Javier Fernández ya hizo alcalde a Gabino

javier

Gabino de Lorenzo obtuvo la alcaldía de Oviedo en 1991 para el Partido Popular, y repitió, con mayoría absoluta, en las elecciones de 1995, 1999, 2003 y 2007. Sin embargo, el 22 de mayo de 2011 perdió esa  mayoría ante la tumultuosa llegada de Foro Asturias, y el PP bajó de diecisiete a once concejales, por siete del partido recién creado por Francisco Álvarez-Cascos, que se convirtió en la segunda fuerza política, por delante del PSOE. Toda una proeza que da cuenta del enorme cabreo que embargaba a la ciudadanía, ante la corrupción y estancamiento político de Asturias.

El de Benia de Onís, tocado de muerte en su orgullo, comenzaba a desangrarse y amenazaba ruina política, ante la creciente conciencia entre sus conciudadanos de las barbaridades en las que se había incurrido con la Operación de los Palacios, la compra de Villa Magdalena o la desastrosa operación especulativa de traslado del HUCA, del barrio del Cristo a la Cadellada, para adjudicar así desde Asturias una obra que perdía la financiación del Estado, pero que aseguraba grandes alegrías para los adjudicadores, que además ponían en el mercado un  montón de terreno, aunque para ello tuviesen que matar la vida de un populoso barrio ovetense y endeudar la administración asturiana hasta el día del Juicio Final.

¿Cómo se las arregló Gabino para seguir de alcalde a pesar de su catastrófico resultado?, ¿cómo ganó tiempo para preparar la fuga que acabó consumándose hacia la Delegación del Gobierno y escapar así de la inminente ruina de Jovellanos XXI y la no menos inmediata explosión de Villa Magdalena?

El Pactu del Duernu tiene un amplio recorrido

arecesjavi
Fernández y Areces, dos leyendas del Duernu

Vicente Álvarez Areces acudió al socorro de Gabino (que ya se entendía perfectamente con José Ángel Fernández Villa, en lo que entonces se llamó Pacto SOMA-PP), cuando puso encima de la mesa la quiebra de SEDES con la compra ilegal de las oficinas del Calatrava. Pero aquel escándalo no había sido la primera trapisonda al alimón. Gabino y Areces tenían un camino de la colaboración abierto desde que se pusieron de acuerdo para trasladar el HUCA a La Cadellada y dar así un sonoro pelotazo en la zona conocida como Prado de La Vega con un montón de terreno que la entidad pública SOGEPSA compró a la familia del general Francisco Franco Bahamonde a través de una sociedad durmiente que pasó el precio del suelo de 24 € metro a 120 €.

Así pues, y vistos los antecedentes, nadie debería extrañarse ante el nuevo entendimiento que se produjo, cuando desaparecido Areces por el inevitable estallido de Caso Musel (sin duda la bomba de mayor carga destructiva de la profusa nómina de casos de corrupción que han convertido la administración asturiana en una fétida cloaca), tuvo lugar un célebre almuerzo celebrado en el Hotel de la Zoreda, en el que Antonio Trevín, interlocutor habitual de Gabino en el PSOE, hizo de embajador para iniciar la nueva era de entendimiento entre éste y el entonces candidato a la presidencia, Javier Fernández.

El Pactu del Duernu, pimero conocido como Pacto de la Zoreda, salió de aquella famosa reunión celebrada en el hotel que los hermanos Iglesias habían levantado en La Manjoya, como símbolo de la burbuja y de la nueva clase social emergente al calor del régimen astur basado en el reparto de Oviedo y Asturias entre el PP y el PSOE, era donde Contratas Iglesias invitaba anualmente a cientos de políticos y funcionarios a sus célebres pitanzas multitudinarias.

Así se puso en circulación, ante la evidencia creciente de los entendimientos del PSOE y el PP, en los asuntos más siniestros de la historia reciente de Asturias, esa idea del Pacto del Duernu, que caló profundamente entre la ciudadanía asturiana, gracias a las denuncias y a la movilización de Foro, cuando Cascos era aún una esperanza para las buenas gentes de Asturias, que le votaron en masa creyendo que era el único capaz de romper el comedero asturiano, en vez de lanzarse sobre él, como finalmente hizo, al convertirse en otra bestezuela más a gozar de la esllava de dinero público.

De cómo Fernández impuso a Gabino de Lorenzo como alcalde

palomasainz
Paloma Sainz , llorosa, el 30 de mayo del 2011, día que abandonó su trayectoria politica, para dejar la Alcaldía de Oviedo en manos de Gabino de Lorenzo, del PP, presionada por Javier Fernández

Fernández, hoy presidente de la Gestora del PSOE, había situado a dos personas de su total confianza al frente de la lista municipal socialista en Oviedo, Paloma Sáinz y Alfredo Carreño. Arturo González de Mesa, cabeza de lista de Foro, entonces primer partido de la oposición, no tenía posibilidad alguna de obtener los votos del PSOE, por eso a Cascos se le ocurrió proponer a Roberto Sánchez Ramos, de IU, que presentara su candidatura, y ante la negativa de éste, Sáinz vio su oportunidad, hasta que Fernández acabó con sus ilusiones y le prohibió romper el Pactu del Duernu. Paloma dimitió, y al frente del PSOE de Oviedo quedó Carreño, cuyos servicios a la causa lorenciana, siguiendo instrucciones de Fernández, son bien conocidos.

