Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

El ataque mafioso de La Nueva España contra Juan Vega, con Rodolfo Sánchez y señora como bocas de ganso, intenta tapar la contratación municipal de Chus Neira

alfonsocarlos
Alfonso Carlos Sánchez, gerente de Almacenes Pumarín, decía, en sus grabaciones policiales, que tendría “una entrada de la hostia (sic) en el Ayuntamiento de Oviedo, gracias a la “concejala de Deportes”

Foro Proaza

El ataque de este domingo a Juan Vega, que es también un ataque a esta página libre que se creó para las Elecciones Municipales en Proaza, no es diferente de los continuos ataques que se dedican a diario en La Nueva España a Francisco Álvarez-Cascos, Carmen Moriyón, Eduardo Martínez Llosa, Belén Arganza y tantos otros cargos públicos y dirigentes de Foro que sufren un hostigamiento continuo por parte de este medio de comunicación dedicado a la mafiosa tarea de bendecir al que paga y perseguir al que no paga la protección, sencillo y conocido mecanismo de la Omertá. El dossier de las denuncias de Foro contra estas prácticas que ahora incluyen la denuncia intimidatoria es apabullante.

Imagen

Lo que dijo Alfonso Carlos Sánchez, empresario de Almacenes Pumarín, el de la “trama jamonera”, uno de los principales imputados del Caso Marea, sobre Belén Fernández Acevedo, felizmente desposada con el hoy jefe de Gabinete de Agustín Iglesias Caunedo, Rodolfo Sánchez, ya lo publicó en su día el diario La Nueva España, el mismo que ahora ataca de manera desbocada a nuestro administrador, Juan Vega, por reproducir lo mismo que ya había publicado su propio diario.

Mafia pura. Foro Proaza no publicó nada que no estuviese ya publicado. Así pues, se trata de un ataque desordenado contra la libertad de expresión y pura persecución del discrepante. Nada nuevo sobre el espectáculo del continuo ataque a muchos cargos públicos y dirigentes de Foro, que han recbido los sangrantes y cobardes disparos de esa máquina de presionar a los dirigentes políticos para obtener ingresos publicitarios. Así nos luce el pelo en nuestra democracia.

Vean los hechos: el 6 de mayo del año 2011, La Nueva España publicaba unas transcripciones de las escuchas al gerente de Almacenes Pumarín, Alfonso Carlos Sánchez, y aclaraba: “la Policía consideró oportuno mantener las escuchas, en la creencia de la que intervención cumple «sus objetivos de obtener evidencias de los tratos de favor hacia Almacenes Pumarín por personas con cargos en distintas administraciones públicas”. ¿Y quienes eran esas personas? No se lo pierdan, entre ellas estaba precisamente Belén Fernández Acevedo, a la que ahora La Nueva España presenta como víctima, a sabiendas de que son ellos los que publicaron lo que ahora Foro Proaza se limita a repetir:

En Asturias el asunto parece habérseles puesto cuesta arriba, aunque Sánchez asegura que, en el Ayuntamiento de Oviedo, «la concejala de Deportes, si gana Gabino otra vez, va a ir a por la concejalía de Asuntos Sociales, y ahí voy a tener una entrada de la hostia (sic)».

Por si hay alguna duda sobre quién es esta concejala a la que La Nueva España vinculó con el Caso Marea, lo aclaraba, en aquel entonces, la publicación Asturias Diario:

Alfonso Carlos Sáncez, propietario de Almacenes Pumarín, también encausado por la trama de corrupción, afirma que “si gana Gabino otra vez las elecciones, la concejala de Deportes va a ir a la concejalía de Asuntos Sociales, y ahí voy a tener una entrada de la ostia”, unas declaraciones que, en este caso, apuntan a la edil Belén Fernández Acevedo.

