abrirme un expediente por delitos de opinión

Me dirijo a ti para comentarte que a mi juicio cometes un grave error al trasladar al Comité de Garantías los documentos relativos a la polémica que se abrió públicamente, al haber pedido, a través de mi blog, y con debate en las redes sociales, que la presidenta local de Oviedo, Carolina Morilla, elegida de manera a mi juicio ilegal, ponga su cargo a disposición de los afiliados, tras su rotundo fracaso electoral, en vez de responsabilizar a los ciudadanos por no votarla. La designación a dedo de Carolina, y la defenestración del ganador de las primarias, José Antonio Caicoya fue la guinda de un corolario de actuaciones injustificables en nuestros congresos, y la solución que propongo es la única opción democrática para intentar recuperarnos, tras los graves daños causados por tanta arbitrariedad que como se ha demostrado, no ha pasado desapercibida para la ciudadanía.

He dejado pasar unos días, desde que hiciste pública tu intención de expedientarme, y supongo que de expulsarme del partido, tengo que creer que por voluntad de la presidenta Cristina Coto, que tu interpretas y ejecutas como secretario general, bajo sus instrucciones. Y he dejado pasar esos días, con la intención de que los ánimos se serenen, y sobre todo, para evitar que la imagen de república bananera que está dando la presidenta Cristina en este asunto, al atacarme y perseguirme públicamente, a través de medios de gran difusión, de manera a mi juicio poco ponderada, nos perjudicase en las negociaciones para la investidura de los alcaldes en Asturias, en las que la solidez argumental y la claridad democrática del funcionamiento de los partidos ha sido más necesaria que nunca.

Se supone que Foro venía a acabar con el estado de cosas impuesto por partidos como el PSOE o el PP, en los que nada, ni primarias, ni libertad de expresión, ni respeto de las opiniones, ni nada de nada que no sea el ordeno y mando del sátrapa de turno, es tenido en cuenta. A mi juicio, Foro no debía aparecer públicamente, con sus máximos dirigentes dando por cesado ilegalmente a su vicesecretario de Comunicación, por un delito de opinión, en el momento en el que el PSOE e IU, con la ayuda de algunos centros mediáticos, volvían a lanzarnos al rincón de la “derecha conservadora”, que tanto daño electoral nos hizo, para así dificultar la investidura de algunos de nuestros alcaldes y alcaldesas, al sesgar de manera perversa nuestra condición de movimiento regeneracionista asturiano, cuya vocación no es identificarse ni con los privilegios ni con los modos y maneras habituales en la casta política que vinimos a combatir. Y lo que me estáis haciendo, en este momento, secretario Cascos, es propio de la peor casturcia política, porque es profundamente anormal.

Sueles decir, en uno de tus retruécanos favoritos, que “normal viene de norma”, de lo que cabe deducir, de acuerdo con el mismo criterio etimológico, que anormal también. Lo que hacéis es una anormalidad, pero no sólo por tratarse de un flagrante incumplimiento de cualquier norma. Es un mal servicio a la causa de nuestro movimiento arrancarme públicamente los galones de cabo y expulsarme del paraíso de Cristina, por no seguir la corriente a la actuación caprichosa e imprudente de nuestra presidenta y plegarme a sus arrebatos. Entre otras cosas, porque semejante actuación, no sólo no va a taparme la boca en ninguno de los casos, sino que como te puedes figurar, haré todo lo que pueda para impedir que se consume actuación tan poco respetuosa con las normas, y lo que es peor, con el sentido común, convirtiéndose en algo propio de anormales.

Mira Cascos, tú te has pasado la vida en Madrid, y nos ayudaste como nadie a desarrollar nuestras infraestructuras, diste batallas a mi juicio muy positivas en asuntos como el traslado del HUCA, y como creador y primer presidente de Foro, contribuiste de manera decisiva, como líder del movimiento, a poner en marcha una rebelión ciudadana contra la corrupción en Asturias que se encarnaba en el llamado pacto del duernu, que no era otra cosa que el viejo pacto entre el PP de Gabino de Lorenzo y el PSOE de José Ángel Fernández Villa. Eso te lo agradeceremos siempre en Asturias, y la historia te lo reconocerá, pero a día de hoy, la acumulación de errores hace necesario un giro en el liderazgo de ese movimiento, cuya cabeza, dejaste ya por propia voluntad. ¡No lo estropees todo, todavía más, de esta manera!

