Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Anuncios

La rabia de la Rodolfa

machismo

Por Porompompón Porompompero

A Belén Fernández Acevedo, que era presidenta de la SOF en la Corporación ovetense presidida por el ex alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo, cuando su marido Rodolfo Sánchez era su jefe de gabinete, le molestó que Roberto Sánchez Ramos dijese que tanto ella como su marido forman parte del Clan de Morcín, en un rifirrafe periodístico sobre la Navidad ovetense. ¿Por qué le molesta tanto que se diga algo así? ¿En casa de qué ahorcado ha mentado Rivi la soga?

Es sabido que el Clan de Morcín, ya no existe, pues ni Caunedo vive ya allí -consiguió trasladarse a la milla de oro capitalina aunque nunca se le haya conocido oficio ni beneficio-, donde tenía un adosado pegado al de Sánchez y Fernández, ni su ex mujer, Isabel Pérez-Espinosa, habita tampoco en la ribera del Caudal, puesto que tras su fracaso electoral, se largó a buscar climas más secos y cálidos en la dirección territorial de la Zona 1 de la empresa pública ACUAES. Luego ya no hay clan, porque sólo viven allí Rodolfo&Rodolfa.

Pero hay más. Dice Acevedo, haciendo una vez más de boca de ganso de su esposo -por eso la llaman “la Rodolfa”-, según La Nueva España, que a Rivi “le ha engañado su nuevo “jefe de incultura”, en una clara alusión a Juan Vega, el editor de ForoProaza, esta página de libertad: “Le está contagiando su forma de actuar porque no hay más clan de Morcín que el que inventó su enfermiza mente para seguir haciendo el mal”.

Lo que dice Fernández Acevedo es cierto. No lo de que a Vega le guste hacer el mal, lo que viniendo de esta especie de Cruella de Vil de calella es para él un gran halago. Es cierto, como dice la Rodolfa, que ya “no hay más Clan de Morcín”, pero no porque como dice la señora de Sánchez, lo inventase la mente maligna de Juan Vega, sino porque sus componentes se han marchado -“las estrellas por la noche han perdido su esplendor“-, y además, los miembros de este grupo de listillos, han ido cayendo en sus propias trampas.

Sánchez, marido de Fernández Acevedo imputado en el Caso ASAC, sigue a la espera de que se depuren sus responsabilidades en las falsedades detectadas en su día en la contratación de periodistas. Caunedo está imputado en Pokémon y Pérez-Espinosa, hundida políticamente tras su fracaso electoral, sigue mamando a duras penas de las precarias ubres de Mariano Rajoy. Todos ellos esperan, además, a que el Tripartito los meta en los tribunales de una vez, por el expolio que organizaron en la carpa de La Ería, un asunto en el que no hay más cera que la que arde, del que los restos del Clan de Morcín tendrán sin duda que dar pormenorizadas explicaciones en el lugar adecuado: los tribunales de Justicia.

De La Senda del Tiempo, Celtas Cortos, dedicada al Clan de Morcín:

A veces llega un momento en que
te haces viejo de repente
sin arrugas en la frente
pero con ganas de morir
paseando por las calles
todo tiene igual color
siento que algo hecho en falta
no se si será el amor.

Me despierto por la noches
entre una gran confusión
es tal la melancolía
que está acabando conmigo
siento que me vuelvo loco
y me sumerjo en el alcohol
las estrellas por la noche
han perdido su esplendor

He buscado en los desiertos
de la tierra del dolor
y no he hallado mas respuesta
que espejismos de ilusión
he hablado con las montañas
de la desesperación
y su respuesta era solo
el eco sordo de mi voz

Cascos: La Nueva España ataca a Caunedo para hacer la pelota “a Wenceslao y Rivi”

caunemercherajo
Cascos, “abrelatas de seguratas”, se rinde ante Rajoy, Cherines y Caunedo

Por Juan Vega

Francisco Álvarez-Cascos tiene una frustrada vena de editor de periódicos. Alguien tiene que manipular la información, porque la información sin manipulación es fantasía del arcángel San Gabriel. Informar es acercarse a la verdad y coquetear con la mentira, mientras se colorean los cristales con que ambas se miran, y Cascos siempre prefirió encargarse él personalmente de pintar cristales con brocha gorda, en vez de confiar tan delicado labor en las manos expertas de unos profesionales a los inexplicablemente desprecia, como si él tuviese una gran inteligencia. Así le luce el pelo al hombre que tiene que andar vendiendo contratos de seguridad con sus menguadas influencias, en un final para el ex vicepresidente del Gobierno de España, digno del mejor Fiodor Dostoievski.