Pero ¡ay amigos!, de Rodolfo Sánchez no se habló a cuenta del Caso Marea, sino del Caso Pokemon, y eso La Nueva España, siempre trabajando para el que paga, en contra de la verdad, intenta ocultarlo. De eso no hablan, de Pokemon no dicen nada, y hablan de Marea porque se olvidaron de que lo habían publicado.

Ahí están las grabaciones policiales que se refieren a lo que sobre el jefe de Gabinete de Agustín Iglesias Caunedo dijo Joaquín Fernández, procesado en ese caso que explicó que Sánchez era responsable de gastos inflados del Partido Popular que eran asumidos por ASAC, contratista municipal de informática. También lo publicaba La Nueva España, que sufre un ataque de amnesia:

Joaquín Fernández, que también fue el presidente de los populares de San Martín del Rey Aurelio y coordinador del PP en el Nalón, aparece en las escuchas asegurando que él no tiene “nada que ver con el tema” de la web y que fue “Rodolfo y compañía” -en referencia a Rodolfo Sánchez, jefe de gabinete del alcalde de Oviedo- los que dieron el visto bueno inicialmente al pago de los 25.000 euros por el servicio. “Eso fue un capricho de Rodolfo consentido por Isabel (Pérez Espinosa) y por Fernándo Goñi (diputado en la Junta)”, recalca Fernández en otra de las llamadas. Tanto Rodolfo Sánchez como Fernando Goñi declinaron ayer hablar sobre las acusaciones contra ellos. Este diario también trató sin éxito de ponerse en contacto con Isabel Pérez Espinosa.

Así pues, queda en evidencia el ataque mafioso a nuestro administrador, Juan Vega, que tendrá oportuna respuesta en la concentración de apoyo que va a realizar Foro este lunes, a la puerta de los Juzgados de Llamaquique, en Oviedo, para manifestar la solidaridad de sus compañeros hacia nuestro administrador, y la repulsa de buena parte de la sociedad asturiana hacia las prácticas mafiosas de La Nueva España, que con este cobarde ataque, además de intentar amedrentar a los nuestros, oculta, una vez más, las trapisondas de Caunedo, buen pagador de protección a José Manuel Vaquero, pues el Ayuntamiento de Oviedo acaba de contratar a Chus Neira, personaje al que ya untaba como organizador de espectáculos, muy conocido, por poner un ejemplo, por sus cobardes, siniestros y obsesivos ataques a la concejala Belén Arganza.

Chus Neira se convierte así, en uno más de los beneficiarios del ERE permanente que se viene realizando en La Nueva España desde hace años, que dan con sus protegidos huesos en el Ayuntamiento de Oviedo, donde son contratados a dedo en agradecimiento a sus trabajitos. ¿Alguien da más?

  chusneira

Agustín Caunedo intentó desestabilizar a Mercedes Fernández con la demanda por el pago de la Web de su ex mujer, Isabel Pérez-Espinosa

Imagen

Joaquín Fernández, íntimo amigo y colaborador de Agustín Iglesias Caunedo en las Nuevas Generaciones del Partido Popular, no sólo era vicesecretario de Comunicación del PP y portavoz de este partido en la RTPA, sino que además, tras dirigir la campaña de Isabel Pérez-Espinosa por decisión de Gabino de Lorenzo -que a pesar de no haber encontrado al delincuente Voxpopuli sigue siendo el jefe de la Policía en Asturias-, se integró en la actual dirección del PP de Asturias, de la que tuvo que dimitir precipitadamente al descubrirse su implicación en la Pokemon. Y es que Joaquín era precisamente presidente de la Comisión de Estudios de Medio Ambiente, en la que sin duda no pudo hacer mucho por la empresa para la que trabajaba como “abrelatas”, Aquagest, a pesar de tratarse de una empresa medioambiental.