No deja de ser una paradoja histórica que el hombre que entregó la Alcaldía de Oviedo a Gabino de Lorenzo, dándole respiración asistida cuando ya era un cadáver, dentro del permanente entendimiento entre PSOE y PP para repartirse el poder en Asturias, se haya situado ahora al frente de una operación urdida desde los poderes fácticos para entregar la Presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy, aunque para ello hayan tenido que pasar los tanques por encima de Pedro Sánchez, un secretario general del PSOE elegido en Primarias y políticamente asesinado en golpe de estado.

Fernández, elegido a dedo contra un secretario general que representaba a las bases, tiene la desvergüenza de reivindicar su inexistente representación, para poder ungir nuevamente a Rajoy con la más relevante magistratura democrática. A nadie podrá extrañar que le hayan elegido para hacer este sucio trabajo, la consagración de un Duernu de estado, después de tantos años de experiencia regional en este tipo de cambalaches, convertido en el digno sucesor de Areces, al que ahora rehabilita públicamente al otorgarle la portavocía del PSOE en el Senado, buscando así masa crítica de apoyo interno, en el mismo momento en el que el Caso Musel, cuya responsabilidad política conduce inevitablemente a Areces, estalla con toda su fuerza en la Audiencia Nacional.

Anuncios

La asamblea de IU anuncia el imparable relevo de Llamazares y Orviz

llamaorviz

Por Porompompón Porompompero

Cuenta Vicente Montes, en un artículo de opinión que publica en La Nueva España de este domingo con el título La semana que sacudió a IU de Asturias, que la asamblea celebrada ayer en Gijón por ese grupo político, debatió una resolución en la que se exige “un cambio en la estrategia política de Asturias” para realizar una “oposición clara” y estar a disposición de “consensuar con todas las fuerzas políticas” cambios en la actuación del gobierno de Javier Fernández. “IU aparece como un aliado permanente de este gobierno (del PSOE) sin poder imponer cambios relevantes”, señala el documento.

Gaspar Llamazares, que se pegó con Manuel González Orviz para seguir remando en la piragua de la política desde su último refugio asturiano, donde tiene el apoyo de La Nueva España y los poderes fácticos, como muleta de Javier Fernández contra la marea de Podemos que viene levantando las alfombras que a los supercicutas horrorizan, se encontró totalmente solo, cuando Orviz se apuntó a la convergencia con los de Pablo Iglesias.

Orviz, miembro del consejo de administración de SEDES que Vicente Álvarez Areces utilizó como testaferro para comprar las oficinas del Calatrava, para echarse una mano a si mismo y al hoy desaparecido José Cosmen, y de rebote al vergonzante jefe de la Policía Gabino de Lorenzo, quería seguir sacando pecho en las listas de lo que va a ser Unidos Podemos.

Demasiado para el cuerpo del más bragado tragador. Si IU aporta a Unidos Podemos a los viejos rockeros que durante los años horribles del PPSOE astur facilitaron los grandes chanchullos de Areces y Gabino, IU de Asturias no sólo no llevará más votos, sino que los restará, a las candidaturas de los del de la coleta.

El tímido pero imparable rechazo de la asamblea de IU de este sábado a la gerontocracia colaboracionista con el PPSOE anuncia un inevitable relevo de dirigentes sin alma en la decrépita chalupa que pilotan Orviz y Llamazares. Tienen demasiados muertos en los armarios.

Los marrones de Marrón

marron

Por Porompompón Porompompero

Cuando José Luis Marrón, contratado como gerente de Jovellanos XXI -en su condición de hombre de confianza de las familias Cosmen y Lago– se puso al frente del proyecto de los Palacios de Calatrava, Ángeles Solís, a la sazón periodista de La Nueva España, y hoy responsable de Turismo y Congresos del Ayuntamiento de Oviedo, se hacía eco de las pretensiones que los promotores de aquel negocio, y el alcalde de la Capital, el hoy delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, tenían para un edificio al que expresivamente bautizaron como Palacio de Congresos Princesa Letizia:

Tras la conmemoración de su XXV Aniversario, entre 2005 y 2006, los premios «Príncipe de Asturias» cambiarán de escenario y de nombre, aunque solo sea por el escenario: el Palacio de Congresos Princesa Letizia estará finalizado para mediados de 2007 y permitirá un mayor número de asistentes, además de un marco de muy diferente estilo al del Campoamor, con la arquitectura de Santiago Calatrava.