Su egotismo le llevó al precipicio del que cuelga. No entiende que en la relación parasitaria entre política y periodismo no cabe pensar en el poder absoluto, es decir, en un poder ilimitado. Sin reparto no cabe el éxito, y por eso, porque Cascos está acostumbrado a quererlo todo para él, y nada para los demás, el alumbramiento de Foro terminó en aborto. Cuentan sus familiares que de niño no toleraba perder un partido de balompié sin marcharse con la pelota. Tampoco es capaz de compartir una ración de arroz con leche o unos callos. Son cosas superiores a sus fuerzas. Todo para él: quería el Gobierno y los medios de comunicación al servicio de un poder absoluto, en su sueño de crear en Asturias una Galicia particular, pero como no le llega a Manuel Fraga ni a la suela de los zapatos, se quedó sin Gobierno y sin medios de comunicación, dedicado a trabajar la puerta fría, y si se descuida amanece vestido con un tonel.

Por eso Cascos se enfotó más de la cuenta en su campaña contra La Nueva España, a la que pretendió doblegar de manera estúpida, sin darse cuenta de que para sacar un salmón hay que soltar sedal, lo que nos hace sospechar por qué tiene tantos amigos gancheros. En realidad debe ser tan buen pescador como político. La Nueva, en justa correspondencia con tan constante odio, no le dejó un día de descanso desde el inicio de su revolución autotraicionada, y por ahí se le fue la olla. Cascos llegó a crear y alimentar personalmente secciones fijas contra el diario de Calvo Sotelo, en las que todavía hoy, a pesar de su rendición ante Mercedes Fernández, sigue insultando de manera incomprensible a los profesionales del periodismo. Eso lo hace en la Web de Foro Asturias, página  de la que él mismo suele decir, que es “la más leída, entretenida y la mejor informada de Asturias”. No se sabe si se lo cree o si cree que alguien se lo puede creer, tal es su poderosa enajenación.

La entrega de la cuchara de Foro a Mariano Rajoy, por parte de la cúpula casquista, se ha producido en el peor momento político de la historia del PP de Asturias, porque llega en medio del estallido del Caso Pokémon, otro tremendo escándalo de corrupción, de más fuste todavía que el Caso Marea, por su dimensión económica y territorial, y por su transversalidad política. Pero esa rendición no ha venido acompañada todavía de la entrega de las armas, y por eso Cascos sigue todavía intentando intervenir en la política asturiana, desde la marginalidad del “abrelatas”, con las sandeces que deposita en su casposa Web. Agustín Iglesias Caunedo está muerto, pero pendiente de entierro, y el PP de Cherines no ha podido todavía cauterizar la herida de Oviedo con el inevitable nombramiento de una gestora que limpie de basura la Capital del Principado. ¡Y ahí va Cascos a echarle una mano a Caunedo, igual que antes hizo con José Ángel Fernández Villa! (¿es la solidaridad del buen amigo de Luis Bárcenas?). Asombroso pero cierto.

El sumario de Pokémon encierra todavía material de infarto para el partido que ha contratado a Cascos como segurata, a cambio de que entregue la cuchara de Foro, y le obliga a cambiar de rumbo. Por eso Cascos ha ordenado a sus empleados, es decir, a la cúpula de Foro, que no abran la boca ante el escándalo Aquagest. Sigue creyendo, el pobre, que él puede manipular la información desde su Web, como un crío chico juega con sus mecanos, sin darse cuenta de que la muerte política de Caunedo se va a llevar muchas cosas por delante, y entre otras, lo que queda de él, ante la inevitable destrucción de los restos del cortijo de Gabino de Lorenzo. ¿Y cómo justifica Cascos su silencio, el silencio de Foro, ahora que come a dos carrillos, y a la vista de todos, en el duernu que tanto criticó, ahora que son tan visibles en Aquagest los negocios del PPSOE?