Sería ridículo buscar, como dice este miércoles Juan Neira en El Comercio, una relación directa entre el contrato del hermano de Mercedes Fernández, “Cherines”, en Aquagest, y los numerosos contratos de esta empresa en ayuntamientos gobernados por el PP en Asturias. Eso no tendría sentido y Mercedes, como exige Neira, podrá explicarlo. Sin embargo sí hay un asunto relevante, muy relevante, en la relación entre Mercedes Fernández y Joaquín Fernández, el amigo de Caunedo al que “Cherines” dejó fuera de la vicesecretaría de Comunicación, igual que dejó fuera de todo a Pérez-Espinosa, la ex mujer de Caunedo, tras hacerse cargo en el congreso popular de la máxima responsabilidad en este partido.

Entre Mercedes Fernández y Agustín Iglesias Caunedo hay una guerra abierta por el control del PP de Asturias, cada vez más visible, que ha encontrado su campo de batalla en la Web que Joaquín Fernández contrató para la ex mujer del actual alcalde de Oviedo, por 24.000 asombrosos euros, con ASAC, la empresa proveedora de los servicios informáticos del Ayuntamiento gobernado, precisamente, por Caunedo, un contrato, el del Ayuntamiento, que sin duda es la joya de la corona de esta empresa, en tiempos difíciles para el negocio de la informática institucional.

agusjo

ASAC, que tiene problemas judiciales en el Caso Marea por haber hecho favores a los dirigentes de la Consejería de Cultura liderada por Ana Rosa Migoya, en tiempos de Vicente Álvarez Areces, contratando a dedo empleados que se pagaban con facturas de fantasía, también ha contratado a dedo periodistas en el Ayuntamiento de Oviedo sugeridos por Rodolfo Sánchez, jefe de gabinete de Agustín Caunedo que tal parece que administra fondos públicos, y fondos privados, en su relación con los contratistas municipales y con el PP de Asturias. Se trata de un turbio asunto de gravísimas implicaciones, sobre el que ha preguntado formalmente Andrés Llavona, portavoz de Foro, tras pedir que el alcalde comparezca públicamente para explicar este escándalo de una vez por todas, pues Caunedo no puede seguir mirando para otro lado, mientras deja caer por el precipicio a su hombre de confianza.

Aí pues, ASAC, que contrata periodistas para Rogolfo, es la empresa proveedora de los servicios informáticos del Ayuntamiento de Oviedo -que en estos momentos, casualmente, tiene su contrato en plena fase de renovación-, la Sindicatura de Cuentas -donde campó por sus respetos el delincuente informático al que no cazó Gabino- y otros organismos públicos asturianos. Es evidente que ASAC no pudo pactar 24.000 euros con Joaquín Fernández por una Web que bien podría haber regalado, pues se hace por un único empleado, en un día de trabajo, sin que como ahora sabemos, Rodolfo Sánchez, el jefe de gabinete de Agustín Caunedo, diese luz verde a ese contrato, por las razones que Caunedo tiene que explicar urgentemente, pues en esta relación entre su jefe de gabinete y el contratista podría aflorar más adelante algún delito, y eso, para Caunedo, no sería buena cosa, sobre todo si hablamos de la Web de su ex mujer que al parecer adjudicó, en un precio abusivo, su brazo derecho municipal.

Políticamente, sin embargo, hay otra visión del asunto más interesante que la mera deriva penal de las peligrosas relaciones de Rogolfo: ASAC jamás habría demandado al PP y a su presidenta, Mercedes Fernández, por negarse a pagar tan exorbitante cuantía, si el alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, no hubiese dado luz verde a su contratista, ASAC, para demandarla, y meter así a “Cherines”, de hoz y coz, en una tremenda vorágine por el injustificable precio por el que se contrató la Web de su ex mujer. Hablando en plata: Caunedo se ciscó en Cherines con la Web de su ex Isabel que adjudicó su Rodolfo. El pequeño problema que tiene Caunedo, es que tras dar luz verde para la demanda de ASAC contra Cherines, se encuentra con su jefe de gabinete metido en medio de este horroroso charco, pues ahora sabemos, por las grabaciones a su amigo Joaquín, que el precio “fue un capricho de Rodolfo”. ¡Las carga el Diablo!