Nadie se explica a día de hoy cómo es posible que la empresa dirigida por Marrón presentase el concurso de acreedores nada más inagurar el Palacio de Congresos al que nadie llama ya “Princesa Letizia”, tras el fiasco enorme del proyecto que amenaza con arruinar la economía ovetense. ¿Cómo se explica que se encomendase a Calatrava la construcción de un edificio en el que no se pueden hacer congresos puesto que la sala no se oscurece, el gran espacio de más de 2.000 asientos no es compartimentable, la acústica es terrible, no hay telares para colgar escenografía ni foso para orquesta?

El fiasco calatraveño es una obra inútil de toda inutilidad. Eso sí, iba a servir para organizar entregas de los Premios Princesa de Asturias en un local con más asientos que el Campoamor, un aparcamiento de los Cosmen que da acceso directo al edificio y un hotel, también de los Cosmen, y también con entrada directa. Son muchos ya los que se han olvidado -y otros nunca se enteraron- de la verdadera función que iba a dar vida al complejo, inútil para cualquier otra función, lo que explica su estado actual, tal y como nos explicaba la hoy funcionaria municipal Ángeles Solís en aquel artículo del año 2004.

Pero claro, la Casa Real no estuvo dispuesta a soportar un escándalo como el que se vendría encima, al convertirse el Calatrava en un pretexto para el paso a manos privadas, por la cara, del solar de la antigua estación del Vasco, la propiedad de los aparcamientos subterráneos de ambos complejos, las licencias de gran superficie, así como la edificabilidad que el Ayuntamiento regaló a los empresarios del consorcio dirigido por Marrón.

Decía, sobre esto, la periodista Solís, en su artículo del 2004, sobre el futuro de lo que denominaba Palacio de Congresos Princesa Letizia:

Aunque el cambio de sede no es aún oficial, casi se da por sentado y se justifica, en primer lugar, por la falta de espacio del teatro. En la propia memoria del proyecto del palacio de Buenavista ya se apuntaba que el edificio que se construye con el proyecto de quien fuera premio «Príncipe de Asturias» de las Artes podría acoger la entrega de premios, y según la fecha de finalización, éstos serían los de 2007.

Los pormenores del escándalo que impidió que finalmente el asunto se plantease a la Casa Real y que el auditorio nunca llevase finalmente el nombre de la actual Reina de España los contaba de manera detallada, el hoy alcalde de Oviedo, Wenceslao López, en un artículo titulado La Película de la Operación de los Palacios que publicó en La Nueva España el pasado año 2014, en el que puso de manifiesto que la sociedad que ahora reclama al Ayuntamiento 96 millones por la construcción del edificio, había recibido de éste 155 millones a fondo perdido, con el pequeño matiz que supone que ni Marrón, ni los Cosmen, ni los Lago, que -cada uno a su manera- se lo llevaron crudo, están ya en los restos del naufragio de lo que iba a ser la brillante sede del acto más glamuroso que se celebra en Oviedo a lo largo del año. Su tocata y fuga, de excepcional factura, ha sido prodigiosa, y ahora aquel merengue está en manos de la administración judicial de la quiebra.

Tiene su gracia que el encargado de montar todo ese tinglado, el hombre que junto con el ex director general de la fenecida Cajastur, José Troteaga, como camaradas en el Partido Comunista, pilotó la oposición a Dolores Ibarruri y a Santiago Carrillo, para lanzar a su amigo Vicente Álvarez Areces en Asturias como hombre fuerte del PCE, que como presidente del Principado facilitó enormemente ese negocio que comandaba su amigo Marrón, arruinando la empresa SEDES y metiéndole al Principado un mico de 60 millones de euros, montando en el engendro de Calatrava unas oficinas que le compró a su antiguo conmilitón, con un precio escandalosamente inflado.

Nadie podrá pasar por alto que el ex comunista Marrón, reciclado en gerente de la mayor burbuja que estalló en Asturias en los años de la locura de la expansión del crédito, publique ahora, después de ser protagonista principal de este fiasco, en La Nueva España de este domingo, con enorme alarde tipográfico y a doble página, un artículo moralizante, titulado La Política vuelve al centro de la escena, con el pretexto de presentar en sociedad el típico best seller económico yanqui de malos y buenos: Por qué fracasan los países, los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza, publicado hace hace más de tres años.

En su artículo sobre ese tratadillo ya bastante pasado de moda que más parece un opúsculo económico de autoyuda que una obra seria que merezca tanta atención, Marrón cita el Crecimiento y declive de las naciones (1982) de Mancur Olson, que dedicó páginas inolvidables a la idea del progreso entre los tiempos del “bandido nómada” y el “bandido sedentario”, y de ella extrae un párrafo singular: “los lobbies parroquiales que se forman para defender con fiereza beneficios para sus miembros normalmente con la ayuda del gobierno, los subsidios, protecciones comerciales y otras distorsiones económicas se acumulan y los recursos fluyen cada vez más a una clase especializada de abogados, burócratas y cabilderos que saben cómo funciona el sistema. Las luchas redistributivas y apropiatorias desplazan a las productivas. El resultado, si no se toma la medicina, es un patrón de declive económico”. Se pregunta Marrón:

¿Les suena?