Dice Cascos en su Web, desde la cobardía del anonimato que utiliza siempre para disparar sobre tirios y troyanos, sin darse cuenta de lo ridículas que son ya sus fabulaciones psicopáticas:

Desde junio de este año a Caunedo lo sustituyó el socialista Wenceslao, sostenido débilmente en IU y Somos (Podemos), y La Nueva España necesitaba seguir sobreviviendo y matando su hambre. ¿Cómo? Congraciándose con Wenceslao y con Rivi, sirviéndoles en bandeja la cabeza de Caunedo como prueba de su amor hacia los nuevos dueños de la publicidad ovetense para pelotear con el PSOE e IU. Así de fácil se explica lo que publica La Nueva España.

Que la magistrada Pilar de Lara esté a punto de imputar a Caunedo, junto con otros muchos, ante la acumulación de pruebas en las que se demuestra que ha sido objeto de injustificables regalos y agasajos de todo tipo, pagados por un grupo dedicado a conseguir contratos públicos, por parte de un conseguidor, no le parece información relevante ni periodismo puro y duro. Si alguien tiene alguna duda sobre las razones de Cascos para entregar la cuchara de Foro, este comentario lo aclara sobradamente. Él, que se dedica ahora a prestar servicios como patético logrero de una empresa de seguridad, ve normal lo de Caunedo y Joaquín Fernández el “abrelatas”. ¡Tremendo final para quien fue vicepresidente del Gobierno de España!

Rodolfo Sánchez dice que él no es “Rodolfa”

rodolfo sanchez
Rodolfo Sánchez Farpón paseando con Agustín Iglesias Caunedo, del que fue Jefe de Gabinete durante la anterior legislatura

Foro Proaza

“Rodolfa” es la firma con la que una persona anónima encabeza en Foro Proaza numerosos comentarios favorables a Agustín Iglesias Caunedo y a Santiago Rodríguez-Alverú, editor de Vivir Oviedo y promotor de la Plataforma de Apoyo a los Premios Princesa de Asturias y su fundación. Los comentarios de “Rodolfa”, suelen ser contrarios a los miembros de los tres partidos que gobiernan en coalición en el Ayuntamiento de la Capital. “Rodolfa” acostumbra a terminar sus escritos pidiendo la dimisión de Roberto Sánchez Ramos y Ana Taboada, con la exclamación “¡Rivi y Taboada dimisión!”

Rodolfo Sánchez Farpón, ex jefe de gabinete de Agustín Iglesias Caunedo, prestó servicios como jefe de prensa de Gabino de Lorenzo durante unos años, hasta que éste mismo lo apartó, por lo que se buscó un hueco junto a Graciano García, hoy director emérito de la Fundación Princesa de Asturias, en Ediciones Nóbel. Años después, el mismo Gabino convocó una plaza de jefe de prensa a la que se presentó Rodolfo Sánchez, con el que había uelto a amigarse, para lo que el hoy delegado del Gobierno formó un tribunal ad hoc presidido por Alfonso Román, nutrido con una curiosa nómina de personajes, lo que permitió a Sánchez empezar a considerarse funcionario público, después de una dilatada carrera como profesional del segundo escalón de la política.

Sánchez ha remitido a Juan Vega, administrador de esta página en ratos libres, un correo electrónico, en el que parece pretender (invocando la normativa del derecho de rectificación sin respetar los plazos legales que establece la misma, y lo que es más llamativo, sin aclarar en qué ha sido aludido), que se ponga de manifiesto que él no es quien firma los comentarios favorables a Caunedo, remitidos con el pseudónimo “Rodolfa”.