Mientras tú estabas en Madrid, dedicado a las altas tareas del Estado, yo pululaba por aquí metido en las batallas de opinión e información que a mi juicio han merecido la pena, desde la histórica pelea con el trevinismo -ahora derrumbado- por las locas pretensiones de los socialistas del Oriente que pretendieron convertir Llanes en la Marbella del Norte, pasando por la conjura entre socialistas y comunistas para encarcelar a los sindicalistas Cándido González Carnero y Juan Manuel Martínez Morala y así allanar el camino a los grandes pelotazos inmobiliarios de la bahía de Gijón, el escandalazo de El Musel, sin dejar de lado la corrupción de la formación no reglada, el desorbitado poder y los procedimientos del SOMA y sus terminales en la cúpula socialista, como Javier Fernández, el escándalo de la Autovía Minera, el injustificable traslado del HUCA  o el encuentro formal entre el gabinismo y el arecismo en el Calatrava.

Opiné, escribí y agité las aguas de la comunicación en muchos sitios y muy variados, como la Hoja del Lunes de Oviedo, La Voz de Asturias, La Nueva España, El Mundo, El Comercio, Tele Oviedo -donde tu sostenías mi independencia contra Gabino y Tini- Tele Asturias, y acabé por fundar una página Web de periodismo ciudadano, El Comentario TV, que fue el lugar de encuentro en libertad, ya cerrada Tele Asturias, donde se fraguó en Internet, la opinión cívica que te aportó buena parte del apoyo transversal de un relevante puñado de ciudadanos que nada teníamos que ver con el PP, pero que veíamos en ti la posibilidad de quitarnos de encima la bota que nos oprimía en esta pútrida charca que era la Asturias terminal del pacto SOMA-PP. ¡No soy nuevo Cascos!

Es evidente, secretario general Cascos, que por mucho que nuestra presidenta Cristina Coto te pida que me hagas callar, porque por la razón que sea -probablemente la desesperación-, no quiera o no le convenga que pida un congreso extraordinario en Oviedo -porque ve así abierto el camino para lo que también parece un necesario congreso regional-, el procedimiento elegido para impedir que opine no es sensato y es un marrón para ti, ya que me temo que se va a cometer otro error político, éste ya pequeñito, si lo comparamos con lo que supuso dejar el Gobierno cuando todo el mundo esperaba de nosotros que no se nos doblegara con un soplido, o el sesgo bananero de los anhelados congresos del partido, errores que trajeron consigo el lamentable resultado de todos conocido en las últimas elecciones, que se remató con la injustificada renuncia a tu figura como cabeza de lista, para poner en tu lugar a una estupenda portavoz parlamentaria que no responde al perfil que Foro necesita para recuperar la imagen y el discurso que nos dieron la victoria en 2011.

Secretario Cascos: vamos a los hechos. El expediente que me abres ilegalmente, pues corresponde a ella, Cristina, y no a ti, abrir expedientes disciplinarios, es, como te decía más arriba, completamente anormal, y además, profundamente amoral. No he presentado mi dimisión en ningún momento, y a lo único a lo que renuncié es a formar parte de la lista a la Junta General, por lo tanto, sigo siendo el mismo vicesecretario de Comunicación al que echaban la culpa de ser quien escribía tus libelos amparados con el anonimato que te proporcionaba que yo pusiera la cara por ti, dándote cobertura. ¿A qué viene ahora este horror, que se convierte en otro error?

Afirmo públicamente que eso que dice la presidenta Cristina es falso, y si no lo es que enseñe esa dimisión que dice que le presenté. Le pedí a la presidenta, eso sí, hablar sobre la forma de darme una salida de mis cargos en el partido, dadas mis discrepancias con lo ocurrido en los congresos, conversación que no se ha producido en ningún momento, por lo que mientras la Comisión Directiva no me cese, en una sesión en la que yo pueda estar presente como miembro de la misma, ya que sigo siendo vicesecretario de Comunicación y presidente de la Comisión de Fomento, allí sigo, y por tanto la solución no es echarme con el Comité de Garantías como herramienta de la anormalidad, sino democráticamente, con un acuerdo de la Comisión Directiva, y eso es lo que no quiere, porque sabes que la presidenta Cristina perdería la votación y aquí se acabó el cuento, es decir, lo que se daba.

Dicho esto, tengo que añadir que considero repudiable y profundamente absurdo, y no poco totalitario, borrarme de mis responsabilidades en la Web, dejar de enviarme los correos y las convocatorias, y en definitiva, tratarme como una especie de apestado, por lo que para Cristina parece ser un delito, y para otros se llama libertad de expresión y de manifestación pública de la vida democrática dentro de un partido y de la pluralidad de opiniones necesaria para enriquecer su debate interno, en el que nada debe haber que esconder de la opinión pública.

Atentamenta, Juan Vega

Vicesecretario de Comunicación y presidente de la Comisión de Fomento de Foro Asturias Ciudadanos