“Sí, Marrón, sí, nos suena un montón”, tenemos que contestarle nosotros, los ciudadanos de a pie resignados a contemplar cómo Marrón con sus marrones nos saca las carteras con sigilo del interior de nuestras americanas, ejerciendo como burócrata especializado que sabe cómo funciona el sistema astur, consiguiendo para sus patrones los Cosmen y los Lago un buen número de subsidios, protecciones comerciales y otras distorsiones económicas que se acumularon en sus bolsillos, con el resultado no ya del declive, sino de la quiebra de nuestro ayuntamiento, la ruina de SEDES, el expolio de las cuentas públicas y el paso a manos privadas de solares, licencias, subsuelo y hasta calles enteras, del patrimonio del procomún a cambio de nada, y sin que nadie haya ido a la cárcel todavía.

Y además se ríe de nosotros. Y nosotros se lo tendremos que agraceder:

¡Gracias Marrón por tus marrones!

marrónjaquete

Tocata y fuga de Francisco Álvarez-Cascos (I)

cascossaliendodelaaudiencia
Cascos ante Ruz, 13 de agosto de 2013

Por Juan Vega

De la disolución del Gobierno de Cascos

Una semana antes de que el 30 de enero del año 2012 Francisco Álvarez-Cascos anunciase la convocatoria de elecciones autonómicas en Asturias, a los seis meses y medio de formar gobierno, el ex vicepresidente del Gobierno de España, se reunió con los miembros de su ejecutivo, ampliado a los viceconsejeros, que como de costumbre se incorporaban al mismo una vez finalizado éste, para consultar su decisión de disolver la Junta General del Principado.

La disolución del parlamento y convocatoria de nuevas elecciones que habrían de coincidir con las andaluzas, confirmada una semana después, se presentó como la medida necesaria, ante el bloqueo total al que Madrid -recordar la amenaza de intervención de Cristóbal Montoro-, la TPA, La Nueva España, el PSOE el PP, y casi todo lo que en Asturias tenía poder en aquel momento, tenían sometido a su ejecutivo.

Todos los que conocemos la administración por dentro, sabemos que un presupuesto se prorroga, y de hecho, el Gobierno de Foro llegó a la sala de mandos del Principado de Asturias con unas cuentas pactadas entre el PSOE e IU, a las que no se podía meter mano en plenas Elecciones Generales 2011, y se hizo inevitable mantenerlo en prórroga, pendientes de los Presupuestos del Estado, que a su vez también se prorrogaron tras la victoria de Mariano Rajoy, en una situación marcada por el carácter excepcional que imponía la situación económica, la vigilancia europea y el límite de déficit que no dejaba margen alguno para la acción política a una comunidad que era un queso de gruyere.

Resistir era administrar recursos inexistentes

El gobierno de Cascos se encontró con una impresionante bolsa de deuda oculta en la Sanidad, pero también en las obras públicas a través de la Junta de Saneamiento, las transferencias de fondos mineros que Rajoy frenó en seco no se producían desde mucho tiempo atrás, y un rosario de sociedades públicas, entre ellas la RTPA, pero sobre todo SOGEPSA, Sedes, Zalia, etcétera, encubrían un enorme endeudamiento sin aflorar. La deuda reconocida pesaba como una losa sobre el déficit y su límite y se removiese donde se removiese se abría una vía de agua.

Todo abocaba inevitablemente al nuevo ejecutivo, a una legislatura caracterizada por una forzada austeridad, imprescindible para pasar a limpio los agujeros más apremiantes, que impediría abordar obras e inversiones, paralizando infraestructuras en marcha, asumiendo la patética entrada en servicio del nuevo HUCA, sin medios para semejante dislate, para lo que sólo cabía una enorme chapuza, y todo ello reduciendo de manera brutal los efectivos de la sanidad pública y la educación mediante una carnicería de interinos.

Aquello se estaba convirtiendo en una permanente manifestación para un partido que no tiene terminales sindicales, en una comunidad acostumbrada al pago de una gigantesca protección mafiosa en forma de fondos de formación, con los que los socialistas compraron año tras año “paz social”.

Diseñamos los presupuestos a sabiendas de su inviabilidad

Las comparecencias parlamentarias de los miembros del Gobierno de Foro, formado por un equipo muy desequilibrado en la capacidad de sus efectivos, eran permanentes,  y el foco escrutador de la TPA y La Nueva España, aliados con una oposición escrachadora, convertían el paso por la Junta General en un vía crucis, en el que cada miembro del equipo de Cascos se veía obligado, como podía, a dar explicaciones de los desastres de los gobiernos de Areces, como si fueran propios.