Gustosamente lo hacemos, pese a la dificultad de la empresa, y proclamamos eso que nos pide que proclamemos: que Rodolfo Sánchez quiere dejar constancia pública de que él no es quien está detrás del pseudónimo “Rodolfa”, algo a nuestro juicio innecesario, pues hemos repasado todos sus comentarios, y quien firma como “Rodolfa” nunca dijo ser Rodolfo Sánchez. Resulta fácil concluir que si “Rodolfa” hubiese querido hacerse pasar por Rodolfo Sánchez, habría firmado con ese nombre y no con el de “Rodolfa”, pero en eso ni entramos ni salimos.

Nosotros sólo podemos dejar constancia de la pretensión de Sánchez, que quiere decirles públicamente a los lectores de Foro Proaza que él no es “Rodolfa”, pero no podemos dar fe de la veracidad de tal afirmación, puesto que al ser el de “Rodolfa” un pseudónimo de los muchos con los que se publican textos en Foro Proaza, en el hipotético caso de que Rodolfo Sánchez remitiese anóminamente tales comentarios, firmando como “Rodolfa”, nosotros no tendríamos constancia alguna de ello. Ni de lo contrario tampoco.

Eso es todo. Esperamos haber complacido al señor Sánchez Farpón.

Caunedo cuida nuestras noches en blanco

caunedo
Pinche en la imagen si desea leer cómodamente el artículo de Caunedo

Por Juan Vega

  • La Noche blanca, una mala traducción de Jorge Fernández León, de las noches en blanco que comenzaron en Nantes
  • Las “noches en blanco” se celebran en todo el mundo y cada uno las organiza a su manera

Hay cierta polémica sobre qué es ese invento asturiano llamado la Noche Blanca, a partir de un encendido artículo publicado en La Nueva España por Agustín Iglesias Caunedo, en el que se critica la propuesta formulada al concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, por la Fundación Juan Muñiz Zapico, que pretende realizar en la misma noche en la que Oviedo viene celebrando ese acontecimiento en estos últimos años, un recorrido sobre los escenarios de las consecuencias de la Revolución de 1934 en la Capital astur.

Las “noches en blanco” que se celebran en todo el mundo –y en un montón de ciudades españolas– sólo tienen algo en común, su vocación noctámbula, pues ni las organizan necesariamente los ayuntamientos, ni tienen duración ni fecha determinada, ni una programación concreta, como parece pretender Caunedo.

jorge
Jorge Fernández León, responsable de la primera “Noche Blanca”, una mala traducción de las noches en blanco nacidas en Francia, que se celebran en medio mundo

La Noche Blanca, tal y como se denomina esta iniciativa en Oviedo y Asturias es el resultado de una mala traducción de Jorge Fernández León, ex gerente de la Fundación Municipal de Cultura de Gijón, que en su etapa como viceconsejero de Cultura del Gobierno de Asturias, promovió en octubre del 2009 lo que denominaron entonces “Noche Blanca” en Oviedo, Gijón y Avilés, para intentar una imposible candidatura de las tres ciudades a la Capitalidad Europea de la Cultura, y digo imposible, porque como le aclaró el propio Caunedo en su momento, la propuesta era inviable porque la normativa europea nunca permitió que se presentase una candidatura conjunta de varias ciudades, lo que provocó una desordenada retirada de Jorge de la iniciativa capitalina.

Cuando Caunedo organizó sus noches blancas, porfiando en la mala traducción de Jorge -¡Qué tendrá que ver una “noche blanca” con una “noche en blanco”!- bajo el comisariado de facto de su jefe de gabinete, Rodolfo Sánchez (años 2013 y 2014) apostó por una cosa “modernilla”, oficialmente organizada por el entonces periodista de La Nueva España Chus Neira, que para ejecutar estos proyectos contó siempre con el trabajo de los funcionarios de la Fundación Municipal de Cultura de Oviedo, que tuvieron que hacer el currete de pigarras de Neira, cuando eran los verdaderos gestores de la actividad, dado el desconocimiento de los entresijos de la organización de actividades culturales, por parte de ese bienintencionado colaborador del gabinete caunediano, cuyo contrato fue anulado como consecuencia de una reclamación legal.

Dice Caunedo, en su artículo que publica en su página 3 La Nueva España con gran despliegue tipográfico, a pesar de sus visibles lagunas de todo orden, titulado “El peor camino para la cultura y la convivencia” -que reproduzco en este post-, que la llamada Noche Blanca “es una marca europea y tiene como finalidad mostrar expresiones artísticas contemporáneas”. Lo primero es cierto, aunque no totalmente, pues lo de las noches en blanco no una marca, sino una moda que comenzó en Europa y se extendió a medio mundo.

Lo de que las noches en blanco tienen una finalidad determinada no es cierto en absoluto, y demuestra una inexplicable desinformación, pues las noches en blanco son un tótum revolútum, un cajón de sastre, en el que cabe todo, a gusto de los organizadores. Excluir a la Fundación Juan Muñiz Zapico por parte de quien nos llevó a escuchar en sus noches en blanco el gregoriano de las Pelayas, alegando que no es “moderno” lo de recordar la Revolución de Octubre, es poco serio, pues hubiera sido más razonable que en vez de prohibir, limitar, censurar, propusiera a Sánchez Ramos contar con la Hermandad de los Defensores de Oviedo para promover un recorrido alternativo.

noche-en-blanco-CARTEL50x70-0_Página_1La idea de las noches en blanco partió del agitador cultural Jean Blaise, fundador del Centre de recherche pour le développement culturel de Nantes, Francia, en 1984, el mismo que en 1989 puso en marcha, por encargo del ayuntamiento de la capital del Loira,  el festival conocido como “Les Allumées (en referencia a la “marcha” de una ciudad que vivía un acontecimiento masivo para noctámbulos a la luz de las farolas), un auténtico carnaval de seis días de duración que se celebró en seis ediciones, hasta 1995, con la participación de artistas de seis países diferentes, que tenía lugar entre las seis de la tarde y las seis de la mañana.

En cuanto a los contenidos de Les Allumées, los inventores de lo que Jorge y Caunedo llaman Noche Blancaque como vemos debería llamarse en realidad “Noche en blanco”-, nunca apostaron por un mal entendido elitismo de “rompedores de pana” piriguays, de los del “guay del Paraguay”.

Nantes, con sus Allumées, se convertía en una locura eminentemente popular, paradójicamente más parecida a la Semana Negra de Gijón que a la Noche Blanca que Caunedo organizó en Oviedo, en la que la locura ciudadana de los noctámbulos que pasaban aquellas noches “en blanco”, se extendía por calles y locales públicos y privados, a ritmos tan poco contemporáneos como el tango, o la salsa, cuando aquellas jornadas se volcaban en Argentina o en Cuba, país que protagonizó la última celebración de Les Allumées en Nantes. Como vemos, nada que ver con lo de las “expresiones artísticas contemporáneas”.

whitenightsEn 1993, tras la celebracíón de las noches dedicadas a San Petersburgo en el hoy desaparecido festival de Nantes, la ciudad rusa comenzó su Festival de Noches Blancas, que alcanzó su clímax en esta última edición en la que llegó a tres meses de duración, a partir de los seis días con los que comenzó, y bajo el patrocinio de la Mariinsky Foundation of America, presenta, de mayo a agosto, las mejores interpretaciones de ópera y ballet del célebre Teatro Mariinsky, con música contemporánea y clásicos consagrados como Beethoven, Prokofiev, Tchaikovsky, Shostakovich o Mahler. Un gran festival que nada tiene que ver con la pobre idea de Caunedo o Sánchez sobre lo que es una noche blanca “europea”, pues el Mariinsky actúa, como actuaba Nantes, sin prejuicios discriminatorios entre actividades culturales.

bogotáEn el año 2001, cuando el político francés Bertrand Delanoë alcanzó la Alcaldía de París, encargó a Jean Blaise que trasladase su experiencia de Nantes a la capital francesa y puso en marcha su propia programación para noctámbulos, la Nuit Blanche, denominación de la que procede la mala traducción de Jorge, reduciendo a uno los días de programación de Nantes, para lo que se eligió la fecha del 5 de octubre del 2002, que fue imitada por numerosas ciudades europeas, entre ellas Madrid, pero también en Roma, Bruselas, Riga, Bucarest o Valetta, con lo que la cosa se puso de moda, y se celebran noches en blanco culturales en varios continentes.