Todos sabemos que los presupuestos que diseñamos desde los diferentes centros de gasto, por mucho que incorporasen significativos recortes en asuntos de gran repercusión propagandística, como coches, teléfonos y gastos de representación y en general gasto corriente, se reducían en lo que era el chocolate del loro, y que se blindaron políticamente en las partidas destinadas a educación y gasto social, porque sin acuerdos parlamentarios, y con la hostilidad del Gobierno de España, el destino inevitable era instalarse en la prórroga.

De nada valió poner la educación y el gasto social como escudo. La soledad era total. Hicimos un proyecto de presupuestos destinado a servirnos de defensa política futura, sin viabilidad técnica ni parlamentaria para lo que entonces era presente. Y se hizo así porque así fue como lo quiso Cascos.

Cuando se disolvió todos sabíamos que nos íbamos para no volver

La decisión de convocar elecciones, no nos engañemos, la tomó Cascos con el solitario respaldo de un consejero y un viceconsejero, y los demás dijimos bien claro -cada uno que responda por lo que le toca-, incluso los de la mayoría silenciosa hablaron con las miradas, que de las elecciones anticipadas no íbamos a salir bien parados. Eso estaba claro, y por mucho que sugiriesen los de siempre que Cascos creía que íbamos a mejorar nuestros resultados, a mi juicio, eso era una burda manipulación. Él sabía mejor que nadie que de allí salíamos para no volver.

Si Cascos disolvió es porque quería abandonar el gobierno, y lo demás son pamplinas. Decir lo contrario es faltar a la verdad. Bien cerca estaba la acusada y previsible caída de apoyos en las Elecciones Generales, como botón de muestra de lo que iba a ocurrir, y confieso que me vi sorprendido porque ya entonces esperaba un resultado en las elecciones del 2012 peor del que finalmente se produjo. Forzoso es confesar que abandonamos el gobierno, le pese a quien le pese, y que ese abandono fue la causa del fracaso de la rebelión cívica de Foro, que se despedía así de sus posibilidades como fuerza mayoritaria.

Desde la salida del gobierno en 2012,  hasta la comparecencia de Cascos ante el juez Ruz en el verano de 2013, Foro y su presidente, vivieron tiempos de calvario continuado, que se recrudecieron después con el informe policial sobre PAC. El ataque concentrado y permanente a cuenta de los negocios de PAC y los sobresueldos que se cobraban en el PP gracias a las donaciones empresariales, asunto sometido aún hoy en día a escrutinio judicial, siguieron deteriorando nuestras expectativas.

¿Por qué dejó Cascos de apostar por alguien sin vínculos con el PP ?

Antes de comparecer ante Ruz, Cascos era partidario, llegado el caso, de apostar porque el partido lo presidiese alguien sin vínculos históricos con el PP, eso sí, si la situación se ponía más cruda. Así lo dijo en una reunión reducida, de cuyos pormenores ahorro datos por el momento, pero hay hechos y circunstancias que son decisivos para entender lo sucedido.

¿Qué cambió para que quien pensaba respaldar para su sucesión al frente de Foro a alguien sin trayectoria en el PP, organizase una maquinación para forzarnos a todos a tragar como presidenta a Cristina Coto, prototipo de profesional de la política vinculada al PP, y personalmente identificada con posiciones políticas que rompen la transversalidad fundacional de Foro?

A mí Cascos me dijo que con alguien así al frente del partido, no tendríamos viabilidad. Y yo le creí entonces y sigo creyendo ahora que lo que decía entonces es cierto, así que si cambió de criterio es por algo, cuya razón última se me escapa, pero lo que nadie me podrá negar, y estoy en condiciones de demostrar, con pelos y señales, es que el nombramiento de Coto -que no elección- fue una operación deliberada, un auténtico golpe de estado, con la que, a mi juicio, se preparaba el terreno para la rendición y entrega de Foro al PP con armas y bagajes. Comenzaba así, la Operación Retorno.

Oviedo y Gijón, punto final a un cuarto de siglo del pacto SOMA-PP

wencesmori

Por Juan Vega

El acuerdo presupuestario previo a las elecciones, acordado entre Javier y Mercedes, los Fernández, que dejó la TPA sin consejo de administración y sin control democrático alguno, ni de sus informativos, programación o contratos, que incluía lo que llamaron de forma pintoresca “segunda reforma del sector público”, ha fracasado estrepitosamente, al perder el PP la Alcaldía de Oviedo. ¿Cómo le pide ahora Cherines a Javier que pague lo que le debe? Javier le prometió a Cherines, que Agustín Iglesias Caunedo, el delfín del delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, seguiría gobernando, y no ha sido así. Ahora a ver las consecuencias.

¿Cómo fue posible? ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo se come que en Gijón gobierne sin mayoría absoluta Carmen Moriyón y Caunedo no lo haya logrado, si de acuerdo con la propaganda oficial del régimen, ambos son “la derecha”? Moriyón, ni forma parte de “la derecha”, ni nada tiene que ver con Caunedo, ni Caunedo con Moriyón, pero el pacto Asturias por Oviedo sacrificaba Gijón, ante la coherencia de Podemos, con tal de que Caunedo permaneciese de alcalde, y Cherines siguiese apoyando a Javier. ¡Ay amigos! Las cosas salieron mal, en política hay gente decente, no consiguieron dar el anhelado vuelco en Gijón, y en cambio sí lo hubo en Oviedo, y como la gente se anime a seguir dando patadas al caldero, Javier que se prepare. La Nueva España parece haber perdido toda su influencia, por su empeño en fabricar una realidad paralela, a medida de los que pagan las facturas.

Orígenes del Pacto SOMA-PP

Para entender lo que ocurrió este sábado, una jornada que cambió el curso de la historia de Asturias, hay que remontarse a 1991, hace un cuarto de siglo, cuando Gabino, apoyado por José Ángel Villa, consiguió desalojar del Ayuntamiento de Oviedo al primer alcalde socialista de la democracia, Antonio Masip. Previamente, Gabino, consejero de HUNOSA en representación del PP, tuvo oportunidad de establecer un contacto de largo alcance con el líder sindical minero, en un viaje a los EEUU, con el que entonces era hombre de máxima confianza de Villa, Luis Gómez, gerente de la empresa pública SODECO. A partir de ahí, las relaciones entre el PP y el PSOE, que comenzaron a articularse a través del SOMA, se convirtieron en pacto permanente de reparto territorial: el PSOE se autodestruía en Oviedo, y el PP lo hacía en Asturias.

Tras la victoria de Gabino, Gómez se convirtió en el hombre fuerte del PP de Oviedo, y tejió una madeja de entendimientos que llegó a dar al traste con el único gobierno del PP de Asturias, el de Sergio Marqués, algo de lo que se suele echar la culpa a Francisco Álvarez-Cascos, que en aquel entonces seguía la corriente a Gabino -que le cargó el muerto de la de la “marquesada”- y pretendía evitar que Vicente Álvarez Areces tomase, como tomó, el control de inversiones del Estado, como la Autovía Minera, lo que se convirtió en el primer gran escándalo de los Fondos Mineros.

Areces, entonces verso suelto de Gijón, se coló en la Presidencia del Principado, por el agujero que le abrió Marqués, pero no tardó en incorporarse al pastelazo iniciado como pacto SOMA-PP, a pesar de la bronca inicial por el control de Cajastur, boquete por el que también se coló su enemigo Manuel Menéndez que se convirtió en árbitro del negocio bancario del chupichupe politiquero, y mientras Villa hacía la guerra sorda con Areces, colocándole a su pupilo y hombre de confianza en la Consejería de Industria, Javier Fernández, se preparaba el terreno para que José Luis Marrón Jaquete, buen amigo de José Manuel Vaquero, Luis Gómez y Areces, tejiese la red que se materializó en el pastelazo de Jovellanos XXI.

Jovellanos XXI y el Pacto del Duernu

Jovellanos XXI marcó una nueva edición del eterno pacto SOMA-PP, alrededor de los pelotazos del Calatrava y el Palacio de Justicia, y ahí ya nuestros alucinatorios gobernantes estuvieron a punto de tocar la gloria, de no ser porque la burbuja inmobiliaria, Foro Asturias primero, y ahora Podemos, vinieron a romper la plácida y cordial reunión en la que todos ellos iban y venían del Principado al Ayuntamiento de Oviedo, del Ayuntamiento de Oviedo a la sede de Cajastur, de Cajastur a La Nueva España y de La Nueva España a la sede de Jovellanos XXI, jugando al corro de la patata, con parada en El Musel, el nuevo HUCA, SOGEPSA, SEDES y unos contratillos para Igrafo y Almacenes Pumarín.

Moriyón, que está limpia de polvo y paja, y no han logrado fabricarle esa imagen de señora “de derechas” en la que se empeñan los estrategas del javierismo en el PSOE y en La Nueva España -hay que reconocer que las últimas decisiones de Cascos no ayudaron mucho-, no tiene nada que ver con Caunedo, que al igual que le sucede a José María Pérez con el modificado de El Musel, está hasta las cachas en la mermelada de Gabino. Emilio León y sus amigos de Xixón Sí Puede y Somos Oviedo han hecho un ejercicio de generosidad y de cordura que desarma esa imagen radical y desequilibrada que le vienen haciendo a su proyecto político desde los medios. Además, Wenceslao López nada tiene que ver con lo que representa el corrompido PSOE de Javier Fernández.