¿Por qué hay que copiar a París, llamar Noche Blanca a lo que es noche en blanco, y celebrar un día de octubre lo que Madrid empezó a celebrar en septiembre, que es cuando lo celebra Badajoz, Burgos y Málaga en mayo, Bilbao en junio, Barcelona en julio oTenerife en noviembre? ¿Por qué sólo proyectos “modernillos”? ¿Por qué no conocer y divulgar la historia? ¿Por qué no hacer lo que la gente proponga, siempre y cuando lo que se haga tenga interés, rigor histórico, calidad artística, etcétera, etcétera? ¿A qué viene este furor censor que tan mal encaja con el espíritu abierto, tolerante y culto que debe caracterizar las iniciativas culturales de la Europa civilizada?

caunedo1

En lo que quedó el apoyo de Foro a Mercedes Fernández

Llamazares

Por Juan Vega

El pintoresco espectáculo organizado en la Junta General del Principado con la segunda ronda dedicada a la investidura presidencial, propiciada por el absurdo voto de Foro Asturias Ciudadanos, FAC, sin contrapartida conocida ni pacto programático alguno, a Mercedes Fernández, ha tocado a su fin, con el balance que ahora salta a la vista, a poco que se contemplen los acontecimientos con la adecuada perspectiva.

“Cherines” se presentó sin convicción, espoleada sin duda por la ruptura de la tradicional entente entre socialistas y populares que dejaba Oviedo para el PP y Asturias para el PSOE, hasta que saltó la sorpresa del voto de Somos Oviedo a Wenceslao López, que desde entonces gobierna en tripartito con Ana Taboada y Roberto Sánchez Ramos.

cherinesEl impensable apoyo gratis total de Cristina Coto a Cherines, a sabiendas de que la jugada sólo serviría para producir una parálisis institucional que nada aportó a la vida pública ni a la democracia en Asturias, le dio a la presidenta del PP una fuerza y un protagonismo del que ésta carecía, tras perder prácticamente su poder territorial municipal tras las últimas elecciones.

Coto demuestra haberse convertido en la repetición en clave de farsa del personaje de Isabel Pérez-Espinosa de un Francisco Álvarez-Cascos, que parece decidido a llevar a los supervivientes de su accidentado viaje de vuelta, a la nave nodriza pepera. Para ello, siguiendo el modelo de Gabino de Lorenzo en su momento, se apartó un poco de la primera línea de la política para ejercer de José Luis Moreno, y así divertirse jugando a las marionetas. De aquella Gabino preparaba su huída a la Delegación del Gobierno. Lo de Cascos está por ver.

Coto, debidamente teledirigida, abrió el paso a la hegemonía de un maltrecho PP sobre el sedicente “centroderecha” asturiano, una vez que la dirección de Foro parece haber renunciado a su origen transversal y regeneracionista, para presentarse como una marca b del PP que pierde de esta manera su viabilidad, al desdibujar su diferencia en el maremagnum de “las derechas” de las que habla la Coto, para indignación de las bases de Foro. Pero no es éste el único efecto.

Cascos y Coto, resentidos con Carmen Moriyón, que les hizo frente en su momento, se lo ponen más cuesta arriba a la alcaldesa de Gijón, que sigue fiel al espíritu fundacional de Foro, a costa de quedarse muy sola, como otros alcaldes y alcaldesas que no parecen compartir este viaje de vuelta al PP de la otrora odiada Cherines, que de encarnar todas las perversidades propias del PPSOE, ha pasado a ser la “alternativa” a Javier Fernández, sin la menor explicación, ni contrapartida alguna que pudiese justificar semejante deserción del discurso que movilizó a más de 170.000 votantes asturianos detrás de Cascos.

El gran pretexto de Coto, que en este asunto ha demostrado por dónde iban realmente las decisiones de Cascos, al anunciar su retirada, era que obligaría a “retratarse” a Izquierda Unida, Podemos y Ciudadanos, y aquí la que se ha “retratado” ha sido Coto, pues su voto incondicionado no ha conseguido otra cosa, además de reforzar a Cherines y su hegemonía entre “los conservadores”, que convertir a Gaspar Llamazares, adversario jurado de Cascos, en el gran protagonista de la situación.