Y ahí llega la ruptura

El resultado, no por sorprendente, deja de ser razonable, sensato y esperanzador. La continuidad de Moriyón en Gijón y la entrada de López en Oviedo, rompiendo el viejo pacto SOMA-PP que ahora se venía llamando Pacto del duernu, resquebraja definitivamente el sistema que Foro Asturias empezó a demoler en 2011, y abre interesantísimas incógnitas sobre el futuro inmediato de Fernández al frente de la Presidencia del Principado y del PSOE. Si Fernández esta tocado, Cherines se ha quedado sin ayuntamientos, así que a ver a qué juegan, a partir de ahora, estos dos pecios a la deriva del podrido régimen asturiano, y sus cantores de La Nueva España, dedicados a ocultar un río subterráneo de corrupción, mientras sacan de la chistera que Dani Ripa, dirigente de Podemos, tuvo una beca. ¡Jopela tío!

¡Manda huevos! Los tartufos de Javier critican a Ripa por haber tenido una beca

Ripa

Por Juan Vega

El Musel, el Calatrava, el nuevo HUCA, el Niemeyer, la TPA, Sedes, Sogepsa, la trama jamonera de Almacenes Pumarín, los muebles de Igrafo con los que Gabino de Lorenzo y Vicente Álvarez Areces tabicaron sus dependencias, etcétera, etcétera. Asturias tiene sus armarios repletos de muertos del bipartidismo del PPSOE y su reparto territorial Oviedo por Asturias, y aquí el problema es que un joven dirigente de Podemos tuvo una beca. Vuelvo a citar al gran intelectual Federico Trillo: ¡manda huevos! Poco más se puede decir. Pero lo digo.

José Ángel Fernández Villa se trajo a Javier Fernández de Santander para que gestionase en Asturias el negocio de la minería subvencionada desde la Consejería de Industria, y éste no desperdició la oportunidad de hacer en la vida un estupendo patrimonio. Fernández, que encabeza el clan de los recién llegados al exclusivo entorno residencial de la burguesía asturiana en Somió, quiere disfrutar de una cierta comodidad gobernando, y para eso necesita a Agustín Iglesias Caunedo al frente del Ayuntamiento de Oviedo, reeditando así el viejo pacto que su maestro estableció con Gabino, conocido universalmente como SOMA-PP. Al gran pensador Javier, que lee libros de mil páginas, no se le ocurre nada mejor que esto de cascarle al estudiante Ripa porque tuvo una beca, y manda que sus amigos de Calvo Sotelo coloquen en primera tan surrealista astracanada, el día en que se ventilan cuatro años de ayuntamientos en Asturias.

Como Carmen Moriyón está limpia de polvo y paja, y José María Pérez, candidato socialista al Ayuntamiento de Gijón, fue consejero de la Autoridad Portuaria que aprobó el modificado de El Musel en el que se concentran todas las miradas, Xixón Sí Puede opta por presentar candidatura y se niega a respaldar a Pérez. Fernández tiene así un pretexto para reunir un comité que nunca se reúne para eso, y vuela el acuerdo para que el PSOE de Oviedo, que tiene un portavoz tan limpio de polvo y paja como Moriyón, Wenceslao López, tenga que dejar, por pelotas, a Caunedo al frente del Ayuntamiento, y así cumple su parte del pacto con el PP para seguir gobernando, como hasta ahora, con el apoyo de Mercedes Fernández.

El verso suelto del sistema asturiano ya no es Francisco Álvarez-Cascos, que abandonó la guerra, dejando el partido en manos de una profesional de la política procedente del PP, Cristina Coto, y sólo Moriyón resiste en la revuelta cívica que encabezó Cascos, junto con un puñado de alcaldes, alcaldesas y portavoces de Foro que hicieron un buen trabajo en estos cuatro años. El verso suelto del sistema asturiano es ahora Podemos, que apoya a Xixón Sí puede y a Somos Oviedo, rompiendo el viejo sistema bipartidista, como hace cuatro años hizo Foro.

restaurante
Hermosa vista del restaurante del hermano de la consejera que critica a Ripa por haber tenido una beca

Por eso, porque el miedo a perder el chollo machaca las neuronas, atacan a Podemos con la campaña más surrealista de la historia de La Nueva España. Sólo les falta ya andar por ahí metiendo papelinas de coca en los bolsillos de la gente y llamar a la Policía con el fotógrafo preparado. Y es que como aquí no tienen pito que tocar por el momento para desprestigiar a Podemos, y todavía no se atreven a lo de la papelina, la única historia que consiguieron los chicos de Javier Fernández para ventilar en su diario oficial, La Nueva España, es que Dani Ripa, dirigente asturiano de Podemos, tuvo una beca y todavía no presentó la tesis doctoral.