Al final, como ha venido ocurriendo con las jugadas de Cascos que nadie entendía, todo el mundo descubre que detrás de la “genial” ocurrencia de perder casi dos meses enredando, no había nada de nada. Fernández es ahora un poco más débil que antes, eso sí, y por lo tanto está más pillado por Llamazares de lo que estaba, y a merced además, según se vayan barajando cartas, de Podemos y Ciudadanos, con lo que inevitablemente tendrá que volver a hacer manitas a diario, bajo la mesa, con el PP, como ya hizo en la anterior legislatura. Foro, en lo único que gana, es en indignación entre sus bases.

¿Inside Job en el Ayuntamiento de Oviedo?

sanmateo

Por Xoaca Bobela

Inside Job es un interesantísimo documental dedicado a la trama más oculta de la denominada crisis financiera del 2008, cuyas consecuencias vivimos hoy todavía, en un mundo cada vez más inestable, gracias a la proliferación de los más asombrosos negocios sucios en el mercado financiero. En el Ayuntamiento de Oviedo también se hacen trabajitos internos, de mucho menos calado, pero que ilustran cómo se manejan los hilos de las instituciones, al margen del poder político. Un ejemplo muy interesante para demostrara que nunca está todo controlado.

El nuevo presidente de la Sociedad Ovetense de FestejosSOF, Roberto Sánchez Ramos, anunciaba este lunes, en noticia publicada a las 14:00 horas, que recuperará “el modelo histórico de San Mateo” y que empezará por revisar “los 500 o 600 folios de las fiestas” con la intención de cambiar aquellos proyectos “que no estén comprometidos presupuestariamente” y aportar nuevas ideas.

Sánchez Ramos respondía así al clamor general contra la desvergonzada organización de conciertos de pago celebrados en suelo municipal, en una carpa que paga el Ayuntamiento, con un escenario que también paga el Ayuntamiento, con equipos de sonido pagados por el Ayuntamiento y músicos contratados con dinero del Ayuntamiento, cuyos ingresos recauda un promotor privado.

Como todo el mundo sabe, la SOF, temerosos sus dirigentes de que un cambio político impidiese cerrar los contratos de las fiestas de San Mateo, que otros años se cerraban un mes más tarde, adjudicó numerosos contratos artísticos y de toda índole, dentro del periodo de prohibición de todos los contratos que no son de mero trámite.

Tan arriesgada decisión dejó perplejo al personal, y especialmente en los juristas, dado que la SOF, entidad del sector público municipal, tiene una encomienda de gestión del Ayuntamiento que obliga a respetar la normativa pública, y por lo tanto, tiene las mismas obligaciones y limitaciones en materia de contratos que el propio Ayuntamiento. ¿Cómo fue posible que la SOF se extralimitase de manera tan clamorosa?

La SOF, hasta ahora presidida por Belén Fernández Acevedo, esposa de Rodolfo Sánchez, ex jefe de Gabinete del ex alcalde Agustín Iglesias Caunedo, se pasó esa prohibición por el arco de triunfo, y todo hace presumir que se lanzaron por el barranco, aprobándolos ilegalmente, algo que fue claramente denunciado y advertido por los partidos de la oposición, PSOE, Foro e IU.

¿Qué gatos hay encerrados tras tan incomprensible comportamiento? Pocas conclusiones caben al respecto, pero por si hubiese pocos motivos para la sospecha, este mismo lunes, dos horas después de las declaraciones realizadas por el nuevo presidente de la SOF, el servicio municipal de prensa, en el que presta sus servicios el propio Sánchez, lanzaba a bombo y platillo, en redes sociales, la venta de entradas para esos conciertos.

La captura que reproducimos más abajo, procede de la página de Facebook del Ayuntamiento de Oviedo, y en ella (tomada a las 12:00 de hoy martes 30 de junio) se ve cómo se lanza a los cuatro vientos la venta de entradas de unos conciertos como los de la carpa de la Ería, que están en el ojo del huracán. ¿Hacker inside?

sanmateolaería