Eduardo Lagar escribe la vomitada, y la marranada la aflora la consejera de Educación, Ana González, escondida bajo cobarde anonimato, cuyo hermano montó un precioso restaurante en el puerto de Llanes financiado por el ejecutivo asturiano. Los detalles del chollo del hermano de esta asombrosa émula de Tartufo, los tienen en el artículo “Javier Fernández invierte 400.000 euros en una pasarela para la familia socialista de Llanes“.

lagar

Cherines nos abraza

MERCEDES FERNANDEZ OVIEDO MARIO ROJAS 28-05-15

Por Juan Vega

  • Mercedes Fernández intenta culminar su estrategia del abrazo del Oso hacia Foro

Foro Asturias nunca se definió como un partido de “centroderecha”, sino de “centro reformista”, que como reza en su página Web, es un “movimiento de ciudadanos libres y consiguientemente críticos, que se rebela contra la condición de súbditos en la que han estabulado a los asturianos los omnipotentes aparatos de los partidos”. Ésa es la propuesta que los ciudadanos de Asturias compraron en 2011, cuando votaron mayoritariamente, de forma transversal, un cambio político que acabase con años de corrupción y reparto territorial entre el PSOE y el PP, entre Vicente Álvarez Areces y Gabino de Lorenzo.

En la Web de nuestro partido, se dice, como corolario del reciente congreso, que Foro “es la respuesta que los ciudadanos están dando a la crisis político-económica y de valores, originada  por una casta dirigente que asentaba  su poder en la fe de sus votantes y no en la búsqueda y exposición de la verdad”. Pero me temo que en estos días de amargura para quienes hemos visto fracasar nuestro proyecto político en las últimas elecciones autonómicas y municipales, hay muy poco apego a la verdad, y mucha cerrazón a la hora de aceptar las razones por las que Asturias nos negó su voto.

Entre el ideario que tantos ciudadanos apoyamos en el 2011, y que a mí me llevó a implicarme en su Gobierno primero, y en su estructura partidaria después, y la práctica, siempre pesó como una losa la presión de algunos personajes procedentes del PP, que nunca rompieron el cordón umbilical con su “nave nodriza” y que se empeñaron en convertir ese movimiento regenerador contra la casta dirigente asturiana, en una marca B del Partido Popular, en otro partido de “centroderecha”, es decir, en nada. El modelo es el ex presidente del Puerto de Avilés, Raimundo Abando, que en cuanto perdió el puesto, no tardó ni diez minutos en ofrecerse como mediador, camino que siguieron otros, y que siguen ahora, los oportunistas que fracasaron en las Primarias de Oviedo, después de años reventando el Grupo Municipal de Foro.

Mercedes Fernández, presidenta del PP, basó su estrategia electoral en consolidar la marca A de ese “centroderecha”, y por eso en su entrevista de este domingo en El Comercio rechaza lo evidente, tal y como vienen haciendo desde el entorno de Foro los personajes que se ven como puentes para la “reunificación”, y niega que una buena parte de los votos regeneracionistas que apoyaron la revuelta ciudadana liderada por Francisco Álvarez-Cascos se fueron a otras opciones emergentes, fundamentalmente Podemos, pero también Ciudadanos.

¿Por qué emergen Podemos y Ciudadanos? Sencillo, porque conectan con ese anhelo ciudadano de sustituir la casta dirigente astur por gobernantes ajenos a los modelos corruptos de gestión que simbolizan El Musel, el Calatrava, el Asturcón, el HUCA, la TPA, el Niemeyer, Sogepsa, Sedes, el IDEPA, los PGO de Gijón y Llanes, etcétera, etcétera. La ofensiva del PP para desnaturalizar el carácter regeneracionista de Foro fue muy aplaudida por los medios, y dentro y fuera de Foro se convirtió en lugar común la idea de que nuestro partido, junto con el PP, eran el “centroderecha” a “reunificar”, cuando no la derechona más dura. ¡Y así nos fue!

El sociólogo Oscar Rodríguez Buznego es el primer opinador que reconoce lo ocurrido con los votantes de Foro, en su artículo de este domingo en La Nueva España, titulado, “¿Asturias es diferente?”:

Podemos ha conseguido en Asturias, como en Aragón, su mejor resultado, en el que destaca el apoyo recibido de votantes movilizados y de izquierdas de la circunscripción central y muy probablemente de votantes de Foro de toda Asturias

Mercedes Fernández vuelve a la carga en esa entrevista en El Comercio a la que me refiero más arriba, en la que insiste en el abrazo del oso a Foro, y que el rotativo gijonés titula: “¿Complicado un acuerdo con Foro? Esto es política. El que no tenga cintura, que lo deje“, y afirma:

Yo me voy a presentar a la investidura porque creo que soy el referente del centro-derecha en Asturias. Y voy a pedir el voto a las personas que, previsiblemente, me pueden apoyar. Vamos a ir viendo cómo se va deshojando la margarita.

Foro, en su momento más amargo, tiene ante sí un reto no poco relevante, pues si bien Cascos, secretario general y alma mater del partido, ha analizado correctamente los resultados, contra viento y marea, echo todavía en falta en su discurso una referencia a la necesidad de relanzar esa rebelión contra “la condición de súbditos en la que han estabulado a los asturianos  los omnipotentes aparatos de los partidos” de la que hablamos en nuestro congreso, y lo que es más importante, el camino para conseguirlo. De momento, “Cherines”, sigue abrazándonos.